Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-02-2014

Para superar la coyuntura y ms all de ella
Falta un programa

Carlos A. Larriera
Rebelin


Una derrota en una lucha bien llevada, con tctica y estrategia correctas, deja herencia. Otros pueden continuar la lucha porque se habr mostrado un camino. Una derrota que sea consecuencia de una tctica y una estrategia equivocadas no deja herencia. Probablemente se produzca desnimo y desorientacin, y pase mucho tiempo antes que alguien haga un balance de la derrota y elabore una nueva tctica y una nueva estrategia. Se habr producido una interrupcin de continuidad. En el primer caso los mismos que sobrevivieron a la derrota podrn continuar la lucha. En el segundo caso, probablemente sern otros, que no estuvieron en la lucha derrotada, los que harn el balance y continuarn la lucha con otra tctica y estrategia.

Hay una lucha entre el gobierno y el capital concentrado y centralizado internacional (CCyCI). El primero quiere continuar con el desarrollo industrial con inclusin social dentro de los marcos limitativos del capitalismo. El segundo son conglomerados empresarios internacionales que tienen a todos los pases del mundo como sus mercados, y no les interesa la suerte de ningn mercado interno en particular, no les importa arrasar con todo desarrollo industrial y con toda inclusin social, como hicieron en la Argentina en los 90.

No es solamente un problema entre el gobierno y el CCyCI. Atae a todo el pueblo argentino. Es necesario llevar a cabo un conjunto de medidas que frene la ofensiva del CCyCI. Hay que luchar para que stas se apliquen por este gobierno y ms all de este gobierno. Se deben estatizar el comercio exterior y los bancos. Este programa debe ser tomado e impulsado por la clase obrera y el conjunto de los trabajadores, para que lo aplique este gobierno o los que le sigan, luchar por este programa an en la eventualidad de una derrota del gobierno frente al CCyCI. Esta eventual derrota implicara un avance acelerado del dominio del CCyCI, lo cual sera tremendamente perjudicial para todo el pueblo, volveramos a algo peor que los 90. Al adoptar consecuentemente la lucha por este programa, la clase obrera optimizar la posibilidad de que se aplique urgentemente, y tendr un programa de lucha para enfrentar al CCyCI en cualquier circunstancia, incluso ms all de este gobierno y de los que le sigan.

El gobierno est en una encrucijada [1]. Puede salir o sucumbir. El CCyCI sigue con su ofensiva, manifestada de distintas formas. Es un hecho que el crculo rojo, laboratorio poltico del CCyCI, da por descontado que el gobierno no llega a las elecciones, lo que certifica que la ofensiva destituyente contina.

Hay dos problemas coyunturales: la escasez de divisas (restriccin externa) y la inflacin. Y un tercer problema ms estructural que es el dficit fiscal. Si se estatiza todo el comercio exterior se podra evitar la elusin del ingreso de divisas por parte de los exportadores. Si adems se estatiza la banca, se podra controlar en buena medida la fuga de capitales, con lo cual se impedira el egreso de divisas. Controlado el ingreso y el egreso de divisas, no habra escasez de las mismas porque el pas las produce en cantidad ms que suficiente.

Si se estatiza la banca tambin se puede direccionar el crdito hacia la produccin, hacia la inversin en infraestructura, hacia la sustitucin de importaciones, etc. Esto bajara los costos, lo cual reducira la posibilidad de una inflacin de costos. Adems se incrementara la produccin, lo cual ira en contra de la inflacin de demanda. La estatizacin del comercio exterior permitira controlar la inflacin que se produce por traslado de los precios internacionales al mercado interno.

La inflacin por oligopolios, la que ms ha pesado en el pas en los ltimos aos, en principio no puede ser solucionada radicalmente bajo el capitalismo, porque la dinmica de la concentracin econmica es natural en el capitalismo, es parte de su ADN. Para esta tarea ser necesaria la revolucin social, la expropiacin del capital y la construccin del socialismo.

No obstante el plan de crear muchas sucursales de mercados centrales puede dar algunos resultados. Tambin se podran inventar algunas otras medidas con efectos benficos. El gobierno tambin intenta controlar la inflacin por oligopolios auditando los costos reales y convalidando slo aumentos de precios basados en verdaderos aumento de costos. Es una poltica que tiene sentido, pero dadas las limitadas posibilidades que existen para controlar la inflacin por oligopolios, esta estrategia tiene pocas posibilidades de obtener logros apreciables, aunque igualmente es importante que se avance en ese camino lo ms posible. Frenar algo o mucho la inflacin proteger en alguna medida el nivel de vida del pueblo, reducir el desgaste poltico que produce en el gobierno y que favorece al CCyCI, y lo que tiene una importancia estratgica fundamental, en la medida en que el pueblo participe en el control de precios ir adquiriendo mayor conciencia sobre la poltica real de las grandes empresas, siempre y cuando este proceso est acompaado por verdaderas denuncias del gobierno y explicaciones satisfactorias por parte del verdadero progresismo y la verdadera izquierda.

El dficit fiscal podra ser solucionado cambiando el sistema impositivo, modificando la actual regresividad por una escala progresiva de impuestos en relacin a la ganancia y al capital acumulado, y evitando la evasin que permanentemente ejercen las grandes empresas, tanto las agrcola-ganaderas como las industriales, comerciales y financieras.

Es necesario tambin derogar las leyes de Inversiones Extranjeras y de Entidades Financieras instaladas en la ltima dictadura militar, y denunciar todos los 55 TIB (Tratados Bilaterales de Inversin), y el sometimiento a tribunales como el CIADI.

Sin restriccin externa el CCyCI no estara en condiciones de presionar por una devaluacin, el gobierno podra administrar el tipo de cambio con tranquilidad.

Si el gobierno hubiera tomado las medias propuestas la devaluacin se podra haber evitado. No es cierto lo que dicen polticos, economistas ortodoxos y voceros del CCyCI acerca de la inexorable necesidad de la devaluacin.

Las medidas aqu propuestas constituyen un pequeo programa, que no solamente debera aplicar el gobierno, sino que es un programa que necesita el pas, el conjunto de la poblacin, todos los trabajadores, en particular la clase obrera.

Debe reclamarse al gobierno la aplicacin de estas medidas, y ya sea que ste las aplique total o parcialmente o no lo haga, es necesario seguir impulsndolas, inclusive bajo futuros gobiernos. Es necesario que haya pronunciamientos de toda la izquierda y el verdadero progresismo a favor de este programa, y que se realicen encuentros, charles, actos y sobre todo movilizaciones para impulsarlo.

Esta tarea poltica cumplir al menos dos objetivos: primero, optimizar las posibilidades de que este gobierno lo aplique. Segundo: es un programa que ir ms all de este gobierno, de permanente ejecucin, que debe impulsarse hasta lograr que se aplique y mantener su vigencia. De esta manera, aunque el gobierno no ejecute estas medidas, y las tibias acciones que pueda seguir realizando no alcancen para frenar la ofensiva del CCyCI, la clase obrera y el pueblo habrn incorporado unos puntos fundamentales de un programa de lucha que se mantendr en el tiempo.

Obviamente, el CCyCI ofrecer la mxima oposicin a su implementacin. Aunque el gobierno quiera sinceramente llevarlo adelante le ser muy difcil obtener una relacin de fuerzas suficiente para lograrlo. Esta relacin de fuerzas depende fundamentalmente del grado de conciencia que tenga el pueblo de la situacin. El gobierno no ha tomado dentro de su estrategia la tarea de elevar la conciencia de la poblacin [2], no ha impulsado una corriente dentro del FPV que trabaje en ese sentido. Ahora lo necesita, pero no puede lograr en forma inmediata que el pueblo tome cabal conciencia de la necesidad de tomar estas medidas. Tambin aqu es una carrera contra el tiempo, en el caso de que el gobierno finalmente intente aplicar este programa.

La verdadera izquierda no debe esperar a que el gobierno adopte estas medidas. Debe impulsar sin demora de todas las maneras posibles este programa. Debe ser parte de su programa. De esta manera las masas que quieran luchar para que no se retroceda en el grado de redistribucin del ingreso, empleo, etc., que se ha logrado bajo este gobierno, podrn tener un programa, una serie de tareas por las cuales luchar, lo haga o no el gobierno, lo haga o no el kirchnerismo dentro y fuera del gobierno, o los futuros gobiernos, si los hay, del FPV.

Seguramente el gobierno intentar algunas medidas, pero difcilmente estas incluyan la completa estatizacin del comercio exterior y menos an la de los bancos. Es probable que desde fuera del gobierno se realicen distintos tipos de propuestas y que el pueblo apoye ms a unas que a otras en determinado momento, la lucha por la ms plena realizacin de este programa ser larga y con avances y retrocesos. Pero debe ser una lucha perseverante. En cada momento que exista la posibilidad de llevar a la prctica un avance parcial hay que sumar todas las fuerzas posibles para que se concrete y continuar la lucha por mayores realizaciones. Solamente a ttulo de ejemplo, sera el caso de que prosperara la propuesta del gobernador Uribarri de la creacin del Instituto Nacional de Comercializacin Agropecuaria [3] , con todas las limitaciones que pueda tener. El programa se ir enriqueciendo, incorporando nuevas iniciativas, como la del Movimiento Nacional Campesino Indgena, MNCI, de desarrollar un Programa de abastecimiento de Alimentos estatal [4] , entre otras reivindicaciones. Otra posibilidad es que el gobierno implemente la creacin de un organismo estatal de regulacin del mercado agropecuario. [5] La lucha debe ser permanente, aprovechando al mximo cada oportunidad de concretar un avance parcial, sin descuidar la estrategia general de estatizacin del comercio exterior y los bancos.

No todos los avances que el pueblo necesita llevar a cabo pueden lograrse bajo el capitalismo. De ah la necesidad estratgica de revolucin social, de expropiacin de los capitalistas y de construccin del socialismo, que ser inevitablemente una larga etapa en la que sobrevivirn por mucho tiempo elementos del capitalismo que tardarn en desaparecer. Hasta dnde se podr avanzar en determinadas reformas como stas bajo el capitalismo y hasta dnde no, es algo que no podr resolverse completamente sino en la lucha misma. Es posible que este programa no pueda ser aplicado totalmente bajo el capitalismo, que sea necesaria la revolucin social para hacerlo, habr que ver. Pero lo que no cabe duda es que hay que intentar su concrecin desde ahora, avanzando lo ms posible, llegando al mximo que se pueda llegar bajo el capitalismo en la Argentina en este momento. No cabe duda que ser una lucha difcil para la que habr que contar con todas las fuerzas del pueblo, en especial la clase obrera como clase dirigente. Esta ser inevitablemente una lucha contra el CCyCI, que tambin se ver dificultada en parte por la poltica del propio gobierno, que quiere el apoyo de los trabajadores, pero no acepta para nada la direccin de la clase obrera, que es fundamental para el triunfo de esta lucha. Todo est por verse. Pero no hay otra forma de seguir avanzando, y retroceder sera volver a una situacin peor que la vivida en la dcada del 90.

Hoy en el gobierno se est discutiendo hasta qu punto avanzar en los controles del comercio exterior y los bancos, de qu manera ejercer estos controles, cmo contar con apoyo popular. Hasta ahora ha preferido realizar medidas parciales, instrumentales, operativas, bsicamente amigables con el capitalismo en lo fundamental. Esto lo llev a retroceder hasta la devaluacin frente a la ofensiva del CCyCI que vena provocando una gran inflacin y una brecha cambiaria insostenible. El gobierno opt por la devaluacin en lugar de avanzar con medidas radicales de algn tipo para control del comercio exterior y los bancos. Hoy se encuentra todava en esa encrucijada, an despus de haber devaluado. Por ahora ha impedido que el CCyCI lleve su ofensiva devaluatoria ms all de los 8 pesos, y est intentado estabilizar la subida de precios en el punto ms bajo posible. Pero son medidas insuficientes si el CCyCI sigue a la ofensiva. Por eso en el gobierno se discuten alternativas de control del comercio exterior.

Es necesario que la verdadera izquierda apoye e impulse este programa perseverantemente, que ayude a elevar la conciencia de la clase obrera y el conjunto del pueblo, nica posibilidad de que esta lucha se lleve adelante con la profundidad necesaria.

Notas:

[1] Es mejor hablar de encrucijada en lugar de crisis o debilidad del gobierno, porque encrucijada implica la existencia de una lucha, en cambio debilidad o crisis puede ser entendida como que ya ha comenzado una dinmica hacia la derrota definitiva.

[2] Aunque desde el cambio de gabinete, las declaraciones de Capitanich y otros funcionarios incluyen muchas denuncias, que en parte ayudan a elevar la conciencia, dentro del marco general de confusin que implica la poltica de conciliacin de clases del gobierno.

[4] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=180391&titular=tiempos-de-definiciones-, 04-02-2014, Soberana alimentaria y democracia o subordinacin al capital financiero.

[3] http://tiempo.infonews.com/2014/02/03/argentina-118019-hay-grupos-economicos-especuladores-y-mezquinos.php, 03.02.2014 , "Hay grupos econmicos especuladores y mezquinos", El gobernador entrerriano justifica el proyecto de creacin de una Junta Nacional de Granos, Por: Martin Piqu

[5] http://pag-impar.blogspot.com.ar/2009_02_01_archive.html , Proyecto de estatizacin del comercio exterior


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter