Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2014

El escndalo del Puente Washington

Lzaro Farias
CubaPeriodistas


Alguien en Cuba se puede imaginar que en el pas ms poderoso del planeta tierra, solamente por exceso de celos de un grupo poltico o por hacerle dao al alcalde de una ciudad que simplemente no apoy polticamente al gobernador del estado, se cierren por varios das varias vas del puente ms transitado del mundo? Me imagino que para el cubano comn y corriente le debe ser muy difcil creerlo, pero en realidad, no solamente para el cubano sino que, tambin, a cualquier norteamericano comn y corriente le ocurre lo mismo. El puente en cuestin es el George Washington, el cual une la isla de Manhattan, en donde est la ciudad de Nueva York, con el estado de New Jersey, donde est una ciudad llamada Fort Lee. Segn las autoridades que administran el puente, en el 2013 lo transitaron, por sus 14 vas, 102 millones de vehculos los cuales pagan un peaje por hacerlo. Son miles de personas que viven en New Jersey, que viajan diariamente a New York para trabajar, y que llegaron tarde a sus centros de trabajo por culpa del cierre parcial del puente.

Todo comenz cuando los encargados de la campaa de reeleccin del gobernador Republicano de New Jersey se acercaron al alcalde Demcrata de Fort Lee para recabar el apoyo de este a la candidatura del gobernador. Segn el alcalde, l no dijo ni s ni no, lo que fue interpretado por los ayudantes del gobernador como una negativa del alcalde, y como venganza contra el mismo, decidieron hacer uso del poder que posean para crear un caos vehicular en la ciudad de Fort Lee y as sucedi, formndose un tranque de vehculos de hasta dos millas de distancia de la entrada del puente. Para hacer peor las cosas, fue el da que comenzaban las clases despus de las vacaciones veraniegas. En cualquier ciudad de los Estados Unidos se duplica el trfico en las calles cuando estn funcionando las escuelas, as es que el caos que crearon se duplic. El desastre dur 4 das, hasta que se orden, por parte de la autoridad portuaria de Nueva York, que se abrieran las vas cerradas. Nadie tena una respuesta que dar con respecto al cierre de vas hacia el puente. Todos los funcionarios que estaban cerca del gobernador negaban tener algo que ver con el asunto. Tanto fue as, que se lo negaron al gobernador directamente. Pero sali a relucir un correo electrnico que le haba enviado Anne Kelly, la segunda al mando del despacho del gobernador, a David Wildstein, funcionario de la entidad que administra el puente, en el que le deca "Es hora de crear un problema de trfico en Fort Lee" y este le contest "Entendido". Y es ah donde todo comenz. Pero no es ah donde todo termin, al contrario.

En este momento, el escndalo est en su momento estelar. El gobernador se ha disculpado con el alcalde y se ha responsabilizado por lo que sucedi, aunque afirma que l no tena la menor idea de que fue desde su oficina de donde parti la orden para el cierre de vas. La legislatura estatal est llevando a cabo una investigacin sobre los sucesos, lo mismo el fiscal federal en el estado de New Jersey. Decenas de personas estn siendo citadas a declarar sobre el caso. Tanto Anne Kelly, como David Wildstein, han sido despedidos de sus empleos y las aspiraciones del gobernador para la presidencia del pas en las prximas elecciones presidenciales han sido daadas muy seriamente. La bola pica y se extiende y todo hace indicar que algunos van a parar con sus huesos a la crcel.

Cmo es posible que la arrogancia de unos cuantos haya llevado a crear el caos vehicular que se cre en Fort Lee, NJ, por cuatro das consecutivos? Yo no puedo pensar que las personas que estuvieron involucradas en este asunto pudieran pensar que esto no iba a tener consecuencias. La nica explicacin es que existen personas que se ciegan cuando tienen el poder en las manos y llegan a pensar que estn por encima de los dems. Lo ms probable es que el carismtico gobernador de New Jersey no estuviera involucrado, pero l es el jefe y como jefe le toca asumir la responsabilidad por lo que hacen sus funcionarios. Hay que ver hasta dnde le va a perjudicar en sus aspiraciones presidenciales. Todava falta mucho para las elecciones, pero las encuestas llevadas a cabo despus de estallar el escndalo no le han sido nada favorables. Hay quien dice que el tiempo se encarga de borrar errores. Veremos a ver.

Lzaro Farias es un periodista cubano residente en EE.UU.

Fuente: http://www.cubaperiodistas.cu/columnistas/lazaro_farinas/130.htm


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter