Portada :: Europa :: Izquierda europea
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2014

Entrevista a Joo Curvlo, dirigente del Bloco de Esquerda portugus
La izquierda radical ser ms fuerte cuanto mejor sepa articular la lucha poltica y social

Florencia Urosevich y Martn Mosquera
www.democraciasocialista.org


El viejo continente sigue atravesando los contornos de la mayor crisis capitalista de los ltimos setenta aos. A diferencia de otros periodos, el enorme deterioro de los sistemas polticos no suscit por el momento la emergencia visible de una alternativa de izquierda radical. El caso de SYRIZA, en Grecia, es por ahora ms la excepcin que la norma. La respuesta en el terreno poltico parece suspendida entre el desgaste de la socialdemocracia tradicional y la presin popular por encontrar una rpida canalizacin electoral a sus demandas; lo cual puede conducir a una regeneracin transitoria del socialismo europeo, como sucedi con el PS francs de Hollande (ahora envuelto en un desprestigio enorme, no mucho despus de haber sido electo); o hacer crecer a la extrema derecha (como los neo-nazis de Amanecer Dorado en Grecia o el Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia). De todas formas, el smbolo SYRIZA funciona como el testimonio de la posibilidad de desbloquear polticamente la situacin y enfrentarse cara a cara a las alternativas polticas de la Troika (la Comisin Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional); aun cuando la SYRIZA realmente existente se encuentra llena de contradicciones y sumida en una intensa lucha poltica interna (cmo se evidenci en el reciente congreso de unificacin partidaria). Con excepcin del caso griego, el ejemplo posiblemente ms interesante de la izquierda radical europea, por su radicalidad poltica, insercin social y proyeccin electoral, lo constituye el Bloco de Esquerda portugus (Bloque de Izquierda). A continuacin, conversamos con Joo Curvlo, joven dirigente del Bloco, que nos cuenta sobre la situacin poltica portuguesa y la posible proyeccin del Bloco en el terreno social e institucional.

 

Cul es la historia del Bloco de Esquerda? Cmo se form? Qu fuerzas lo constituyen?

Joo Curvlo: El Bloco fue fundado en 1999, por la unin de tres pequeos partidos sin representacin parlamentaria: Unin Democrtica Popular (un partido marxista, que haba tenido un importante proceso de reconfiguracin ideolgica durante dcadas), Poltica XXI (un grupo de militantes que, en su gran mayora, haban abandonado el Partido Comunista) y el Partido Socialista Revolucionario (seccin portuguesa de la Cuarta Internacional). Creo que gran parte del xito del Bloco de Esquerda en la ltima dcada se debe al hecho de haber conseguido ocupar un espacio que quedaba vaco en la izquierda. Fue el impulso de una izquierda nueva, irreverente, que no se dejaba llevar por la degradacin de la social-democracia y la Tercera Va, ni tampoco se converta en una organizacin ortodoxa ms dentro de las organizaciones tradicionales de izquierda. Sucede que, pasados quince aos, el espacio del Bloco es mucho mayor que la suma de los partidos que lo fundaran. Y es bueno que as sea. Atravesamos hoy una fase nueva de la vida interna del Bloco, con la creacin de varias tendencias organizadas. Otros partidos de la izquierda europea tienen este modelo, por lo que no es una novedad absoluta. Es normal que se as, porque un partido amplio tiene obligatoriamente que ser hecho de opiniones diferentes, a veces contradictorias. Pero lo esencial es la convergencia en un programa comn, o sea, la conjugacin de espacios distinto de retaguardia ideolgica en una plataforma programtica consistente.

Cmo caracterizaras brevemente la coyuntura poltica de Portugal? Cmo afect al pas la crisis capitalista internacional?

JC: La situacin en Portugal es dramtica. Portugal est, desde 2011, en un programa de ajuste de la Troika (compuesta por la Comisin Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional). Este programa est arrasando con Portugal, de la misma forma que arras todos los pases donde hubo intervencin del FMI. Los resultados estn a la vista: las previsiones de la OCDE para 2014 reportan una tasa de desempleo en Portugal en el orden del 18,4%. Y el desempleo juvenil afecta casi a la mitad de los jvenes. Segn los ltimos datos, el nico empleo que crece es de duracin inferior a 10 horas semanales o superior a 41 horas semanales. Este es un ataque ideolgico contra una de las ms importantes conquistas del movimiento obrero, la divisin del da en tres partes de ocho horas ocho horas para descansar, ocho horas para trabajar, ocho horas para vivir. El desempleo sirve para garantizar la baja forzada de los salarios y la reconfiguracin de las relaciones de clase. Y, dicho sea de paso, el plan destruye todos los derechos que se consagran en la Constitucin. JP Morgan, uno de los principales bancos de inversin internacionales, dijo que las constituciones antifascistas de los pases perifricos de Europa eran un problema. Cmo se puede imponer este modelo? Bajo el chantaje de una deuda que ya todo el mundo se ha dado cuenta que es impagable. La deuda es siempre utilizada como un instrumento de chantaje con los pueblos. Fue as en Argentina y tambin en Portugal o Grecia. El capitalismo, visto desde esta perspectiva, es muy poco original en sus mtodos pero muy astuto en su estrategia.

En qu consiste la propuesta del Bloco de convocar a las fuerzas de izquierda (PC y PS) a discutir la base programtica de un posible gobierno comn? Cmo se evala el papel del PS en este proceso, conociendo sus rasgos social-liberales?

JC: En primer lugar, es preciso decir que el plan de ajuste est siendo implementado por un gobierno que une a los dos grandes partidos de la derecha (PSD y CDS). Sin embargo, este mismo plan de ajuste fue negociado por el anterior gobierno del Partido Socialista. Resulta que, especialmente en el ltimo ao, el Partido Socialista ha tenido un discurso muy ambiguo sobre la austeridad. A diferencia de lo que ocurre en otros contextos histricos, particularmente en Amrica Latina y algunos pases del norte de Europa, la poltica del sur de Europa se caracteriza por la rotacin entre los dos partidos de centro. Es decir, la socialdemocracia tradicional, aunque rendida al liberalismo, cumple dos funciones: es una garanta de que existe una alternativa en el campo de la austeridad y es, al mismo tiempo, un instrumento poltico que transforma su base social de izquierda en poltica de derecha. Los partidos de centro y de derecha, juntos, tienen cerca del 85% del Parlamento. Cmo se desbloquea esta situacin? Slo teniendo claridad en el programa poltico. El Bloco de Esquerda present al PS y al PC propuesta programtica para las bases de un gobierno de izquierdas. Eran ideas simples: la renegociacin de la deuda y devolucin de todo lo que fue robado a la gente desde el comienzo del programa de ajuste. El Partido Comunista acord discutir este programa. El PS prefiri negociar con los partidos de la derecha. Ahora es evidente que la poltica portuguesa est dividida: por un lado estn los que apoyan el Memorando de la Troika (PS, PSD y CDS) y por otro estn quienes quieren construir una alternativa de izquierda (Bloco de Esquerda y el PC). El rechazo del ajuste del FMI no cuenta con la direccin del PS, pero cuenta con mucha de la base social de apoyo al PS. Este es un espacio peligroso, porque exige una denuncia permanente del papel del centro, manteniendo la capacidad de dilogo con su base social de apoyo. Pero es obligacin de cualquier fuerza de izquierdas disputar este campo para construir una mayora social.

Cmo ha utilizado el Bloco a la intervencin electoral y con qu resultados? Cmo queda la situacin luego de las elecciones municipales de septiembre pasado donde los resultados electorales del Bloco no fueron los esperados? Cul sera la perspectiva para fortalecer a la izquierda radical en esta etapa?

JC: Una parte importante de la intervencin pblica es hecha dentro de los parlamentos. Fue por propuesta del Bloque de Izquierda que se aprobaron leyes importantes en defensa de los trabajadores, para la despenalizacin de drogas blandas, el reconocimiento de los derechos LGBT. En las primeras elecciones legislativas en las que compiti, el Bloco de Esquerda consigui dos diputados. Hasta 2009, el Bloco fue consiguiendo ms diputados. En 2011, en las elecciones que dieron la victoria a la derecha, el Bloco retrocedi electoralmente a vuelto a tener ocho diputados. En las elecciones municipales de 2013, el Bloco de Esquerda no consigui un concejal en la capital del pas por cerca de cincuenta votos pero consigui cientos de legisladores municipales por todo el pas En Portugal, y un poco por toda Europa, la izquierda radical no consigue afirmarse plenamente a pesar del descreimiento en el sistema poltico. Esta es una situacin preocupante, porque el discurso anti-partidos rpidamente gana la forma de salidas autoritarias. Con todo, a pesar de la ausencia de victorias concretas, hay dos tendencias que se han visto en las fuerzas a la izquierda de la social-democracia. La primera es una deriva ideolgica, que lleva a la dilucin de la izquierda en el centro. La segunda, y Daniel Bensad escribi mucho sobre este fenmeno, es la de transformar los periodos de reflujo en pretextos para el cierre ideolgico y para el sectarismo. Creo que la izquierda europea tiene que rechazar estas dos vas, teniendo una propuesta amplia, con capacidad de dilogo y de convergencia, siendo fiel a los principios de transformacin social de la que es heredera.

Cmo piensan la relacin entre partidos e instrumentos polticos con los movimientos sociales?

JC: Creo que en la izquierda de la que somos parte hay una sola manera de ver los movimientos sociales: con toda autonoma y con toda la combatividad. Uno de los polos de la diferenciacin en la izquierda europea es exactamente esta visin que tenemos de los movimientos sociales. Hay quienes piensan que los movimientos sociales y el movimiento sindical que sigue siendo muy fuerte en Portugal pueden ser tele-dirigidos por un partido. Yo pienso exactamente lo contrario: los movimientos sociales tienen su autonoma, sus reivindicaciones y su dinmica propia. Esto significa que los partidos y los movimientos son cosas desligadas? No, por el contrario. No hay poltica parlamentaria, por buena que sea, que pueda prescindir de la intervencin social. Y no hay ningn movimiento social o sindical que pueda prescindir de un sujeto poltico que sea capaz de dar una respuesta poltica a cada lucha.

Para un partido radical con representacin parlamentaria, la lucha institucional, la disputa en los organismos democrticos del Estado es fundamental, pero tiene que estar basada en el movimiento popular. Caso contrario, la izquierda queda confinada a una propuesta avanzada sin apoyo social o a una propuesta mellada por el temor a perder su influencia. La izquierda radical ser ms fuerte y ms capaz cuanto mejor sepa articular estas dos dimensiones de la lucha poltica y social.

Qu significa para Uds. hoy da la Cuarta Internacional (Secretariado Unificado)? Qu lugar y tareas puede ocupar en el proceso de recomposicin internacional de la izquierda anticapitalista? Qu balance hacen del proceso de construccin, a nivel europeo, de nuevas fuerzas amplias a la izquierda de la socialdemocracia en el contexto de la crisis social y econmica?

La Cuarta Internacional tiene una historia de dcadas de combates. Esta historia no se confunde con la de ninguna otra corriente histrica, porque tiene su autonoma e identidad. La Cuarta Internacional se fund ante la degeneracin de la burocracia sovitica, de la cual la deportacin de los adversarios polticos para los campos de la Siberia es una de las imgenes ms destacadas. Hoy, pasados ms de setenta aos, vemos que los adversarios polticos de la Rusia de Vladimir Putin vuelven a ser enviados para Siberia. Estoy hablando de Nadezhda Tolokonnikova, miembro del grupo punk Pussy Riot, que en una entrevista reciente se autotitul trotskista y anarquista. Es cierto que el mundo cambi mucho desde la fundacin de la Cuarta Internacional, en 1938. La degeneracin del socialismo real en la Unin Sovitica, la cada del Muro de Berln, en 1989, la ola de revoluciones en Amrica Latina, la emergencia de una nueva cultura poltica con el mayo de 1968 en Francia, la Primavera de Praga Todos estos acontecimientos son momentos fundacionales de nuevas culturas polticas. Y estas culturas felizmente existen dentro de la Cuarta Internacional y fuera de ella. Por otro lado, las propias fronteras de la Cuarta Internacional sobrepasan en mucho a Europa, extendindose particularmente a Amrica Latina y Asia.

Creo que estos son signos de que los tiempos son de reconstruccin de la izquierda. El Bloco de Esquerda fue una experiencia pionera, juntamente con la Alianza Rojiverde y otras, de construccin de partidos amplios que conjugaran la identidad anti-capitalista y la capacidad de disputa de liderazgo en la lucha de clases. En el Estado Espaol, Izquierda Anticapitalista participa en el proyecto recientemente lanzado Podemos!. En Francia, el Front de Gauche (que incluye a los comunistas franceses, una fraccin que rompi con el Partido Socialista y una serie de grupos provenientes del Nuevo Partido Anticapitalista, entre otros) consigue hacer una fractura en el rea de la social-democracia y ampliar el campo de accin de la izquierda. En Grecia, donde el ataque del Fondo Monetario Internacional es ms fuerte, SYRIZA amenaza ganar las elecciones y colocar a la burguesa en jaque. Todos estos proyectos tienen sentido porque, independientemente de las diferencias que existen entre ellos, son movimientos de masas que se construidos a la izquierda de la social-democracia. Y, nuestros partidos como los movimientos sociales de Tksim o de la Puerta del Sol, encontramos un poco de la identidad de la que somos parte. La cuestin, en el futuro prximo, ser saber si conseguimos crear un espacio poltico que articule movimientos sociales y fuerzas a la izquierda de la social-democracia. Este espacio tiene protagonistas y mtodos nuevos, pero es heredero del movimiento obrero de los ltimos dos siglos. Y tendr que tener un carcter profundamente internacionalista y solidario. Es un desafo inmenso, que tendr derrotas, desnimos y fracasos. Pero es ah donde tenemos que estar, porque es de ah de donde somos.

Fuente: http://www.democraciasocialista.org/?p=2404



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter