Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2014

Para frenar la ofensiva de la derecha
Rectificar y avanzar hacia la revolucin econmica

Marea Socialista
Rebelin


El 12 de febrero se inici la parte violenta de la ofensiva de la derecha. Hasta ahora dominaba la presin econmica de desabastecimiento, usura en los precios y manipulacin de la crisis econmica que tiene fuertes rasgos de guerra econmica. Suman ahora la violencia a la presin poltica e ideolgica.

Un sector de esta derecha cuya cara visible son Leopoldo Lpez y Mara Corina Machado ha tomado la calle de manera violenta para completar un juego de tijeras y profundizar el desgaste del gobierno de Nicols Maduro y buscar recuperar para la burguesa local e internacional el control del pas

Pero no tenemos que confundirnos, negociadora o violenta la derecha poltica y la burguesa tienen un plan nico de gobierno. Ese plan se hizo pblico por medio del Comunicado de 47 economistas de la oposicin a fines de enero pasado. Y tiene tres puntos centrales: Liberacin del dlar. Endeudamiento internacional con los centros del poder financiero como el FMI u otros. Y aplicar contrarreformas para desmontar las conquistas polticas, sociales y econmicas del pueblo venezolano con la excusa de dficit fiscal. Todo esto en busca de recuperar el control de PDVSA. Quieren todo no un parte de los dlares de la Renta Petrolera.

Ms all de que la derecha tenga dos tcticas. Estamos en presencia del esquema clsico de las contrarrevoluciones. El consiste en presionar al gobierno para que aplique medidas antipopulares y as pierda completamente su base social, profundice su desgaste frente al pueblo bolivariano. Y entonces, quede expuesto a una salida ya sea esta violenta o blanda. El gobierno del presidente Maduro est cometiendo un error grave al creer que hay una derecha violenta y otra pacfica con la que se puede negociar y que sera supuestamente respetuosa de la constitucin. Como en la vieja combinacin de la zanahoria y el garrote estos sectores convergen entre s en un objetivo comn, derrotar al Proceso Bolivariano.

Pero el error principal del gobierno consiste en su oscilacin vacilante que lo lleva a aplicar las medidas que la derecha exige. Con el anuncio del SICAD 2 sistema similar al que rigi hasta el 2010 se abrira paso a la liberacin de una parte sustancial de la Renta Petrolera y el camino a que la alta inflacin que hoy vivimos se convertir en hiperinflacin y se profundizar el desabastecimiento. Este anunci del nuevo dlar Permuta solo lograr aumentar el mal estar social que hoy se siente en el pas. Y profundizar la desorientacin y la arrechera del pueblo que vive de su trabajo.

Desde Marea Socialista declaramos decididamente nuestro compromiso en la defensa del Proceso Bolivariano contra cualquier intento de golpe, aunque est disfrazado con movilizaciones de simpatizantes de la derecha en la calle. Pero Alertamos que de continuar por este camino de adaptacin a las exigencias de los capitalistas entraramos en una situacin de retroceso y descontrol irrecuperable.

Por eso llamamos al gobierno del presidente Maduro a rectificar y aplicar medidas anticapitalistas para garantizar el abastecimiento, frenar el aumento descontrolado de precios y poner en marcha una nueva fase del proceso bolivariano. Proponemos, adems, estas medidas en la emergencia poltica y econmica.

1) Poner fin a la impunidad de la derecha. Por eso respaldamos la orden de captura contra Leopoldo Lpez como responsable intelectual de los hechos violentos del 12 de febrero. Pero reclamamos la detencin de Henrique Capriles y todos los responsables de los 11 asesinatos del 15 de abril del 2013.

2) Llamamos a alentar y apoyar la movilizacin y la lucha de los sectores del pueblo bolivariano y ms all, que estn defendiendo sus conquistas. Los que luchan por salarios, por la defensa de sus puestos de trabajo, como los automotrices, por sus contratos colectivos, como los elctricos y muchos otros. Llamamos a alentar y no criminalizar la protesta legtima del pueblo que vive de su trabajo. Hay que enfrentar decididamente la contrarrevolucin pero respetando e impulsando la lucha del pueblo trabajador, campesino, popular y orientarla hacia la pelea por medidas anticapitalistas.

3) Insistimos y proponemos la incorporacin real y efectiva a la toma de decisiones del gobierno de las organizaciones sociales y polticas del pueblo revolucionario, de sus sindicatos de base, sus consejos de trabajadores, sus movimientos sociales y populares, para garantizar que se gobierne al servicio del pueblo trabajador y a favor de los intereses de la revolucin.

4) Reclamamos apoyar a los medios comunitarios y alternativos como red nacional de comunicacin de los que luchan contra la derecha y en defensa de las conquistas de la revolucin. Exigimos abrir inmediatamente los medios pblicos a los debates y opiniones de todos los que defendemos el Proceso Bolivariano.

5) Llamamos a abrir los cuarteles de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana al debate pblico y conjunto con el pueblo revolucionario y sus organizaciones.

Al mismo tiempo proponemos:

1) Ni un dlar ms a la burguesa. Que el estado monopolice bajo control social y de anticorrupcin todo el comercio exterior y sea el nico importador de los bienes esenciales de nuestro pueblo.

2) Centralizacin nacional con control social, de todos los dlares del pas. Ya sean los que ingresan por el petrleo como los que estn depositados en los fondos del exterior.

3) Intervencin y control estatal y social y de los trabajadores bancarios, de todo el sistema bancario privado que opera en el pas, para financiar el funcionamiento econmico. Control centralizado de los todos los fondos que maneja la banca pblica.

4) Urgente recuperacin de la produccin estatal de alimentos y de productos de consumo bsico. Expropiacin bajo control obrero y popular de aquellas grandes empresas incursas en las grandes operaciones de acaparamiento y especulacin o contrabando de extraccin.

5) Pedir a los pueblos y reclamar a los gobierno de Amrica Latina el apoyo solidario en alimentos y medicinas para afrontar la emergencia.

Todava estamos a tiempo de cambiar el rumbo de conciliacin con la burguesa y de impulsar medidas anticapitalistas decididas con la participacin democrtica del pueblo que vive de su trabajo. Maana puede ser demasiado tarde.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter