Portada :: Europa :: Ucrania
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2014

Ucrania y la gran ofensiva de EEUU contra Rusia

Nazann Armanian
Pblico.es


En una conferencia patrocinada por la petrolera Chevron, la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, revelaba que desde 1991 su pas haba invertido ms de 5.000.000.000 de dlares en Ucrania, uno de los pases ms estratgicos del planeta, y no precisamente para erradicar la pobreza. La publicacin (por Rusia?) de una conversacin telefnica entre Nuland, una frrea antirusa procedente de la OTAN, y el embajador estadounidense en Kiev das antes, en la que ella se queja de la Unin Europea por ser incapaz de derrocar el Gobierno y afirma utilizar a un representante de la ONU organismo internacional tratado como marioneta- para formar el nuevo ejecutivo, conforma la sospecha: Est Washington detrs del golpe de Estados contra el Gobierno legtimo (con los mismos criterios del occidente) de Viktor Yanukvich, elegido en 2010? Claro que aqu, nadie lo llamar golpe de estado, para poder reconocerlo como legal, lo mismo que se hizo con el golpe de Egipto por Al Sisi. Por otro lado, era sorprendente que Barak Obama pidiera tranquilidad a los manifestantes y dilogo al Gobierno, mientras los ultras como John Bolton y el senador McCain (ste hasta se present en la Plaza de Independencia de Kiev!) le exigan contundencia. Hay un Gobierno neocon dentro o paralelo al Gobierno de Obama o se trata de un doble juego del presidente?

La realidad es ms compleja de que los ucranianos queran pertenecer a la UE y su Gobierno tirano se propuso impedirlo a balazos. Al tiempo que los medios de comunicacin convertan un asunto interno de Ucrania en una cuestin internacional, exagerando su impacto con el fin de allanar el camino de la injerencia de las potencias occidentales (preocupadas por la democracia en Ucrania que no en Arabia Saud) nadie se enter de la huda de la primera ministra tailands Yingluck Shinawatra a no se sabe dnde por masivas protestas ciudadanas, o de la terrible matanza de los musulmanes en Myanmar.

El monopolio de la injerencia en los asuntos de otros Estados tiene un nombre: American exceptionalism

Corresponde a los ucrainlogos hablarnos del caldo de cultivo interno que propici una crisis de tal magnitud y de cmo 20.000 pudieron determinar el destino de 45 millones de personas. Y no vale la justificacin a la espaola de la mayora silenciosa! Es inaudito que unos revolucionarios se jueguen la vida para entrar en una alianza econmica y que sta adems sea una UE en bancarrota y con millones de parados, desahuciados y clases medias medias empujados a la miseria.

El modus operandi de la UE y Estados Unidos ha sido aplicar el modelo de las primaveras libia y siria: Protestas pacficas convertidas, de repente, en levantamientos armados de bandas tenebrosas con disciplina militar que provocan caos y terror para dar la impresin del peligro de masacre y guerra civil. Que los dictadores respondan con una dura represin seala que ninguno representa los intereses de los ciudadanos.

La destitucin de Yanukvich con dicho mtodos es un mal precedente para los Gobiernos europeos que casi a diario se enfrentan a decenas de miles de manifestantes contra la corrupcin y el saqueo de sus ahorros.

Bruselas oculta la verdad. No dice a los ucranianos que:

1. La UE no haba ofrecido a su Gobierno la integracin en el club, sino un acuerdo de libre comercio (ver: La guerra del gas: de Ucrania a Siria y de EEUU a Irn) que destruira la economa de un pas que posee una cuarta parte de las tierras negras (chernozem, suelo agrcola que no necesita fertilizante) del mundo, adems de carbn, uranio y hierro. Sus gentes empobrecidas creen que en este lado de Europa veran como los suecos, ignorando que en Blgica, por ejemplo, uno de cada cuatro nios vive por debajo de la lnea de la pobreza.

2. Que hoy estando en bancarrota, la UE no tiene inters en que en el ingreso de Ucrania. Si lo hiciera, Georgia, Azerbaiyn o Moldavia tambin se pondran en la cola.

3. Que pases como Rumania o Bulgaria, que s estn en la UE, no han visto ni prosperidad econmica ni derechos polticos y viven peor que hace 40 aos. La Bulgaria socialista de entonces exportaba electricidad y productos agrcolas a Turqua y hoy su economa sufre tal parlisis que miles de sus ciudadanos cualificados han emigrado y el resto son simples consumidores de los productos de las potencias, adeudos hasta la medula.

4. Que en Bielorrusia, pas que va a formar parte de La Unin aduanera, junto con Kazajistn y Rusia, las tasas de la pobreza y la del desempleo son del 2% y la Educacin y Sanidad siguen siendo gratuitas y universales.

5. Que Bruselas y Washington en Ucrania estn apoyando a la derecha ms reaccionaria, a los grupos fascistas (como lo han hecho con Talibn y Al Qaeda) e incluso antisemitas que acusaban al Gobierno ser marioneta de la mafia juda rusa. Los partidos comunistas de las exrepblicas soviticas ya en diciembre advirtieron sobre la peligro de las fuerzas neonazis de Ucrania, que tambin avanzan en Europa Occidental.

De Buda a Lenin, de Bamian a Kiev

El derribo de la estatua de Lenin en Kiev, que era el smbolo del triunfo sobre los nazis (que no el de la URSS o de Rusia, ya que en los ltimos tres aos se han instalado otras 5 estatuas de Lenin y de Marx en distintas ciudades del pas), ha sido tan significativo como la destruccin de la estatua de Buda en Afganistn por los talibanes, criatura nacida en los stanos de la CIA, cuya misin era operar en otro pas de la zona de influencia rusa.

Dominar Ucrania ha sido uno de los principales objetivos de Estados Unidos. Ya en 1989, Zbigniew Brzezinski, asesor de Seguridad Nacional de Jimmy Carter, elabor unos estatutos para una Ucrania independiente de la URSS. Los objetivos de la actual intromisin de Washington en Ucrania (que significa Patria en su idioma), son:

Para arrastrar a Ucrania hacia su rbita, EEUU cuenta con varios planes:

*Plan A: Instalar un gobierno anti-ruso, que acta de contrapeso a Mosc, y permita la integracin del pas en la OTAN como Polonia, Hungra, Eslovaquia y Rumania. El avance de la Alianza hacia las fronteras rusas se paraliz tras la intervencin militar de Rusia en la guerra de 5 das contra la invasin de Georgia, respaldada por el Pentgono, en Osetia del Sur. El golpe de Estado contra Yanukvich facilita una tarea primordial: cambiar la direccin de los servicios de inteligencia y el mando del ejrcito ucraniano y vincularlos con el Pentgono.

*Plan B: Si el futuro rgimen no es amigo, al menos que convierta a Ucrania en un Estado tapn entre Rusia y Occidente. Lo prefiere dbil e inestable, que una Ucrania fuerte y socia de Rusia.

*Plan C: La Yugoslavizacion de Ucrania, con imaginarias lneas divisorias tnico-lingsticas (ruso/ucraniana) y religiosa (ortodoxa-catlica), como apunt en 1996 Samuel Huntington, basndose en el supuesto choque de civilizacin entre los ucranianos orientales y los occidentales. Estados Unidos aqu tambin seguir la nueva poltica de la Casa Blanca: no a las intervenciones y riesgos innecesarios, s a sacar provecho de las fracturas sociales existentes en los territorios de inters (Ver: Obama y su realismo aristotlico).

Ucrania, sentada en dos sillas

Desde su independencia en 1991, Kiev ha tenido que maniobrar entre Occidente y Rusia, salvando su difcil posicin geogrfica: la oposicin de Yanukvich en 2011 a la oferta rusa de fusionar la ucraniana Naftogaz con Gazprom, a pesar de que ste ofreca precios ms bajos para los consumidores ucranianos de gas, o negociar un acuerdo de asociacin con la OTAN, mientras firmaba con Mosc los derechos de la Flota rusa del Mar Negro, son algunos ejemplos.

Ser decisin suya si quiere ser otro Chipre o Grecia en la UE o un socio de importancia para Rusia: cola de len o cabeza de ratn. Geopolitical choices may be tweaked by the individuals in power, but the pressure of long-term national interests remains strong. El futuro lo determinar el peso de los intereses nacionales a largo plazo, lo cual impedir la fidelidad absoluta de Kiev a Mosc o a Brselas-Washington.

Vuelve el imperialismo alemn

Con 287 bases militares americanas en su suelo (Noruega tiene tres y Espaa cinco), y tan slo 200.000, la gran Alemania no es ms que un rehn de Estados Unidos, cuya canciller ha tenido que ir a la audiencia de su jefe en Washington una veintena de veces. Nuland, en su famosa llamada telefnica, se permite menospreciar a Alemania sin entender el riesgo energtico que le supone una guerra abierta con Rusia. Aun as, la actual intervencin de Berln en los asuntos de Ucrania -apoyando a Vitali Klitschko, un millonario lder de la oposicin, residente en Hamburgo-, marca un nuevo hito en la poltica exterior de los germanos, con la intencin de:

La venganza rusa

Rusia no admitir un rgimen pro-occidental en el pas ms importante para su seguridad. Dnde, cmo y cundo responder a estas provocaciones? Quizs lo haga en Irn, saboteando el acuerdo histrico firmado con Estados Unidos sobre su programa nuclear, o en Polonia o Rumania, ambos dependientes al gas ruso.

Rusia, desde Ucrania, ampla su lnea costera hasta el Mar Negro, fortalece lazos con los ms de 4 millones de ortodoxos, mantiene su base militar (tambin la aeroespacial), y accede a los amplios y abundantes productos agrcolas.

El Kremlin no puede perder esta batalla, tampoco quiere un enfrentamiento durante los juegos de Sochi, por lo que est usando su poder blando. Es consciente de que cualquier gobierno en Ucrania tendr que hacer el mismo juego de equilibrio. La dependencia econmica de Ucrania a Rusia es muy profunda, tanto que muchas de las grandes empresas del pas tienen dueos rusos.

Lo sucedido cambia el equilibrio de fuerzas. La prxima parada del caos controlado puede ser Bielorrusia y despus las regiones de la propia Federacin Rusa.

Fuente: http://blogs.publico.es/puntoyseguido/1375/ucrania-y-la-gran-ofensiva-de-eeuu-hacia-rusia/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter