Portada :: Mxico :: La nueva fase zapatista
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2014

Entrevista indita al subcomandante Marcos sobre el origen y el balance de la guerra de 1994
La expectativa de este movimiento es triunfar, lograr que haya democracia, libertad para escoger una u otra forma de gobierno o sistema social"

Gloria Muoz Ramrez
desInformmonos

Nuestro anlisis poltico sobre la situacin en la que bamos a estallar se qued corto. Calculbamos que haba descontento y que iba a atraer simpatas el hecho de que alguien se levantara a protestar, pero no a tal grado de lo que ocurri, Subcomandante Marcos, marzo de 1994


Durante casi 20 aos, y sin motivo aparente, se guard esta entrevista con el subcomandante Marcos, vocero y jefe militar del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN). Los primeros das, semanas y meses de 1994 corran vertiginosamente y los casetes se acumulaban, pues los y las periodistas le plantbamos la grabadora al primer descuido. Y en uno de esos, en la comunidad tzeltal de Prado Payacal, el subcomandante accedi a hablar sobre la estrategia de la guerra, las maniobras y el despliegue militar, sobre los errores de esos das primeros de combates con el ejrcito federal, los clculos iniciales, el resultado, el primer balance. Habl del origen de las armas y del equipo, y deline la primera victoria de un movimiento que hoy cumple 20 aos.

Tambin habl del inicio del dilogo con el gobierno, de las primeras sorpresas, de su postura frente a los partidos polticos y de lo que en ese entonces pronosticaban ya los zapatistas para este pas.

Los casetes se guardaron y se transcribieron este diciembre de 2013. La entrevista se realiz en marzo de 1994, luego del asesinato del entonces candidato priista a la presidencia, Luis Donaldo Colosio. Marcos concedi en ese momento hablar con el semanario Punto, pero el resultado no vio la luz entonces. Hoy se publica en Desinformmonos este material indito de un hombre que habl as cuando probablemente se estaba descubriendo a s mismo, y le daba a conocer al mundo entero los motivos de su lucha.

Cul es la estrategia militar del primero de enero de 1994? Qu se propusieron?

La estrategia tena que ser la de un ejrcito regular, y no la de una guerrilla, porque se contaba con la gente necesaria para hacer esas acciones como ejrcito regular; de eso dependa que pudiramos brincar los obstculos que preveamos, sobre todo de manejo ideolgico del movimiento, que nos acusaran de narcoguerrilla, de extranjeros, de bandidos, y de todo eso con lo que tienen que cargar las guerrillas cuando aparecen.

Era necesario dar un golpe que fuera lo suficientemente espectacular para que no se sostuvieran las tesis que manejan el gobierno y los medios en contra nuestra. Por eso se decide que el ataque sea en las ciudades. No empezar combatiendo como las guerrillas tradicionales, con pequeos golpes en algunos lados a columnas mviles o pequeas guarniciones, sino ir sobre las ciudades para inmediatamente dar a conocer el movimiento, sus caractersticas y su fundamento social.

Se planea empezar con Altamirano, Margaritas, Ocosingo, San Cristbal de las Casas, y continuar con Oxchuc, Chanal, Huixtn y Comitn. Tres de estos ltimos se consiguen: Chanal, Huixtn y Oxchuc y el de Comitn no alcanza a realizarse porque el ataque en todos lados no empieza simultneamente, sino con horas de diferencia, lo que permite que el enemigo alcance a reaccionar en sus cuarteles-base, en estos casos los de Rancho Nuevo y Comitn, y los perifricos: Tuxtla Gutirrez, Tapachula, Tonal, Villahermosa y Tenosique, el cerco externo, como le decimos nosotros.

Con el pensamiento bsico de la propaganda armada se decide la estrategia del primero de enero, es decir, no es en trminos militares que se decide, sino en trminos de propaganda.

La estrategia estaba pensada para el 31 de diciembre a las cero horas, pero se da hasta el primero de enero. No alcanzamos a salir a tiempo. Haba unidades que estaban muy retiradas de los puntos de reunin y no llegaron a tiempo el da 31 para iniciar los ataques. Esto ya es parte de los errores. Los ataques en Altamirano y Ocosingo empiezan hasta las seis de la maana. El primer ataque que se da y el primero que tiene xito es el de San Cristbal, a la una de la maana; despus el de Las Margaritas, a las tres de la maana; luego el de Altamirano, a las siete de la maana; y el ltimo el de Ocosingo, hasta las tres de la tarde del da primero. En parte de ese da caen Chanal y Oxchuc; y en la madrugada del 2 de enero cae Huixtn. Esa madrugada ya tenemos siete cabeceras municipales en nuestras manos.

Cul es el despliegue militar, en qu consisti?

No es despliegue, es la maniobra estratgica. Las maniobras militares son, a grosso modo, de dos tipos: las de dispersin o dislocacin, que quiere decir que te repartes en el terreno; y las de concentracin, que es cuando juntas fuerza en un lado para dirigirla en una direccin. En este caso fue una maniobra de concentracin de fuerzas sobre los puntos de ataque, y despus de despliegue.

En el caso de las maniobras de concentracin, el problema es que tienes tropa dispersa, porque tu base combatiente es la misma poblacin, su asiento natural no es un cuartel, como el ejrcito federal, sino su mismo poblado, por lo que para poder tener masa, cantidad de tropa, pues necesitas concentrarla, y para eso necesitas moverla. Y como es el golpe inicial, se necesita hacerlo en secreto. Tienes que cuidar el paso por fincas, por carreteras, y llegar a un punto, concentrar tropa y tratar de moverla con vehculos hacia los puntos de ataque, en este caso a Ocosingo, San Cristbal, Altamirano y Las Margaritas.

Despus de que las concentraciones se dan con disparidad de tiempo, cosa que no estaba en el plan, por supuesto, aunque era una variable que habamos tomado en cuenta, se dan los ataques, tienen xito, y luego se da el despliegue de fuerzas para juntarlas otra vez sobre puntos ms fuertes, en este caso los cuarteles de Comitn y de Rancho Nuevo. Otra parte de la fuerza se repliega, es decir, se retira a controlar el territorio del que se sali, la plataforma de despegue, en este caso la Selva Lacandona. De la fuerza que atac Ocosingo, una parte pequea de la tropa se queda ah, es la que queda cercada; y la mayor parte de la tropa se regresa a controlar este territorio, que es el nosotros tenamos previsto que si haba fracaso en las otras ofensivas, tendramos que replegarnos para ac.

Se da el despliegue de las fuerzas y empiezan a marchas dos columnas sobre el cuartel de Rancho Nuevo y, ya fuera de tiempo, otra columna sobre Comitn, cuyo ataque tendra que haber sido simultneo.

Llegan dispares las columnas en Rancho Nuevo. Una est a tiempo y la otra llega despus, por lo que no se logra concentrar la fuerza. Hay una patrulla que se adelanta imprudentemente (por el mando que la enva) y choca con el ejrcito. Ah perdemos a 14 compaeros, y se desorganiza esa columna, pierden el control los grupos de mando, y empieza una retirada muy desordenada. Otra columna se queda en las montaas del sur de San Cristbal esperando rdenes, en este caso tenamos que hostigar el cuartel de Rancho Nuevo, para dar tiempo a la tropa que haba quedado dispersa a que se retirara en orden para que no la persiguieran; ya haba empezado el cerco sobre Ocosingo y tenamos tambin que aflojar ah. Entonces, los das 3, 4, 5 y 6 estuvimos peleando en las inmediaciones del cuartel de Rancho Nuevo con ese objetivo, es decir, ya no tratbamos de tomarlo, sino de fijar a la tropa ah para que no desplegara.

Cuando Ocosingo cae en las manos del ejrcito federal, nos retiramos de Altamirano y de Las Margaritas, de acuerdo al plan. Y tambin la columna que estaba fijando el cuartel de Rancho Nuevo. Todos esos das son de repliegue, hasta que se da el cese al fuego.

Entraron a Rancho Nuevo?

No. Es mentira eso de que entramos y que agarramos a no s quin.

Estaba contemplado?

S, pero fall la llegada de las columnas. Con una maniobra de pinzas se iba a atacar por dos extremos.

Y en conjunto cuales fueron los errores? Mencionaste ya el de Ocosingo, Altamirano, el de la patrulla. Qu fue lo que pas?

Bueno, la tardanza en el inicio de los ataques en Altamirano y Ocosingo no es un error. En trminos militares manda el general clima y el coronel terreno. T puedes hacer planes maravillosos, pero el clima es quien te va a permitir hacerlo, y el terreno te va a obligar a hacerlos de una u otra forma. Los verdaderos generales de la guerra son esos, el tiempo y el terreno. En este caso el tiempo jug en contra nuestra en Altamirano y Ocosingo. Haba que sacar tropa de muy atrs, el camino estaba muy malo.todo eso que ves, ah por donde entraste, todo lleno de lodo. Los vehculos se atascaban y como era mucho trasiego se jodi ms el camino. Otra tropa de plano tuvo que irse caminando, diez, doce horas, para llegar a los puntos de recoleccin ya en la carretera buena. Entonces lo que pas no es un error del mando.

Y errores estratgicos?

Ninguno, tcticos s. Entre los errores tcticos es que la tropa que estaba en Ocosingo cede los accesos y se encierra en el mercado. Es un terreno que no manejamos. Es decir, t no puedes llevar a la tropa a pelear donde no sabe pelear, pues la pones en desventaja. Para un ejrcito popular, que no est bien armado, tienes que llevarlo a pelear en ventaja, cuando ests seguro de que vas a ganar. En Ocosingo, el oficial al mando se encierra en la zona del mercado, y aunque tenan rdenes de retirarse inmediatamente despus de que chocaran con el ejrcito, no lo hacen, se mantienen y luego los cercan, por lo que tienen que combatir en una terreno que no les tocaba, en donde adems implicas a la poblacin civil, que es algo que no debes hacer. Esto fue un error tctico. Y los errores tcticos en las guerras se pagan con muertes, los estratgicos con muertes y con retrocesos gigantescos, no slo la gente que se te muere, sino adems la forma en la que queda tu ejrcito o tu organizacin para hacer lo que sigue, lo que tienes planeado, lo que puedes hacer despus.

Otros errores?

No, pues fueron pequeos, sin consecuencias. rdenes incumplidas, como que no se destruyeran los palacios municipales hasta que se hubieran abandonados. Hubo varios que fueron destruidos a la entrada en lugar de a la salida. Pero esto es comprensible, porque para los compaeros significan el centro del oprobio, donde vive el gobierno que tanto los despreci, humill y maltrat. Por eso es comprensible que no se pudieran controlar, pero no deja de ser un problema en un ejrcito que no se pueda controlar en determinado momento a la tropa. Pero eso no tuvo consecuencias. Ocosingo s.

Hubo despus un Tribunal de Guerra donde se evaluaron estos errores? A qu se lleg? Para qu fue el Tribunal?

Los Tribunales de Guerra se conforman bajo determinadas circunstancias, es decir, no existen ms que para un caso concreto. Uno fue el de Absaln Castellanos, lo que se iba a hacer con l, sabiendo que haba que juzgarlo. Y los dems fueron de indisciplinas o faltas a los reglamentos que hubo en los combates, o lo que pas despus, como indicaciones que dieron los mandos y no se cumplieron, o que ya estaban de por s en las leyes y no fueron cumplidas. Por ejemplo, est prohibido que los militares cobren impuesto de guerra, pues tiene que hacerlo una autoridad civil del poblado o de la regin, y hubo oficiales que estuvieron cobrando impuestos de guerra. Tres. Claro, lo entregaban al poblado, pero como quiera no les tocaba eso. Lo tienes que sealar porque si dejas el precedente luego lo pueden seguir haciendo y se puede colar la corrupcin o el bandidaje, es decir, que tengas un ejrcito en el que una parte se convierte en una gavilla de bandidos que luego se dedique a robar, en este caso bajo la bandera zapatista. Por eso se tenan que sealar y sancionar estas conductas.

Y el armamento de dnde viene?

Armas viejas, pedaceadas, algunas que se consiguieron ya rotas, descompuestas, de la Segunda Guerra Mundial, fueron reconstruidas por compaeros del servicio de materiales de guerra, los armeros. Ellos agarraban la pieza y con manuales y diagramas fueron probando la forma de acomodarlas, hasta que quedaban listas. Y as arreglaban otra y otra. El principal trabajo de ese servicio era arreglar armas viejas que estaban descompuestas, rifles 22, chimbas, escopetas de taco que ya tenan mucho tiempo en los poblados y que las tenan los compaeros en los poblados.

Y tambin las dems armas las perfeccionan? Las modifican?

Ah lo que hacamos era convertir armas semiautomticas en automticas, de rfaga. O se les hacen arreglos para francotirador, o para lanzar granadas. Estos son arreglos ms fciles.

Y todo esto cmo lo aprendieron?

Es la misma historia que no crees t ni nadie, que es la de los manuales. La vieja tcnica del mtodo del ensayo y el error. Se hace una pieza, se prueba, no sirve, se vuelve a hacer y as hasta que queda.

Fabrican explosivos?

No. No tenemos material para fabricarlos. Los explosivos que tenemos son los que le quitamos al enemigo en combate. El nico explosivo que no es explosivo es la plvora, que se usa para cohetes y cohetones. Es fcil de hacer, pero no es muy eficaz como explosivo. Hace ruido pero no tiene poder destructivo. No es como la dinamita.

Minas?

Las minas s, con la dinamita que le decomisamos al enemigo. Hacer una mina no es problema, el problema es el explosivo para que truene, para que haga dao, para que chingue un tanque o un camin.

Granadas?

Granadas de mano fabricamos algunas. Otras conseguamos (inertes), que se anulan para que no exploten, las reparbamos y las rellenbamos de plvora. Y les cambibamos el mecanismo de accin, no es el stoping que usan las granadas modernas, que se los quitas y automticamente se encienden, corre un tiempo y explotan. Nosotros las usamos con mecha, as como en las caricaturas, nada ms que el cuerpo es de una granada normal, pero el contenido explosivo no es el plstico que usan las granadas, igual su poder destructivo es ms limitado.

De dnde sale el dinero para comprar todo eso y hacerse un ejrcito regular?

El despegue sale de los mismos compaeros o gente que colaboraba en las ciudades. Es relativamente barato el inicio del Ejrcito Zapatista. Quiero decir, ramos pocos hombres y prcticamente lo nico que se compr fueron los parques, las balas. Porque las armas se fueron recolectando de varios puntos, armas viejas, carabinas M, rifles 22, armas usadas que haba por varios lados. El problema era el parqueo y ah s se gast. Pero el gasto mayor era la alimentacin porque no haba entonces apoyo de los pueblos, y haba que meterla desde la ciudad. Pero como era una unidad pequea que tenda a ser autosuficiente, tena que aprender a vivir de la montaa, comer de ella, y cuando se aprendi esa carga econmica baj.

En esa primera etapa se hace el trabajo de sobrevivencia y ah se resuelve la dependencia de la lnea logstica, que es cmo se alimenta tu tropa. La lnea que viene de la ciudad es muy vulnerable porque la pueden agarrar en un retn o cortar simplemente con un cerco y ya te chingaron. Entonces, cuando puedes resolver que el mismo terreno te de comer, acortas tu lnea logstica. Un ejrcito con esa lnea corta, es fuerte, uno que la tiene muy larga es dbil, porque es muy vulnerable. Cuando nosotros nos adaptamos a la montaa, acortamos la lnea, y eso evit tambin que furamos detectados, pues no hay mucho trasiego de gente, ni de medios, ni de equipos de la ciudad al campo.

Luego se pasa a la etapa poltica y entonces se ampla la lnea logstica, que se hace ms rica, ms grande, y ah es donde ya es posible ampliar la lnea de combatientes, sin recargarse en la lnea logstica de la ciudad, porque puedes mantenerlo con el mismo apoyo de los pueblos, y lo puedes hacer porque es la misma gente de los pueblos la que se incorpora. Eso es lo ms difcil de un ejrcito, darle de comer y un lugar dnde moverse, vivir pues.

Del lado de los equipos, nosotros ya habamos probado equipos comerciales que no servan en la montaa, como los que usa el ejrcito federal o el ejrcito norteamericano, o el camping, los equipos que usan los exploradores, boy scouts y todos esoso los periodistas, como esa bota que traes ah

La bota es lo ms importante de una guerrilla, el calzado, y ese s no te lo puede dar la montaa, por lo menos en una primera etapa. Tendras que pasar a la etapa del apoyo de los poblados para curtir piel, y poner a alguien a aprender zapatera y conseguir los materiales. Esto se hace y se manda gente a que aprenda. Sigue siendo pequea la columna y no se batalla en hacerlos, pues no tienes que conseguir muchos pares, ni de uniformes, en el caso de la costura.

Tambin sabamos que la ropa que no sirve es la ropa de algodn, se pudre muy rpido. La mezclilla tarda mucho en secarse y no sirve para la montaa. El naylon es ms resistente, no se pudre y tarda poco en secarse en un territorio en el que llueve nueve meses al ao y los otros tres meses te llueve adentro, porque sudas mucho. Para esto hicimos un taller de costura tambin en comunidades. Se hacen en varios poblados cuando empiezan a entrar muchos combatientes milicianos e insurgentes. La tela se compra por varios lados, de tal forma que no se detecte que alguien est comprando mucha tela del mismo color. Pero aunque as fuera, como no es una guerrilla actuante, es difcil pensar que eso se est formando.

El naylon, los techos donde vivimos, los compramos en cualquier mercado. Con eso te proteges de la lluvia. Y las hamacas las tejemos nosotros, slo comprbamos el hilo. Cada uno que llegaba tena que tener su hamaca.

Es una guerrilla barata.

Pero de dnde sale el dinero para comprar todo eso que es barato?

En la primera etapa, como te digo, sale de las colaboraciones de los compaeros que tienen empleo en la ciudad, o familiares de gente que no sabe para qu va el dinero.

Y para las armas?

En la segunda etapa, cuando ya entran ms compaeros en los poblados, estn las armas que de por s tienen. Y por otra parte las que empiezan a comprar algunos pueblos que pueden hacerlo porque tienen ganado o cafetal en colectivo. Ellos juntaban el dinero, nos lo pasaban a nosotros, y ya alguien de nosotros se encargaba de buscar dnde conseguir esas armas. Es ah donde se hace el contacto con gente del antinarcotrfico, que son los que daban los golpes a los narcotraficantes y luego revenden las armas. Ah se consiguieron armas baratas, porque son negras, es decir, ya tienen el antecedente de que fueron usadas y nadie las quiere, y por eso bajan de precio. Las armas limpias, que nadie ha usado antes, son ms caras. As se logran conseguir algunas armas de calibres grandes, pero sobre todo parque, que es el coco de cualquier guerrilla. Ah el problema de las armas no es grande, porque el terreno juega del lado nuestro.

Cuando se da la orden del Comit de que hay que atacar las ciudades, ah s tienes un problema porque ya el terreno no juega de tu lado, entonces se hace un trabajo de infiltracin e investigacin, de inteligencia militar, para ver dnde hay armas. Infiltramos a las guardias blancas de los finqueros y hacemos una especie de retrato hablado de todas las fincas, hasta saber incluso en que cajn estn las armas. Esa informacin la usamos el 31, cuando todos los finqueros estaban en las ciudades celebrando el ao nuevo. Fue una operacin limpia, rpida, porque ya sabamos dnde mero buscar, y obtenemos as varios cientos de armas.

Luego, apoyados en la sorpresa del golpe inicial, recuperamos otros cientos de armas ya de calibres del ejrcito y de la polica.

Se arman ms entonces prcticamente despus del primero de enero?

S. Definitivamente. El 31 de diciembre es cuando tenemos potencial de fuego. Antes, no. S tenamos armas adecuadas para el terreno en el que estbamos, pero no para lanzar un ataque de tal envergadura. De hecho, los ataques de las ciudades dependan de esa peinada a las fincas.

A ms de dos meses de la guerra, cul es el balance que hacen?

A nivel estratgico es una victoria. Es decir, aunque perdimos algunos combates, por ejemplo el de Ocosingo, mantenemos el control de un territorio todava, a casi tres meses del inicio de la guerra. En inferioridad numrica y de medios, damos a conocer nuestro movimiento, nuestras demandas, su base social, y brincamos todas las acusaciones de narcoguerrilla y la de los extranjeros que ya nadie se la traga, aunque todava alguien lo suelta por ah. En ese sentido, el problema se desplaza de quines son, a si es bueno o no el camino. Es decir, ya nadie cuestiona las causas que originaron el movimiento. Todos aceptan que hay condiciones sociales muy lacerantes, una situacin poltica muy asfixiante, que hacen hasta cierto punto lgico que pase lo que pas. Entonces la discusin se desplaza a por qu con las armas, por qu no mejor el dilogo y todo eso. Todo esto le da mucho oxgeno a un movimiento armado, eso te hace brincar etapas donde primero tienes que convencer a la gente de que no eres extranjero, no eres narcotraficante, no perteneces a una faccin del gobierno, que s tienes base popular. Y eso ya te pone frente a otros problemas. Nosotros le jugamos eso, le apostamos a brincar etapas y ponernos de lleno ante la sociedad como interlocutores. La sociedad es la que pregunta entonces quines son y qu quieren. En este sentido, creo que lo logramos, que tuvimos un xito estratgico, sobrevivimos, existimos, aunque nuestras posibilidades militares son muy limitadas, nuestras posibilidades polticas son gigantescas, envidiables, dira yo, para cualquier otro movimiento.

Nuestro anlisis poltico sobre la situacin en la que bamos a estallar se qued corto. Calculbamos que haba descontento y que iba a atraer simpatas el hecho de que alguien se levantara a protestar, pero no a tal grado de lo que ocurri.

Luego viene la etapa del dilogo, que es la que nos agarra de sorpresa.

El inicio del dilogo con el gobierno y con la sociedad civil

El mismo revuelo que caus la guerra hace que el gobierno busque saber tambin qu est pasando. No creemos que el gobierno haya querido llegar a un acuerdo de paz, sino saber quines ramos y qu pasaba, saber porqu no nos poda acabar como le haban prometido los militares.

Al mismo tiempo, en la sociedad se empieza a generar esa misma expectativa: saber quines son, y buena parte de ella pide que se busque otro camino, dice que s son justas las causas, pero que se busque el camino poltico; otra parte pide que nos presentemos para saber quines somos, para conocernos, para ver si somos lo que decimos que somos o somos otra cosa. Y ah es donde nosotros decidimos presentarnos al dilogo, sin ninguna esperanza respecto a la respuesta del gobierno, pero queramos hablarle al pas de otra forma y por otros medios.

Y luego viene la etapa posterior al dilogo, donde se polarizan muchas fuerzas que estaban subyacentes hasta antes del dilogo. Pareca que s haba consenso por la paz, y luego se ve que no, que hay sectores de la poblacin que quieren la paz, pero la de antes, no una nueva paz. Se ve que por lo menos una parte del gobierno no est interesado en la salida poltca, sino slo en ganar tiempo, en esperar el momento oportuno para una solucin militar. Entonces se deteriora mucho el clima poltico para una solucin negociada, y la culminacin es el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

Las cabezas que han cado, la de Elmar Setzer (gobernador del estado), la de Patrocinio Gonzlez (secretario de Gobernacin); la de Jos Crdoba Montoya (brazo derecho de Salinas de Gortari), forman parte de ese balance?

Tal vez la de Crdoba, pero la de Patrocinio y la de Setzer responden a ajustes de cuentas internos ms que a presin nuestra. Patrocinio tena encima que era el encargado de Gobernacin y debera haber sabido lo que estaba pasando, y adems fue el gobernador de Chiapas cuando nosotros estbamos creciendo. Por qu no se dio cuenta, o si se dio cuenta por qu no dijo nada y si s dijo por qu no lo escucharon. Alguien tena que pagar por eso y le toc a l. Lo de Setzer, pues fue por sus torpezas, por cmo se manej al principio del movimiento. Ellos pensaron que para que nosotros nos sentramos a dialogar haba que mandar una seal, en ese caso la de quitar a un gobernador duro.

Y la de Crdoba?

Yo pienso que viene del deterioro del ambiente, en el que una parte es lo que hizo el EZLN, pero no todo. Est el propio asesinato de Colosio. Crdoba ya tena entonces dos errores grandes, el del EZLN, por supuesto, y luego el de Colosio.

La participacin del EZLN en esos cambios dentro del gobierno es mnima. Luego dicen bueno, ya lograron muchas cosas, ya clmense, tranquilcense, pero como quiera todo eso que ha pasado no le hado ni democracia, ni libertad ni justicia a este pas, que es lo que nosotros queremos.

Nosotros no queremos un cambio de nombres. Si sigue sin haber cambios profundos que propicien una democracia, el ejercicio de la libertad poltica y como consecuencia el cumplimiento de la justicia, porque si no la cumples pues te quitan y ponen a otro, que es la presin que debe tener cualquier gobernante, pues entonces no hay un cambio. Tienden mucho los periodistas y algunos politlogos a ver en todo esto cambios estructurales, pero nosotros, de veras, no lo vemos as.

Cules son sus expectativas en estos momentos?

La expectativa de este movimiento es triunfar, lograr que en este pas haya democracia, libertad para escoger una u otra forma de gobierno o sistema social o como le llamen ahora, y un equilibrio inicial de los factores sociales y econmicos, hasta lograr una justicia real.

El movimiento tiene la perspectiva de, por lo menos una parte, seguir creciendo en la clandestinidad; mientras la otra tambin se mantiene clandestina pero visible en el sentido de que ah estn, estn armados, poseen un territorio, quieren tal cosa y pueden atacar y defenderse. Otra parte, los topos se preparan para cuando nos golpean a nosotros tomar ellos el relevo.

Y qu hay en el resto del pas?

Algunos puntos sueltos de simpatizantesLa parte que es mero del ejrcito, sobre la que se finc el EZ, es muy pequea, no podemos decir que sea del pas, aunque tiene ramificaciones, es muy ralita, como la barba.

Ya despus del primero de enero, pues aparecen simpatas por varios lados, pero en el nivel declarativo o en el de ayuda, sin implicarse.

No hay organizacin zapatista en el resto del pas?

En el sentido clsico del trmino, no. Hay como una base de despegue, muy, muy pequea.

Slo en el centro?

Yo no dije que era en el centro. No, no est en el centro.

La formacin del EZLN. Sus primeros pasos

En la formacin original del EZLN coinciden dos factores, por un lado un grupo de personas de origen citadino, pequeo, unos diez o doceDigamos que eran 12, que venan de los fracasos en movimientos pacficos o legales, consideraban que estaban agotadas las vas para un cambio democrtico, gente del 1968, del 1971, de los choques populares de protesta, con la expectativa de que la lucha fuera un camino, entre otros, para cambiar el mundo. No en el sentido de la lucha armada como un todopoderoso, que por s sola generara un cambio, en ellos no estaba esa concepcin. Eso fue hace diez aos.

Por otro lado, un grupo indgena, campesino, del sureste de Chiapas, tambin en el mismo proceso, pero sin preferencia con la lucha armada, sino en el sentido de abrir cauces democrticos ante la imposibilidad de la lucha legal, con condiciones de vida muy pobres y con un sector social integrado por los finqueros, los ganaderos, los terratenientes, muy beligerantes contra ellos, en fin, lo que ahora es Chiapas, lo que ahora ustedes descubren en Altamirano, desde hace muchos aos as era.

Estos dos grupos, los de la ciudad y los indgenas, se plantean la necesidad de preparar la lucha armada. Desde el inicio en el primer grupo, el que es citadino, urbano, se maduran las experiencias de las guerrillas de los setentas, la concepcin del foco, el balance de guerrilla urbana y de guerrilla rural, el movimiento urbano que creca con acciones de propaganda y se solventaba econmicamente con secuestros, con recuperaciones. Digamos que es la lnea muy esquemtica, con muchos matices de la experiencia guerrillera de los setentas, muy golpeada por la represin, desmantelada casi en su totalidad.

Este grupo pensaba que no, que la guerrilla no poda nacer de un foco, que era algo que haba preparar, que su parte primordial, su columna vertebral, era el apoyo de la poblacin, que no necesariamente se manifestaba en el momento del enfrentamiento armado, sino desde su preparacin.

La cuestin econmica, el financiamiento de esta guerrilla en esta nueva concepcin, no poda venir de acciones de este tipo, que pusieran en riesgo la vida de los compaeros o del personal civil, como los secuestros o asaltos con fines terroristas. Entonces se recurra a la colaboracin. Era una organizacin muy pobre econmicamente, se sostena con lo que cada uno poda aportar, segn sus medios o el trabajo en el que estaban como profesionistas, maestros, etctera.

Confluyen dos necesidades: Por un lado la necesidad de la autodefensa frente a un sector social compuesto por los finqueros y el gobierno estatal y municipal que los favoreca, y que los protege todava. Y del otro, una nueva concepcin guerrillera en Mxico, tan nueva que no se viene a conocer hasta el primero de enero de 1994, porque su novedad estaba en que no supeditaba su aparicin al hecho de actuar, sino a que estuviera preparada para hacerlo. La forma de financiamiento fue de tal forma que el aspecto militar correspondiera al aspecto poltico, es decir, t crecas tanto como el mismo pueblo te abasteca, no recurras a otros medios para conseguir apoyo econmico, recursos o equipo. Eso hace que esa concepcin sea a muy largo plazo, o al plazo que marque su mismo crecimiento poltico. Y es eso lo que marca la lnea militar nuestra, tan antimilitar en ese sentido, donde no se le da tanto peso al aspecto militar, sino al poltico.

Pues bien, esas dos formas confluyen y se plantean el problema de dnde. Finalmente, si t quieres preparar un grupo armado, entrenarlo, pues tiene que ser un lugar que rena ciertas caractersticas para no ser detectado, porque tu propsito es justo que no te descubran, lo que quieres es prepararte, no enfrentarte. Entonces el grupo de indgenas campesinos de Chiapas, muy avanzado polticamente, una especie de lite poltica, dice vnganse para ac, aqu hay condiciones. Y es as como entra el primer grupo del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional, en 1983. Ah dicen, bueno, nos vamos a alzar y nos vamos a llamar Ejrcito, porque la aspiracin era a no funcionar como guerrilla sino plantear una estructura de ejrcito regular, pensando en que la tirada era aglutinar grandes contingentes armados y no grupitos que estuvieran haciendo acciones terroristas. Zapatista, por la expectativa de los compaeros del campo, con todo el problema de la tierra que es muy agudo en el estado. Y de Liberacin Nacional porque siempre se plante que la lucha fuera nacional, y que se articulara con otras fuerzas para un movimiento ms amplio, revolucionario.

As llega el primer grupo a la selva y se empieza a trabajar en el aspecto militar. Hay que estudiar manuales norteamericanos y mexicanos de instruccin militar, primero guerrillera. Agarramos los manuales de contrainsurgencia norteamericanos y luego los mexicanos, que en realidad son slo una traduccin de los primeros. Y empezamos a aprender a vivir en la montaa, a caminar, a cargar, a conocer las rutas, el terreno, los animales, sus huellas, su olor. En fin, toda la lgica dentro de la selva. En la selva de la que te estoy hablando no hay poblados, nadie se mete ah, ni siquiera los campesinos, porque es muy hostil, muy agresiva. La montaa te hace de nuevo o te avienta para afuera.

Pasaron varios aos en los que el grupo que est en la montaa viva del grupo que estaba en la ciudad, con la ayuda de ese otro grupo de indgenas que es el que apoya en pasar las cosas hasta la montaa, a un lugar en el que nosotros pasbamos a recogerlo.

De cualquier forma nosotros tratamos de no depender del alimento que mandaban de la ciudad, porque sabamos que en cualquier momento se cortaba. Por eso le dbamos mucho a la cacera y al conocimiento de plantas que hay en la montaa, y as poder balancear un poco la alimentacin que tenamos.

Lo que sigue es que el grupo de indgenas empieza a hacer el trabajo poltico, explicando en los pueblos que en determinado momento se va a necesitar la lucha armada, porque el gobierno no hace caso, y que eventualmente se van a agotar los caminos legales, las vas pacficas para resolver los problemas. Y en un caldo de cultivo donde los ganaderos y los finqueros son muy agresivos, esta idea empieza a prender, pero todava muy lento.

La concienciacin sobre las condiciones de vida es tan evidente que no necesitas explicar ms. En este caso, el trabajo poltico consista en explicarles que haba que contemplar una forma ms de lucha, en este caso la lucha armada. En esos momentos el contacto sigue siendo muy cuidadoso, compartimentado, y as se va creciendo poco a poco, lo que hace que se alargue la va de abastecimiento, y que sea ms fcil meter y sacar cosas, porque ms gente colabora. Y empiezan a aparecer colaboraciones espontneas, nos mandan tostadas, alguna fruta, lo que se da en las casas de los compaeros, y un poco de caf. Primero todo esto se mandaba hasta determinado punto, ah lo dejaban, y sin que ellos supieran quin lo haca, uno de nosotros bajaba y lo pepenaba, y lo llevbamos a otro lado, a donde estaba nuestro campamento.

La cosa era tan limitada que la tostada la guardbamos para una fiesta, por ejemplo para el 8 de marzo, para el primero de mayo, 20 de noviembre, esos das nos tocaba una tostada a cada uno y tombamos caf tambin. En ese tiempo los compaeros de los pueblos, que eran pocos an, queran conocer personalmente a quienes estaban ayudando. Y ah hay otro cambio respecto a guerrillas anteriores, porque les damos paso a los campamentos, que se supone que es algo que no debe hacer la guerrilla, por seguridad y por otras cosas. Pero ellos llegan a los campamentos y empiezan a pedir instruccin militar, algo muy elemental porque nosotros estbamos ms dedicados a aprender a vivir de la montaa y apenas estbamos aprendiendo de los manuales posiciones de tiro y orden cerrado (lo que hace que una unidad militar se mueva como colectivo). Entonces llegan ellos y nos dicen por qu no me enseas eso. Y a partir de ese momento ya no nada ms entregan la carga, sino tambin llegan a aprender. Y como nosotros llevbamos una vida muy intensa, le sacbamos provecho al da porque dependamos de la luz del sol, en las tardes y en las noches nos sentbamos a platicar, y ah los que habamos ledo algo pues les platicbamos a los dems. Era un especie de seminario, como dicen ustedes, y a cada quien le tocaba exponer un tema. Y entonces los compaeros empiezan a meterse tambin en esa dinmica, en esa forma de aprender la poltica, sobre todo la historia de Mxico.

Ah se empieza a tejer entre nosotros y ellos una relacin muy grande, muy unida, muy difcil de romper.

Fuente: http://desinformemonos.org/2014/01/entrevista-marcos-completa/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter