Portada :: Chile :: Elecciones presidenciales 2013
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2013

Abstencin logra marcas histricas

Paul Walder
Punto Final


Han sentido el golpe. Los partidos del binominal creyeron hace un par de aos que la frmula de inscripcin automtica y voto voluntario les acarreara ms electores, pero el resultado ha sido el inverso. No slo los otrora no inscritos no votan, sino los tradicionales tambin se quedan en casa. Y hoy, a poco ms de un ao de la primera eleccin bajo la nueva frmula, la municipal de 2012, aquellos mismos que legislaron por el voto voluntario han declarado que desean dar un paso atrs. El antiguo sistema sera mejor. Para quin?

Por cierto para ellos. Porque aun cuando con ms o menos electores se repartan los mismos escaos, hay un problema que han comenzado a detectar: la creciente falta de representatividad apunta a una merma en la legitimidad. Con una abstencin electoral elevada como una nueva y palmaria muestra del deterioro del sistema binominal, ya no caben estrategias para ocultarlo. Las cifras son evidentes: casi un 60 por ciento en las municipales de 2012, un 80 por ciento en las primarias, 50 por ciento en las presidenciales y parlamentarias del 17 de noviembre y cerca de 60 por ciento en la segunda vuelta.

El voto voluntario ha transparentado y amplificado ciertas tendencias ya observadas durante las ltimas dcadas, como aumentar la ausencia en las urnas de jvenes y de electores de sectores de menores ingresos. En Santiago, por ejemplo, si la abstencin en Vitacura para las presidenciales fue de 39 por ciento, en las comunas ms pobres se elev a un promedio de 60 por ciento.

Si comparamos estas cifras con otros pases con voto voluntario, parece que estamos llevando la delantera. Colombia, Venezuela y Nicaragua ejercen el voto voluntario, y en Argentina, Bolivia, Mxico, Brasil y Honduras, aun cuando en la letra es obligatorio, en la prctica no hay sanciones. En Colombia el promedio de abstencin es superior al 50 por ciento, en Nicaragua en las municipales de 2012 fue de un 43 por ciento y en las venezolanas del 8 de diembre pasado, de un 40 por ciento. En Argentina ha sido cambiante, con un mnimo de 23 por ciento de abstencin en las legislativas de octubre; en tanto en las presidenciales de 2012 en Mxico, la participacin fue del 62 por ciento.

Expertos y promotores del binominal han hecho comparaciones y lecturas de estas cifras. No solo intentan restar dramatismo al abstencionismo electoral chileno, pues se tratara de una desafeccin propiciada por una democracia estable y bien asentada, como la estadounidense, dicen desafiantes. El sistema binominal, no se cansan de repetir, le ha dado estabilidad a la democracia chilena. Un argumento sesgado que solo tiene una verdad: salga quien salga electo, nada cambia.

Expertos electorales de la Nueva Mayora han comenzado a pergear soluciones. Quienes llevan la bandera es la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, que han propuesto legislar a partir de 2014 para llevar ms clientela a las urnas. Para ello, la estrategia destaca no solo por su simpleza, sino por sus rasgos autoritarios: volver al voto obligatorio.

La propuesta ignora lo central. No apunta al verdadero problema del sistema electoral. Porque bajo una idea de esta naturaleza lo que se busca es la perpetuacin del sistema binominal, aumentando de manera coercitiva la participacin electoral; en tanto deja de lado el ncleo de su falencia, que es la falta de representatividad de los partidos. Nada de lo que ha sucedido en Chile durante los ltimos cinco aos parece alterarlos.

El sistema binominal est en crisis terminal. Ha quedado demostrado no por las altas cifras de abstencin, que son un mero efecto de una causa mucho ms profunda, sino por la incapacidad que tiene el Parlamento de canalizar las demandas de la ciudadana. Sin un cuerpo legislativo que sea capaz de contar con representantes que recojan esas necesidades, no existir ningn mecanismo que legitime el actual escenario.

Las elecciones presidenciales expresan en nmeros la fase terminal del sistema binominal. Del total de 13,5 millones de inscritos, slo 5,5 millones votaron, la menor cifra desde 1990. Y si ello ya es de por s grave, aun peor es que la nueva presidenta haya sido elegida con un 25 por ciento de los electores. En las parlamentarias no estamos mejor: los representantes de la Nueva Mayora representan slo 21 por ciento del electorado, y los de la Alianza un escaso 16 por ciento.

Ante estos niveles de falta de legitimidad, resulta absurdo que las soluciones vengan de quienes han logrado un escao sobre la base de un sistema espurio y repudiado por la ciudadana. En lo central, ningn cambio a un problema estructural puede proceder de las deterioradas estructuras. La propuesta de estos sectores de la Nueva Mayora, que es anacrnica y funcional a sus propios intereses, solo aumentara el rechazo, hoy mayoritario de ocho millones de electores, a un sistema electoral incapaz de expresar el sentir ciudadano. La propuesta de la Nueva Mayora es como poner la carreta delante de los bueyes.

Publicado en Punto Final, edicin N 796, 20 de diciembre, 2013

 

www.puntofinal.cl

  


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter