Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2014

Las prcticas de TEPCO tras la hecatombe de Fukushima

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


TEPCO, el operador-propietario de la planta nuclear de Fukushima, ha sido criticada ampliamente, y desde diversas perspectivas y ubicaciones, por sus respuestas tcnicas inadecuadas y arriesgadas, sus prcticas laborales salvajes y explotadoras y sus clculos costes-beneficios siempre en el puesto de mando tras el desastre-hecatombe de marzo de 2011. Es ejemplo destacado del capitalismo neoliberal-atmico realmente existente.

Un ejemplo reciente de esas malas prcticas.

El regulador nuclear de Japn, nada sospechoso de ningn radicalismo y tradicionalmente servil a los intereses de la industria atmica, ha criticado a la corporacin nipona. Por qu? Por medir incorrectamente los niveles de radiacin del agua subterrnea contaminada en el lugar [1]. Tres aos despus de las fisiones en el reactor en la planta, Tepco no cuenta con una nocin bsica de las mediciones y el manejo de la radiacin. Son palabras del presidente de la Autoridad de Regulacin Nuclear (ARN), Shunichi Tanaka.

Tepco seal que el agua subterrnea obtenida de un pozo de vigilancia en julio de 2013 contena un rcord de 5 millones de becquerelios/litro de la peligrosa sustancia radiactiva estroncio 90, ms de cinco veces el total de lectura de radiacin beta de 900.000 becquerelios/litro registrado en el pozo (que est al lado del Pacfico, a unos 25 m del ocano, de ah las alarmas usamericanas). Haba, seal, un error de calibracin en una mquina que mide los niveles de estroncio del agua del pozo en la planta. Hay ms nudos: tambin hall un error en los dispositivos que descifran la radiacin total beta. Aunque el error no supone un riesgo grave por el momento, seal Tanaka, algo como esto no puede ocurrir (...) Estos datos son los que se vuelven la base de varias decisiones, as que deben hacer todo lo posible para evitar errores en la medicin de radiaciones". El lmite legal para liberar estroncio 90 al mar el estroncio tiene una vida media en torno a 29 aos- es de 30 becquerelios/litro.

Algunas observaciones para situarnos que tomo del libro de conversaciones con el gran cientfico franco-barcelons (y republicano) Eduard Rodrguez Farr [2].

Sobre el estroncio: El estroncio 90, por ejemplo, que es uno de los elementos ms importantes de la contaminacin de Chernbil, o el cesio 137, son radionclidos que se incorporan al organismo. El primero acta como el calcio y se incorpora a los huesos; el cesio 137 se incorpora a los msculos, como el potasio; el iodo radiactivo se incorpora al tiroides. Todos estos elementos consiguen incorporarse al cuerpo humano porque son equivalentes o iguales, como en el caso del iodo, a elementos no radiactivos que existen en la naturaleza y que son necesarios para la vida. El ininterrumpido aumento del uso industrial, militar, cientfico y mdico de la energa atmica, de los radionclidos y las ondas electromagnticas de alta frecuencia, rayos X y gamma, est incrementando fuertemente, y de forma continua, el nivel de exposicin que sufre la especie humana a las radiaciones ionizantes.

En cuanto a los becquerelios, seala ERF: a unque la actividad radiactiva fsicamente se expresa en unidades de desintegracin por segundo, en becquerelios [3], el efecto biolgico no depende slo del nmero de desintegraciones, lo que llamamos actividad, sino que depende tambin de la naturaleza de la desintegracin. No es lo mismo una radiacin gamma que, por no tener masa ni carga elctrica, por ser muy energtica, es muy penetrante, pudiendo atravesar grandes cantidades de materia como hacen los rayos X y en mayor extensin los gamma, y que, por tanto, es ms peligrosa desde el exterior, que una radiacin beta -que es un electrn negativo- o una radiacin alfa, como la del uranio o la del plutonio, que es un ncleo de helio -dos protones y dos neutrones-, que tiene, pues, dos cargas positivas y una gran masa.

La radiacin alfa, aunque muy energtica, es poco penetrante ciertamente. sta es una de las cuestiones que tambin se tergiversa. Puedes parar una radiacin alfa con una hoja de papel. Si aqu hubiera una fuente de uranio, pones un papel, media cuartilla del DIN A4 por ejemplo, y un contador no detectara prcticamente nada. Acaso una dbil radiacin gamma secundaria. La cuartilla la ha parado, la partcula no la ha podido penetrar. Una radiacin beta, sin duda, tiene ms penetrabilidad pero no debe pasar de unos pocos milmetros, dependiendo de su energa. En cambio, una radiacin gamma tiene una penetrabilidad de metros. Esta radiacin, similar a una radiografa, es la que se usa en las fuentes de cobalto para mirar, por ejemplo, la textura interna de las vigas de acero, o en metalurgia para comprobar si estn bien construidas las estructuras. De este modo, concluye, el efecto biolgico va a variar enormemente segn la naturaleza de esta radiacin, no slo por el nmero de desintegraciones.

En cuanto a la desintegracin beta, seala el investigador del CSIC: es un proceso por el que un nclido inestable se transforma en otros nclidos mediante la emisin de una partcula beta que puede ser un electrn con carga negativa (b o negatrn) o bien positiva (b + o positrn), integrante este ltimo de la antimateria. La diferencia bsica entre un electrn o un positrn comn y la partcula de radiacin beta correspondiente es su origen nuclear, puesto que una partcula beta no es un electrn ordinario arrancado de algn orbital del tomo.

El proceso general de la desintegracin b es el siguiente: un neutrn da lugar a un protn, que permanece en el ncleo, y emite un electrn negativo y un antineutrino. El elemento resultante es un nmero atmico superior al originario y de masa similar. Ejemplo de ello es la transmutacin del carbono 14 (nmero atmico 6) en nitrgeno 14 (nmero atmico 7) con emisin de una partcula b y un antineutrino. El proceso general de la desintegracin b + obrara as: un protn da lugar a un neutrn, que sigue en el ncleo, emitindose un positrn y un neutrino. El elemento resultante es un nmero atmico inferior y masa similar. Este proceso es bastante extico, cual es la transformacin del carbono-11 (radionclido artificial usado en medicina) en boro-11 (nmero atmico 5) y emisin de un positrn y un neutrino.

Volvamos a la corporacin. Un portavoz de Tepco dijo que, por supuesto, incluso por supuestsimo, la firma volver a comprobar la radiacin total beta de aguas subterrnea a la luz de los niveles rcord de estroncio. Veremos en qu queda y de qu se informa y cuando.

En 2013, la radiacin, los apagones, los errores, la alarma social, otros numerosos contratiempos, desataron la preocupacin nacional e internacional y llevaron al gobierno nipn a destinar ms fondos y apoyo a las operaciones. Pero la apuesta atmica, el disparate fustico no cesa. Dentro del nuevo plan nuclear aprobado por el ejecutivo japons, Tepco espera volver a reiniciar su mayor planta, Kashiwazaki Kariwa, en el verano de 2014.

Tepco, recurdese, comenz en noviembre de 2013 el arduo y nunca realizado proceso de retirar cientos y cientos de frgiles barras de combustible del ms que daado reactor 4 de Fukushima. A principios de marzo, tal es la complejidad de la operacin, inform que haba retirado un 9% de las ms de 1.500 unidades de combustible no usado o gastado, unas 140 barras, en la piscina de almacenamiento del reactor 4. La tarea restante y es posible que se prolongue hasta ms all de mediados de 2015.

Toda precaucin es necesaria. La opinin pblica, nipona e internacional, informada y crtica, no debe bajar la guardia. Nuclear? No gracias sigue siendo uno de los lemas ms corteses, urgentes, necesarios, prudentes y humanistas que se han formulado nunca.

Notas:

[1] Mari Saito, El regulador critica al operador de Fukushima por la lectura de radiacin. http://es.reuters.com/article/idESMAEA1B01X20140212

[2] Eduard Rodrguez Farr y SLA, Casi todo lo que usted deseaba saber algn da sobre los efectos de la energa nuclear en la salud y el medio ambiente , Barcelona, El Viejo Topo, 2008.

[3] E l Bq mide la cantidad de radiactividad contenida en una muestra dada de materia, correspondiendo un becquerelio a aquella cantidad de elemento radiactivo en la que ocurre una desintegracin atmica por segundo.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter