Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2014

Juan Miguel de Mora, ltimo Brigadista Internacional mexicano que queda con vida
"Lo nico que queda de la Espaa de la Guerra Civil es la derecha tradicional catlica"

Alejandro Torrs
Publico


Juan Miguel de Mora afronta, con 92 aos de edad, la "ltima etapa de la juventud". Sentado ya en una silla de ruedas, pero con una mente ms que lcida, Juan Miguel bromea porque, asegura, le han negado la participacin en las prximas olimpiadas. "Yo quera competir en los 100 metros lisos, pero no me dejaron. Es una injusticia intolerable", asegura este hombre, que seala que le hubiese gustado competir en los Juegos Olmpicos de Madrid siempre y cuando "no tuviera que correr con Mariano Rajoy ".

De visita en Espaa, invitado por la Asociacin de Amigos de las Brigadas Internacionales, Juan Miguel de Mora atiende a Pblico en la que seguramente ser su ltima visita al pas por el que luch para evitar la victoria del fascismo. Tena entonces 14 aos, pero su tozudez le permiti alistarse en la XV Brigada en la que luch en la Batalla del Ebro. "Discut durante horas con el comisario general del Ejrcito republicano para luchar en el Ebro. Me pregunt si pensaba que el ejrcito republicano tena alguna posibilidad de ganar la guerra. Le dije que no. Entonces, me respondi que por qu quera luchar. Y yo le dije: Pues por eso mismo. Finalmente, no le qued otra que aceptarme por mi tozudez", recuerda.

En julio de 1936 usted tena 14 aos y estudiaba en un Liceo de Pars. Qu se le pas por la cabeza para decidir acudir a la Guerra Civil espaola en defensa de la Repblica?

La sociedad de entonces no tena nada que ver con la de ahora. Yo tena 14 aos pero estaba muy politizado. No hay que olvidar que haba gente que con 12 aos en la guerra tambin estaba peleando. El clima de Europa era muy diferente. En el propio Liceo haba organizaciones comunistas, socialistas, fascistas y siempre estbamos a golpes los unos con los otros. Cuando bamos al cine veamos en el noticiero anterior a la pelcula imgenes de lo que estaba pasando en Alemania, en Italia y del golpe de Estado militar en Espaa.

Qu vio en aquel noticiero sobre Espaa para decidir acudir a una guerra donde poda perder la vida?

En Francia informaban de la existencia de dos bandos. Uno, el de los leales a la Repblica y otro, el de los nacionales. Las claves de rojos y nacionales eran de consumo interno espaol. En Europa se utilizaban otros trminos. Yo vi a unos militares con el brazo en alto, como si estuvieran comprobando si llova o no, y decid que tena que luchar.

Cmo lleg a Espaa?

Yo tena un amigo a quien la guerra sorprendi con su mujer y su hijo de cinco meses veraneando en Espaa. Entonces, al producirse el golpe de Estado, l me dijo que vena para Espaa en coche a buscar a su familia y yo le ped que me llevara con l. Llegu a finales del mes de julio. Fui casi el primer brigadista en llegar. Slo llegaron antes que yo los atletas que estaban participando en la Olimpiada Popular de Barcelona que decidieron alistarse en el Ejrcito republicano. An hoy la gente no puede entender por qu lo hice. Hoy, la mayor parte de la gente es indiferente ante la poltica, pero entonces haba un problema general con el fascismo y todo el mundo era consciente de ello.

Una vez lleg a Espaa, qu hizo? Fue directo a alistarse?

Me fui derecho a las Juventudes Socialistas Unificadas. Estaban, entonces, en el Palacio de Liria, que ya haba sido ocupado. Eran los primeros das de agosto de 1936. Me inscrib y me qued all alojado hasta que decidieron qu hacer conmigo. Tras un tiempo de espera me llamaron para acudir al Museo del Prado. Estaban empacando los cuadros para su transporte y queran que yo cargara camiones. No tena ni idea de la importancia de la tarea que estaba haciendo! No saba cmo proteger las piezas. Estaba molesto y cabreado. Haba venido a Espaa a luchar y me haban puesto de pen de carga. As que al da siguiente me fui a la calle Francos Rodrguez, donde estaba la sede del V Regimiento, con la intencin de alistarme.

Qu pas all? Le aceptaron a pesar de tener 14 aos?

All sucedi uno de los episodios ms divertidos de mi experiencia en Espaa, pero en aquel momento fue una tragedia para m. Nada ms llegar, vi un mural del V Regimiento donde decan que haba una guardera a disposicin de los compaeros y compaeras con hijos que haban decidido inscribirse. La edad para inscribirse en la guardera era de 4 a 14 aos. Imagnate qu humillacin y qu disgusto! Yo quera ir a la guerra pero tena la edad para estar en la guardera con los nios! Aun as, fui a inscribirme, pero me dijeron que era un nio y que no poda. Yo insist e insist y dije que haba llegado desde Francia slo para luchar. Entonces dijeron que me aceptaran pero en trabajos de intendencia, nunca en el campo de batalla.

Fue un golpe duro. A los 14 aos uno quiere sentirse mayor. Fjate que es la edad en la que muchos empiezan a fumar para sentir que ya se es adulto. Yo quera ser soldado y luchar por la Repblica. Despus, el Gobierno de la Repblica emiti un decreto en el que sealaba que la edad mnima de alistamiento eran los 17 aos. Entonces, muy amablemente, me dieron de baja y yo exig un comprobante militar oficial de que me daban de baja por mi edad. Fue una baja honrosa.

Ha sealado anteriormente que lleg a estar en la Batalla del Ebro con la XV Brigada. Cmo lleg hasta all?

Cuando me dieron de baja en el Ejrcito volv a las JSU insistiendo en mi deseo de querer ayudar. Finalmente, como era muy listo con los estudios, me dieron la plaza de corresponsal de guerra del diario de la Alianza Juvenil Antifascista, que tenan las juventudes socialistas, comunistas y anarquistas. Haca reportajes y artculos sobre la guerra y con este trabajo llegu a la Batalla del Ebro.

Con el ejrcito de Franco ya en Castelln me present ante el Comisario General de la Batalla en el Ejrcito republicano, el seor Velzquez, y le dije que quera combatir junto a las Brigadas Internacionales. Nos conocamos desde haca un mes o 20 das. Lo primero que me dijo fue: 'No seas gilipollas'. Lo recuerdo perfectamente. Discut durante horas con l. Me pregunt si pensaba que el ejrcito republicano tena alguna posibilidad de ganar la guerra. Le dije que no. Entonces, me respondi que por qu quera luchar. Y yo le dije: 'Pues por eso mismo'. Finalmente, no le qued otra que aceptarme por mi tozudez. Me dio una plaza en la XV Brigada.

La Batalla del Ebro es recordada como la ms cruenta de todas las batallas. Qu recuerda?

Me ocurri un fenmeno que ha sido certificado por varios psquiatras. Se me olvid la batalla del Ebro durante aos. Recordaba la guerra espaola, recordaba la batalla de Guadalajara y otras muchas, pero mi cerebro estaba limpio de la batalla del Ebro. No recordaba ni que haba existido tal batalla. Con los aos me fui acordando de todo. Poco a poco. Ahora recuerdo absolutamente todo. De lo malo y de lo peor y creme que hay cosas que es mejor no recordar.

Cmo termin la Guerra Civil para usted?

Recib un bayonetazo y perd el conocimiento. Me mandaron a Barcelona. Era septiembre de 1938. No pude estar presente ni en la despedida oficial de las BBII. Estando en el hospital, ingresado, me dijeron que me tena que ir, que los brigadistas ya estaban abandonando el pas porque la derrota era inevitable. Me negu en rotundo y acab en otra unidad militar, pero cuando termin la guerra pas a Francia, donde me metieron preso en el campo de concentracin de San Ciprin. No obstante, pude escapar pronto de all.

Cmo escap?

Es una historia larga. All haba playa y nada ms. Playa y alambrada era todo lo que se vea. Pens que cuanto ms tiempo pasara all ms difcil sera escapar porque poco a poco iran perfeccionando la seguridad del campo. As que a los tres o cuatro das lo intent y lo consegu. Fuera haba gente esperndome, que dijeron que eran policas franceses que me llevaban detenido. Est claro que era mentira.

Alguna vez ha pensado qu hubiese pasado en Espaa si hubiese ganado la guerra el bando republicano?

Muchas veces y no tengo ninguna duda. En Espaa se hubiese instaurado una Repblica de tendencia izquierdista. Stalin no tena ningn inters en la guerra. l era un dictador brutal y yo nunca fui del Partido Comunista. Acud a las Juventudes Socialistas Unificadas porque eran los que mejor organizados estaban para el combate y la resistencia y yo tena sentido prctico.

Queda hoy algo en Espaa de los valores de aquella II Repblica y de la Espaa que usted conoci en la Guerra Civil?

Este pas no tiene absolutamente nada que ver con el pas que yo conoc. Nada de nada. Lo nico que queda es la derecha espaola tradicional clerical. Esa derecha, por cierto, que fue la que supo capitalizar la ayuda de Hitler, quien, por cierto, era ateo. Cuando Alemania perdi la guerra, la Falange tambin perdi poder en Espaa en detrimento del sector ms catlico y ultraconservador. Los que capitalizaron la guerra no fueron los fascistas ni los nazis que haba en Espaa, sino los catlicos. Si llega a ganar Hitler la II Guerra Mundial hubiera mandado mucho ms la Falange y la Iglesia lo hubiese pasado peor.

Fuente: http://www.publico.es/493134/lo-unico-que-queda-de-la-espana-de-la-guerra-civil-es-la-derecha-tradicional-catolica



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter