Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2014

Los Rastrojos de Uribe

Dairo Ruiz
Rebelin


En Colombia persiste desde hace dcadas, con el espionaje, la ms sangrienta guerra sucia, y un proceso de exterminio de toda forma de oposicin social y poltica de la izquierda no armada que imposibilita la consolidacin de la unidad de una fuerza de oposicin democrtica de izquierda, y que hoy nuevamente y con sus mltiples representaciones populares, es un objetivo militar del rgimen que con unas fuerzas militares terroristas no le apostarn a una paz digna.

Las estructuras criminales de las Fuerzas Armadas de la oligarqua no estn preparadas para la paz, los ltimos hechos de guerra contra la paz lo demuestran, y no se trata como aduce el ministro de defensa de actos aislados, en realidad es una guerra del ministerio de defensa y del Estado Colombiano contra la paz que no se reduce a los importantes acercamientos en la Habana, pues en realidad de lo que se trata es de un profundo proceso de construccin popular, desde las bases de la sociedad, y como producto de la lucha por la transformacin social, y como ejercicio del poder popular.

Si esta bsqueda se contraviene desde los sectores las propias estructuras del ejrcito, entonces, de qu paz habla Santos?

Mientras, los generales y los paramilitares de Uribe, sus rastrojos, algunos en activo y gobernando, o escondidos bajo los escritorios del pentgono, instrumentan un pavoroso ruido de sables que con la ultraderecha y el conservatismo darn continuidad segn ellos -, a la guerra que han preparado con sus multinacionales, drones, computadores, bases militares, satlites, comando sur, paramilitares, los doce apstoles, los TLCs, etc; que contra un pueblo penalizado, asesinado y criminalizado, aspiran a mantener con su doctrina de seguridad nacional aplicada al pi de la letra, y con las recetas de los godos, Santos, Uribe y el Pentgono.

En Colombia no es novedoso el espionaje contra rojos o rosaditos, el Estado patrocinador de la guerra y la desigualdad social es un Estado sapo y militarista, que hoy inmerso en una profunda descomposicin seguir sembrado terror desde un ejrcito que supura decadencia en todas sus armas, y que permanece a la cabeza de un reparto sangriento y brutal del pas, y contra los explotados, la izquierda, el pueblo insurrecto y [email protected] [email protected]

Entonces, si el espionaje que realiza el Ejrcito Colombiano, aprendido en las escuelas de terror de la CIA o en la vieja escuela de las Amricas que va acompaado del asesinato selectivo o en masa de sus contradictores polticos, de la desaparicin forzada, los falsos positivos, las fosas comunes o exilio; y que hoy se extiende al mismo gobierno, y contra la bsqueda de la paz de las mayoras, no basta la destitucin de los responsables de inteligencia, es indispensable un nuevo ejrcito patriota, con espritu Nuestro Americano, que responda a un gobierno popular, de paz y de mayoras.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter