Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-02-2014

El Salvador
El voto nulo de izquierda en la coyuntura electoral 2014

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


En la actual coyuntura, el voto nulo se ha convertido en una decisin personal y/o en una accin poltica para muchas personas dentro de la izquierda. Por ello es preciso aclarar, que sta no una decisin que aplique para todas las personas ni es una opcin para todas las coyunturas de la lucha poltica.

Defino a la izquierda como un amplio y diverso movimiento que identifica al sistema capitalista como la causa estructural de los problemas actuales de injusticia, desigualdad, violencia y deterioro ambiental, y que tiene como utopa la construccin de una sociedad y de un sistema econmico alternativo al capitalismo.

En consecuencia, excluyo de esta clasificacin a personas, movimientos y pensamientos que no cuestionan los fundamentos ni la racionalidad del sistema capitalista y/o que aun cuando cuestionen a este sistema, han llegado a la conclusin que no es posible sustituirlo, y en consecuencia, optan por humanizarlo y/o perfeccionarlo para que funcione de manera democrtica, incluyente y justa.

Estas personas, movimientos y pensamientosreformistas (social demcratas, social cristianos, progresistas, keynesianos, institucionalistas, etc.) coinciden en muchos planteamientos con la izquierda (justicia social, preocupacin por los problemas de la gente, cambio climtico, soberana alimentaria, igualdad de gnero,etc.), y por ello, tienden a mimetizarse con las posturas poltica de izquierda. Sin embargo, siempre es posible diferenciarles cuando se analizan sus posturas frente al capitalismo.

La lucha de la izquierda contra el capitalismo es un campo de lucha heterogneo. Esta marcada por una amplia gama de tendencias (marxistas, marxistas leninistas, troskistas, stalinistas, anarquistas, maostas, gramscianas, comunistas, ambientalistas, ecofeministas, ) que tienen propuestas diversas (y hasta encontradas) sobre las estrategias y las tcticas que deben seguirse para derrotar al capitalismo e instaurar una sociedad alternativa.

Estas propuestas varan desde las que plantean que es necesaria la toma del poder del Estado para hacer la revolucin anti capitalista (desde arriba) hasta otras que plantean que la revolucin se puede hacer sin tomar el Estado (desde abajo). Las tcticas varan entre quienes se proponen articular la lucha revolucionaria a partir de un partido que participa en las luchas electorales y asume las reglas de la democracia capitalista, hasta quienes se decantan por la lucha al margen del sistema poltico y del rgimen poltico de las democracias capitalistas.

Sin importar las diferencias entre estrategias y/o tcticas de la lucha poltica, es inevitable que las personas de izquierda ms tarde o ms temprano, se enfrenten con dilemas ticos entre lo que piensan y lo que hacen.

Por ejemplo, tomemos el caso de una persona de izquierda que piensa que los tratados de libre comercio e inversin (TLC, AdA) y los asocios pblicos privados (APP) son instrumentos del neoliberalismo que tienen como objetivo la re-funcionalizacin de los procesos de acumulacin del Capital nacional y transnacional a costa del bienestar de los sectores populares. Podra suceder que sta persona enfrente un dilema tico cuando constate que el partido poltico porque el que debera votar, est comprometido con dar continuidad a estos instrumentos del neoliberalismo. Frente a este dilema, esta persona podra optar por la anulacin de su voto, como una forma de mantener la coherencia entre lo quepiensa (escribe, dice, ensea) y lo que hace.

Ahora bien, no es de esperar que todas las personas de izquierda enfrenten este mismo dilema tico o que todas las personas que lo enfrenten, lo resuelvan anulando el voto. Algunas personas pueden resolverlo aplicando el principio del mal menor (Santo Toms de Aquino), otras desde el principio el fin justifica los medios (Maquiavelo) y otros desde el pragmatismo poltico, es decir, asumiendo que la poltica es as, y es preciso hacer concesiones a la burguesa y al imperialismo, si eso nos permite ir acumulando fuerzas. Otras podran simplemente reconocer que s bien existen problemas de coherencia en el programa de este partido, de lo que se trata es de llevar al partido al gobierno, para que una vez all, la prctica de la ciudadana activa, conduzca a la rectificacin de estos errores como los TLC y los APP. A lo mejor, muchas personas desde la izquierda ni siquiera llegarn a platearse esta disyuntiva.

Pero debe agregarse que el voto nulo tampoco es til en todas las coyunturas de la lucha poltica de la izquierda. Anular el voto no tiene sentido cuando los procesos electorales pueden llevar al gobierno o a la Asamblea Legislativa a un partido polticoque desde el Estado y desde la sociedad civil puedecontribuir al logro de condiciones para la construccin de contra- hegemona capitalista.

En concreto, no se debera anular el voto cuando la victoria electoral de un partido pueda desencadenar procesos conducentes a:

1)El debilitamiento de la base material del poder de la clase dominante;

2)El debilitamiento ideolgico que sustenta la hegemona de la clase dominante y

3)La creacin y/o fortalecimiento de condiciones para el desarrollo de la conciencia de clase y de la movilizacin poltica de las masas.Este fue el caso de las votaciones presidenciales de marzo de 2009, que potencialmente encerraban la posibilidad de que un triunfo electoral del partido FMLN pudiera contribuir a esas tres condiciones;presuncin que la realidad se encarg posteriormente de desvirtuar.

En la coyuntura actual y dada la estructura de alianzas y pactos econmicos y polticos con los cuales gobernar el partido FMLNno es de esperar que este gobierno contribuya a la creacin de contra-hegemona al Capital. Porque debe tenerse en cuenta que las elecciones de 2014 no constituyen una lucha entre la izquierda y la derecha, sino que reflejan un enfrentamiento al interior de la clase dominante, entre dos fracciones empresariales que se disputan la direccin del Estado, para imponer su versin particular del capitalismo neoliberal.Es cierto que la derrota de ARENA podra significar la derrota poltica de la oligarqua neoliberal, pero el triunfo del FMLN y de su alianza con GANA, representan la victoria poltica de la burguesa neoliberal, que pese a sus diferencias con la oligarqua neoliberal, es tan clase dominante como aquella.

Despus del 1 de junio de 2014, la clase dominante comenzar un proceso de ajuste en su direccin hegemnica, que implicar que poco a poco, la llamada oligarqua neoliberal se adapte a las nuevas reglas del juego de la burguesa neoliberal (eliminacin de monopolios en ciertos sectores, apertura de nuevos mercados, diversificacin del aparato productivo, etc.) y que comience a aceptar cambios en la actual forma de distribucin del excedente econmico. No sera extrao que algn tiempo les veamos haciendo negocios juntos, en los medicamentos, en la energa, en el agua, en las cadenas agroalimentarias, en el transporte, en los agro negocios, etc.

Lo ms importante de esta reconfiguracin del poder en el seno de la clase dominante es que implicar un rejuvenecimiento del discurso del Capital, ya que generalizar la idea entre las masas que este sistema econmico no necesita ser sustituido por otro, ya que mediante reformas sociales e institucionales puede ser humanizado y ponerse al servicio de la sociedad.

Por tanto, si bien es cierto que anular el voto en esta coyuntura poltica especfica, no hace avanzar la revolucin anti-capitalista, tampoco la obstaculiza, porque ese objetivo no est implcito en ninguno de los proyectos polticos en contienda. Pero en cambio,usar esta accinen la izquierda como un medio para el discernimiento y para el anlisis de la coyuntura,puede contribuir en alguna medida a cuestionarla hegemona del Capital y a comenzar a generar conciencia crtica entre las masas y sus intelectuales, de cara a la prxima etapa de la lucha contra el sistema.

En conclusin: En esta coyuntura, algunas personas de izquierda resuelven sus dilemas ticos anulando el voto. Otras personas desde la izquierda piensan que no es posible construir contra hegemona votando por un partido que gobernar en alianza con una fraccin de la clase dominante (burguesa neoliberal) que pondr en marcha una Revolucin Pasiva, que fortalecer las bases materiales e ideolgicas del Consenso del Capital en lugar de debilitarlo. (Ver: La amenaza de la Revolucin Pasiva; Rebelin,02.08.2013).

Las personas que desde la izquierda anularemos el voto el prximo 9 de marzo, podemos estar equivocadas, podemos ser ingenuas, idealistas, utpicas, incultas pero merecemos respeto y tenemos el derecho de no ser intimidadas ni exterminadas por quienes desde la izquierda comparten nuestra misma lucha contra el capitalismo. De otros y de otras que nos atacan desde posturas reformistas porque no comparten esta lucha contra el Capital y/o desde sectores que defienden los intereses del Capital, de ellos y ellas, por supuesto que nos extraa que se nos trate de esta manera.


Julia Evelyn Martnez es economista, profesora de la escuela de economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) de El Salvador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter