Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2013

Gallardn, el sumiso

Juan Rivera
Rebelin


Ya hemos experimentado en nuestras carnes la equivocacin de los lumbreras del grupo PRISA cuando otorgaron a Gallardn el ttulo de progre del PP. Son los mismos que durante decenios vendieron a los espaoles la idea de que el PSOE era un partido de izquierdas. As nos va.

Como sus pasos estn totalmente dictados por la Biblia, la figura poltica de Gallardn solo se puede definir con: es el que es.En su caso un apndice ideolgico no del padre sino del suegro, el franquista irredento Utrera Molina.

Tras leer el libro de Miriano Csate y s sumisa que la dicesis de Granada public , el ministro de las Injusticias se dijo: Por qu no va a poder ser tambin sumiso a la jerarqua catlica el Gobierno? Por qu no va a ponerse el Estado al servicio del clero?.Dicho y hecho. Pens que su apuesta no desentonara con la trayectoria histrica de Espaa y le anim comprobar que pese a corrupciones, desfalcos, atracos al erario pblico, urdangarinadas, explotacin laboral, incrementos espectacular de la miseria... estamos en el Pas donde nunca pasa nada, y los escasos condenados como Mata, Hernndez Cano exalcalde de Torrevieja o Del Nido se ponen en la cola de los indultos que ya escampar. Para eso est la Familia.

La impunidad en la que se creen instalados les hace perpetrar una Ley contra la libertad de la mujer al gusto-la aplaude- de su conmilitn Le Pen. No nos engaemos, lo nico que le molesta al fundamentalismo catlico espaol del islmico es la fuerza que ste tiene en el mundo musulmn. Por lo dems le encantara ocupar su lugar, cambiando la media luna por la cruz y manteniendo la hoguera contra los impuros.

De ah el empecinamiento en desempolvar leyes que apestan a franquismo desde la primera lnea como la del Aborto, la Wert o la Mordaza. Y mientras utilizan los resortes del poder, el arma que tan inconscientemente muchos sectores obreros - ahtos de los vendedores de humo del PSOE- pusieron en sus manos, para tejer una red clientelar.

Se fomenta la Ignorancia y se vuelve a la Caridad. Pero ojo, la gestin de sta se le entrega al clero. Basta con echar una mirada a la estrecha vinculacin entre la cpula dirigente del Banco de Alimentos y el Opus Dei. O como se prima a las entidades de asistencia que tengan el marchamo de pas y se desprecia a las que en su sello ponen solidarias.

Para calibrar el retroceso de decenios que supone la ley Gallardn basta con darse una vuelta por los medios de comunicacin europeos. Volvemos a los Setenta. Pronto las espaolas pobres irn a Perpignan a abortar (de camino tambin a ver una pelcula que al haber sido calificada como inmoral por la Ley del Cine que seguro preparan, no se puede proyectar en el Estado carpetovetnico). Las de clase alta como siempre. Aunque primero pasaron por la clnica londinense, en realidad fueron de compras a Harrods. Las que no tengan ni para ir a Francia que recurran a remedios caseros. A la carnicera que ponga en riesgo sus vidas. Deus le volt.

Entre las insidias que propagan los controladores del tero ajeno echo de menos un dato: con la ley de plazos anteriormente existente a cuntas mujeres que quisieron seguir adelante con su embarazo se les impidi hacerlo?A cuntas se oblig a abortar ? A ninguna.

Entonces, si exista un derecho que no afectaba a quien no quera ejercerlo y no penalizaba a nadie, para qu una ley que s penaliza a quienes se vean abocadas a abortar, opcin que nunca se hace por placer? Quien quiso antepuso sus creencias al Derecho. Lo que no puede hacerse es obligar a las ciudadanas a renunciar a su Derecho por unas creencias que no comparten.

Si la clericalla quieren contribuir a mejorar la sociedad que no lo haga eliminando un derecho cuyo ejercicio no se impone a sus fieles. Por una vez poda seguir las prdicas del papa Francisco (por el poco caso que le hacen se va a convertir en el primero que desde que el concilio Vaticano I aprobara en 1870 la dogmtica Pastor Aeternus, pierda la infalibilidad papal ) y dedicarse a luchar en terrenos ms dainos como la Pederastia.

Pero los argumentos resultan baldos cuando enfrente lo que impera es la cerrazn. El espritu del inquisidor Amalric y del Dios reconocer a los suyos.

Mientras tanto combinemos resistencia y protesta. Y aadamos entre los puntos del programa de gobierno que debe aplicarse ipso facto en el momento que seamos capaces de revertir la actual situacin poltica el de Aborto Libre y Gratuito.

Juan Rivera, Colectivo Prometeo y Frente Cvico Somos Mayora

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter