Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-02-2014

Entre el capitalismo y la ecologa

Daniel Mathews Carmelino
Quemanta


En las Conferencias Internacional sobre Desarrollo Sostenible un tema que est lamentablemente ausente es el de la adaptacin de nuestros sistemas econmicos a los cambios climticos. Pareciera que las distintas oficinas de las Naciones Unidas caminan por carriles paralelos, nunca se encuentran. Y sin embargo la realidad es una misma y no habr ms desarrollo si no nos fijamos en los informes sobre calentamiento global. Algo hay que hacer. La gran pregunta que anima el artculo es Puede un gobierno ser capitalista y defensor de la ecologa al mismo tiempo? Para eso le doy una mirada a las polticas de Per, Colombia, Bolivia y Ecuador.

En los cuatro casos se han dictado una serie de disposiciones legales e incluso constitucionales que pretenden proteger la naturaleza. En los cuatro se han desarrollado procesos de cambios que deberan haber potenciado estas polticas. El Per logro derrotar la dictadura de Fujimori y comenz un proceso de transicin a la democracia que incluye la prisin del dictador. Ecuador, Bolivia, Colombia, han tenido importantes cambios constitucionales que incluyen artculos con contenido ecolgico. Y sin embargo vemos en los cuatro que el extractivismo est ganando la batalla.

El nuevo siglo se inici en el Per con un Gobierno de Transicin, al ser declarado con incapacidad moral el Presidente Alberto Fujimori, por haberse fugado del pas en medio de una grave crisis poltica. Durante el corto periodo de ocho meses de gobierno de Valentn Paniagua, se restableci el estado de derecho en el pas, se logr estabilidad poltica, respeto a la institucionalidad democrtica Alejandro Toledo, luego de un proceso electoral democrtico, se convirti en el presidente del Per para el periodo del 2001 al 2006.

El 2005 se dict la Ley General del Ambiente que establece los principios y normas bsicas para el efectivo ejercicio del derecho constitucional al ambiente saludable, equilibrado y adecuado para el pleno desarrollo de la vida. Regula la gestin del ambiente y sus componentes en el Per, y estipula la aplicacin de medidas de adaptacin y mitigacin para eliminar o controlar las causas que generan la degradacin ambiental. El 2008 se crea el Ministerio del Ambiente con el fin de aplicar polticas acordes con dicha ley y los compromisos internacionales adquiridos.

Y sin embargo son cada vez ms los espacios agrarios que pasan a convertirse en zonas mineras. En un pas que en los aos 60 produjo una importante reforma agraria que puso las tierras en manos de quienes la trabajan esto ha significado un constante enfrentamiento entre la poltica extractivista del gobierno y el movimiento social: 12 muertos durante el gobierno de Alejandro Toledo, 67 durante el segundo gobierno de Alan Garca y 27 muertos durante el gobierno Ollanta Humala.

Bolivia es un pas que resulta importante por varias razones. Tiene un gobierno que resulta de luchas ambientales y que corresponde al liderazgo del cocalero Evo Morales. Tiene una actitud de mayor independencia frente al mercado internacional. Promueve mayor inversin social, cambios institucionales que favorecen la participacin ciudadana y fortalecimiento del Estado. Ha elevado el Buen Vivir a categora constitucional lo que supone una relacin ms positiva entre los seres humanos y entre estos y la naturaleza. Por ltimo hay que destacar el liderazgo mundial que dio lugar a su momento ms destacado: la Cumbre de Cochabamba de 2010.

A fines de la dcada del 2000, e inicios de la siguiente, los temas de cambio climtico ocuparon un lugar central en la agenda poltica del pas, de la mano del presidente Evo Morales, para quien es central la interpelacin a las causas estructurales del cambio climtico y la demanda a los pases desarrollados a reducir sus Gases de Efecto Invernadero en sus fuentes domsticas y no a travs de los mecanismos financieros de mercado.

El 2013 sin embargo ha estado marcado por el conflicto de la carretera TIPNIS. Se trata de un proyecto de unir el Pacifico con el Atlntico y que sin embargo afecta a un pas que hace ms de un siglo reclama su salida al mar. Evidentemente los beneficiados son Chile y Brasil. Pero tambin hay intereses Bolivianos, nuevamente relacionados a la poltica extractivista. En el plano de la institucionalidad del cambio climtico, se genera el debilitamiento progresivo del Programa Nacional de Cambio Climatico hasta su cierre en 2012, as como el cierre del Mecanismo Nacional de Adaptacin al Cambio Climtico en 2011.

En Colombia desde finales de la dcada del ochenta, la economa ha venido siendo objeto de una significativa diversificacin hacia la superacin del modelo mono exportador del caf, por uno que incluye mltiples productos primarios, mediante el auge de industrias extractivas (minerales e hidrocarburos), manufacturas y prestacin de servicios. Todo a partir de la implementacin del modelo econmico neoliberal impulsado por el Consenso de Washington de 1989.

Si bien la Constitucin Poltica de 1991 no contiene disposiciones que aludan directamente al cambio climtico, si contempla un amplio catlogo de normas en materia ambiental y reconocimiento de la diversidad cultural. A esto se suma la Ley 99 de 1993, que cre el sistema nacional ambiental y reconoci los principios de la Declaracin de Ro de Janeiro de 1992 sobre medioambiente y desarrollo como principios orientadores de la poltica. Adems, el desarrollo jurisprudencial de la Corte Constitucional, en particular en materia de derechos ambientales y la proteccin de los territorios, han hecho de Colombia un pas bandera en esta materia.

Algunas organizaciones de la sociedad civil, con experticia en materia de cambio climtico y reas prioritarias para la conservacin, decidieron formar una Mesa para apoyar las iniciativas del gobierno. Adems, participaron en la realizacin conjunta de talleres de informacin y dilogo temprano con pueblos indgenas y comunidades afrocolombianas. Lastimosamente las recomendaciones y estrategias formuladas por la Mesa prcticamente se quedaron en la mesa, por no tener la capacidad de articularse con sectores gubernamentales.

Colombia es, de los cuatro, el pas con menos preocupacin ambiental. En la actualidad, la economa del pas se encuentra en un proceso dirigido a alcanzar mejores niveles de competitividad, lo cual se acompaa de la flexibilizacin de la normatividad ambiental y la no definicin de salvaguardas socioambientales.

La Constitucin de la Repblica que actualmente rige la vida jurdica del Ecuador es fruto de un proceso profundo de cambios en la estructura institucional del Estado, que inici en septiembre de 2007 con la inauguracin de los trabajos de la Asamblea Constituyente de Montecristi, y que culmin con la promulgacin de la nueva Constitucin en octubre de 2008 luego de su aprobacin mayoritaria en referndum. El nuevo texto constitucional incorpora tres pilares fundamentales sobre los que sustenta su visin de pas. Los tres resultan de gran relevancia en relacin a la naturaleza, la diversidad cultural y los derechos vinculados a ellas: el buen vivir o sumak kawsay, el reconocimiento de derechos a la naturaleza y el carcter plurinacional del Estado ecuatoriano. Con respecto al cambio climtico, la Constitucin establece que el Estado adoptar medidas adecuadas y transversales para la mitigacin del cambio climtico, mediante la limitacin de las emisiones de gases de efecto invernadero, la deforestacin y la contaminacin atmosfrica; adems, tomar medidas para la conservacin de los bosques y la vegetacin, y proteger a la poblacin en riesgo (Art. 414).

Y sin embargo la iniciativa ms atrevida del gobierno ecuatoriano muestra claramente sus lmites. Se trata del compromiso del pas para mantener indefinidamente inexplotadas las reservas de 846 millones de barriles de petrleo en el campo ITT (Ishpingo-Tambococha-Tiputini), equivalentes al 20% de las reservas del pas, localizadas en el Parque Nacional Yasun en la Amazona ecuatoriana. Pero es un compromiso condicionado a lo que haga la banca mundial. El Presidente Correa propuso que la comunidad internacional contribuya financieramente con al menos 3.600 millones de dlares, equivalentes al 50% de los recursos que percibira el Estado en caso de optar por la explotacin petrolera. Como la comunidad internacional no ha respondido el gobierno ecuatoriano piensa pasar por encima de los artculos que hablan de los derechos de la naturaleza, que prohben la deforestacin, que protegen a las comunidades en aislamiento voluntario.

En resumen: no puede haber cambio social que no pase por la ruptura con el capitalismo. Los intentos han sido saludables. Las propuestas de defender la naturaleza estn ah y seguramente son honestas. Pero no bastan. Y ya en los cuatro pases los pueblos han comenzado a andar en la direccin del ecosocialismo. En esa direccin nos apuntamos.

http://quemanta.org/2014/entre-el-capitalismo-y-la-ecologia-2/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter