Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2014

Por qu Israel teme al movimiento por el Boicot, Desinversin y Sanciones?

Omar Barghouti
The New York Times

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Si los intentos del Secretario de Estado John Kerry por reavivar las conversaciones entre Israel y la Autoridad Palestina fracasan debido a la continuada construccin israel de asentamientos ilegales, es probable que el gobierno de Israel tenga que enfrentarse a un boicot internacional de caballo, segn advirti el Sr. Kerry en agosto pasado.

Estos das, Israel parece sentirse aterrado tanto por el crecimiento exponencial del movimiento palestino por el Boicot, Desinversin y Sanciones (o BDS, por sus siglas en ingls) como por la creciente influencia de Irn en la regin. El pasado junio, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu declar de hecho que el BDS constitua una amenaza estratgica. Tildndolo de movimiento de deslegitimacin, asign una responsabilidad total a su Ministerio de Asuntos Estratgicos para luchar contra el mismo. Pero el BDS no supone una amenaza existencial para Israel; supone un firme desafo al sistema israel de opresin del pueblo palestino, que es la causa fundamental de su creciente aislamiento mundial.

La visin que el gobierno israel tiene del BDS como amenaza estratgica revela su gran ansiedad por la reciente propagacin del movimiento en la comunidad global. Tambin refleja el fracaso de la bien dotada campaa de la Marca Israel del Ministerio de Asuntos Exteriores, que reduce el BDS a un problema de imagen y utiliza la cultura como una herramienta de propaganda, enviando por todo el mundo a famosas personalidades israeles para mostrar la cara ms agradable de Israel.

Impulsada en 2005 por las mayores organizaciones y federaciones sindicales de la sociedad palestina, el BDS pide el fin de la ocupacin israel de 1967, el reconocimiento de los derechos fundamentales de los ciudadanos rabo-palestinos de Israel en pie de igualdad y el derecho de los refugiados palestinos a regresar a los hogares y tierras de los que fueron desplazados y desposedos por la fuerza en 1948.

Cmo es que Israel, una potencia nuclear con una economa fuerte, se siente tan vulnerable ante un movimiento no violento por los derechos humanos?

Israel est profundamente preocupado por la cifra creciente de judos estadounidenses que se oponen de forma manifiesta a sus polticas, especialmente los que se estn uniendo o ponindose al frente de campaas por el BDS. Tambin percibe como profunda amenaza la creciente discrepancia entre importantes personalidades judas que rechazan su tendencia a hablar en su nombre, desafan su pretensin de ser el hogar nacional de todos los judos, o plantean el inherente conflicto entre su autodefinicin etno-religiosa y su reivindicacin de ser una democracia. Lo que I. F. Stone escribi profticamente sobre Israel all por 1967, de que estaba creando un tipo de esquizofrenia moral en la comunidad juda mundial debido a su ideal racial y excluyente, se ha cumplido con creces.

Israel se siente tambin amenazado por la eficacia de las estrategias no violentas utilizadas por el movimiento BDS, incluyendo su componente israel, y por el impacto negativo que en la posicin de Israel han tenido ante la opinin pblica mundial. Como dijo un comandante militar israel en el contexto de la supresin de la resistencia popular palestina ante la ocupacin: Sabemos muy bien cmo no hacer de Ghandi.

El voto aplastante en la American Studies Association en diciembre pasado en apoyo del boicot acadmico a Israel vino inmediatamente despus de una decisin similar adoptada por la Association for Asian-American Studies, entre otros, as como de los votos a favor de la desinversin de varios consejos estudiantiles universitarios, demuestran que el BDS ya no es un tab en Estados Unidos.

El impacto econmico del movimiento est hacindose asimismo evidente. La reciente decisin del fondo de pensiones holands PGGM de retirar sus fondos, por valor de 200.000 millones de dlares, de los cinco mayores bancos israeles por su implicacin en el territorio ocupado palestino ha conmocionado al establishment israel.

Para enfatizar el peligro existencial que supone el BDS, Israel y sus grupos de influencia invocan a menudo la calumnia del antisemitismo, a pesar de la posicin inequvoca y consistente del movimiento contra todas las formas de racismo, incluido el antisemitismo. Esta infundada acusacin intenta intimidar y silenciar a quienes critican a Israel para enlazar esas crticas con el racismo antijudo.

Postular que boicotear a Israel es intrnsecamente antisemita no slo es falso sino que tambin presume que Israel y los judos son una y la misma cosa. Esto es tan absurdo y est tan lleno de prejuicios como afirmar que, por ejemplo, el boicot a un Estado autodefinido islmico como es Arabia Saud por su horrendo record de violaciones a los derechos humanos, se debe necesariamente a la islamofobia.

El llamamiento del movimiento del BDS por la total igualdad en las leyes y polticas para los ciudadanos palestinos de Israel es especialmente preocupante para Israel porque plantea dudas acerca de su autodefinicin como Estado judo excluyente. Israel considera que es una amenaza existencial cualquier desafo a lo que incluso el Departamento de Estado ha criticado como su sistema de discriminacin institucional, legal y social contra sus ciudadanos palestinos, debido en parte a la imagen de apartheid que este desafo evoca.

De forma reveladora, el Tribunal Supremo rechaz recientemente un intento de los liberales israeles de que su nacionalidad o etnicidad apareciera simplemente como israel en el registro nacional de poblacin (que tiene categoras como judo, rabe, druso, etc.). El Tribunal decidi que hacer eso supondra una seria amenaza para la identidad fundacional de Israel como Estado judo para el pueblo judo.

Israel sigue siendo el nico pas sobre la tierra que no reconoce su propia nacionalidad como reconocedora tericamente de igualdad de derechos para todos sus ciudadanos, lo que socava su identidad etnocrtica. En este contexto es que debe entenderse la afirmacin de que el BDS, un movimiento no violento anclado en los principios universales de los derechos humanos, trata de destruir a Israel.

De verdad la justicia e igualdad de derechos para todos destruira a Israel? Destruy igualmente a Sudamrica? O a Sudfrica? En realidad lo que destruy fue el orden racial discriminatorio que haba prevalecido en ambos lugares, pero ni destruy a la gente ni al pas. Del mismo modo, lo nico que amenaza la campaa del BDS es el injusto orden de Israel.

Omar Barghouti es un activista palestino por los derechos humanos y autor de Boycott, Divestment, Sanctions: The Global Struggle for Palestinian Rights.

Fuente original: http://www.nytimes.com/2014/02/01/opinion/sunday/why-the-boycott-movement-scares-israel.html?_r=1

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter