Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-03-2014

Venezuela y el fascismo social

Belkis V. Bigott Suzzarini y Gregorio J. Prez Almeida
Rebelin


El fascismo no es una amenaza.

El fascismo est entre nosotros

Boaventura de Sousa Santos

I

El fascismo poltico

Apenas se nombran las palabras fascismo o nazismo, aparecen, entre otros nombres los de Mussolini, Hitler, Franco, Videla y Pinochet 1 . Al nombrar a estos presidentes y jefes de Estado, el trmino se remite automticamente a su expresin poltica institucional, es decir estatal: el Estado fascista constituido en Italia y Alemania a partir de la segunda dcada del siglo XX y se advierte su vinculacin directa con los intereses ms inhumanos y repugnantes del capital.

Luego, se caracteriza al fascismo como movimiento social y cultural y se enumeran sus atributos: racista, sexista, xenfobo, misgino, antisemita, antisocialista, anticomunista, etc.

Contina esta descripcin con los rasgos de la personalidad del fascio, es decir, del sujeto fascista: su condicin agonal violenta, su represin sexual sublimada en el consumo individualista, su compulsin al orden, etc. y otros rasgos que hacen del fascio un/a energmeno/a 2 . Se intenta aterrizar esta descripcin en Venezuela haciendo las asociaciones respectivas con las y los activistas de la derecha venezolana que se agrupan y actan desde los partidos polticos Primero Justicia y Voluntad Popular. Amn de sealar la relacin de estos lderes con el paramilitarismo colombiano.

Todos estos intentos de poner al da la conceptualizacin y caracterizacin del fascismo (y su gemelo el nazismo), son excelentes aportes a la comprensin histrica, poltica y psicolgica del enemigo que asecha a la democracia. Mucho ms si se declara socialista.

Nosotros, en este artculo, siguiendo los argumentos de Boaventura de Sousa Santos, en su libro Conocer desde el Sur  3 , intentaremos abordar el tema desde una perspectiva distinta que reconoce la importancia de la conceptualizacin del fascismo basada en el anlisis del hecho histrico europeo, pero mira los cambios sustanciales ocurridos en las estructuras capitalistas mundiales en los ltimos 60 aos. Esta visin permite una comprensin del fascismo no como un accidente fatal en la democracia occidental, sino como expresin vital del capitalismo de postguerra.

En otras palabras, no miramos al fascismo de hoy como la actualizacin de un rgimen poltico superado. Tampoco lo vemos como una amenaza histrica a la democracia (un muerto revivido, un zombi), sino como un componente sustancial del capitalismo y la democracia burguesa/liberal que se expandi mundialmente luego de 1945 y que desde mediados de los 70 del siglo XX, hemos conocido como neoliberalismo. Por esto nuestro epgrafe: El fascismo no es una amenaza. El fascismo est entre nosotros. A qu nos referimos?  

II

El fascismo social

En general, los analistas e historiadores coinciden en que el fascismo europeo fue la expresin poltica directa de la gestin del capital para enfrentar la gran crisis en la primera mitad del siglo pasado y para frenar al comunismo sovitico en Europa, lo que hizo que se despojara de su fachada democrtica y asumiera la forma institucional del Estado totalitario en Italia y Alemania. Hasta ah estamos plenamente de acuerdo. Pero, al analizar los cambios ocurridos en la economa y la geopoltica mundial luego de la derrota del fascismo en Europa y la implosin del bloque sovitico, podemos constatar, de acuerdo con Santos, que el capitalismo en su fase neoliberal no se despoja del ropaje democrtico representativo, sino que se convierte en fascismo social. Al respecto nos dice que:

No se trata de un regreso al fascismo de los aos treinta y cuarenta. No se trata, como entonces, de un rgimen poltico sino de un rgimen social y de civilizacin. El fascismo social no sacrifica la democracia ante las exigencias del capitalismo sino que la fomenta hasta el punto en que ya no resulta necesario, ni siquiera conveniente, sacrificarla para promover el capitalismo. Se trata, por lo tanto de un fascismo pluralista y, por ello, de una nueva forma de fascismo.

Esta nueva forma de fascismo, sigue argumentando Santos: consiste en un conjunto de procesos sociales por los cuales masas extensas de poblacin son marginadas o expulsadas de cualquier tipo de contrato social. Dichas masas son rechazadas, excluidas y arrojadas hacia una suerte de estado de naturaleza [] ya sea porque nunca han sido parte de contrato social alguno [indgenas, negros, migrantes, mujeres, nios], o porque han sido excluidas o desechadas de los contratos sociales de los que haban formado parte con anterioridad [desempleados urbanos y rurales, las y los ancianos].

Cmo ocurre esta simbiosis entre democracia y fascismo? Cmo el capitalismo se hace fascista sin eliminar la democracia representativa? El proceso comenz con el despojo a las personas de las expectativas compartidas colectivamente y que tenan como base la convivencia social en el Estado nacional. Santos se refiere al conjunto de expectativas estables que constituyen el entramado simblico y normativo de una sociedad determinada y que se consolidan gracias a la presencia en ella de un marco de parmetros y equivalencias bsicos comn, es decir, a todos los ciudadanas, como son, por ejemplo, un huso horario (que incluye desde las rutas de transporte, hasta las horas de las comidas, etc.), un salario dado por un trabajo determinado, un cierto castigo para un delito especfico, etc. Al despojar a las personas de esos parmetros y equivalencias compartidos y, por lo mismo, de sus expectativas comunes, comienzan a vivir un constante caos de expectativas con consecuencias muy dramticas por la diversidad de riesgos (laborales, de salud, de seguridad personal, etc.) que afrontan sin tener amparo estatal y contando slo, y a duras penas, con los servicios privados que puedan comprar. Evidentemente, Santos habla del neoliberalismo y sus consecuencias sociales que las y los venezolanos conocemos porque lo sufrimos en carne propia- en las dcadas de los 80 y 90 del siglo XX.

No fue por casualidad que se extendiera entre los sectores populares y de clase media, aquella frase acuada por un personaje de ficcin que reza: Como vaya viniendo, vamos viendo . Incertidumbre pura y resignacin ante los riesgos. Una frase que ha ido perdiendo vigencia paulatinamente por la accin del Estado bolivariano desde el 2004.

Quiz sea este el origen de la violencia criminal desatada y despiadada, porque el caos de expectativas y consecuencias banaliza los compromisos societales de convivencia y vaca de contenido y de sentido humano los vnculos entre las y los sujetos y los bienes materiales.

El fascismo como rgimen social y de civilizacin, tiene dos planos de concrecin interrelacionados: el plano mundial, expresado en las relaciones Norte/Sur y el plano regional/local, expresado en cada nacin. La magnitud del caos de expectativas depender, siguiendo a Franz Fanon, de si el pas est por arriba o por debajo de la lnea de lo humano, es decir, si est en el Norte o en el Sur Global. Si son pases centrales/imperiales, o si son excolonias, hoy neocolonias en la periferia del Sistema Mundo Capitalista Colonial/Patriarcal.

Cules son los componentes del fascismo social? Cules son sus formas de sociabilidad? Para responder nos valemos de citas, parfrasis y comentarios del libro citado. Nuestra intencin es socializar el anlisis de este investigador como aporte a la comprensin del fascismo en el siglo XXI.

Primer componente : el fascismo del apartheid social . La segregacin social de los excluidos dentro de una cartografa urbana dividida en zonas salvajes y zonas civilizadas. Las primeras son las del estado de naturaleza, las segundas las del contrato social. Estas ltimas viven bajo la amenaza constante de las zonas salvajes y para defenderse se transforman en castillos neofeudales, en estos enclaves fortificados que definen las nuevas formas de segregacin urbana: urbanizaciones privadas y condominios cerrados.

Sostiene adems nuestro autor, que esta divisin en zonas salvajes y zonas civilizadas se ha convertido en un criterio general de sociabilidad y en un espacio-tiempo hegemnico que cruza todas las relaciones sociales, econmicas, polticas y culturales y se reproduce en las acciones tanto estatales como no estatales.

Cundo comenzaron a cerrarse en Venezuela las urbanizaciones, calles y condominios, con vigilancia privada, con el argumento de protegerse de los marginales? Qu ha hecho el Estado para impedir una accin que viola el derecho constitucional al libre trnsito? Cuntos centros comerciales y centros mdicocomerciales exclusivos para las clases poderosas se han creado desde que el Metro de Caracas acerc a los marginales a las zonas civilizadas?

Segundo componente: el fascismo del Estado paralelo . Son aquellas formas de la accin estatal que se caracterizan por su distanciamiento del derecho positivo. Nada nuevo en el viejo Estado burgus, pero en el fascismo social el Estado paralelo adquiere una dimensin aadida: la de la doble vara en la medicin de la accin: una para las zonas salvajes, otra para las civilizadas. En las civilizadas acta democrticamente, por ms sospechoso o ineficaz que pueda parecer, y en las marginales acta como predador, sin ningn propsito de respetar el derecho. An ms, como las zonas marginales son potencialmente ingobernables, el Estado puede actuar fascistamente en ellas sin que levante sospechas internacionales para ser acusado de fascista, Quin acus de fascista al gobierno brasilero por ocupar militarmente las favelas de Ro de Janeiro para combatir la delincuencia de cara al mundial de futbol? Alguien desconoce en Venezuela cul fue la orientacin del uso de la violencia legtima del Estado en las zonas civilizadas y en los barrios marginales? Para quin, en Venezuela, es un secreto que el sistema judicial, y su apndice: el sistema carcelario, slo asegura la aplicacin de las leyes a quienes tienen para pagar a un buen abogado? Quin no ha visto el color de la crcel?

Tercer componente: el fascismo paraestatal. Resultante de la usurpacin, por parte de poderosos actores sociales, de las prerrogativas estatales de la coercin y de la regulacin social. Estamos hablando del poder que tienen los poderes fcticos del capital de imponer a los dbiles condiciones leoninas en los contratos de trabajo productivo, administrativo o de distribucin y en la prestacin de servicios pblicos (atencin mdica, seguridad social, electricidad, educacin, etc.). Dice Santos: El proyecto neoliberal de convertir el contrato de trabajo en un simple contrato de derecho civil (sin obligaciones sociales del contratante) genera una situacin de fascismo contractual. De igual forma, aspectos decisivos en la produccin de servicios salen del mbito contractual (estatal y pblico) para convertirse en elementos dominados por un poder regulatorio no sometido al control democrtico. La connivencia entre el Estado democrtico y el fascismo paraestatal queda, en estos casos, especialmente patente.

Alguien ha olvidado por qu se sublev el pueblo venezolano el 27 de febrero de 1989? Qu signific la privatizacin de la CANTV, de la Electricidad de Caracas, la liquidacin de VIASA, la eliminacin de las prestaciones sociales de las y los trabajadores avalada por el comunista demcrata Teodoro Petcoff? Alguien, aunque sea funcionaria/o pblico, tiene un servicio de asistencia mdica que no est administrado por una empresa aseguradora privada?

Otra vertiente de este fascismo paraestatal es el fascismo territorial , que consiste en la sustraccin al Estado, por parte de sectores capitalistas poderosos, del control territorial, cooptando u ocupando las instituciones estatales para ejercer la regulacin social sobre los habitantes del territorio sin que estos participen y en contra de sus intereses.

Para confirmar la presencia del fascismo paraestatal en Venezuela, basta remitirnos a la realidad histrica de nuestros pueblos aborgenes y campesinos. Recordar a Sabino Romero, lder Yukpa asesinado, casi pblicamente, por sicarios pagados por terratenientes y militares del Estado Zulia. Santos finaliza afirmando que el fascismo paraestatal es propio de unos territorios coloniales privados situados siempre en Estados poscoloniales, como los pases de Latinoamrica, frica, Asia, Indonesia, etc.

Y para ilustrar an ms esta presencia, miremos la demonizacin y criminalizacin de los movimientos sociales (des-calificados de colectivos) que hacen las y los voceros de la oposicin fascista. Le temen a estos colectivos porque ejercen parte de la regulacin social entre los habitantes de los barrios en donde habitan y canalizan la satisfaccin de sus derechos econmicos, sociales y culturales con perspectiva y voluntad emancipatoria. Mientras, esos voceros no emiten opinin del paramilitarismo (ultraderecha) que controla, a la fuerza, extensas zonas fronterizas de Venezuela y participa hoy en la desestabilizacin del pas.

Cuarto componente : el fascismo populista . Consistente: 1) en la democratizacin (ficticia) de aquello que en la sociedad capitalista no puede ser democratizado (como el consumo ostentoso) y, 2) en la promocin de la interpasividad. Para lo primero se crean dispositivos de identificacin inmediata con unas formas de consumo y unos estilos de vida que estn fuera del alcance de la mayora de la poblacin, pero que sirven de fuego fatuo que la atrae. Y para lo segundo, se promociona el hecho electoral como la forma, genuinamente democrtica, de participacin poltica.

En Venezuela, este fascismo sufri su primera derrota el 27 de febrero de 1989, cuando los cerros bajaron para democratizar el consumo. La segunda comenz el 4 de febrero de 1992, con el Por ahora del Comandante Chvez. Continu con su triunfo electoral de 1998 y ha avanzado abrumadoramente con la participacin popular no slo en los procesos electorales, sino tambin y principalmente, en la incorporacin a la poltica activa de millones de ciudadanas y ciudadanos a travs de las organizaciones sociales de base y de los consejos comunales y las comunas.

Quinto componente : el fascismo de la inseguridad . Se trata de la manipulacin discrecional (de los poderosos en complicidad con el gobierno neoliberal) de la inseguridad de las personas y de los grupos sociales debilitados por la precariedad del trabajo o por accidentes y acontecimientos desestabilizadores. Estos accidentes y acontecimientos (consecuencias del caos de expectativas) generan un nivel de ansiedad y de incertidumbre respecto al presente y al futuro tan fuerte que acaban convenciendo a la gente de que tiene que soportar grandes costos financieros para conseguir reducciones mnimas de los riesgos y de la inseguridad.

En otras palabras: se trata del descrdito del Estado por ineficiente y corrupto en la prestacin de los servicios sociales de atencin mdica, seguridad social, educacin, vivienda, etc., creando ilusiones retrospectivas: avivando la memoria del desastre pblico (La corrupcin comenz con Pez!), y creando ilusiones prospectivas: dibujando un horizonte de seguridad supuestamente generado desde el sector privado, ocultando los riesgos y las condiciones en que se venden los servicios. En Venezuela, el fascismo de la inseguridad, tal y como lo describe Santos, comenz a operar, sin resistencias, desde que lleg la televisin y tuvo en RCTV su principal promotor y difusor masivo.

Sexto componente : el fascismo financiero , o econmico . Es el fascismo imperante en los mercados financieros de valores y divisas, en la especulacin financiera, lo que se ha venido a llamar []. Este es el fascismo ms pluralista y, por ello, el ms virulento, ya que su espacio-tiempo es el ms refractario a cualquier intervencin democrtica. Este espacio-tiempo virtualmente instantneo y global, combinado con el afn de lucro que lo impulsa, confiere [a las y los dueos del capital] un inmenso y prcticamente incontrolable poder discrecional que les permite sacudir en pocos segundos la economa real o la estabilidad poltica de cualquier pas.

Este fascismo acta a sus anchas en los pases cuyas economas estn fuera del control poltico. Que no es hoy el caso de Venezuela. Sin embargo, ya son innegables las dificultades del control poltico sobre la economa nacional, porque la economa mundial, hegemonizada por el capital financiero especulativo, funciona como la red de una pesca de arrastre: con el pez grande se captura al chico y nuestro pas, que es chico, pero petrolero, est sometido a las presiones de las trasnacionales en connivencia con el capital financiero. El gobierno bolivariano hace todo lo posible para no morir en el intento, pero el fascismo econmico no es una abstraccin, sino que vive en la mente y el cuerpo de gente de carne y hueso que ha logrado transferir al exterior miles de millones de dlares mediante distintos mecanismo fraudulentos, en los que participan funcionarios y funcionarias pblicos. La salida no es liberar la economa del control poltico, como exigen las y los fascistas, sino seguir resistiendo. A sabiendas de que es el campo econmico donde el neoliberalismo tiene su mayor fortaleza.

III

Conclusiones?

Los brotes de violencia protagonizados por activistas fascistas, no son expresin de un fascismo que viene de afuera y lucha por imponerse en Venezuela. Todo lo contrario. Se trata de la resistencia del fascismo social endgeno que se opone a que continen los avances del Estado Social, de Justicia y de Derecho que est diseado en la Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela (CRBV) y que se concreta en las polticas sociales del gobierno bolivariano, financiadas con los ingresos de la industria petrolera.

El fascismo social no es una amenaza sino una realidad palpable, que est en Venezuela desde hace mucho tiempo, ha contaminado nuestras instituciones y anida, como pensamiento nico, en la sociedad que asume las diferencias de clase, de raza y sexo, como jerarquas sociales inmodificables que indican, a simple vista, quines son superiores y quines inferiores. Y por lo mismo rechaza, y mira como una amenaza a su mundo de vida, toda expresin de poder popular: movimientos sociales, colectivos, consejos comunales, comunas, etc., porque rompen con la jerarquizacin del poder que consideran natural e inmodificable.

La reaccin defensiva del fascismo social no comenz en el 2002, con el golpe de Carmona, sino en 1999, cuando se proclam la CRBV, que significa el desmontaje y desplazamiento progresivo del neoliberalismo que se haba impuesto con el primer gobierno de Carlos Andrs Prez (1973-1978). Esta de hoy, 2014, es un intento del fascismo social mundial de prender la rebelin en Venezuela desde las comunidades que sienten con mayor fuerza la prdida de sus privilegios (en unos casos reales y en otros ficticios).

IV

Qu hacer cuando pase la efervescencia violenta?

Lo primero es asumir que esta pelea es de larga duracin, porque el nuevo fascismo est en los fundamentos del capitalismo que emerge de la guerra de los 30 aos (1914-1945, Wallerstein) y de la implosin del bloque sovitico en los aos 80. Que los fascistas estn y estarn aqu. Que el enfrentamiento con el fascismo social no es coyuntural sino estructural, por lo que es inviable intentar vencerlo con violencia (en lo que estn claro el gobierno y los movimientos sociales socialistas).

Entender que ya no se trata de fascismo contra democracia o fascistas vs. demcratas, porque el capitalismo neoliberal no renuncia a la forma democrtica de gobierno, lo que, sin duda, complica el desmontaje del discurso de la oposicin que tambin enarbola las banderas de la democracia. Quiz sea tiempo de referirnos al enfrentamiento entre democracia fascista y democracia socialista .

Dar la pelea al fascismo social exige, entre otras acciones: 1) profundizar la democracia participativa y protagnica: ms comunas, empoderar a los movimientos sociales (colectivos), ms empresas de propiedad social, banca comunal, 2) ampliar y profundizar la inclusin social: ms escuelas, ms hospitales, ms pensionados, etc. 3) profundizar la unidad cvico-militar; 4) rehacer la escuela democrtica: recuperar el proyecto de las repblicas escolares y vincular el sistema escolar con el sistema productivo y las expresiones culturales populares, 5) no permitir la flexibilizacin laboral en las instituciones del Estado y en las empresas privadas, para que el trabajo sea una actividad digna de ser vivida y las y los trabajadores recuperen definitivamente la confianza en el futuro que les arrebat el neoliberalismo, o fascismo social, y se incorporen plenamente, con amor, confianza y entusiasmo, a la construccin de una patria independiente, soberana y socialista, y, 6) llamar al enemigo por su nombre: FASCISMO SOCIAL, y explicar, hasta el cansancio, por qu lo es.

1 Ya es hora de que se incluya en esta lista a Henry Ford, inspirador del antijudasmo de Adolf Hitler, como han demostrado varias investigaciones documentales. Una evidencia es que en la oficina privada de Hitler, en 1922, colgaba en la pared detrs de su escritorio un retrato de Henry Ford y en la antesala, estaba una mesa con varios ejemplares del libro escrito por el empresario estadounidense titulado El judo internacional . Esta y otras informaciones estn en Le Monde diplomatique , en espaol, ao XII, n 154, agosto 2008.

2 Para tener una descripcin bastante completa de los rasgos personales, sociales, polticos y econmicos del fascismo europeo, recomendamos los artculos de Luis Brito Garca, Roland Denis y la entrevista a Alfredo Oliva, en CCs del sbado 22/02/14, Aporrea.org, del 19/02/14 y el Correo del Orinoco, del domingo 23/02/14, respectivamente.

3 Publicado por el Fondo Editorial de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima. Per. 2006. Reconocemos que este investigador social no tiene mucho inters en comprender la experiencia venezolana. Sus razones tendr. Pero pareciera desconocer que en el proceso emancipador suramericano del siglo XXI, quien abri caminos prcticos fue Venezuela con Hugo Chvez, intrprete fiel de la idea de integracin latinoamericana pensada por Bolvar y Mart. Sin embargo, pensamos que sus aportes tericos y metdicos para analizar la realidad son importantes en la comprensin del fascismo de nuevo tipo que estamos enfrentando.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter