Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2014

Los censores y los malhechores

Serge Halimi
Le Monde Diplomatique


La libertad de expresin slo existe cuando se aplica a las opiniones que se reprueban. Por otra parte, los ultrajes a su principio sobreviven mucho tiempo a los motivos que los justificaron y a los gobernantes que los usaron para reprimir. El 25 de octubre de 2001, en el clima rayano al pnico que sigui a los atentados homicidas del 11 de septiembre, un solo senador estadounidense, Russel Feingold, vot contra la Patriot Act, arsenal de disposiciones liberticidas que fue aprobado en bloque por los representantes del Congreso con el pretexto de la lucha contra el terrorismo. Trece aos y un presidente despus, esas medidas excepcionales siguen siendo la ley de Estados Unidos.

Es sabido que los ministros del Interior se preocupan ms por el orden y la seguridad que por las libertades. Cada amenaza los alienta a exigir nuevos pertrechos represivos que concitarn a su alrededor a una poblacin escandalizada o inquieta. En enero, a ttulo preventivo, Francia ha prohibido varias reuniones y espectculos juzgados contrarios al respeto debido a la dignidad de la persona humana. Al denunciar los monlogos antisemitas de Dieudonn, que ya no es un cmico, y cuyo mtodo ya dej de ser creativo, Manuel Valls amenaz: No quiero descartar ninguna posibilidad, incluso un endurecimiento de la ley (1). Pero un Estado democrtico no debe aceptar sin estremecerse que un ministro de la polica juzgue el humor y la creacin aun cuando tanto uno como el otro estn ausentes.

En julio de 1830, Carlos X revoc por ordenanza la libertad de prensa. Uno de sus partidarios justific, en ese momento, el restablecimiento del principio de la censura previa, que sustitua al recurso a posteriori frente a la justicia, en los siguientes trminos: Cuando interviene la represin, el dao ya est hecho; lejos de repararlo, el castigo le aade el escndalo del debate (2). Sin embargo, tras la ordenanza real, los diarios se publicaron igual sin autorizacin previa, gracias a diversos subterfugios. El pblico se precipit a leerlos y comentarlos. Y la Revolucin derroc al rgimen de Carlos X.

Cerca de dos siglos despus, los rebeldes, los parias y los malhechores tienen decenas de miles de seguidores en su cuenta de Twitter; YouTube les permite organizar reuniones en su saln, y perorar interminablemente desde un silln, frente a una cmara. Si se prohben espectculos y reuniones pblicas por ser juzgados indignos de la persona humana, entonces tambin debe sancionarse la difusin de los mismos mensajes por las redes sociales? Eso equivaldra al inmediato otorgamiento del aura de vctimas del sistema a unos comerciantes de la provocacin y a dar crdito a sus acusaciones ms paranoicas.

En reaccin a las ltimas iniciativas de Valls, un ex ministro socialista expres su preocupacin por una profunda regresin que tiende a instaurar una especie de rgimen preventivo, incluso de censura moral previa a la libertad de expresin. Y concluy, sin duda, caritativamente: En este caso, la emocin, la rabia y la rebelda contra la infamia han hecho vacilar a los mejores espritus (3).

Notas

(1) Entrevista en Aujourdhui en France, Pars, 28 de diciembre de 2013.
(2) Citado por Jean-Nol Jeanneney, Les Grandes Heures de la presse qui ont fait lhistoire, Flammarion, Pars, 2013.
(3) Jack Lang sur laffaire Dieudonn: La dcision du Conseil dEtat est une profonde rgression, Le Monde, Pars, 13 de enero de 2014.

Fuente original: http://www.monde-diplomatique.es/?url=editorial/0000856412872168186811102294251000/editorial/?articulo=addc444a-4664-47ab-b246-58ff0ead48df



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter