Portada :: Ecologa social :: Tsunami nuclear en japn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2014

Temen contaminacin nuclear tras el desastre de Fukushima
La psicosis cruza el ocano

Gustavo Veiga
Pgina/12


Mapas interactivos que indican cmo avanza hacia el continente americano el cesio-137, cuyos efectos podran afectar a poblaciones costeras. Desde Alaska hasta Baja California hay seales inquietantes en la poblacin de animales.

La psicosis por el ltimo desastre nuclear japons lleg hasta las playas de Ensenada, en Baja California, Mxico. Fukushima is here, escribi un annimo caminante sobre la arena. Quinientas personas formaron el mismo mensaje posando para una foto area en Ocean Beach, San Francisco, Estados Unidos. La costa oeste del Pacfico, en Amrica del Norte, suma de a poco este tipo de protestas contra la contaminacin radiactiva que generaron el terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011. Informaciones oficiales contradictorias las que hablan de un efecto inocuo para la poblacin como las que no, mapas interactivos que indican cmo avanza hacia el continente americano el cesio-137 pero, sobre todo, la errtica poltica del gobierno conservador de Shinzo Abe y las malas noticias que cada tanto arroja la fallida purificacin de la planta de Fukushima, provocan espanto de costa a costa.

La Tepco (Compaa Elctrica de Tokio), que opera la central donde ocurri el desastre, no deja de redactar comunicados inquietantes. El ltimo, en vsperas de Nochebuena, mencion una fuga de agua contaminada que ascenda a 1,8 tonelada. Se detectaron hasta 190 bequerelios de estroncio 90 por litro 19 veces ms que lo normal hacia el interior de las barreras que intentan impedir filtraciones de casi mil tanques donde se almacena el lquido letal. Niveles altos de ese istopo radiactivo pueden provocar cncer.

Un problema adicional es que los tanques tienen filtraciones por fatiga de su material. Cuando ocurri la catstrofe, esos depsitos de agua se fabricaron de apuro y con uniones de resina. No estaban soldados. El agua depositada en ellos es la que enfra los reactores de la planta que, por lo tanto, est contaminada. Un especialista en el tema, el estadounidense Alex Kerr, acaba de declarar: El verdadero problema es que el gobierno japons se ha esforzado tanto en ocultar informacin que en este momento nadie sabe realmente lo que est pasando. Es justo decir que es un autntico desastre y que la situacin empeorar. Kerr es el mismo experto que denunci a Tepco por contratar mano de obra no calificada para operar en Fukushima y a la que, en algunos casos, ni siquiera se le avis que iba a trabajar en una zona radiactiva.

La psicosis que se vive desde Alaska (donde aparecieron cientos de pjaros muertos, en la isla Saint Lawrence, a fines de noviembre) hasta Baja California, en Mxico, va en aumento. La mortandad de aves y enfermedades de la piel en osos polares, focas y morsas, hay quienes las atribuyen al cambio climtico, pero otros testimonios refutan esa hiptesis. La biloga Lanza Barrett-Lennard seal que algo muy raro est sucediendo.

Un mapa interactivo realizado en China y Corea causa revuelo en Internet. Medios mexicanos de Baja California se basan en l para mostrar el avance de la radiactividad hacia la costa americana del Pacfico. Los resultados de un estudio cientfico difundido en septiembre pasado avalan ese fenmeno. Sealan que partculas de cesio-137, liberadas al mar tras el accidente de Fukushima, sern detectadas en la costa oeste de EE.UU. el ao prximo. Pero en lo que discrepan es en las consecuencias alarmantes que tendr la contaminacin. El estudio, publicado en la revista Elsevier y liderado por el cientfico Vincent Rossi, del Instituto de Fsica Interdisciplinar y Sistemas Complejos (Ifisic), sostiene que las cantidades de cesio son inofensivas para la salud. Eso s, tienen una vida media de treinta aos y la capacidad de recorrer grandes distancias por el ocano.

Interpretaciones diferentes sobre las implicancias que depara el desastre nuclear surcan los cinco continentes. Si la informacin que fluye por la web tiene una dosis adicional de dramatismo, en buena medida es por los mensajes contradictorios de Tepco y el gobierno conservador japons. El multimillonario presupuesto de Tokio para 2014, segn fuentes europeas, incluye 25.564 millones de euros para destinar a Fukushima y su descontaminacin. Hasta hoy, las muertes se cuentan por miles (1606 fueron reportadas a consecuencia del terremoto y otro tanto por la radiacin o motivos diferentes en das posteriores de 2011, 2012 y 2013).

Lo contradictorio es que para estas fiestas de fin de ao se autoriz el regreso de habitantes de la regin de Fukushima a sus viviendas abandonadas hace tres aos. All donde hubo 52 mil desplazados. Mientras tanto, el gobierno no decidi todava qu har con el agua contaminada. El Ministerio de Industria japons form un panel de expertos en radiactividad para evaluar los prximos pasos. En la planta trabajan 3500 personas bajo una presin psicolgica enorme, mientras que a 50 kilmetros de los reactores destruidos hay jvenes que hacen surf sobre las olas.

Japn se debate en cmo har con la provisin de energa en los prximos aos ante las derivaciones de la catstrofe de Fukushima. Su primer ministro Abe insiste con recuperar el golpeado modelo de desarrollo nuclear. Por lo pronto, en la segunda regin ms poblada del pas, Kansai, el gobierno autoriz el funcionamiento de la planta de Oi. Cuando se tom la decisin, el alcalde de Osaka, Toru Hashimoto, sugiri que funcionara durante dos meses del verano porque es cuando aumenta el uso del aire acondicionado entre la poblacin.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-236993-2014-01-04.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter