Portada :: frica :: Nelson Mandela, luchador por la libertad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2013

Las limitaciones de Nelson Mandela

Vicen Navarro
Pblico


La semana pasada pudimos ver el homenaje de los dirigentes de un gran nmero de pases, incluyendo los de las mayores democracias occidentales y los de los mayores medios de informacin, al ex Presidente Nelson Mandela, que muri hace diez das, despertando con ello una conmocin internacional en su reconocimiento. Su vida y su liderazgo se dedicaron a la causa de eliminar el apartheid, un sistema en el que unos cuatro millones de blancos dominaban y explotaban a unos cuarenta millones de negros sin que estos tuvieran el ms mnimo derecho poltico, laboral, social o civil reconocido por los primeros. Terminar con aquel sistema, con la provisin de derechos polticos para la mayora de la poblacin (la poblacin de raza negra), se consider uno de sus mayores xitos.

Ahora bien, lo que se acentu ms por parte de algunos de los dirigentes de los mayores pases del mundo occidental (que haban apoyado el sistema de apartheid, incluyendo al gobierno de EEUU y al gobierno britnico) es su reconocimiento y perdn a la poblacin explotadora, es decir, a la poblacin blanca. Es en esta dimensin la reconciliacin con su adversario y su perdn- en lo que ms se hizo hincapi. Se present como la grandeza de su carcter. Habiendo sufrido enormemente -27 aos de crcel-, cuando sali supo reconciliarse con sus carceleros, a los cuales dio la mano. Esta situacin, de admiracin a la reconciliacin y perdn, tiene un gran atractivo entre aquellos que haban sido responsables directa o indirectamente- de aquel sistema. Entre ellos estaba el gobierno federal de EEUU, que envi al funeral a todos los presidentes vivos (Obama, Clinton y Bush junior), excepto a Carter y Bush senior, el mismo gobierno cuya agencia CIA haba jugado un papel clave en su detencin (Joseph Albright and Marcia Kunstel, Ex-official: CIA Helped Jail Mandela, 10 de junio, 1990). Es extraordinario lo poco que se ha escrito sobre la enorme ayuda de los pases llamados democrticos (EEUU y Europa occidental) al sistema apartheid.

Pero existe otra causa de la enorme movilizacin en homenaje a Mandela. Se trata de su nfasis en eliminar el racismo, sin tocar el clasismo. Veamos los datos. Los periodos en los cuales vivi Nelson Mandela estaban marcados por la Guerra Fra, en la que Occidente consideraba el Comunismo y a la Unin Sovitica como sus enemigos. En cualquier pas en el que hubiera una gran explotacin (bien de raza, bien de clase) exista la probabilidad de que surgiera el comunismo, lo cual era tambin percibido de esta manera por la Unin Sovitica, que durante muchos aos fue el nico pas que apoy al movimiento de liberacin negro ANC, liderado, mas tarde, por Mandela. El Partido Comunista de Sudfrica se haba distinguido en esta lucha, siendo un componente muy importante de este movimiento de liberacin, tal como Mandela seal en su comparecencia, el 20 de abril de 1964, ante el Tribunal Supremo del rgimen del apartheid, que le conden a cadena perpetua. El Partido Comunista, prcticamente el nico Partido multirracial, enfatizaba la lucha de liberacin de la poblacin negra, articulndola con la lucha de clases, conforme a su sensibilidad marxista. Mandela, en su testimonio, critic, en su comparecencia ante el Tribunal Supremo, este nfasis en la lucha de clases, con el claro intento de distanciarse de dicho partido. Lo que el ANC deseaba indic Mandela- era una sociedad con sistemas polticos semejantes a los existentes en EEUU y en Gran Bretaa (sistemas democrticos a los cuales defini como ejemplares) sin conflictos entre clases. Indic, en el mismo discurso, que mientras el Partido Comunista hace hincapi en la diferencia de clases, el ANC pretende que convivan en armona, considerando esta distincin entre el ANC y el PCSA como esencial para distinguirlos.

Raza o Clase, o Raza y Clase

Cuando le este discurso pens en otros lderes negros identificados con la lucha contra el racismo. Uno de ellos fue Martin Luther King (al que no conoc) y otro Jesse Jackson (al que s conoc y para quien trabaj, como asesor de sus campaas electorales de 1984 y 1988 para la Presidencia de EEUU). Martin Luther King enfatiz a lo largo de su vida en la necesidad de eliminar el racismo. Pero una faceta desconocida (en realidad, ocultada por los mayores medios) fue su radicalizacin a lo largo de su vida (ver mi artculo Lo que no se dijo sobre Martin Luther King, Pblico. 03.09.13), de manera que dos semanas antes de que fuera asesinado indic que la lucha central existente en EEUU era la lucha de clases. En otras palabras, seal que, sin que la mayora de la poblacin negra (que perteneca a la clase trabajadora estadounidense) respondiera a la explotacin de clase junto con otros sectores de esta clase trabajadora, rebelndose conjuntamente contra esta explotacin, la mayora de negros continuara en una situacin subalterna, dominada y humillada. Su asesinato derivaba precisamente de la amenaza que este mensaje supona para los que se beneficiaron de esa explotacin. La legislacin antirracista haba permitido la aparicin de unas clases medias negras sin afectar positivamente a la gran mayora de la poblacin negra. En realidad, estas clases medias actuaban como freno a los cambios en la estructura de clases del pas.

Algo semejante ocurri en el ao 1984, cuando Jesse Jackson (considerado el discpulo predilecto de Martin Luther King) se present (en contra de mi consejo) como el portavoz de la minora negra de EEUU, enfatizando la necesidad de romper las barreras raciales en ese pas. Yo crea que este nfasis, an cuando necesario, no era suficiente para liberar a la mayora de a poblacin negra de EEUU. El establishment americano, incluyendo sus mayores medios (The New York Times, The Washington Post, Time Magazine, y la gran mayora) escribieron artculos apoyando su postura en representacin de la poblacin negra. En el ao 1988, sin embargo, y siguiendo el consejo de sus asesores de izquierdas, se present como el portavoz de la clase trabajadora en EEUU (compuesta de negros, blancos, amarillos y de todas las razas). El establishment, entonces, le recibi con gran hostilidad. Siguiendo un discurso en el que denunciaba la lucha de clases que ocurra en EEUU diariamente (sin que nunca se definiera como tal) alentaba a la clase trabajadora a que respondiera como clase y no como componentes raciales y/o etarios de dicha clase. Jesse Jackson consigui el mayor nmero de votos que hasta entonces haba conseguido cualquier candidato negro. Y es ah donde fall Mandela. Hoy existe una clase media en Sudfrica, pero la gran mayora de sudafricanos vive en la miseria. Es ms, la insensibilidad hacia la importancia de la existencia de clases sociales hizo a Mandela vulnerable a su coaptacin por las clases dominantes. Mandela pidi fondos a los 50 industriales ms importantes de Sudfrica (un milln de rands, equivalentes a 250.000 euros cada uno) para financiar la campaa electoral del CND. Y abandon su intento de intervenir en la economa sudafricana, afectando a los intereses empresariales de la estructura de poder blanca (Bill Keller, Mandela as Dissident, Liberator and Statesman). Ms que cambiar, fue la incorporacin del aparato del ANC en la estructura del Estado, con participacin de dirigentes de dicho movimiento en la gestin del sistema econmico de Sudfrica, sin cambiarlo. Hoy, Sudfrica es uno de los pases ms desiguales del mundo, con la mayora de la poblacin negra estancada en la pobreza.

Fuente: http://www.vnavarro.org/?p=10224



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter