Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2014

Por qu no mejora el empleo?

Juan Torres Lpez
Rebelin




Los datos de paro registrado que acaban de darse a conocer vuelven a mostrar diga lo que diga el gobierno- que empeora el empleo en Espaa. Es cierto que el paro aumenta en menor medida que en meses de enero anteriores, pero eso no ocurre porque haya ms facilidades para encontrar trabajo sino porque aumentan los desanimados y se expulsa a gran cantidad de personas del mercado laboral, bien por desnimo, bien porque son inmigrantes que ya abandonan Espaa o espaoles que tratan de encontrar nuevas oportunidades fuera de su pas.

Y lo peor es que este empeoramiento es inevitable y que va a seguir producindose en el futuro porque las polticas que se vienen realizando no aportan lo que resulta esencial en cualquier economa para que las empresas puedan generar inversin productiva y empleo.

A mi juicio, en Espaa se carece hoy da de seis condiciones bsicas e imprescindibles para crear puestos de trabajo.

La primera es la financiacin. Gracias a su enorme poder poltico los banqueros han impuesto un rescate muy costoso de sus entidades que les ha permitido ocultar su quebranto patrimonial y volver a obtener beneficios suculentos pero sin que hayan vuelto a financiar a la economa.

El llamado rescate de la banca es un escndalo que no ha servido para recuperar la financiacin. Se ha tirado de la manta que cubra las vergenzas financieras acumuladas en los ltimos aos por las cajas de ahorros para disimular la responsabilidad general, pero lo cierto es que si se hubiera tirado al mismo tiempo de la que cubre al resto de las entidades financieras los resultados hubieran sido parecidos. Es el sistema financiero en su conjunto y no solo las cajas, el que est repleto de activos txicos derivados de haber financiado sin escrpulos ni responsabilidad la anterior burbuja financiera. Lo que se est haciendo es limpiar el segmento de mercado que ocupaban las cajas para que lo ocupen los grandes privados y as puedan recobrar ms o menos su equilibro patrimonial, hoy da disimulado por las normas de contabilidad aprobadas por las autoridades con el fin de evitar que aparezcan como lo que son bancos zombis- y puedan registrar beneficios a pesar de que apenas si desarrollan negocio bancario. Pero a ese paso la financiacin tardar aos en recuperarse.

Mientras no se ponga de verdad en claro su situacin y mientras no se garantice que fluya financiacin suficiente y barata a las empresas y familias es materialmente imposible que se pueda crear empleo. Lo que ocurrir, por el contrario, ser que sigan quebrando y despidiendo trabajadores o, a lo sumo, utilizando la ltima reforma laboral para abaratar sus plantillas y as poder seguir malviviendo.

La segunda condicin imprescindible para crear empleo y que falta tambin en Espaa es la demanda. O, dicho de otra forma, ingresos suficientes para que la poblacin compre los bienes y servicios que producen las empresas.

En los dos aos de gobierno de Rajoy el consumo privado se ha desplomado como consecuencia de la prdida de ingresos salariales y, en general, de renta disponible de las familias. Y eso no puede traducirse sino en una prdida de demanda para todas las empresas (las grandes han visto reducir sus ventas entre un 40% y un 50% desde 2008) y, en particular y de forma ms grave, para las pequeas y medianas.

Argumentar que lo que hace falta para crear empleo es ms flexibilidad y costes laborales ms reducidos es una falsedad que solo sirve para que las grandes empresas que dominan el mercado sea como sea (porque son multinacionales que operan en muchos pases u otras que tienen demanda cautiva) tengan beneficios extraordinarios. Denles ustedes clientes y ventas elevadas a las empresas y comprobarn que contratarn empleo sin problemas de flexibilidad alguno.

Por tanto, mientras sigan bajando los salarios no se crear empleo en Espaa.

La tercera condicin es disponer de uno o varios sectores de actividad que acten como motor de la economa en su conjunto y que tengan gran capacidad de multiplicar el empleo e ingresos a su alrededor, algo para lo que no sirve cualquier tipo de actividad.

En contra de lo que se viene diciendo, no basta con que aumente el PIB para que se cree empleo y mucho menos para que ste sea de calidad y acompaado de ingresos suficientes. Adems de generarse actividades sostenibles, que no terminen cayendo ms pronto que tarde (como pas y sucedera de nuevo con la construccin) es necesario que se vertebren y constituyan tejido e interrelaciones adecuadas y que, adems de tener fuerza suficiente como para tirar de toda la economa (lo que, por cierto, no le ocurre al sector exterior), nutran sobre todo al mercado interno y no externalicen ni el ingreso ni el valor aadido que generen.

Mientras no se consolide otra forma de producir y de consumir en Espaa, no se podr crear empleo suficiente en nuestra economa.

La cuarta y la quinta condicin quiz puedan sorprender a quienes estn habituados a or hablar de empleo y economa como si fueran mecanismos de relojera que nada tienen que ver con las personas y su diferente posicin en la sociedad.

A los pocos das de ser nombrado vicepresidente econmico del gobierno, el profesor Fuentes Quintana compareci en TVE en hora de mxima audiencia para hablarle a los espaoles de 1977 sobre la situacin econmica de aquel momento. Sus primeras palabras fueron exactamente estas:

Las soluciones de los problemas econmicos nunca son econmicas sino polticas. No hay oscuras frmulas tcnicas que permitan resolver las dificultades en un clima de gabinete. Los problemas econmicos de un pas solo pueden superarse mediante el esfuerzo y la colaboracin de todos (). S, desde luego, que solo puede esperar esa colaboracin un gobierno en quien ustedes confen como veraz y que les merezca credibilidad.

Pues bien, esto ltimo tambin nos falta: un gobierno veraz, creble y en quien confe la gente.

Desde que la crisis comenz a notarse en Espaa con Rodrguez Zapatero en el gobierno, los espaoles no hemos recibido sino mentiras sobre la situacin econmica y eso ha hecho que la confianza en nuestras autoridades est bajo mnimos. Y as, por mucho que se quiera, es imposible que se genere la voluntad colectiva y el esfuerzo mancomunado que es necesario para sacar adelante una situacin tan difcil como la que tenemos.

Finalmente, tambin carecemos de instituciones que canalicen las preferencias ciudadanas, que equilibren los poderes y que hagan posible el gobierno eficaz, controlado y transparente. Y, sobre todo, que estn obligadas a poner en marcha que la poblacin quiera que se lleven a cabo para que as las pueda hacer suyas y apoyar con el mximo empeo

La servidumbre de los grandes partidos hacia los poderes econmicos es total y eso ha corrompido las instituciones. Ni uno solo de los partidos (desde el PP a IU pasando por los nacionalistas) carece de imputados por corrupcin y todos ellos han estado presentes y han sido cmplices, por ejemplo, de la vergonzosa gestin de las cajas de ahorro. Ni una sola autoridad empezando por el monarca y siguiendo por la judicatura, la fiscala o el Banco de Espaa- est libre de sospecha o no ha sido denunciada por actos indignos o por complicidad con los sinvergenzas que han provocado la situacin en la que estamos. Ninguna de las estafas ni de los casos de corrupcin que hemos sufrido se hubieran producido o hubieran adquirido la dimensin que han alcanzado si todas esas instituciones hubieran sido diligentes y si sus responsables o titulares se hubieran comportado con honestidad.

Hablando en plata, en Espaa tenemos una democracia de cada vez ms baja intensidad: los bancos y grandes empresarios controlan los medios de comunicacin, hay un pacto de silencio sobre los grandes escndalos, los jueces que actan contra los oligarcas son los que resultan perseguidos y expulsados y el gobierno da rdenes a la fiscala para que no se persiga a los grandes ladrones y corruptos o los indulta si no ha habido manera de librarlos antes.

Cmo va a salir de la crisis un pas cuyo Jefe de Estado est ms pendiente de disimular el enriquecimiento y mal comportamiento propio o de sus familiares o de lavar la cara y engrosar la cartera de las grandes empresas que de evitar que sus conciudadanos ms desfavorecidos pierdan un derecho detrs de otro?

La sexta y ltima condicin es disponer de suficiente capacidad de maniobra para poder poner en marcha las medidas que pueden ayudar a que todo lo anterior se resuelva. Y resulta que Espaa no la tiene. No porque formemos parte de una unin monetaria superior, porque eso simplemente debera dar lugar a que la capacidad de maniobra radicase en otro lugar. Sino porque sta unin est diseada precisamente para evitar que los gobiernos o los pueblos dispongan de ella. Por eso no nos conviene, porque sin posibilidad de poner en marcha la voluntad propia, con las manos y los pies atados y sujetos simplemente al dictado de unos pocos grupos de poder que no estn nunca presentes en las instituciones representativas, es imposible tomar medidas y tratar de cambiar el rumbo de las cosas. Mientras sigamos en esta Europa, mientras no demos un golpe en la mesa y hagamos ver que as no seguimos con la seora Merkel y compaa, no se crear empleo en Espaa.

Sin libertad y sin disponer de soberana es imposible que nadie salga adelante. Y lo que supone una paradoja bien significativa es aquellos que tienen constantemente en su boca discursos patriotas y grandilocuentes menciones a la Patria la hayan convertido en una vulgar esclava de los poderes financieros ms antipatriotas y corruptos.

El gobierno y su partido, los banqueros y los dirigentes de la patronal podrn decir lo que quieran pero mientras no se pongan en marcha reformas de regeneracin econmica y poltica que resuelvan estas cinco carencias ser imposible que se vuelva a generar empleo suficiente y de calidad en Espaa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter