Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-07-2005

A dnde ha ido a parar todo el dinero?
Las auditoras reflejan el constante robo y saqueo de los fondos de la reconstruccin y las riquezas iraques

Ed Harriman
London Review of Books


Las escuelas y los hospitales estn cerrando. La atencin a los ancianos es casi inexistente. Los costos de la asistencia mdica estn por los cielos y se dirigen hacia otro planeta. La seguridad social pronto ser una reliquia del pasado. Hacia dnde va todo el dinero? Eche un vistazo:

Informes anonadantes y fidedignos que todos los estadounidenses que pagan sus impuestos deben leer, muy, muy cuidadosamente

Citas Extradas:

Los auditores detectaron que la Autoridad Provisional de la Coalicin (APC) no haba llevado la contabilidad de los cientos de millones de dlares en efectivo en sus bvedas, haba adjudicado contratos valorados en miles de millones de dlares a firmas estadounidenses sin licitacin, y no tena idea de lo que ocurra con el dinero del Fondo de Desarrollo para Iraq (FDI) que gastaban los ministerios del Gobierno interino iraqu.

El administrador de un hospital iraqu me dijo, que cuando estaba a punto de firmar un contrato, el oficial del ejrcito estadounidense que representa a la APC, haba tachado el precio original y lo haba duplicado. El iraqu objet que el precio original era suficiente. El oficial estadounidense explic que el aumento de la cantidad (ms de un milln de dlares) era el monto para su retiro.

Otros 19 mil millones de dinares iraques, con un valor de 6,5 millones de libras esterlinas, se encontraron en el Lbano, en un avin que el ministro del interior iraqu, designado por los Estados Unidos, haba enviado all.

Nuestro examen mostr que los registros financieros restaba importancia a los pagos hechos por 108 255 875 dlares y daba ms importancia a las obligaciones pendientes ascendentes a 119 361 286 dlares.

Se percataron de que no se justificaron debidamente 8 800 millones de dlares, todos los gastos del Gobierno Interino Iraqu desde octubre de 2003 hasta junio de 2004.

En ausencia de datos contables significativos, los iraques no tienen forma de conocer qu parte de las riquezas nacionales se entrega a los amigos y las familias de los ministros y de los empleados pblicos o cunto se destina a cuentas secretas en bancos en ultramar. En vista de que ahora muchos baazistas estn de nuevo en el Gobierno, parte de ese dinero puede incluso estar siendo utilizado para financiar a los insurgentes.

El 12 de abril de 2004, la Autoridad Provisional de la Coalicin en Erbil, en la regin norte de Iraq, entreg ms de 1500 millones de dlares en efectivo a un mensajero local. El dinero, billetes nuevos de 100 dlares en fajos, que llen tres helicpteros Blackhawk, provena de las ventas de petrleo, en virtud del Programa Petrleo por Alimentos de las Naciones Unidas, que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas haba confiado a los estadounidenses para que se empleara en beneficio del pueblo iraqu. La APC no examin al mensajero debidamente antes de hacer entrega del dinero en efectivo y, como resultado de ello, segn un informe de auditora del inspector general de la APC, se expusieron a un riesgo mayor de prdida o robo del dinero en efectivo. Paul Bremer, el cnsul pro estadounidense en Bagdad hasta junio del pasado ao, mantuvo un fondo para sobornos de casi 600 millones de dlares, de los que no hay constancia: de ellos 200 millones de dlares se mantuvieron en una habitacin de uno de los antiguos palacios de Saddam, y el soldado estadounidense a su cargo sola llevar la llave de la habitacin en su mochila, la que dejaba en su bur cuando sala a almorzar. Una vez ms, se pone de relieve que era dinero iraqu, no fondos estadounidenses.

La reconstruccin de Iraq es el programa de ocupacin ms grande liderado por los Estados Unidos desde el Plan Marshall. Sin embargo, hay una diferencia: el gobierno de los Estados Unidos financi el Plan Marshall, mientras que Donald Rumsfeld y Paul Bremer se han asegurado de que la reconstruccin de Iraq sea pagada por el pas liberado, por los propios iraques. Qued un remanente del Programa Petrleo por Alimentos de las Naciones Unidas de 6 mil millones de dlares, as como activos secuestrados y congelados, e ingresos provenientes de las exportaciones de petrleo que se haban reanudado (por lo menos 10 mil millones de dlares en el ao siguiente a la invasin). En virtud de la Resolucin 1483 del Consejo de Seguridad, aprobada el 22 de mayo de 2003, todos esos fondos se transfirieron a una nueva cuenta en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, llamada Fondo de Desarrollo para Iraq (FDI), para que la APC los pueda gastar de forma transparente en beneficio del pueblo iraqu. Es cierto que el Congreso vot por invertir 18 400 millones de dlares del dinero de los estadounidenses que pagan los impuestos en la reurbanizacin de Iraq. No obstante, el 28 de junio del pasado ao, cuando Bremer parti de Bagdad con dos das de antelacin para evitar un posible ataque, camino al aeropuerto, su APC haba gastado 20 000 millones de dlares del dinero iraqu, en comparacin con los 300 millones de dlares de los fondos estadounidenses.

Las irregularidades financieras descritas en los informes de auditora realizados por organismos del gobierno estadounidense y auditores de la comunidad internacional en conjunto, permitieron conocer en detalles la mentalidad de las autoridades estadounidenses de ocupacin y la manera en que operaban, entregando grandes sumas de dlares que ni ellos ni los receptores consideraban necesario contabilizar. Hasta ahora los auditores han mencionado ms de cien contratos, que implican miles de millones de dlares pagados a empleados y corporaciones estadounidenses, por investigaciones y posibles procesos penales. Han descubierto adems, que no se llev la contabilidad de 8 800 millones de dlares que pasaron por las manos de los ministerios del nuevo gobierno iraqu en Bagdad, cuando Bremer estuvo a cargo, y que existen pocas posibilidades de averiguar qu rumbo tomaron. Otros 3 400 millones de dlares, destinados por el Congreso para el desarrollo iraqu desde entonces han sido desviados para financiar la seguridad.

El que se haya encargado la elaboracin de estos informes de auditora se debe, en gran medida, a Henry Waxman, demcrata y adems miembro de la minora de alto nivel del Comit de la Cmara de Representantes para las Reformas del Gobierno. Waxman vot en favor de la invasin de Iraq, pero desde que comenz la guerra ha exigido que el Gobierno de Bush rinda cuentas de sus costos. En seis meses de invasin, el comit de Waxman tuvo pruebas de que las autoridades estadounidenses de ocupacin estaban pagando dinero en exceso a la corporacin Halliburton por el petrleo que importaba de Kuwait a Iraq, por una ganancia de ms de 150 millones de dlares. Waxman y sus asistentes se percataron de que la Halliburton cobraba 2,64 dlares el galn de petrleo a los civiles iraques, mientras que las fuerzas estadounidenses importaban el mismo combustible por 1,57 dlares el galn.

El presidente de la Halliburton, David Lesar, quien sustituy a Dick Cheney en julio de 2000, defendi enrgicamente su firma. Sin embargo, Waxman plante otra pregunta: si a la Halliburton se le permiti timar al pueblo iraqu, estaba permitiendo el gobierno de Bush que tambin se sacara todo lo que se pudiera del gobierno estadounidense? La Comisin de Waxman instruy a la Oficina General de Contabilidad del Congreso que examinara los contratos de mayor envergadura de la Halliburton en Iraq: proporcionar practicamente todos los servicios de apoyo (desde alimentos hasta jabn de lavar) para las fuerzas estadounidenses. Los contratos LOGCAP (Programa de Aumento de la Logstica Civil) como ste son resultado del nuevo ejrcito estadounidense reducido, el equivalente del intendente de la invasin ligera de Rumsfeld. En vez de tener soldados uniformados pelando papas y fregando pisos, se han privatizado y contratado los servicios de apoyo bsico, de manera que los soldados puedan continuar la lucha. Los contratos se pagan atendiendo a los costos de produccin, lo cual permite al contratista cobrar por lo que ha gastado, y despus adicionar las ganancias. Los contratos LOGCAP no han sido sacados a licitacin, ms bien adjudicados a unas pocas firmas estadounidenses, de ellas la ms importante es la Halliburton y su filial Kellogg, Brown & Root.

El informe de la Oficina General de Contabilidad (OGC), de julio de 2004 revel que durante los nueve primeros meses de la ocupacin, la KBR tena luz verde en Iraq: por ejemplo, para pasarle la factura al Pentgono sin importar lmites de gastos, supervisin de la gestin o trmites burocrticos. Nuevos equipos valorados en millones de dlares desaparecieron. La KBR cobr 73 millones de dlares por casas rodantes para dar alojamiento a la 101 Divisin Aerotransportada, el doble de lo que el Ejrcito dijo que costara construir cuarteles; y 88 millones de dlares por tres millones de comidas para las tropas estadounidenses que nunca se sirvieron. Segn los clculos de la OGC, el Ejrcito hubiera podido ahorrar 31 millones de dlares al ao sencillamente negociando directamente con las compaas de catering contratadas por la KBR. En junio de 2004 la OGC prosigui con la eliminacin del uso de LOGCAP y convirtiendo el subcontratista LOGCAP en primer contratista; la orden redujo los costos en comida en un 43 por ciento sin prdidas en la calidad o los servicios.

El informe de la OGC deja claro que los estadounidenses no haban pensado mucho en la forma de evitar el saqueo y reconstruir la sociedad iraqu. Ni siquiera haban planificaban cmo abastecer sus fuerzas durante su estancia en Iraq: el Comando Central del Ejrcito no desarroll ningn proyecto para utilizar el contrato (KBR) para apoyar sus fuerzas militares en Iraq hasta mayo de 2003, un mes despus de la cada de Saddam. Incluso en aquel entonces, este contrato (con un valor estimado de 3894 millones de dlares) no estipulaba debidamente los comedores, la lucha contra las plagas, los servicios de lavandera, la moral, la asistencia social y la recreacin, el transporte de las tropas o servicios de apoyo combativo en las bases estadounidenses, construidas apresuradamente por toda Iraq. Incitado por las revelaciones de Waxman acerca de la especulacin de gasolina de Halliburton, y al percatarse de que los costos de KBR se estaban yendo de control, subiendo vertiginosamente (los costos de LOGCAP en Kuwait, Iraq y Afganistn subieron de un total proyectado anualmente de 5 800 millones de dlares en septiembre de 2003 a 8 600 millones de dlares en enero de 2004) el vice jefe del Estado Mayor del Ejrcito pidi a las unidades que controlaran los costos y que buscaran alternativas para el contrato de LOGCAP. Esta fue la primera vez que el Pentgono reconoci que no poda costear la ocupacin adems de la guerra.

Al mismo tiempo, los propios auditores del Pentgono, la agencia de auditoria de contratos para la defensa, se dirigieron a Houston para examinar los libros de la KBR. No le gust lo que encontraron:

Nuestro examen revel varias deficiencias en el sistema de facturacin de la KBR que se traducen en facturaciones para el Gobierno que no se preparan de acuerdo con las leyes y regulaciones aplicables y los trminos contractuales. Tambin hemos observado deficiencias del sistema que acarrean tergiversaciones en la facturacin de materiales que no se previnieron, ni se detectaron ni tampoco se corrigieron oportunamente.

Asimismo, se percataron de que la KBR tampoco dio seguimiento al avance fsico de los subcontratos o de los costos y facturaciones conexos. Cuando los auditores pidieron ver los archivos de pagos a los subcontratistas para confrontarlos con los que la KBR present al Gobierno, no haba ninguno: No encontramos documentos de ese tipo en los archivos de subcontratos de la KBR, ni registro alguno de pagos a subcontratistas. Entonces, cmo calcul la KBR sus facturas mensuales para el Gobierno por su enorme contrato de 3 900 millones de dlares? La explicacin comienza con los costos en una hoja de clculo en la que no se indica dnde o cmo se acumularon esos costos. Los auditores tambin queran saber qu pas con el dinero que el Gobierno haba pagado por esos tres millones de raciones alimentarias inexistentes:

A pesar de las solicitudes reiteradas durante dos meses, la KBR no pudo dar una explicacin adecuada o una documentacin adecuada sobre los pagos a cualquier subcontratista de la DFAC [refectorios]. La documentacin limitada que se ha ofrecido muestra, por ejemplo, que la KBR ha aadido factores excesivos del orden del 10 al 35% a cada cuenta por uno de los subcontratistas. An no tenemos una explicacin adecuada del factor excesivo.

La respuesta de la KBR ha sido no transigir. La empresa dijo en carta a los auditores que su posicin en cuanto a las raciones alimentarias ha sido tergiversada adems de malinterpretada. Los auditores y la corporacin dijeron saber muy bien que la KBR haba creado un equipo de expertos que est investigando y analizando intensamente los hechos y circunstancias que rodean cada uno de sus subcontratos con la DFAC. Los equipos de expertos estn en unidades de investigacin en la empresa. El equipo de expertos de la KBR se aloj en el hotel cinco estrellas Kuwait Kempinski, donde sus miembros deban ms de un milln de dlares. Esto indign al Ejrcito, cuyos soldados dorman en tiendas de campaa a un costo de 1,39 dlares diarios. El Ejrcito le pidi al equipo de expertos mudarse a las tiendas de campaa. Ellos se negaron. En cuanto a cmo el equipo de expertos investigaba y analizaba intensamente los hechos, tenemos el testimonio que dio bajo juramento un empleado de la KBR al comit del congresista Waxman: El equipo de expertos analiz los subcontratos sin factura ni confirmacin que los productos contratados se estaban utilizando. En lugar de investigar ms a fondo, recomendaron extender el subcontrato.

Los auditores del Pentgono solicitaron ver pruebas de que el Departamento de Auditora Interna de la KBR es independiente desde el punto de vista funcional y organizativo y estaba suficientemente distante de la administracin como para asegurar que poda realizar auditoras objetivas e informar sus resultados, opiniones y conclusiones sin temor a represalias. La KBR los expuls de su departamento de auditora.

Entonces, los auditores preguntaron quin realiz las auditoras de KBR. La KBR de Halliburton respondi con una misiva. Los auditores del Pentgono dijeron que en lo adelante la KBR tendra que entregarles todas las cuentas para recibir aprobacin provisional antes de solicitar el pago. Difcil tema a tratar. Sin embargo, a pesar de todas las amenazas para retener el pago, y con varios juicios pendientes, a la KBR y a Halliburton se les ha pagado hasta ahora ms de 10 mil millones de dlares por su papel de intendente de las fuerzas estadounidenses en Iraq.

Uno de los contratos de la KBR consisti en el transporte de suministros entre las bases estadounidenses. Flotas de camiones Mercedes Benz nuevos, con un costo por unidad de 85 000 dlares, viajaron a lo largo de las autopistas de Iraq a diario, escoltados por efectivos armados del ejrcito estadounidense. Si no hubiera productos que transportar, la KBR los enviara de todas formas en camiones vacos y cobrara por concepto del servicio prestado. Los camiones no contenan aire de reposicin ni filtros de combustible, esenciales cuando se maneja en el desierto. Ni siquiera llevaban consigo gomas de repuesto. Si uno se rompa, lo abandonaban, lo destruan para que nadie ms pudiera utilizarlo y lo dejaban quemndose a un lado de la carretera. Por temor a las emboscadas, se le indic a los chferes de la KBR que no deban aminorar la marcha. El camin que iba delante del que yo viajaba sac de la carretera a un auto con una familia iraqu compuesta por cuatro personas. Expres un empleado de la KBR al comit de Waxman. Mi chofer dijo que eso era normal.

El despilfarro estadounidense del dinero iraqu ha sido, en todo caso, an peor. Segn las reglas internas de la Autoridad Provisional de la Coalicin (APC), se esperaba que la autoridad manejara los fondos iraques de forma transparente que cumpliera totalmente las obligaciones de la APC bajo las leyes internacionales, incluida la Resolucin 1483 del Consejo de Seguridad. A pesar de los repetidos esfuerzos, sin embargo, no fue hasta octubre de 2003, seis meses despus de la cada de Saddam, que se estableci una Junta Internacional de Asesoramiento y Supervisin (IAMB), con representantes de Naciones Unidas, del Banco Mundial, del FMI y del Fondo rabe para el Desarrollo Econmico y Social, para brindar supervisin independiente financiera e internacional de de los gastos de la APC.

La IAMB dedic meses entonces tratando de encontrar auditores que fueran aceptables para Estados Unidos. La oficina de Bahrain de KPMG fue designada finalmente en abril de 2004. Fue bloqueada. La KPMG encontr la oposicin del personal de la APC en lo relacionado a la entrega de informacin requerida para terminar nuestros procedimientos, escribieron en un informe interino. El personal ha indicadoque se otorga poca prioridad a la cooperacin en relacin con los compromisos de KPMG. La KPMG tuvo una reunin en el Ministerio de Finanzas de Iraq; las reuniones en todos los otros ministerios fueron pospuestas en repetidas ocasiones. Los auditores incluso tuvieron problemas para obtener los pases para la Zona Verde.

Exista una razn de peso para que los estadounidenses se detuvieran. A finales de junio de 2004, la APC sera disuelta y Bermer abandonara Iraq. El gobierno de Bush no iba a permitir que auditores independientes estuvieran en una posicin en la que pudieran publicar un informe sobre el decoro financiero de su gobierno iraqu mientras Bermer pudiera todava ser blanco de preguntas por parte de la prensa. El informe se public en julio. Los auditores descubrieron que la APC no contaba con cuentas para justificar los cientos de millones de dlares en efectivo en su bveda, haba otorgado contratos por concepto de miles de millones de dlares a firmas estadounidenses sin oferta, y no tena idea de qu pasaba con el dinero del Fondo de Desarrollo para Iraq (FDI), que haban gastado los ministerios del gobierno interino iraqu.

Un administrador de un hospital iraqu me dijo que cuando estaba a punto de firmar un contrato, el oficial del ejrcito estadounidense que representaba a la APC, tach el precio original y lo duplic. El iraqu protest alegando que el precio original era suficiente. El oficial estadounidense le explic que el aumento (ms de un milln) era su parte para su retiro. Los iraques ms cercanos a los estadounidenses, los que tenan acceso a la Zona Verde o los que posean puestos importantes en los nuevos ministerios del gobierno tambin estaban en condiciones en la que se podan beneficiar enormemente. Los empresarios iraques se quejaban constantemente de que ellos tenan que ofrecer sobornos cuantiosos a intermediarios iraques slo para que se les permitiera hacer ofertas para contratos de la APC. Los familiares de los ministros iraques contaban con los mejores empleos y contratos jugosos.

Las pruebas concluyentes provienen de adicionales series de auditorias e informes llevadas a cabo por la oficina del propio inspector general de la APC (IG de la APC). Organizado en enero de 2004, inform al Congreso. Sus auditores, contadores e investigadores criminales con frecuencia se encontraban sentados en mesas de una cafetera en la Zona Verde, rechazados por sus compatriotas. Su informe de auditora, publicado en julio de 2004, revel que los funcionarios estadounidenses encargados de los contratos en la APC y los ministros iraques no garantizaron que los expedientes de los contratos contaran con todos los documentos requeridos, se pag un precio justo y razonable por el servicio recibido, los contratistas fueron capaces de cumplir con la programacin de entregas, o que se le pag a los contratistas de conformidad con requisitos del contrato.

Proliferaban los robos. Millones de dlares en efectivo se perdieron del Banco Central iraqu. No se dio explicacin sobre propiedades iraques por valor de entre 11 y 26 millones de dlares secuestradas por la ACP. La nmina estaba cubierta con cientos de empleados fantasma. Se pagaron millones de dlares a contratistas por trabajos fantasmas: Por ejemplo, se facturaron 3 379 505 dlares por personal que no se encontraba trabajando y por otros cargos inapropiados en un simple contrato de reparacin de oleoducto. La ACP le pag a un entrenador deportivo iraqu 40 000 dlares quien se los dio a un amigo que los perdi jugando y posteriormente se declararon como una prdida justificada. Un reclamante aleg que Iraqi Airlines se vendi a un precio reducido a una familia influyente que tena vnculos con el rgimen anterior. La investigacin revel que Iraqi Airlines se disolvi bsicamente y no qued constancia de la transaccin. La mayora de las 69 investigaciones criminales que el IG de la APC inici estaban relacionadas con presunto robo, fraude, prdida, asalto y extorsin. Tambin se investigaron otra serie de casos que debido a su confidencialidad no se pueden incluir en el informe. Alrededor de esta fecha, 19 000 millones de dinares, equivalente a 6,5 millones de libras esterlinas, se encontraron en un avin en el Lbano enviado all por el ministro interior iraqu nombrado por los Estados Unidos.

Entretanto, la IAMB descubri que las exportaciones de petrleo iraques no se podan medir. Ni la Organizacin Estatal para la Comercializacin del Petrleo Iraqu, ni las autoridades estadounidenses pudieran ofrecer una explicacin satisfactoria al respecto. La nica razn por la que ustedes no los supervisaran es si ustedes no desearan que nadie ms conociera cunto est en juego, me dijo un ejecutivo de la rama del petrleo. Oficialmente, Iraq export petrleo por un valor de 10 000 millones de dlares en el primer ao de la ocupacin estadounidense. Christian Aid ha estimado que el petrleo valorado en 4 000 millones de dlares adicionales tambin se pudo haber exportado y no existe forma de contabilizarlo. Si esto es correcto, poda haber creado un fondo no determinado y fuera de todo registro que tanto los estadounidenses como sus aliados iraques pudieron usar con impunidad para cubrir gastos que preferan mantener en secreto, entre ellos los costos de ocupacin, que aumentaban ms all de lo que el gobierno de Bush poda admitir cmodamente al Congreso y a la comunidad internacional.

La situacin de los Estados Unidos en Iraq empeor en abril de 2004, con los levantamientos en Najaf y Fallujah, el escndalo en la prisin de Abu Ghraib y la desercin en masa en las nuevas fuerzas de seguridad iraques. A principios de abril, una de las auditorias apunt, la fuerza de la Guardia Nacional iraqu se mantuvo estable, con 32 000 efectivos aproximadamente. Entre el 9 y el 16 de abril, esta cifra disminuy hasta llegar a 17 500 efectivos. En cuanto a la polica, el Ministro del Interior iraqu ha decidido reducir el nmero de oficiales de la polica de 120 000 a 89 000, teniendo en cuenta a los que por su funcin no han resultado idneos. Al mismo tiempo, los recientes ataques a los oleoductos redujeron las exportaciones en abril a un promedio de 1,7 millones de barriles por da y, en mayo, a 1,4 millones de barriles por da, la cifra posiblemente sea inferior en junio; lo que representa una exportacin de un milln de barriles menos por da que lo que se exportaba bajo el mandato de Saddam. Por todo Iraq las escuelas y los hospitales quedaron en ruinas, la electricidad era intermitente y los suministros de agua estaban contaminados.

La respuesta estadounidense a la sublevacin de los militares y a la prdida de sus credenciales morales en Abu Ghraib constituy una campaa de mentes y corazones. Se deba mostrar respeto a los iraques respetuosos de la ley y se les deba entregar inmensas cantidades de dinero, mientras Bremer y la APC se preparaban para entregar el mandato de Iraq a un gobierno provisional escogido por los estadounidenses. Se les dijo a los camioneros de la KBR que no sacaran a los iraques del camino; y los comandantes estadounidenses repartieron, en comunidades locales, millones de dlares en efectivo, en su mayora dinero iraqu, en un intento de comprar amigos. Segn un informe del inspector general de la APC, el Programa de reconstruccin en caso de emergencia de ′Los Comandantes′ contina manteniendo gran eficacia y ha fomentado la confianza y el apoyo hacia los Estados Unidos a nivel comunitario. El 19 de junio de 2004, los comandantes locales haban invertido 364,6 millones en ms de 27 600 proyectos pequeos: en la reparacin y restauracin de acueductos y alcantarillas, en la limpieza de carreteras al eliminar desechos y escombros, al llevar el servicio de agua hasta comunidades apartadas, en la compra de equipos para estaciones de policas locales, al reparar escuelas y clnicas, en la compra de artculos escolares, al eliminar pertrechos de espacios pblicos; se realiz muy poco y muy tarde. Con la concentracin en grandes proyectos de infraestructura y contratos para compinches empresariales estadounidenses y con hombres de negocios iraques que se consideran amigos, a los iraques comunes les queda muy poco de que beneficiarse o formar parte. Rumsfeld supo a principios de 2004 que su gobierno y el de Bremer se encontraba en un gran problema. Los iraques estn desconcertados: de hecho, no saben lo que los Estados Unidos se proponen hacer realmente con ellos. No nos hemos comunicado en la debida forma. No se han credo la historia, notific el Grupo de evaluacin del personal a Rumsfeld el 11 de febrero de 2004. Contamos en esencia con una organizacin selecta para concebir y poner en prctica la transformacin ms exigente de la historia reciente.

El pasado septiembre fue un mes decisivo, en aquel momento el gobierno de los Estados Unidos haba invertido 60 000 millones de dlares en las fuerzas estadounidenses en Iraq y mil millones en las fuerzas de seguridad iraques. Los estadounidenses saban eran muy odiados. En la guerra de ideas o en la lucha de mentes y corazones, los esfuerzos estadounidenses no slo han fracasado, sino que pueden haber logrado lo opuesto a lo que pretendan que fuera la principal conclusin de la Junta de Ciencias de la Defensa del Pentgono. La respuesta fue un gran replanteamiento, un examen estratgico de los gastos. El Fondo de Socorro y Reconstruccin para Iraq ascendente a 18 400 millones de dlares, que el Congreso haba votado a favor de la reconstruccin del pas, y que Bremer ni a penas haba utilizado y que quizs nunca utilizara como se estableci por mandato, se empleara en la guerra contra la subversin dirigida por comandantes estadounidenses y por John Negroponte, de la nueva embajada estadounidense en Bagdad.

En primer lugar, 3 000 millones de dlares se desviaron del presupuesto para restablecer los destruidos suministros de electricidad y agua, as como el sistema de alcantarillado de Iraq hacia la seguridad y al mantenimiento del orden pblico. El reducido presupuesto de electricidad (disminuido de 5 600 millones a 4 400 millones de dlares) se deba invertir para remodelar los vecindarios arrasados por el podero de fuego estadounidense, as como las torres de alta tensin y las estaciones saboteadas por los insurgentes. El suministro de electricidad se haba convertido en uno de los principales campos de batalla de la guerra.

Esto significaba menos contratos significativos para los estadounidenses y las firmas internacionales de energa, que se desalentaron aun ms por quedarse en Iraq en la medida que atacaban a su personal y el precio de la seguridad privada aumentaba. Tambin significaba que bajara el voltaje de las luces y que habra horas de apagones para los iraques comunes. Sin embargo, se aplazaban de manera oficial el desarrollo y la reconstruccin o como los auditores exponan, esta redistribucin de fondospareca ser consecuente por lo general con el establecido objetivo de administracin de reducir la importancia de los proyectos de plazos ms extensos para el desarrollo mientras los fondos se desvan hacia objetivos alcanzables en un plazo ms inmediato.

La infraestructura muy defectuosa del tratamiento de aguas residuales del pas y la espordica disponibilidad de agua potable, como escribieran los auditores, continan representando amenazas para la salud y empaan las impresiones generales de los logros de la reconstruccin. No obstante, se redujo a la mitad el presupuesto para el agua y los servicios sanitarios, mientras que el desarrollo a largo plazo se pona nuevamente en manos del gobierno iraqu, de modo que los fondos estadounidenses se pudieran repartir a los iraques en los vecindarios donde los insurgentes ejercan el dominio y ya era inseguro para los extranjeros frecuentar la zona. Los auditores acotaban, se han reducido los primeros planes para rehabilitar grandes porciones de sistema de agua y de aguas residuales del pas mediante el Fondo de Reconstruccin y Apoyo a Iraq (IRRF). Se han redistribuido los fondos para los recursos hdricos y el sector de los servicios de saneamientos hacia la seguridad, la gobernanza, el alivio de la deuda y los esfuerzos para incrementar las oportunidades de empleos para los iraquesal crear proyectos para el agua local y las aguas residuales con el objetivo de estimular el empleo a los iraques y prestar servicios necesitados para reas de altos riesgos.

El presupuesto para el empleo a los iraques aument en ms del 350 por ciento, que deba invertirse principalmente en proyectos locales que repercutiran visiblemente en las comunidades iraques antes de las elecciones nacionales del 30 de enero de 2005. Al mismo tiempo, el sector de la construccin presenci la retirada de Iraq del principal contratista de diseo y construccin de carreteras, segn se dijo por la preocupacin por el personal y la seguridad del sitio. Los insurgentes obligaron a realizar una reestructuracin esencial de las prioridades de gastos por parte de los estadounidenses, ampliaron aun ms la tierra de nadie entre ellos y las tropas estadounidenses y de esta manera polarizaron Iraq y tomaron la iniciativa de la guerra.

Nada de esto ha cambiado. En diciembre de 2004, la misin estadounidense en Iraq asign otros 457 millones de dlares para mantener funcionando la electricidad y aumentar los empleos a corto plazo mediante las iniciativas en la salud, la electricidad y el agua en Najaf, Samarra, en la ciudad Sadr y Fallujah. Los auditores informaron que en conjunto los dos ajustes reflejan un cambio importante en las prioridades de gasto de los Estados Unidos.

En marzo de este ao, otros 832 millones de dlares se reprogramaron para iniciativas de direccin, en su mayora para operaciones y mantenimiento de varias plantas elctricas y de agua, trabajos urgentes en el sector elctrico y de petrleo para reparar daos provocados por sabotajes y para pagar por contratos de construccin donde resulta extremadamente peligroso y caro trabajar. La auditoria ms reciente, hecha en abril, informa que los proyectos operan entre el 50 y el 85 por ciento por encima de los costos estimados en un principio. Los das de gastar el dinero libremente se terminaron. Los estadounidenses estn teniendo que desviar cantidades cada vez mayores de dinero de los Estados Unidos destinadas al desarrollo, solo para mantener funcionando lo que queda de los servicios pblicos daados en Iraq y para financiar la polica y el ejrcito iraques.

A los seis meses de la ocupacin, en el otoo de 2003, los estadounidenses se propusieron transferir la seguridad a la polica y ejrcito iraques, de modo que pudieran retirar fuerzas estadounidenses de Iraq. El objetivo era tener 250 000 iraques en las fuerzas de seguridad en el verano siguiente. Sin embargo, como se explica en el informe de la OGC, presentado al Congreso en marzo del ao en curso, la mayora de los reclutas no fue sometida a investigacin ni recibieron entrenamiento apropiado. Por ello, las fuerzas de seguridad del Ministerio del Interior cometieron numerosas y serias violaciones de los derechos humanos; los ex miembros del partido Baath y otros insurgentes se han infiltrado fcilmente en la polica y ejrcito iraques y la moral es baja.

Segn la OGC, las unidades de la polica y el ejrcito tuvieron un desempeo deficiente durante una intensificacin de los ataques de la insurgencia contra la Coalicin en abril de 2004 Muchas fuerzas iraques de seguridad del pas sucumbieron durante este levantamiento las unidades abandonaron sus puestos y responsabilidades y en algunos casos ayudaron a la insurgencia La polica encargada de un punto de control situado en una zona informaba a los terroristas sobre movimientos de convoyes por telfono mvil. Elementos del rgimen anterior infiltraron la polica en otra zona.

En respuesta a que un batalln del ejrcito regular no estaba dispuesto a combatir a los insurgentes iraques en Fallujah, los estadounidenses crearon una Fuerza intervencionista especial iraqu. Por tanto, el pasado otoo decidieron reforzar el servicio de la polica iraqu, de 90 000 a 135 000 con el fin de aadir 20 batallones a la Guardia Nacional de Iraq y duplicar la guardia fronteriza. En febrero de este ao, el Departamento de Estado notific con entusiasmo que casi 82 000 policas y 60 000 tropas iraques recibieron entrenamiento.

Esas cifras son extremadamente engaosas. Segn el informe de marzo que la OGC present al Congreso la cantidad notificada de la polica iraqu no es nada fiable porque el Ministro del Interior no recibe informacin coherente y precisa de las fuerzas de la polica del pas. Los datos no excluyen del total a los policas ausentes al servicio. En cuanto al ejrcito, en los informes del Ministerio de Defensa se exluyen de sus totales al personal militar ausente. Segn funcionarios del DOD, la cantidad de ausentes est probablemente en el orden de decenas de miles. Por otra parte, el Departamento de Estado ya no informa si las fuerzas de seguridad iraques tienen las armas, vehculos, equipo de comunicacin e indumentaria de proteccin requeridos. Sin andar con rodeos, las instituciones gubernamentales estadounidenses no proporcionan datos fiables sobre la magnitud en que las fuerzas de seguridad de Iraq estn entrenadas y equipadas. La OGC observ adems que la polica iraqu est siendo entrenada para el mantenimiento del orden en la comunidad en un ambiente de seguridad permisivo y no recibir entrenamiento paramilitar para un medio hostil de gran amenaza. Es apenas sorprendente que 2000 policas iraques hayan muerto. Esto recuerda horriblemente la poltica estadounidense en Viet Nam. Las tropas estadounidenses se quedan en Iraq para fortalecer las fuerzas iraques que estn muriendo a montones en una guerra de contrainsurgencia en aumento, para la que no estn preparados ni los estadounidenses ni las fuerzas iraques. Inicialmente los estadounidenses asignaron 5 800 millones de dlares para constituir las fuerzas de seguridad iraques. En febrero del ao en curso, George Bush pidi otros 5 700 millones de dlares para asignarlos a esta tarea. Qu ha sucedido con la reconstruccin de la sociedad iraqu y la gobernanza real basada en la transparencia y rendicin de cuentas? Algunas semanas antes que Bremen partiera de Iraq, la Autoridad Provisional de la Coalicin (CPA) entreg ms de 3000 millones de dlares en nuevos contratos que se pagarn con cargo a fondos iraques y administrados por la embajada estadounidense en Bagdad. El inspector general de la APC, ahora denominado Inspector General Especial para la Reconstruccin del Iraq, acaba de publicar un informe de auditora sobre la forma en que la embajada ha enfrentado esa responsabilidad. Los auditores examinaron los expedientes de 225 contratos que ascienden a un total de 327 millones de dlares para comprobar si la embajada poda determinar el valor actual de las obligaciones contractuales pagadas y no pagadas. No pudo. Nuestro examen mostr que los registros financieros. Restaron importancia a los pagos efectuados por la cantidad de 108 255,875 dlares y exageraron las obligaciones impagas por la cantidad de 119 361 286 dlares. Los auditores tambin examinaron el papeleo relativo a otros 300 contratos por valor de 332 900 millones de dlares. No se dispona de documentacin en el caso de 198 de los 300 contratos para indicar que la ejecucin de contratos se monitore en cuanto al desempeo y pago Los expedientes no contenan pruebas de que se recibieron bienes y servicios en relacin con 169 contratos o que se efectuaron pagos por 144 contratos. Evidentemente los estadounidenses no consideraban necesario explicar los gastos de la renta nacional de los iraques mucho ms de lo que hicieron cuando Bremen estaba a cargo. Ni tampoco el jefe de la embajada de la misin ni tampoco el jefe militar estadounidense respondi a la invitacin de los auditores para que hicieran comentarios. En su lugar, el jefe de contrataciones del ejrcito estadounidense seal, de manera poco convincente, que las condiciones pacficas previstas en la planificacin inicial continan eludiendo los esfuerzos dirigidos a la reconstruccin. Es un eufemismo notable. Es tambin una admisin de que no puede esperarse que los estadounidenses hagan sus sumas cuando estn gastando el dinero de otras personas para financiar una guerra. No solo los estadounidenses son culpables de una falta de responsabilidad. En enero del ao en curso, el Inspector General Especial para la Reconstruccin de Iraq (IGSRI) public un informe en que detalla pruebas de fraude, corrupcin y despilfarro por parte del gobierno interino iraqu cuando Bremen estaba a cargo de la situacin. Observaron que 8 800 millones de dlares todo el gasto del Gobierno Interino Iraqu de octubre de 2003 a junio de 2004no estaban debidamente justificados. La Oficina iraqu de Presupuesto y Gestin tena en un momento slo seis empleados, todos sin experiencia, y pocos ministerios tenan departamentos de presupuesto. Los ministros recientemente designados de Iraq y sus funcionarios de alto nivel estaban en libertad de distribuir cientos de millones de dlares en efectivo como les diera la gana, mientras los asesores estadounidenses miraban. El personal de la APC no examin ni compar el desempeo financiero, presupuestario y operacional con los resultados previstos o esperados, explicaron los auditores. Un ministerio reparti 430 millones de dlares en contratos sin que sus asesores de la APC vieran el trmite burocrtico. Otro aleg que pagaba a 8206 guardias, pero solo poda justificar el pago a 602. Sencillamente no hay forma de saber qu cantidad de los 8 800 millones de dlares se destinaron a pagar a las milicias privadas y qu cantidad fue a parar a bolsillos privados. Es sorprendente que la oficina del inspector general pudiera haber elaborado incluso un proyecto de informe con tantsimos errores e inexactitudes, indic Bremen en su respuesta al informe el IGSRI. En la liberacin, la economa iraqu estaba estancada. Por tanto, la prioridad principal de la APC era lograr que la economa marchara. El IGSRI respondi con la publicacin de otra auditora este abril, una investigacin de la forma en que la APC de Bremen manej los pagos en efectivo del Fondo para el Desarrollo destinado al Iraq en solo una regin de ese pas: alrededor de Hillah: Durante la auditora, detectamos deficiencias en el control del efectivo de tal magnitud que exiga inmediata atencin. Esas deficiencias eran tan significativas que nos impidi lograr nuestros objetivos planteados. Encontraron que la sede de la APC en Bagdad no mantena un control total ni responsabilidad de aproximadamente 119, 9 millones de dlares y que los agentes en el terreno no podan justificar o apoyar debidamente ms de 96,6 millones de dlares en efectivos y recibos. Esos agentes eran principalmente estadounidenses en Iraq con contratos a corto plazo. El saldo de cuenta de un agente estaba exagerado en 2 825 755 dlares y el error pas sin que lo detectaran. Otro agente recibi 25 millones de dlares en efectivo por los que la oficina de Bremen reconoci que no tena ninguna documentacin complementaria. De ms de 23 millones de dlares que se entregaron a otro agente, slo hay documentos en relacin con 6 306 836 dlares pagados a los contratistas. Muchos de los agentes estadounidenses presentaron sus papeleos horas antes de que se dirigieran al aeropuerto. Dos se fueron de Iraq sin justificar 750 000 dlares cada uno; el dinero nunca se encontr. La oficina principal de la APC autoriz los saldos de varios agentes de entre 250 000 y 12 millones de dlares sin ningn recibo. Un agente que no entreg los recibos, al decrsele que todava deba 1 878 870 dlares, se present tres das despus con exactamente esa cantidad. Los auditores pensaron que esto indica que el agente tena una reserva de efectivo, al sealar que si sus cifras iniciales hubieran estado correctas, l habra justificado a la APC unos 3,8 millones de dlares ms de lo que haba recibido inicialmente, lo cual indica que los documentos de recibos proporcionados al gerente de cuentas del FBI no eran nada fiables.

El personal de la oficina matriz de la APC en Bagdad sola trabajar doce horas al da, los siete das de la semana, a menudo en puestos de seis meses. No confiaban en la red de computadoras por lo que muchos de ellos ponan sus registros en memorias USB y en archivos de computadoras privadas que no se podan abrir con sus accesorios. En un momento dado, slo haba un funcionario en la oficina del gerente de cuentas de la APC, que autorizaba a todos los agentes de pago en Iraq. Dichos agentes sobre el terreno no podan a menudo verse envuelto en el papeleo y mucho menos molestarse por eso, lo cual era frustrante para los honestos y una gran ayuda para sus colegas deshonestos. Por tanto, A dnde iba a parar el dinero? No se poda ver en Hillah. Las escuelas, hospitales, abastecimientos de agua y electricidad, todo lo cual se supona que se beneficiaran de este dinero, estn en ruinas. La inevitable conclusin es que muchos de los agentes de pagos estadounidenses se apropiaban de grandes cantidades de efectivo y hacan tratos ventajosos con sus contactos iraques.

Y as continuaba la historia. La auditora ms reciente que la IAMB realiz en cuanto a los gastos del gobierno iraqu, que aun no se ha publicado, se refiere a la contabilidad incompleta, falta de justificacin documentada para la competencia limitada de contratos en los ministerios iraques, la posible malversacin de los ingresos provenientes del petrleo, dificultades significativas para garantizar la exhaustividad y precisin de los presupuestos iraques y los controles sobre los gastos, as como el no depsito de los ingresos derivado de las ventas de las exportaciones de productos del petrleo en las cuentas apropiadas en contravencin de la resolucin 1483 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Bremen restableci la Junta iraqu de Auditora Superior un mes antes de irse de Bagdad. Ahora se dice que tiene ms de mil auditores y personal de apoyo distribuidos en todos los ministerios del gobierno iraqu. Se dice que la nueva comisin iraqu de integridad pblica, equivalente del FBI, tiene 200 miembros y 15 asesores estadounidenses. Sin embargo, segn las cifras estadounidenses ms recientes, de ms de 3 400 quejas, slo alrededor de una de 50 ha pasado a la comisin de integridad pblica para su posible tramitacin.

Existe una explicacin para esta inactividad. El jueves, 1ro de julio de 2004, dos das despus que Bremen partiera de Bagdad, Ehsan Karim, el nuevo jefe de la Junta de Auditora Superior, result muerto por una bomba al salir del Ministerio de Finanzas. Dos semanas despus, Sabir Karim (sin ningn parentesco) fue asesinado cuando tirotearon el auto en que viajaba rumbo a su trabajo en el Ministerio de Industria, donde estaba a cargo de investigar la corrupcin. Hace unas semanas, fue asesinado otro funcionario de alto nivel que investigaba casos de corrupcin. La IAMB no revela los nombres de sus delegados iraques con el fin de mantenerlos vivos.

En ausencia de datos contables significativos, los iraques no tienen forma de conocer qu parte de las riquezas nacionales se entrega a los amigos y las familias de los ministros y de los empleados pblicos o cunto se destina a cuentas secretas en bancos en ultramar. En vista de que ahora muchos baazistas estn de nuevo en el Gobierno, parte de ese dinero puede incluso estar siendo utilizado para financiar a los insurgentes.

Tanto Saddam como los Estados Unidos obtuvieron un excelente beneficio durante su reinado. Controlaba la riqueza de Iraq mientras la mayor parte del petrleo de ese pas se enviaba a las refineras californianas para proporcionar gasolina barata a los votantes estadounidenses. Las corporaciones estadounidenses, como las que disfrutaban del favor de Saddam se enriquecieron. En la actualidad, el sistema es casi el mismo: el petrleo va para California y el nuevo "gobierno iraqu" gasta impunemente el dinero del pas.

Oficina de la Minora del Comit de Reforma del Gobierno de la Cmara de Representantes de los Estados Unidos
/Enlace: http://www.democrats.reform.house.gov/

Oficina General de Contabilidad de los Estados Unidos
/Enlace: http://www.deaa.mil/

Junta Internacional de Asesora y Supervisin
/Enlace: http://www.iamb.info/

Inspector General de la Autoridad Provisional de la Coalicin
/Enlace: http://www.cpa-ig.com/

Inspector General Especial para la Reconstruccin de Iraq
/Enlace: http://www.sigir.mil/

London Review of Books
http://www.irb.co.uk/v27/n13/harr04_.html

Traducido por Cubadebate




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter