Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2014

El Salvador
Lecciones empresariales sobre lucha de clases

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


Por supuesto que hay una lucha de clases, pero es mi clase, la clase de los ricos, la que la est haciendo y la que la va ganando. Warren Buffet, 2009

La portada del peridico ultra-conservador salvadoreo El Diario de Hoy del pasado 17.01.2014 no pudo ser ms elocuente: Gobierno retrocede y aplaza cobro aduanal. Atinado epilogo para el nuevo triunfo del Capital nacional y transnacional sobre el Gobierno de El Salvador, que fue logrado gracias a la aprobacin de un decreto legislativo que suspendi el cobro de la tarifa de $18.00 en concepto de revisin de mercancas en las aduanas terrestres y que haba entrado en vigencia apenas una semana antes.

El acuerdo de suspensin fue alcanzado por unanimidad en el Congreso a solicitud del propio Ministro de Hacienda siguiendo instrucciones del Presidente Mauricio Funes. La decisin del gobierno se tom luego de reconocer su incapacidad de insistir en el cobro de dicha tarifa ante los efectos econmicos, sociales y polticos ocasionados por la protesta de los grandes empresarios del transporte de carga, quienes mantuvieron bloqueadas las aduanas durante una semana, con el apoyo unnime de las asociaciones empresariales aglutinadas en la Asociacin Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y del partido ARENA.

La lucha desarrollada en esta ocasin por el sector empresarial se realiz mediante una estrategia de presin que desabasteci a los mercados populares y gener problemas de movilizacin a miles de personas. Sin embargo, ningn medio de comunicacin, editorialista o columnista, se atrevi a sealar esta accin como ilegal o inmoral. Se trat de una demostracin de fuerza que tampoco justific por parte del gobierno el uso de medidas disuasivas por parte de la UMO (Unidad de Mantenimiento del Orden), tal como suele ocurrir cuando son las organizaciones populares y/o las comunidades las que intentan tomarse calles o edificios en defensa de sus intereses y demandas.

Las gremiales empresariales actuaron de forma organizada, coordinada y disciplinada. Hicieron uso de todos los medios a su alcance para crear en la opinin pblica la idea que la suspensin del cobro era un tema de inters nacional y que mantenerlo era una muestra ms de la incompetencia gubernamental. El gobierno qued aislado en la defensa de esta medida, y finalmente, como suele ocurrir en el tema econmico, no tuvo ms remedio que ceder y retroceder. Mientras tanto, el servicio de revisin de mercaderas por medio de scanner continuar realizndose en las fronteras, pero no sern las empresas las que tengan que pagar por ese servicio. Ser el Ministerio de Hacienda quien deber echar mano de fondos pblicos para continuar pagando a la empresa suiza alemana COTECNA SMITH, que tiene la concesin de este servicio pblico por un plazo de 10 aos.

Ms all de los costos fiscales que la suspensin de este cobro generar a las ya deterioradas finanzas pblicas (el Ministro de Hacienda ha declarado que el consorcio COTECNA-SMITH tena proyectado ingresos anuales por $10 millones por la inversin realizada en la modernizacin de las aduanas), este caso amerita ser analizado por las lecciones que la ANEP y sus aliados han impartido sobre el complejo tema del poder y de la lucha de clases.

En primer lugar, ANEP y sus gremiales nos han hecho recordar que las polticas pblicas (y en particular la poltica fiscal) no son el resultado de ejercicios tcnicos ni tampoco de acuerdos nacionales por el bien comn. Las polticas pblicas son sobre todo y ante todo, el resultado de relaciones de poder, en las cuales las clases y grupos que tienen el control de las estructuras de poder (econmico, poltico, meditico, social, cultural, religioso, etc.) imponen sus intereses al resto de clases y sectores que carecen de ese control y/o que lo tienen de forma precaria.

En segundo lugar, la ANEP y sus gremiales han demostrado que la clase capitalista no necesita estar en el gobierno para que sus intereses sean consideraos como los objetivos prioritarios de las polticas econmicas. Esta clase no necesita que el partido ARENA gane para tener el poder, porque ya lo tiene. Esta clase sabe que sus intereses se mantendrn a salvo en la medida que los sectores de la clase trabajadora y dems clases subalternas (incluso las dirigencias y bases del partido FMLN) estn convencidas que necesitan al Capital para lograr sus propios objetivos y en la medida que carezcan de un proyecto econmico contra-hegemnico a los intereses y a ideologa del Capital.

En tercer lugar, la lucha de estas organizaciones empresariales ha evidenciado que el poder se demuestra en la calle, en las barricadas, y no solamente en las mesas de negociacin poltica y/o en el lobby legislativo. Cuando la incidencia y la negociacin no dan los resultados esperados, es tiempo de tomarse las calles (o las aduanas).

Mientras los sectores de izquierda partidaria y sus intelectuales orgnicos se encuentran abocados a la lucha electoral (con una estrategia que incluye amplias alianzas con ciertas fracciones del capital nacional), y el resto de la poblacin se mantiene entretenida con los reality shows de la poltica nacional, la ANEP y sus gremiales han sentado valiosas lecciones sobre cmo se lleva delante de forma exitosa la lucha de clases. Lo interesante es que estas lecciones provienen de una clase social que niega que tal lucha de clases exista, aunque por el momento, la est ganando.

Julia Evelyn Martnez es profesora de la escuela de economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) de El Salvador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter