Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2014

2013: jaque al "lulismo"

Juan Luis Berterretche
Rebelin


El 15 de junio de 2013, en el momento que Dilma Rousseff y Joseph Blatter se disponan a inaugurar la Copa de las Confederaciones en el estadio Man Garrincha de Brasilia, el pblico abuche de forma estridente a la mandataria brasilea y al execrable presidente de la FIFA, dejando en evidencia que el ftbol ya no funcionaba con tanta facilidad en el pas como entorpecedor de conciencias. Pero la seal ms alarmante para el PT y la lite poltica, fue que se trataba de un claro rechazo a un gobierno que se empezaba a juzgar en la calle como impopular.

En el sexto mes de 2013, con una alianza en el Congreso que reuna a todo el espectro burgus alrededor del PT, -desde los ms retrgrados hasta los liberales de "centro"-, el gobierno de Dilma estaba convencido que el "lulismo" /1 haba aplacado por tiempo indeterminado a los movimientos sociales y populares. Se trataba de un rgimen que haba cooptado a la institucionalidad a la mayora de las centrales sindicales y se sustentaba en el clientelismo electoral de amplias capas del sub-proletariado que por primera vez, alimentadas con mesura por el asistencialismo social y el crdito fcil, accedan al mercado. Pero de improviso una rebelin callejera pona en jaque la estabilidad institucional, llegando en el momento de auge a ms de 2 millones de manifestantes en el conjunto del pas.

Las movilizaciones de junio de 2013 develaron que exista una insatisfaccin legtima en amplios sectores de la poblacin brasilea. El detonante fue la lucha contra el aumento de las tarifas del transporte, lanzada por el Movimento do Passe Livre (MPL), que tambin fue sorprendido por los resultados masivos de su convocatoria. El movimiento se inici en So Paulo y se expandi por ms de 400 ciudades de todo Brasil. El MPL no perdi el eje de sus demandas y aunque no logr imponer el transporte gratuito que es su exigencia central, obtuvo con xito la reduccin de las tarifas en todo el pas.

Los grandes medios e Internet destacaron la participacin de la juventud "apoltica" pero en verdad los detonadores de la revuelta fueron los trabajadores informales o precarios, los tercerizados, los empleados de comercio, familias que sobreviven con un salario mnimo, pobladores subyugados por el racismo /2. Para dar slo un ejemplo, en este ltimo ao la informalidad laboral todava alcanza al 43,1% del total de trabajadores (Sntese de Indicadores Sociais - SIS 2013). Es decir el descontento parti de las capas ms pobres y excluidas en trminos histricos de una de las sociedades ms desiguales del planeta.

En una de las primeras movilizaciones que ocuparon la avenida So Paulo y fue violentamente reprimida por la polica, un barrendero de calles de una empresa tercerizada, un mensajero, una auxiliar administrativa de comercio y una estudiante de familia de bajos ingresos, declararon a un periodista de la UOL que con el aumento deberan saltearse alguna de las comidas del da /3. La movilizacin derribaba las fantasas petistas y del Banco Mundial sobre una "nueva clase media" brasilea.

En diciembre de 2012 el Instituto Brasileiro de Geografia e Estatstica (IBGE) /4 inform que entre los 84 millones de brasileos con algn ingreso, los 8,4 millones (10%) que recibieron el menor rendimiento mensual disminuyeron su participacin, entre 2000 y 2010, en los ingresos totales. De un entrada mensual de R$ 134 (U$S 67 en aquella fecha) pasaron a R$ 101 (U$S 50), es decir a contar para todos sus gastos con R$ 3,36 por da. Les sobrara 16 centsimos luego de pagar un pasaje de mnibus en So Paulo. Un reajuste de R$ 0,20 en el precio de la tarifa de los transportes pblicos en esa ciudad puede parecer insignificante para algunos, pero para aquellos que reciben un salario mnimo (en So Paulo era de R$ 755) y utilizan un mnibus y un metro para ir y lo mismo para volver del trabajo -cosa normal-, el gasto de transporte al final del mes ser R$ 200. Ms de la cuarta parte del total de su ingreso. Y para los 30 millones (15% de la poblacin brasilea) que pasaron en la ltima dcada a un ingreso mensual per cpita de R$ 250 (125 dlares o 4 dlares diarios)/5 el transporte les comera el 80% del ingreso. Y eso por un servicio privatizado psimo, en mnibus repletos.

Cuando se sum una multitud de jvenes, convocados por las redes sociales, a la Polica Militar le faltaba en el manual que su enfrentamiento a las enormes movilizaciones populares no poda equipararse al vandalismo impune con que actan hace dcadas contra las protestas puntuales en la periferia y la brutalidad con que tratan a los pobres, los indigentes y excluidos. El movimiento resisti los ataques y las provocaciones de la polica militar, que de inmediato pas a ser el smbolo de la brutalidad anti-democrtica.

Tampoco los "petistas" descontentos con el gobierno y los partidos de la antigua "izquierda radical" previeron que miles ocuparan -en su mayora en forma pacfica- las calles, creciendo en cantidad y descontento. En la agitacin callejera, algunos abucheos o forcejeos contra los portadores de banderas del PT u otros partidos del gobierno, eran explicables. El rechazo al PT de muchos jvenes proviene sobre todo de su ejercicio del poder en alianza con ruralistas y oligarcas de los estados, aplicando una poltica que no pone en primer lugar las necesidades populares. Es cierto que la Rede Globo -el gran partido poltico del capital que sufri ataques de los movilizados en esas semanas-, trat de desvirtuar las demandas y desviar el descontento hacia el anti-partidismo. Pero, los petistas que se sumaron a las movilizaciones debieron integrar el movimiento con humildad sin intentar manotear la conduccin, sumndose codo con codo con quienes marchaban en las calles por justas demandas.

Y aqu es importante acotar el rol que tuvieron las "redes sociales" agitando desde Internet. Comencemos por aclarar que segn la ltima Pesquisa Nacional por Amostra de Domiclios (PNAD) de 2012 /6, aproximadamente 83,0 millones de personas de 10 aos o ms de edad accedieron Internet en los 3 meses anteriores a la pesquisa. Es decir un semestre antes de la rebelin popular, menos de la mitad de la poblacin eran internautas. Mientras el sector mayoritario de menor poder adquisitivo y ms afectado por la caresta del transporte y el deterioro de los servicios pblicos estuvo al margen de las convocatorias de las "redes". En Rio de Janeiro -la ciudad con las mayores movilizaciones- y en otras ciudades con amplios suburbios pobres, los protagonistas de la revuelta eran en su mayor parte las comunidades de las favelas, desplazadas por la contra-reforma urbana que utiliz como coartada los eventos futbolsticos, para hacer un gran negocio con las licitaciones para la construccin de estadios y otras instalaciones y con la especulacin inmobiliaria. Expulsando pobladores para regiones sin servicios y ms alejadas de sus trabajos.

Es exagerado entonces alegar que: "Lo que se percibe en las redes sociales, cada vez ms, es la voz de las mayoras antes silenciosas.", como afirma ahora un periodista brasileo haciendo el balance de las movilizaciones de junio pasado/7. Ni las redes sociales fueron las detonantes de la movilizacin, ni son las voces autnticas de las mayoras. Ms an, las redes sociales se prestaron tambin a la manipulacin tratando de imponer consignas que no eran las originales del movimiento. La agitacin contraria a la PEC 37/8, aunque justa, no reflejaba el sentir mayoritario, que se centraba en el costo del transporte y las carencias en la Salud y en la Educacin pblica. Operadores "avispados"/9 de las redes sociales lanzaban consignas ajenas al movimiento y luego repartan en las marchas cartelitos prefabricados en serie con el texto correspondiente. Es decir que hay que ser muy cuidadoso con relacin a la autenticidad y el poder real de convocatoria de las llamadas "redes sociales" de Internet.

Dilma, junio 2013: "En la segunda mitad del ao habr un festival de licitaciones"/10

En la entrevista exclusiva de Luis Nassif que citamos en el subttulo, Dilma detall: "Sern licitadas 7.500 km de autopistas, aeropuertos, ferrovas, la cuenca de Libra, gas en tierra (fracking), almacenes, lneas de transmisin y generacin elctrica y el TAV (Tren de Alta Velocidad). Los empresarios internacionales ya acordaron con eso." Licitaciones y concesiones es la forma de privatizacin de obras y servicios pblicos que viene adoptando en forma persistente el gobierno del PT.

La Agencia Nacional de Petrleo Gas Natural y Biocombustibles (ANP) que haba suspendido en 2008 las licitaciones de petrleo las retom licitando en mayo de 2013/11, 289 bloques de exploracin de petrleo y gas en tierra -de un rea equivalente al estado de Cear- que iran a afectar directamente a familias de asentados de la reforma agraria, tierras indgenas y comunidades quilombolas. Estudio hecho por el Instituto Brasileo de Anlisis Sociales y Econmicos (Ibase), Greenpeace, y el Instituto de Estudios Socioeconmicos (Inese) seala que algunos bloques estn localizados en el territorio de 76 asentamientos en el nordeste del pas. Por su parte la Sociedad Brasilea para el Progreso de la Ciencia y la Academia Brasilea de Ciencias haban solicitado la moratoria de la explotacin de "recursos no convencionales" como denomina la ANP al mtodo de fractura hidrulica (fracking) para extraer gas, por los riesgos ambientales verificados en otros pases: amenaza a los recursos hdricos superficiales y subterrneos por contaminacin y super-explotacin; el alto ndice de emisin de metano; la contaminacin de suelos por metales pesados y radioactivos; y la ausencia de una reglamentacin para el empleo de sustancias qumicas en dicho mtodo. Es decir, el gobierno Dilma atropellando con licitaciones a los movimientos sociales para favorecer transnacionales de hidrocarburos. Y todava el "festival" no haba empezado.

Hoy concluido el ao 2013 fueron ya concedidas a las corporaciones 4.250 kilmetros de autopistas y carreteras en las regiones sudeste, nordeste y centro-oeste, con lo que el ao cerrar con 81% de aumento de la red federal de autovas transferidas a las empresas privadas. En todos los llamamientos de concesiones de autopistas estn previstos, adems de la duplicacin de todos los trechos, el servicio de recuperacin, manutencin, conservacin, operacin, implantacin de mejoras y ampliacin de capacidad. Y el sistema de privatizacin se rige por la Ley de Parceria Pblico Privada (PPP) donde empresas estatales intervienen de modo minoritario, abriendo camino para las financiaciones del Banco Nacional de Desarrollo Econmico y Social (BNDES)/12.

Tambin fueron concedidos a las empresas privadas dos aeropuertos: el del Galeo en Ro de Janeiro y el de Confins en belo Horizonte. En el de Ro la concesin es por 25 aos, en cuanto el de Minas Gerais es por 30 aos. Con esto el Programa de Inversiones en Logstica (PIL) suma cinco concesiones aeroportuarias, ya que las unidades de Guarulhos y Campinas en So Paulo y el de Brasilia haban sido rematados en 2012. Es parte de los planes del gobierno que se invierta con la modalidad PPP, en la infraestructura de 270 aeropuertos regionales.

De las privatizaciones no se salvaron ni los bancos estatales. En octubre el gobierno Dilma aument la participacin de los capitales extranjeros del 20% al 30% en el Banco do Brasil.

El remate de Libra

Adems de estas licitaciones hay que agregar el remate de concesiones de puertos, ferrovas, hidroelctricas, redes de transmisin de electricidad, etc. Pero sin lugar a dudas el da ms "festivo" del "festival de privatizaciones" fue el 21 de octubre de 2013 cuando se licit la cuenca petrolera Libra del pre-sal.

En Brasil existe un mito que identifica a Petrobras con una empresa estatal. En 1997, el gobierno de Fernando Henrique Cardoso (FHC) la transform en una sociedad annima con un 70% de su capital comprado por grandes especuladores extranjeros que presionaron para tercerizar la mano de obra. En los 16 aos siguientes cerca del 80% de la mano de obra de la empresa, -ms de 250 mil funcionarios- fueron tercerizados en subsidiarias. Al mismo tiempo que privatizaba Petrobras, FHC elimin el monopolio estatal sobre la explotacin petrolera. Sin monopolio la exploracin de petrleo es hecha a partir de tres tipos de contrato: concesin, contrato de explotacin conjunta con el estado, y contrato de servicios. En el caso de la licitacin de Libra realizada en octubre pasado fue el de explotacin conjunta, por el cual el gobierno recibe una parte del crudo a ser producido por la corporacin concesionaria.

La estimativa inicial es que en el pre-sal habra 5 mil millones de barriles de petrleo. Petrobras pag por los campos con ttulos del gobierno. Con esos ttulos el gobierno recompr acciones de Petrobras pasando la participacin en el capital social al 48%. Pero, los descubrimientos fueron aumentando esos 5 mil millones originales y se lleg a 60 mil millones de barriles de petrleo /13: slo Libra en la cuenca de Santos se estima en 15 mil millones de barriles. Lo que implica un billn de U$S (un milln de millones en espaol o un trilln en portugus) que iran a manos del crtel petrolero. Entonces la ANP retir el campo de Libra de la Petrobras y lo puso en licitacin.

El Banco Central de Brasil defiende las concesiones -privatizaciones- petroleras como mecanismo de alcanzar la "estabilidad financiera" y, todo indica, que la presidente Rousseff utiliz la licitacin para alcanzar la meta fiscal que se conoce como supervit primario. Por eso marc en R$ 15 mil millones el bono que deberan pagar las petroleras que licitaron Libra para poder entrar en el negocio. En realidad est cambiando recibir menos lucro durante 25 aos para obtener un prstamo al 22% anual de inters por encima de la inflacin. Un psimo negocio.

Considerando que se trata de un pozo de riesgo cero -basta perforar para obtener el crudo- los sindicatos de petroleros as como la mayora de los movimientos sociales identific la licitacin como una poltica entreguista. Un ingeniero explica: las licitaciones seran "aceptables" para bloques de bsqueda de petrleo, no para un campo con las reservas conocidas. Y agrega: "Solo en Irak y en Brasil se licita petrleo conocido existente en el subsuelo"/14. Pero Irak es un pas ocupado.

Seis das antes de la licitacin los trabajadores de Petrobras y sus subsidiarias entraron en huelga contra lo que definieron como "la mayor privatizacin de la historia de Brasil". Las movilizaciones contaron con el apoyo de sindicatos y organizaciones estudiantiles.

El local del remate fue el Windsor Barra Hotel, en Barra da Tijuca, y fue aislado de los manifestantes por las policas Civil y Militar, el Cuerpo de Bomberos y la guardia municipal de Rio de Janeiro. Y a pedido del gobernador del estado Srgio Cabral tambin intervinieron el Ejrcito y la Fuerza Nacional de Seguridad. El operativo fue coordinado por el Comando Militar del Este bajo las rdenes de un general. Policas y militares como resguardo de las privatizaciones.

Para el coordinador-general de la Federain nica de los Petroleros (FUP), Joo Antnio de Moraes, "La entrega de 60% de Libra para las empresas extranjeras es uno de los mayores crmenes de lesa-patria que ya tuvimos en el pas. Un da triste para el pueblo brasileo"

La licitacin, adems del 40% correspondiente a Petrobras, se dividi entre la francesa Total (20%), la anglo-holandesa Shell (20%) y las chinas CNPC e CNOOC (10% cada una).

El sistema deuda

Las cinco propuestas de la presidente Dilma para responder a las demandas de la rebelin callejera fueron en verdad un truco para ganar tiempo sin dar en efectivo nada. El gobierno intentaba desmovilizar y apaciguar el movimiento. Es sintomtico que la primera propuesta reitera la subordinacin de su gobierno a la Responsabilidad Fiscal. ste es un mensaje dirigido al capital financiero y al imperialismo. La disciplina presupuestaria a la que adhiere la Ley de Responsabilidad Fiscal es la primera obligacin de un Estado sumiso al Consenso de Washington, un programa econmico de USA que resume su propuesta neoliberal para esquilmar al continente a travs del "sistema deuda".

Maria Lcia Fattorelli, /15 auditora fiscal, es sin lugar a dudas la principal denunciante pblica del "sistema deuda" como el esquema de utilizacin del endeudamiento pblico para una continua y creciente substraccin de recursos pblicos que son direccionados en lo principal al sector financiero privado. El esquema funciona por medio de diversos mecanismos que generan deudas, la mayora de las veces sin cualquier contrapartida, promoviendo su continuo crecimiento. El sistema cuenta con privilegios legales, polticos, econmicos y con apoyo permanente de los grandes medios. Tiene adems el soporte de organismos financieros internacionales que imponen medidas favoreciendo la actuacin del "sistema deuda".

La experiencia de las auditorias ya realizadas, muestra el modus operandi del "sistema deuda" que acta en base a los siguientes mecanismos:

- generacin de deudas sin contrapartida alguna al pas o la sociedad.
- aplicacin de mecanismos meramente financieros (tasas de inters abusivas, actualizacin monetaria automtica, cobranzas fraudulentas de comisiones y tasas, etc.) que hacen a la deuda crecer continuamente sin cualquier contrapartida real.
- refinanciamientos que empaquetan deudas privadas (de bancos quebrados o super endeudados) o pasivos de instituciones a privatizar y otros costos que no corresponden a la entrega de recursos al estado, provocando la elevacin del endeudamiento en beneficio del sector financiero privado nacional e internacional.
- utilizacin del endeudamiento generado de esta forma como justificativo para la implementacin de medidas macroeconmicas determinadas por los organismos internacionales (principalmente FMI y Banco Mundial) contrarios a los intereses colectivos y que ms una vez benefician solo al mismo sector financiero. Tales como privatizaciones, reforma de las pensiones y jubilaciones, reforma de condiciones y derechos del trabajo, reforma tributaria, medidas de control inflacionario, libertad de movimiento de capitales, etc.

Los nmeros de la deuda pblica brasilea indican que el pas est en situacin de crisis de deuda. El 31/12/2012, la Deuda Externa alcanz US$ 442 mil millones (R$ 884 mil millones a R$2,00). Es verdad que la mayor parte de esta deuda es privada, pero posee garanta del gobierno brasileo y de esta forma, constituye una obligacin que debe ser ntegramente computada. Por su parte la llamada Deuda Interna alcanz R$ 2,8 millones de millones en 31/12/2012. La mayor parte de esa deuda est en manos de bancos nacionales e internacionales. De esta forma, la deuda brasilea suma R$ 3,6 billones (en espaol o trillones en portugus) llegando a 82% del PIB.

El Presupuesto Federal programado para el ao 2013 ya era un indicador de las prioridades gubernamentales. Casi la mitad de este presupuesto, -exactos 42%- estuvo destinado al pago de intereses y amortizaciones de la deuda pblica brasilea. De los 2,4 billones (millones de millones) de reales, 900 mil millones (unos 450 mil millones de U$S) se gastaran en el pago de intereses y amortizaciones de la deuda, en cuanto estaban previstos por ejemplo, 71,7 miles de millones para Educacin y 87,7 para la Salud o sea una doceava parte y un dcimo respectivamente del monto reservado para el pago de la deuda pblica. Para la reforma agraria se dispondra de 5 mil millones, es decir 180 veces menos. Agreguemos que en nueve das de pago de la deuda pblica se supera el monto previsto para un ao entero del programa "Bolsa Familia" que atiende cerca de 13,5 millones de hogares. En estas cifras se resumen las prioridades econmicas del gobierno del PT.

El presupuesto federal evidencia que, en la medida que la Deuda Pblica absorbe casi la mitad de los recursos, todas las reas sociales son perjudicadas, lo que explica la paradoja inaceptable que existe en Brasil: sptima economa mundial y uno de los pases mas injustos del mundo en derechos humanos fundamentales, como denuncia la inaceptable clasificacin en 85 lugar segn el IDH medido por la ONU.

Al final, el costo de la deuda pblica es transferido para la sociedad, en particular para los ms pobres, tanto por medio del pago de elevados impuestos que inciden sobre todo en lo que consumen, as como tarifas abusivas de los servicios esenciales, y por la ausencia o insuficiencia de servicios pblicos a que tienen derecho: salud, educacin, asistencia social, previdencia y entregando patrimonio pblico mediante las privatizaciones y la explotacin ilimitada de riquezas naturales, con irreparables daos ambientales, ecolgicos y sociales. El costo social es inmenso.

Un gobierno realmente popular debe encarar una auditora de la Deuda como paso imprescindible para impedir el saqueo del "sistema deuda" y poder volcar los recursos pblicos hacia las necesidades de la poblacin. De lo contrario todo discurso sobre la soberana nacional no es ms que palabrera hueca.

Proyecto productivo retrgrado

El "sistema deuda" es el marco general que rige la desigualdad social en el pas. Y que encuadra un proyecto productivo retrgrado de una economa cada vez ms sustentada en la produccin, extraccin y exportacin de materias primas sin valor agregado. Esto se fue intensificando en los dos gobiernos de Lula priorizando la agroindustria de monocultivos para el especulador mercado mundial de commodities, incentivando la extraccin petrolera y haciendo intensiva la explotacin en grandes yacimientos de minerales a cielo abierto. Estas orientaciones fueron incubando y desatando innumerables problemas sociales y ambientales. Durante el gobierno Dilma se dio una aceleracin de dicho proyecto productivo reaccionario, a la vez que se intensificaron los conflictos contra movimientos y sectores populares.

En el Mapa de Conflictos envolviendo Injusticia Ambiental y Salud en Brasil /16, son relatados 343 conflictos ambientales que tienen impacto en la salud colectiva del pas. Las principales vctimas de estos conflictos son los indgenas en 33,67 % de los casos, en 31,99% son los agricultores familiares y en el 21,55% los quilombolas.

Un caso emblemtico como el de la Usina Hidroelctrica de Belo Monte, construida en el Ro Xingu (Par) por el consorcio Norte Energa, se arrastra durante ms de 20 aos y perjudica los medios de existencia (alimentacin, vivienda, territorio, etc.) de ms de 300 mil personas entre pescadores ribereos, indgenas y quilombolas, por las inundaciones, desvos de ros, destruccin de zonas selvticas y contaminacin. Con la complicidad de gobiernos estaduales y federales fueron facilitados los licenciamientos legales sin previa consulta a los pobladores afectados.

En todo el pas se asesina y en todo Brasil hay un monte de gente amenazada de muerte: indgenas, afro-descendientes o blancos /17. Sea por madereros en el Amazonas, por plantadores de eucaliptus en el nordeste (y en especial en Pernambuco) y norte de Mina Gerais, por los latifundistas de monocultivos de soja, algodn y caa de azcar en Mato Grosso, Mato Groso do Sul, Rio Grande do Sul, Sao Paulo, etc. o mineras en Minas Gerais y otras regiones.

El gobierno Dilma ya puso fin a la demarcacin de tierras indgenas e intenta formalizarlo en alianza con los ruralistas abriendo paso a la aceptacin del proyecto de enmienda constitucional (PEC) 215 que entregara la aprobacin final del proceso de demarcacin al Legislativo donde los ruralistas tienen la mayor bancada (180 diputados).

Joo Paulo Rodrigues, de la coordinacin nacional del Movimento do Sem Terra (MST), afirm a fines de diciembre pasado que "2013 fue el peor ao de la Reforma Agraria"..."y en muchos casos el gobierno tuvo la proeza de andar para atrs." Hasta el 27 de diciembre del pasado ao slo 159 familias fueron asentadas en todo el pas. No pasaron de 10 los inmuebles rurales desapropiados por el gobierno Dilma. "Esto lo pone en desventaja con el ltimo gobierno militar del general Figueiredo cuando fueron expropiados 152 inmuebles" /18

El gobierno depende del extractivismo para seguir generando supervit primario que alimente la voracidad del sector financiero a travs de los intereses y las amortizaciones de la Deuda. Aliado al agro-negocio es cmplice de la expulsin del campo de 6 millones de personas en las ltimas dos dcadas. A la vez que rechaza la mejor solucin a la pobreza y la desigualdad que es la Reforma Agraria creadora de millares de empleos en el campo. Como contrapartida en el ltimo perodo se ampli la unidad entre todos los movimientos sociales del campo defendiendo un programa agrcola que responda a los intereses del pueblo brasileo.

El gobierno Dilma todava cuenta con el apoyo de la elite de los trabajadores: bancarios, de las montadoras de automviles, grandes polos industriales, como el de Campinas (SP) o de Caxias do Sul (RS), y sus centrales institucionalizadas, funcionarios pblicos privilegiados, etc. Pero con las escandalosas privatizaciones de las cuencas petroleras logr pasar a la oposicin a los trabajadores de Petrobras y subsidiarias. En poco tiempo se enemist con servidores de la salud y profesores de la enseanza pblica que vienen realizando extensas luchas por aumento de sueldos. A mitad de ao enfrent multitudinarias movilizaciones de pobladores y jvenes que no llegaron a la fantasiosa "clase media" brasilea y salieron contra la caresta junto a comunidades de favelas perjudicadas por la contra-reforma urbana y la especulacin inmobiliaria lanzada bajo el subterfugio de los mega-eventos deportivos. Los asalariados rurales y trabajadores sin tierra (MST y Va Campesina) denunciaron el freno a la reforma agraria, el conjunto de los pueblos indgenas se movilizaron contra el fin de la demarcacin de sus tierras y el avance del agro-negocio, la minera y las corporaciones petroleras sobre su territorio. Quilombolas resisten el modelo extractivista. Pescadores artesanales y ribereos enfrentan la contaminacin industrial de ros y costas ocenicas. Diversos sectores se desafan las mega-hidroelctricas que los expulsan de sus tierras y los dejan sin agua, sin vivienda y sin alimentos.

En 2014 Brasil es sede de la copa mundial de ftbol. Pero como vimos en 2013 con la Copa de las Confederaciones la narcotizacin deportiva de masas no funcion a las "mil maravillas". Desde 2011 se estn constituyendo los Comits Populares de la Copa del Mundo que estn en 12 ciudades sede del campeonato y articulados a nivel nacional. De uno de esos Comit es que parti la satrica consigna: "Si se enferma, procure un estadio". Fueron ellos que convocaron varias de las manifestaciones de junio/2013. Es sintomtico que no hubiera conmemoracin del ttulo, luego del triunfo de Brasil sobre Espaa, pesaba ms la insatisfaccin popular. El gobierno y sus aliados impulsaron el proyecto de ley 728/2011 que tipifica el crimen de terrorismo como una exigencia de la FIFA para la sede de sus campeonatos. Es imposible prever la situacin social a mediados del 2014, pero es seguro que el gobierno no est tranquilo al respecto.

2013 fue un ao que se destac por la confrontacin de los movimientos populares respecto al gobierno. Se empieza a poner en jaque al "lulismo". Esto no quiere decir que el descontento tenga un reflejo directo en las elecciones de 2014. El socilogo Ricardo Antunes seala que: "las rebeliones no proporcionaron nuevos lderes populares, lo que permite al partido de Lula recuperar el terreno perdido" teniendo en cuenta que la deslegitimacin abarc a todos los partidos polticos, incluidos los de la oposicin que fueron enfrentados en sus estados y municipios. Multitudinarias manifestaciones por demandas legtimas "no desembocaron y sealizaron todava una alternativa poltica de otro tipo, una nueva modalidad de poltica radical, extra-institucional, profundamente contraria a la actual." /19

-----------

Notas

1/ Andr Singer: Os sentidos do lulismo: reforma gradual e pacto conservador. Companhia das Letras, San Pablo, 2012, p. 13-29. Para el intelectual y ex-vocero de la Presidencia de la Repblica Andr Singer, esta transformacin en la sociologa electoral del PT se relaciona con un cambio fundamental en el electorado y abre un ciclo poltico amplio. Singer hace un paralelismo de lo ocurrido en Estados Unidos en el gobierno de Franklin Delano Roosevelt en 1932, con Brasil en 2002, una tpica eleccin de alternancia devino en una nueva mayora. En el contexto de un nuevo ciclo marcado por una agenda asistencialista de "lucha contra la pobreza", el lulismo sera el encuentro de Lula, en tanto lder, con una fraccin de clase, el subproletariado. Mediante el empleo formal, el sub-proletariado alcanza la condicin proletaria y as el lulismo constituye la ruptura real de la articulacin anterior, al separar al subproletariado de la burguesa, y abre posibilidades inditas a partir de esta novedad histrica, con lo que crea un "nuevo bloque de poder". De acuerdo con Singer, ese subproletariado como fraccin de clase, a pesar de ser mayoritario, enfrenta dificultades para crear sus propias organizaciones. Sin embargo, emerge con fuerza en la poltica con el gobierno de Lula y, por su tamao, se torna decisivo en las elecciones, sobre todo en el Nordeste.

2/ Letcia Autran Brasil: negros ainda sofrem racismo estrutural institucional e interpessoal UOL 13 12 2013. Esta es la conclusin del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Afro-descendientes, que realiz una visita a Brasil en diciembre de 2013. Las personas con ascendencia africana, a pesar de ser ms de la mitad de la poblacin brasilea permanecen sub-representadas en las estructuras de poder, en los medios de comunicacin y en el sector privado, afirmaron integrantes del Grupo. Y agregaron que continan en desventaja en las reas de educacin, habitacin, salud e infraestructura. http://noticias.uol.com.br/ultimas-noticias/radioonu/2013/12/13/brasil-negros-ainda-sofrem-racismo-estrutural-institucional-e-interpessoal.htm

3/ Daniela Amorim, Rendimento encolhe para 8,4 milhes de brasileiros entre 2000 e 2010 Agnccia Estado, 19 de diciembre de 2012. http://economia.estadao.com.br/noticias/economia-brasil,rendimento-encolhe-para-84-milhoes-de-brasileiros-entre-2000-e-2010,138552,0.htm

4/ Gil Alessi, Aumento de R$ 0,20 na passagem obriga paulistanos de baixa renda a pular refeies UOL - So Paulo. 12 de junio 2013. http://noticias.uol.com.br/cotidiano/ultimas-noticias/2013/06/12/aumento-de-r-020-na-passagem-obriga-paulistanos-de-baixa-renda-a-pular-refeicoes-e-arrumar-bicos.htm

5/ Moreira Franco y Ricardo Paes de Barros: O que define a classe media, en Valor, 9/7/2012. http://www.sae.gov.br/site/?p=12489

6/Instituto Brasileiro de Geografia e Estatstica (IBGE) PNAD 2012 - 27 de setiembre de 2012. Link: http://cod.ibge.gov.br/1HJIN

7/ Luciano Martins Costa. Redes Sociais: A questo das autonomas. Desacato.info Link: http://desacato.info/?p=76371

8/ El Proyecto de Enmienda Constitucional (PEC) 37 retiraba facultades investigativas al Ministerio Pblico (fiscala) y era objeto de oposicin de quienes teman -con razn- ver debilitado el combate a la corrupcin. Pero no tena la primaca de los reclamos por la caresta del transporte y contra el deterioro de la Salud y la Enseanza pblica. El 25/06 la cmara de diputados asustada con las movilizaciones enterr la PEC 37.

9/ Todo indica que se trataba de una maniobra de los "tucanos" (PSDB) para relacionar las movilizaciones con el Mensalo cuyo juicio se desarrollaba en ese momento. El Mensalo fue un escndalo poltico a raz de una operacin de compra de votos parlamentarios en el Congreso por la que estaban enjuiciados varios jerarcas petistas.

10/ Luis Nassif, entrevista: Dilma, exclusivo: estamos preparando o pas para os prximos vinte anos. O Jornal de todos os Brasis, 16 de junio 2013. http://jornalggn.com.br/blog/dilma-exclusivo-estamos-preparando-o-pais-para-os-proximos-vinte-anos

11/ 12 Rodada de Licitaes de Petrleo e Gs - Agncia Nacional de Petrleo despreza normas, procedimentos e direitos estabelecidos. EcoDebate 15 10 2013. http://www.ecodebate.com.br/2013/10/15/12a-rodada-de-licitacoes-de-petroleo-e-gas-agencia-nacional-de-petroleo-despreza-normas-procedimentos-e-direitos-estabelecidos/

12/ Banco Nacional do Desenvolvimento (BNDES) es el mayor banco de desarrollo del mundo y el mayor prestamista brasileo. Su tamao duplica al del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Recibe importantes aportes de capital de los fondos de pensin administrados por sindicalistas del PT. Los fondos de pensin de servidores pblicos poseen US$ 306.000 millones en activos y representan 18% del PIB, el mayor valor de un pas emergente. Con ellos y aportes de bancos estatales y privados ha financiado las principales fusiones empresariales promovidas por el gobierno para mundializar empresas brasileas y todo tipo de emprendimientos, incluso las privatizaciones de obras y servicios pblicos tanto por capitales internos o extranjeros.

13/ Fernando Siqueira. O favorecimento explcito e ilegal s multinacionais no leilo do pr-sal Hora do Povo, 21 08 2013. "En las cuencas del pre-sal ya se descubri un stock de crudo de 60 mil millones de barriles de petrleo. En Tupi (9 mil millones), Iara (4 mil mill.), Franco (9 mil mill.), Libra (15 mil mill.), Carioca (10 mil mill.), Sapinho (2 mil mill.), rea de las Baleias (5 mil mill.). En total, con otros pozos suman 60 mil millones de barriles" Fernando Siqueira fue coordinador-general de la Federao nica dos Petroleiros (FUP) http://www.horadopovo.com.br/ModelosNovaEdicao/p6/pag6a.htm

14/Ingeniero Paulo Metri en: Poltica energtica em debate. Os casos do 'gs de xisto' e o 'leilo de Libra' EcoDebate 18 09 2013. Metri es consejero del Club de Ingenieros de Rio de Janeiro. http://www.ecodebate.com.br/2013/09/18/politica-energetica-em-debate-os-casos-do-gas-de-xisto-e-o-leilao-de-libra/

15/ Maria Lcia Fattorelli es coordinadora de la organizacin brasilea Auditoria Cidad da Dvida. Fue miembro de la Comisin de Auditora Integral de la Deuda Pblica en Ecuador 2007-2008. Particip activamente en los trabajos de la Comisin Parlamentaria de Investigacin de la Deuda, realizada en Brasil. Y es autora de Auditoria Da Dvida Externa - Questo De Soberania (Contraponto Editora, 2003).

16/ Este Mapa elaborado por Fiocruz y la ONG Fase, fue lanzado en 2012 y se accede a l por el link: http://www.conflitoambiental.icict.fiocruz.br/

17/ Estudio del Instituto de Pesquisa Econmica Aplicada (Ipea) muestra que en Brasil la posibilidad de un negro ser asesinado es como ocho puntos porcentuales mayor que un blanco de la misma escolaridad y nivel econmico.

18/ 2013 o pior ano da Reforma Agrria EcoDebate 27 12 2013
http://www.ecodebate.com.br/2013/12/27/2013-e-o-pior-ano-da-reforma-agraria-diz-joao-paulo-rodrigues-da-coordenacao-nacional-do-mst/

19/ Entrevista a Ricardo Antunes: Enfraquecida Dilma fica ainda mais refm do capital
Correio da Cidadania 20 08 2013. http://www.correiocidadania.com.br/index.php?option=com_content&view=article&id=8749:manchete200813&catid=63:brasil-nas-ruas&Itemid=200

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter