Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2014

El pas del procurador y de Uribe, el paraco

Dairo Ruiz
Rebelin


No queda la menor duda de quines son los responsables de las artimaas contra la paz y la democracia en Colombia, como de quines son sus defensores de oficio en esta insercin colonial de un pas en el que no se detiene la acumulacin salvaje de capital, y desde luego menos se detendr la guerra, responsabilidad de la oligarqua gran subalterna, quien concentra la produccin, los servicios, las finanzas, el comercio, los medios de comunicacin, corporaciones de ahorro y vivienda; las armas contra el pueblo, y desde luego el negocio del narcotrfico con el que gobierna al servicio de poderosos grupos financieros nacionales y multinacionales.

En lo que consideran su pas, los Uribe y CIA limitada, pretenden intensificar la expoliacin y la muerte por decreto, pues su dominacin econmica, poltica, social, cultural y militar estara garantizada con la derrota o la rendicin de la insurgencia popular, combatida por los nuevos padres de la patria, [email protected] y representantes narcotraficantes y mafiosos, que con absoluta impunidad muestran de nuevo las garras de la narco-derecha Colombiana, y su poder para tomar las decisiones polticas, militares y judiciales del actual gobierno, como del que aspiran a encabezar.

Estas mafias, las de Uribe y CIA, han logrado la insercin orgnica y legal en todas las esferas de la vida del pas, incluidas las pugnas por las cuotas del poder en las grandes ciudades, como en los corredores estratgicos para la economa nacional, donde se reparten poder y riqueza, movilizando contra el pueblo a todas sus fuerzas criminales, militarizando la vida civil, e intensificando todo tipo de medidas de fuerza contra la paz, entre las que se destacan la persecucin a los dirigentes populares, las matanzas a la poblacin civil, asesinatos y desapariciones de luchadores y dirigentes del pueblo, reforzamiento de los aparatos militares, policiales, y para-militares, acciones antiguerrilleras de gran envergadura, as como bombardeos indiscriminados sobre quienes consideran no afectos a su proyecto electorero o de paz.

As las cosas, y en el pas del procurador, y de Uribe, el narco, como expresiones abiertas de una tirana, con un ministro de defensa fanfarrn, y facho, que se niegan al dilogo digno con la nacin y las mayoras populares, corresponde entonces intensificar la rebelda autnoma y popular por la paz, que lanzar una ofensiva masiva de movilizaciones y operaciones de defensa popular, con iniciativas mltiples, audacia, y unidad; y contra un Estado descompuesto, unas fuerzas armadas desmoralizadas, corruptas y burocratizadas.

El pueblo continuar estableciendo las bases para avanzar en los objetivos de paz, y en un proyecto conjunto para mantener el rumbo libertario, encabezando una solucin poltica al conflicto, aspecto no abstracto, pues la construccin de la paz debe contar con un escenario constituyente que reitere las urgencia histrica de transformaciones de fondo, y contra los planes de reactivacin econmica y pacificacin poltica oligrquicos, que en todas las circunstancias tendrn una respuesta digna, y desde la combatividad del pueblo Colombiano, hoy en bsqueda de la verdadera paz.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter