Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2014

Nuestra Amrica hoy

Nstor Kohan
Editorial de la Agencia Bolivariana de Prensa


En este comienzo del ao 2014 convergen diversos aniversarios. Los 55 aos de la revolucin cubana se sobreimprimen con los 20 aos de la rebelin zapatista. La primera dio vuelta una de las pginas ms gloriosas de la historia de lucha continental (y mundial), inaugurando en la regin la transicin al socialismo y derrotando al imperialismo en su intento de invasin militar y bloqueo econmico. La segunda, de menor profundidad poltica pero no menor importancia simblica y cultural, proporcion una bofetada al neoliberalismo apenas cinco aos despus de la cada del muro de Berln y cuatro aos ms tarde de la derrota sandinista.

Ninguna de estas dos rebeliones ha logrado ser definitivamente aplastada por los poderosos de la Tierra.

El imperialismo norteamericano, hoy ms agresivo que nunca, ms desesperado que nunca, a su modo, ms dbil que nunca, no puede terminar con el ejemplo cubano. Tampoco logra borrar la rebelin indgena de Chiapas. Mastica una y otra vez su impotencia poltica.

Junto a la revolucin cubana y la rebelin zapatista, una tercera estrella de rebelda mantiene su brillo en medio de la tormenta, la persistencia histrica de la insurgencia colombiana. Este ao se cumplen 50 aos de la epopeya de Marquetalia. Medio siglo despus, tampoco esta rebelda ha sido derrotada. A pesar de que el estado colombiano recibe junto a Israel y Egipto la mayor ayuda (inversin) econmica militar del planeta, un ejrcito increble de espas, mercenarios, contratistas y asesores estadounidenses no logra desarticular a la insurgencia colombiana.

En Venezuela, muerto (asesinado?) el comandante Hugo Chvez, las agencias norteamericanas USAID, NED, Ford y otras similares, no logran desarmar el proceso bolivariano que una vez ms, contra todo vaticinio meditico, vuelve a vencer, una y otra vez, en las elecciones peridicas. Aun sin contar con el carisma de Chvez la revolucin bolivariana no se detiene ni se cancela.

En los cuatro pases (Cuba, Mxico, Colombia y Venezuela) el estado norteamericano y sus aparatos de contrainsurgencia invierten millones y millones de dlares para aplastar la rebelda. Pero no hay caso. Detrs de sus bravuconadas de cowboys, sus pelculas triunfalistas que nunca se concretan en la vida real y sus programas millonarios de contrarrevolucin que slo sirven para seguir endeudando hasta el infinito al pueblo estadounidense, los generales del Pentgono y sus financistas del complejo militar industrial continan, como Penlope, tejiendo y esperando en vano.

Fidel no se muri y el pueblo de Cuba sigue de pie (cada primero de mayo La Habana se pinta de pueblo). Los indgenas zapatistas de Chiapas mantienen intactos sus gestos de rebelda (sus juntas de buen gobierno all se mantienen, tercas y obstinadas). Los rebeldes bolivarianos de Colombia no dejan de ganar y acrecentar apoyo popular (no tanto por la plvora sino principalmente a partir de la movilizacin masiva del pueblo humilde y trabajador). El pueblo bolivariano de Venezuela reafirma en las urnas y la calle que los esculidos no son alternativa de nada (las ltimas elecciones volvieron a mostrar la superioridad del proyecto de Chvez).

Mal que les pese a sus estrategas, el imperialismo mastica y no tiene ms remedio que tragar esa cudruple derrota en silencio.

Para intentar remediarla y contrarrestarla, la geopoltica estadounidense ide la alianza del Pacfico. Un intento tardo de volver a implementar el vasallaje econmico monrosta ya fracasado con el ALCA. Esa es hoy su principal carta a escala econmica continental. En paralelo, el Vaticano, eterno aliado fiel de las administraciones de la Casa Blanca, destaca un cuadro poltico populista como Bergoglio para disputarle a los procesos sociales de la regin el consenso de las masas populares y la hegemona sobre la sociedad civil.

Los programas de contrainsurgencia y seguridad democrtica, en el plano poltico militar, las alianzas comerciales en el mbito econmico y el conservadurismo populista de la prdica papal en el terreno ideolgico, constituyen una triple operacin de pinzas que amenaza al movimiento popular de nuestra Amrica.

En esa difcil coyuntura se abre el ao 2014. Nuestro tiempo es un tiempo de disputa, de pulseada, de medicin de fuerzas entre un proyecto bolivariano continental de unidad de las fuerzas populares y un intento imperial y contrarrevolucionario de frenar los cambios latinoamericanos.

El futuro est abierto entre la revolucin y la contrarrevolucin. Ganar quien logre articular mayor hegemona a escala continental. En esa batalla estamos. Bolvar no sembr en el mar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter