Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2014

El Salvador
Las juventudes: otro sector sin presencia en las plataformas electorales

Alberto Quinez
Rebelin


Ya no resulta extrao encontrar la temtica de las juventudes figurando en los discursos de los principales partidos polticos. De un tiempo para ac el tema de los jvenes es uno de los principales caballitos de batalla en los momentos electorales; y no es un hecho fortuito: casi la tercera parte del registro electoral corresponde a las personas jvenes (1). De ah que los candidatos, cualquiera sea su color, hayan comenzado a apelar al voto joven, polticamente indeciso y voltil, para mejorar sus resultados en los procesos electorales.

No obstante, son discursos vacos. Todas las promesas de todos los partidos, en materia de juventudes, se reducen al tpico esqueleto de una poltica social lo suficientemente ambigua como para no decir nada y no comprometerse realmente. Obviamente las problemticas son comunes: desempleo, inseguridad, pobreza, carencia de espacios educativos y formativos, desigualdades por condicin de gnero o edad, migracin, entre otros. Las propuestas para abordarlas, desde la derecha y desde la izquierda, cada vez se asemejan ms. Y por converger en el diagnstico y en las propuestas de abordaje, que son erradas en la mayora de los casos, tambin comparten las graves deficiencias de fondo.

En primer lugar, los diagnsticos y las propuestas que de ellos se derivan parten de una carencia total de radicalidad. Las problemticas son vistas a nivel de lo fenomnico y con ello se pierde la posibilidad de incidir sobre las causas verdaderas, que son estructurales, de las desigualdades e injusticias. De ah que las propuestas pequen de inofensivas o de ilusorias. Por ejemplo, cuando se habla de hacerle frente al desempleo generalizado de las y los jvenes, el gran paradigma de estos partidos es el fomento del emprendedurismo. Olvidan, no sabemos por qu, que el fomento del emprendedurismo en pequeo resulta intil si se mantiene el rgimen de liberalizacin a mansalva de las inversiones, si no hay polticas crediticias agresivas, si no se establece una poltica de distribucin primaria de la riqueza y si no se abren espacios a iniciativas con una lgica distinta, como la economa solidaria.

Si no se modifica la lgica que subyace a la poltica econmica, que supone el mantenimiento de un aparato estatal mnimo pero autoritario, anquilosado en lo econmico y reducida su gestin a los temas sociales y de seguridad, si la poltica pblica no da el paso a crear un entorno macroeconmico de mayor equidad y justicia, escasos, sino nulos, sern los resultados de las polticas sectoriales.

Para atacar los males que padecen hoy las juventudes y que son producto de un sistema netamente excluyente y empobrecedor, hay que al menos atender a tres elementos: a) posicionar en el centro de las preocupaciones del Estado la dignidad de la vida de los seres humanos; b) a nivel un poco ms concreto, elaborar polticas pblicas que ataquen las races de los problemas sociales (2), ello significa crear un entorno macroeconmico que haga viables las polticas sectoriales; y, c) especficamente en el tema de juventudes, retomar sus problemas no en el mbito de lo superficial sino atendiendo al hecho de que es el desenvolvimiento y convergencia de las formas de dominacin del capitalismo, del patriarcado y del mundo adultocntrico, los factores que han hecho de este sector, un grupo excluido y vulnerable.

Notas:

(1) Segn la Ley General de Juventud, se entiende por persona joven toda aquella cuya edad est entre los quince y los veintinueve aos, inclusive; de este segmento, slo votan los mayores de dieciocho aos que posean Documento nico de Identidad. Segn informacin de DIGESTYC, este segmento etario representara ms 30% de la poblacin en edad de votar.

(2) Hay que decir que en este momento y en El Salvador, ello equivale a modificar la lgica neoliberal que desde hace ms de veinte aos persiste en las polticas pblicas y que redunda en fortalecer la acumulacin del capital en desmedro de los derechos de las personas.

Alberto Quinez es miembro del Colectivo de Estudios de Pensamiento Crtico.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter