Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-02-2014

La ofensiva contrarrevolucionaria

Dairo Ruz
Rebelin


En una especie de carambola de tres bandas, las derechas de Venezuela, Colombia y Ecuador alientan con el apoyo imperial su estrategia de guerra y sabotaje al proceso Bolivariano, a las iniciativas de paz del pueblo Colombiano, como al programa de transicin en Ecuador.

Destruir estos procesos que avanzan en idearios y programas para edificar sociedades ms justas, es la estrategia imperial y oligrquica que no est dispuesta a abandonar el poder poltico que an es dominante, y que de la mano de los viejos sectores capitalistas, persisten en mantener la escuela de cmo construir conflictos, y estimular guerras de forma permanente, impidiendo la perspectiva, y los anhelos democrticos de los pueblos.

La ofensiva contrarrevolucionaria responde a la importancia de algunos cambios estructurales en Venezuela y Ecuador, como a la bsqueda de la paz, y del poder popular revolucionario en Colombia y en Nuestra Amrica; los ejes del capitalismo siguen en la direccin de incrementar la remilitarizacin del continente, reposicionar y re-articular las derechas locales y regionales, as como revertir las conquistas sociales alcanzadas por los pueblos y gobiernos de la regin.

Ejercicios militares, espionaje, golpes de estado suaves, sabotaje econmico, instrumentacin de matrices comunicacionales, presencia de bases y mercenarios armados; constituyen con diferentes ritmos, la ruta de recolonizacin imperial emprendida, y que de persistir pueden ocasionar incalculables daos, - como ya se observa-, a personas y naciones enteras.

Sin embargo, entendemos que nos hay lucha y proceso revolucionario que no haya sido amenazado o agredido, y en el que el mpetu revolucionario no haya avanzado mayoritariamente ante la intervencin armada, diplomtica, econmica y social.

No ser fcil revertir lo conquistado para Nuestra Amrica, ni desmantelar la integracin regional, pese a que la antesala del asalto imperial sea el acoso comunicacional que fomenta la calumnia, la desinformacin, y la guerra de los medios oligrquicos trasnacionales, que intentan operar por fuera de la ley, siempre vinculadas al Departamento de Defensa gringo, y a los aliados regionales como Uribe Vlez, Pea Nieto o Capriles R, que como empresarios de la guerra y la intervencin han promovido la escasez, el saqueo, el acaparamiento, el trfico de armas y drogas; que con el paramilitarismo que dirigen pretenden encender los conflictos, o apoyar una invasin a Venezuela, darle continuidad a los planes golpistas en Ecuador, o asesinar la paz de los colombianos.

Es claro y que pese al colosal fracaso de las polticas hemisfricas de los Estados Unidos, este persiste en las guerras, aunque sufra las mayores derrotas en el terreno poltico, econmico, social y cultural de parte de los pueblos y sus luchas emancipadoras, que continan resistiendo ante la declinable hegemona continental del imperio, castigado por los anhelos de paz, por los revolucionarios y pueblos que buscan la paz, y por los ms diversos avances integracionistas en toda Amrica Latina y el Caribe que con sus inmensas riquezas estratgicas hoy sigue siendo considerada como un gran botn, del que hay que apoderarse por medio de los mercenarios, y arreciando los golpes de estado y las medidas de contra-insurgencia.

No valdrn ante la determinacin de conquistar la libertad y la paz de Nuestra Amrica, ni la prcticas gringas, o las coartadas cipayas que quieren perpetuar la guerra contra el terrorismo, o la guerra preventiva, unilateral y consulta o inconsulta con los silenciados organismos internacionales que operan taimadamente promoviendo las elecciones de la derecha en Colombia, el golpe de timn en Ecuador, y los planes criminales contra Maduro en Venezuela, al estilo de las invasiones en Irak, Afganistn, Libia , Siria, o contra la humanidad; seguir entonces la creciente resistencia popular, y LA PAZ COMO UNICA VICTORIA POSIBLE.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter