Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2014

El Carnaval del peronismo renovador impulsado por los medios

Juan Castillo y Cia
Rebelin


Todos sabemos que en poca de carnavales no es sorprendente encontrar algn disfrazado portando una mscara con miras a asistir a alguna fiesta o, eventualmente, a un corsdromo para deleitarse durante el efmero reinado del Rey Momo. Sin embargo, lo que s resulta sorprendente es que aquellos dirigentes polticos y/o mediticos de Argentina que, curiosamente, durante el resto del ao apelan al uso cotidiano de la mscara para ocultar sus verdaderas intenciones, se desenmascaren durante el perodo carnavalesco.

Y esto lo decimos por las recientes declaraciones de los denominados hombres del massismo que durante el presente mes han salido a manifestar, sin pelos en la lengua, que los trabajadores argentinos estaran dispuestos a que se le rebajen de sus salarios hasta un 10% de lo que perciben. Curiosa afirmacin en principio; no obstante, si indagamos un poco ms en esta clase de expresiones, y de los personajes que las vertieron, podremos percatarnos de que no son fruto del azar, sino el resultado del modelo de pas que propugnan estos sectores.

As observamos como Felipe Sol, destacado representante del peronismo renovador, se lanz mediticamente al ruedo con esta propuesta, seguido por Javier Gonzlez Fraga (otro conspicuo menemista, ahora simpatizante de la renovacin massista) quien habl de las bondades de la reduccin salarial y por Jos Ignacio de Mendiguren, ex titular de la UIA y flamante diputado que engrosa las filas del futuro candidato presidencial Sergio Massa, que vino a sugerir la interrupcin de las paritarias; despojando, en consecuencia, a los trabajadores de un instrumento legtimo para defender sus salarios.

Sin duda, para aquellos que intentamos observar detrs del teln del escenario teatral de la poltica argentina semejante proceder no nos toma desprevenidos. Por el contrario, basta rememorar el mensaje que Sergio Massa destin a los empresarios en agosto del 2013 para recordar, cuan agradable son a los odos de estos, la meloda neoliberal que el mentado dirigente supo desarrollar en los salones del Hotel Alvear.

Sin embargo, y ms all del eventual proceder que tendrn estos seores en caso de llegar al gobierno, lo cierto es que hay toda una estrategia montada por el establishment econmico-financiero y meditico a los efectos de ir convenciendo a la gente de las necesidades del retorno paulatino al viejo modelo neoliberal.

Una estrategia que se viene ejecutando sin prisa pero sin pausa como dira Napolen y motorizada por las grandes corporaciones econmicas y mediticas.

Ya lo decamos en octubre del ao pasado y no por saberlo a ciencia cierta, sino por ser simples observadores del devenir poltico del pas. Luego del resultado de los comicios legislativos de octubre, los medios hegemnicos se encargaron de librar el certificado de defuncin del ciclo kirchnerista y anunciaron, con bombos y platillos, los futuros presidenciables: Massa, Macr y Scioli todos congraciados (en mayor o menor grado) con el sistema de poder dominante en Argentina.

La nota publicada, a fines de octubre del 2013, en nuestro blog se titulaba "el Gran Ganador" y all decamos lo siguiente:

As, poco se habla en estos medios de la gran eleccin realizada -por solo citar dos ejemplos- de los gobernadores de Chaco o Entre Ros (Capitanich y Uribarri respectivamente) que, eventualmente, los colocara en carrera para las presidenciales del 2015. Sin embargo, los analistas del denominado periodismo independiente ya preanuncian de antemano, como futuros presidenciables, los nombres de Massa, Macri y hasta del derrotado Scioli; todos ellos funcionales, obviamente, a los intereses del establishment econmico-meditico.

Es, precisamente, en funcin de esta hiptesis que podemos afirmar que el gran ganador en estos comicios legislativos ha sido, por el momento, nada menos que el poder meditico. Ahora bien, que repercusiones puede traer este triunfo de los medios en el escenario poltico local. No se trata de hacer futurologa pero, experiencia mediante, no sera descabellado suponer que a partir de ahora recrudecern los intentos desestabilizadores nuevamente: las corridas del dlar, la amplificacin de la sensacin de inseguridad virtual amalgamada con la real, la mentira revestida de informacin para dinamitar al gobierno, los tradicionales saqueos que surgen en las fechas navideas, etc., etc.
Todo sera vlido y necesario para acelerar la retirada de un gobierno que os poner en jaque el predominio de los sectores dominantes; en consecuencia, sera bueno darle una leccin para sentar precedentes.


No por casualidad los portavoces de sugerir una hipottica reduccin de los salarios aparecieron al unsono en los programas televisivos de los grandes medios; si hasta el periodista estrella del Grupo Clarn, Jorge Lanata, se encarg de decir que de haber un fuerte liderazgo la gente aceptara la posibilidad de una reduccin del salario del orden del 10%. Como vemos se ponen de acuerdo hasta en las cifras a sugerir.

Curiosamente, nunca hablan de los excesivos mrgenes de rentabilidad de la que gozan las grandes empresas; por ejemplo, las gigantescas cadenas de supermercados.

Al contrario, cuando el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, mencion la posibilidad de enviar al Congreso de la Nacin un proyecto de ley para evitar el abuso de posicin dominante, todos los periodistas independientes salieron a cuestionar la iniciativa.

Como se le va a poner un freno a la rentabilidad de los grandes supermercados!! Vociferaron los periodistas de TN, esos excelsos mensajeros de la verdad, los mismos que nos decan que ese canal iba a desaparecer con la puesta en vigencia de la ley de medios.

Aqu, como es su costumbre, omitieron hacer referencia a la existencia de esta clase de leyes en los pases desarrollados; pero eso s, cuando el gobierno decide no ajustarse, por ejemplo, a las sugerencias del FMI, se trata de un pas que no sintoniza la frecuencia de las grandes naciones, ni saca provecho de esas experiencias.

Lo cierto es que, en el curso de estos das, escuchamos que para combatir la inflacin hay que reducir los salarios, sin tocar los desorbitantes mrgenes de ganancias de las grandes corporaciones que, segn el periodismo independiente, en nada afecta al desarrollo de la espiral inflacionaria. El hecho comprobado que en una gran variedad de artculos remarquen con mrgenes de ganancias superior a los tres dgitos o motorizar el desabastecimiento para provocar una suba de los mismos es, a juzgar por estos seores, simplemente las reglas que sabiamente nos impone la economa de mercado.

La historia nos demuestra exactamente lo contrario; sin embargo, debemos reconocer que la nuestra no es una sociedad con manifiesta vocacin historicista. Pues, de serlo no habran sobrevivido los gures mediticos, ni el menemismo reciclado (hoy peronismo renovador), ni los dinosaurios de "los periodistas independientes" que tanto mal le han hecho al pas y aun mantienen cierta ascendencia sobre los televidentes. La importancia de orientarnos por la historia, nos permite cuando menos avizorar los pasos ocultos que ciertos sectores van desarrollando.

As hoy, podemos apreciar cmo el establishment econmico-meditico ha decidido profundizar sus embates contra el gobierno y para ello cuenta con un ejrcito de soldados tteres que estn dispuestos a ofrecer sus servicios voluntariamente. Al parecer, buena parte del peronismo renovador y del resto de la oposicin se han ofrecido incondicionalmente. Lo bueno es que, misteriosamente, en carnaval han decidido despojarse de la careta.

Blog del autor: http://epistemesxxi.blogspot.com.es/2014/02/el-carnaval-del-peronismo-renovador.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter