Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2014

Conspiraciones desde 2002 hasta 2014
Cul es la tarea fundamental de los revolucionarios marxistas en Venezuela?

Mara Linares
Rebelin


El presente escrito est consagrado a la cuestin de la tarea fundamental a cumplir por los revolucionarios marxistas en Venezuela como demanda la actual coyuntura poltica conspirativa la cual atenta contra la Revolucin Bolivariana. Tarea que permita interpretar y determinar la estrategia con el objetivo de recomponer la correlacin de fuerzas desfavorable a los factores revolucionarios. Correlacin desfavorable que permite a la contrarrevolucin desarrollar actualmente un golpe de Estado con apoyo internacional. La revolucin venezolana tiene dificultades de carcter poltico: desmovilizacin de las masas y estancamiento (o retroceso) de la revolucin cuya raz es de naturaleza econmica. No se ha expropiado a la burguesa venezolana sigue siendo la misma succionadora de la renta petrolera y de la clase trabajadora.

La burguesa venezolana y el imperialismo estadounidense desde 1998 han estado intentando acabar con la revolucin bolivariana. Pero es en abril de 2002 que logran el golpe de Estado, militar-empresarial, cuya derrota del mismo impidi la instalacin de una dictadura fascista al estilo pinochetista, que hubiese asesinado y desaparecido a los revolucionarios, acabando con las aspiraciones de la clase trabajadora de liberarse de la servidumbre a la que la somete el capitalismo.

Luego, con el sabotaje petrolero en diciembre de 2002, el fascismo y el imperialismo, intentan de nuevo asestar un golpe definitivo a la revolucin venezolana. El fracaso del sabotaje de los directivos de PDVSA, de la burguesa y del imperialismo signific la segunda derrota de la contrarrevolucin, y fue la segunda de una serie de victorias populares que abrieron la posibilidad de crear amplios programas sociales (salud, educacin, alimentacin, vivienda, etc.).

La tercera intentona para promover el estado de excepcin, la crisis del Estado nacional y derrotar el movimiento popular bolivariano, fue trasladar paramilitares colombianos a Caracas para provocar una subversin apoyada por militares golpistas. Esta conspiracin fue debelada por la Fuerza Armada.

La cuarta ofensiva contrarrevolucionaria que se ha venido desarrollando desde finales de 2012 contiene dos fases de largo aliento. La primera fase consiste en atacar la economa, a travs de desabastecimiento de productos de primera necesidad; aumento en los precios de los bienes de consumo; contrabando de los bienes de consumo; creacin del mercado paralelo de venta y compra de dlar, con un valor de hasta ocho veces mayor al establecido por el Banco Central de Venezuela. La segunda fase, consiste en el denominado calentamiento de las calles en Mrida, Tchira, Aragua, Carabobo, Caracas. Calentamiento con jvenes armados que ocasionan destrozos, heridos y fallecidos en Caracas que tiene como objetivo final sacar a Maduro de la Presidencia, esto es, con una revuelta popular y acto seguido el golpe de Estado es instaurar un gobierno dictatorial de carcter fascista.

La ofensiva de la burguesa y del imperialismo expresa la confrontacin de dos sistemas sociales, por una parte, el revolucionario, que busca dar mayor peso a la administracin social de los medios de produccin, distribucin y consumo. Asimismo, el sistema social revolucionario busca incrementar la inversin en los programas sociales -prev mayor inversin en la produccin de alimentos, la emancipacin alimentaria, en el transporte pblico, aumentar la matricula estudiantil, construccin de viviendas, elevar la atencin gratuita de la salud, etc. Impulsa tambin la organizacin de las masas populares por medio de los Consejos Comunales y las Comunas. Lucha por la integracin de Latinoamrica. Finalmente, ataca el imperialismo y reconoce como nica va para acabar con las guerras, el hambre, la explotacin del hombre por el hombre, el socialismo.

El lado opuesto a la revolucin es el contrarrevolucionario. ste apoya la privatizacin de las empresas pblicas, por ejemplo, PDVSA, CANTV, MOVILNET, CORPOELEC. Se opone a los programas sociales; y defiende las polticas neoliberales que favorecen el capital extranjero y nacional, defiende el capitalismo y la propiedad privada de los medios de produccin.

Desmovilizacin de las masas populares y conciliacin de clases

Cules son las causas objetivas y subjetivas de la desmovilizacin de las bases que apoyan la Revolucin Bolivariana? Dentro de las causas objetivas podemos mencionar los problemas estructurales de la economa capitalista-rentista monoplica venezolana -desabastecimiento, insuficiente desarrollo agroalimentario, especulacin, endeudamiento interno y externo, corrupcin en las esferas del gobierno, desempleo, inflacin, y pobreza. Otra causa objetiva trata de las operaciones psicolgicas llevadas a cabo por los medios de comunicacin. Operaciones que tienen como objetivo inicial, quebrar el movimiento revolucionario y fortalecer el rechazo al socialismo; y finalmente, derrotar el gobierno bolivariano.

En cuanto a la movilizacin popular que empez a decaer desde el 2004 siempre ha estado enlazada a lo electoral; y la organizacin laboral de los trabajadores y de las trabajadoras en consejos de trabajadores est reducida a pocas empresas porque se mantiene la visin sin ruptura revolucionaria. Vemos as como los monopolios de los alimentos y la banca privada multimillonaria continan intactos y conspirando. Y vemos, a su vez, la movilizacin popular no como una accin revolucionaria de las masas para un fin estratgico superior, esto es, la derrota del capitalismo, ni como medio para la conquista poltica y econmica, que se traducira en el gobierno de los trabajadores y de las trabajadoras. La estrategia es la lucha anticapitalista y revolucionaria por parte de las masas; estrategia que chocara contra los reformistas y los burcratas porque stos no estn en contra de los intereses de la burguesa, no son socialistas.

Cules fueron las acciones iniciales del gobierno ante la actual conspiracin? Abrir las puertas a la poltica de la conciliacin. En ese sentido, comenzaron una serie de acercamientos, por parte del gobierno bolivariano a la burguesa nacional y al Estado imperial, terrorista y depredador que administra Obama. La poltica econmica del gobierno de Maduro consiste en dar todas las facilidades a la burguesa industrial y agropecuaria para que obtengan ms beneficios. En cambio, para el pueblo bajos salarios, inflacin, largas colas para comprar alimentos y un desmejoramiento de la vida. En fin, al pueblo trabajador productor de la riqueza social se le aprieta el cuello y a la burguesa parasita de la sociedad, se le apoya para que incremente la tasa de ganancia: la mayora pobre ms pobre, y la minora rica ms rica, es la ecuacin del capitalismo. Ms importaciones de alimentos y bienes de servicios sin tocar los intereses y la propiedad de los capitalistas son parte de las acciones defensivas del gobierno bolivariano. El proyecto del nuevo gobierno chavista es recrear el estado de bienestar reimpulsando las misiones. La realidad econmica en Venezuela nos indica que la clase burguesa an se apoya en el Estado venezolano.

Esta realidad nos dice que la tarea fundamental de los revolucionarios es armarse de la doctrina marxista. Marx y Engels nos dicen que el materialismo histrico es una gua para la accin poltica de los trabajadores y de las trabajadoras. A su vez, el partido revolucionario como dice Lenin- es la expresin orgnica aplicada a la lucha de clases. Pero cuando las masas se desmovilizan y el partido se aletarga entonces debemos acudir al materialismo dialctico.

Es necesaria la crtica y la autocrtica en los procesos histricos de la revolucin por el peligro del enquistamiento de tradiciones indeseables, tales como el servilismo, la obediencia, la adulacin, el respeto irracional a la autoridad, el oportunismo, la corrupcin, la burocracia, etc. Cuando ocurre tambin la conciliacin de clases en un proceso revolucionario como el de Venezuela.

La crtica es dialctica en accin. Nos ensea la historia de la lucha revolucionaria una constante: la vuelta a la dialctica en los momentos de crisis y de derrotas cuando es imprescindible la autocrtica sincera, radical y objetiva y sin concesiones.

En ese sentido, la revolucin bolivariana tanto en su brazo poltico -Psuv y el Polo Patritico- como el gobierno no se han planteado la cuestin de la importancia y el papel del Estado, ni en el terreno prctico ni en el terico. La base partidista y poltica del gobierno no han considerado una accin inmediata contra el Estado burgus. En esta visin, los partidos de la revolucin y la base revolucionaria han circunscrito las tareas polticas mayormente a tareas electorales. Pero lo ms grave es que ante el desequilibrio de la correlacin de fuerzas a favor de la contrarrevolucin el gobierno bolivariano y los partidos polticos que lo apoyan han tomado el camino de la conciliacin de clases y de la desmovilizacin de las masas chavistas causando un enorme dao al desarrollo del proceso revolucionario que retrocede ante el embate de las fuerzas de la contrarrevolucin, y lo vemos muy claramente en el Golpe de Estado en curso -que se inici en el 2012 con la guerra econmica-, y en la desmoralizacin de las masas.

Finalmente, tenemos que resaltar que la revolucin socialista no es slo resultado natural de las fuerzas econmicas y sociales, que por el hecho de existir impulsaran la historia en tal o cual sentido, sino tambin por la combinacin de determinaciones estructurales, de oportunidades coyunturales y de decisiones de los sujetos polticos y sociales que actan, haciendo o dejando de hacer determinadas cosas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter