Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2014

Internet, una cuestin de Derechos Humanos

Kay Levin y Virginia Uzal
Pblico.es


Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinin y de expresin; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitacin de fronteras, por cualquier medio de expresin Artculo 19, Declaracin Universal de los Derechos Humanos.

Internet es la herramienta ms poderosa conocida para llevar hasta los ltimos trminos las libertades de informacin, expresin y opinin (garantes de los dems Derechos Humanos). Es la plataforma que lleva ms de 20 aos revolucionando nuestro mundo, pero solo desde los ltimos tiempos son los ciudadanos los que revolucionan la red. Es el escenario en el que ahora se promueven las luchas sociales y los cambios polticos.

Empezando por el derecho a la informacin, ya que como expone el relator de la ONU, Frank La Rue, internet es clave para entender los retos de la libertad para buscar, recibir y compartir informacin. Por ello es vital que se garantice una equidad de acceso a esta red de comunicacin, para evitar que sea monopolizado por las lites (como viene siendo desde los principios de la historia).

Los Derechos Humanos son de aplicacin internacional. Como internet. Por eso ambos han de ser cuidados para fomentar la democracia y el desarrollo de las sociedades. Como ningn otro medio, internet permite a los individuos informarse, comunicarse y expresarse de forma instantnea y barata a travs de las fronteras nacionales. Fomenta el desarrollo econmico, social y poltico, y contribuye al progreso de la humanidad en su conjunto: nos conecta.

Por lo tanto, es fundamental que la red sea un espacio donde los usuarios puedan desarrollar sus labores democrticas sin restricciones. Para ello, es necesario que estos internautas que vigilan al poder gobernante y denuncian sus fallos y abusos cuenten con la privacidad (anonimato) imprescindible para no verse coaccionados por sistemas de espionaje y control que ahora estn saliendo a la luz. No puede haber limitaciones con filtros pblicos que escondan informacin ni desconexiones particulares como las que provocan la Ley Sinde (que denuncia, bloquea y persigue a quienes compartan obras pblicas online), el proyecto norteamericano de Ley PIPA/SOPA (que dict los mrgenes de la citada ley espaola), o el caso de la catstrofe de Fukushima (cuando, ante las manipulaciones oficiales, un grupo de hackers destap la crtica situacin radioactiva). Este derecho a la libertad de expresin a travs de la red no admite tampoco desconexiones colectivas que anulen la voluntad de expresarse y encontrarse de los ciudadanos, como ocurri en el Egipto de Mubarak y ocurre en otras regiones donde los conatos de democracia se apagan a travs del wifi.

Es justo recordar que la chispa de Mohamed Bouazizi, en Tnez, prendi gracias a una pgina de Facebook, igual que las manifestaciones egipcias se coordinaron por internet. Esta fue la nica plataforma mediante la cual se pudieron denunciar los abusos y represiones del rgimen a los manifestantes. Fue tambin el medio que vertebr las protestas democrticas del 15 de mayo y a travs del cual se expandieron, llegando incluso a Londres, Pars y Wall Street. El mismo papel democratizador cumpli la red en Gezi (Turqua), o en Brasil en junio de 2013.

A raz de esa oleada de movimientos sociales pro-democracia, la ONU public en junio de 2011 su `Informe sobre la promocin y proteccin del derecho a la libertad de opinin y de expresin, del propio Frank La Rue. En dicha publicacin destaca la afirmacin: Internet es un derecho humano. Como se desprende de las `revoluciones de Facebook y la subsiguiente agitacin en el mundo rabe, internet es una herramienta poderosa y capaz de cambiar.

Esta iniciativa ha tenido eco en unos pocos pases y la recogen algunas formaciones polticas. El pasado mes de noviembre Espazo Ecosocialista Galego, partido miembro de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), presentaba el Documento-Declaracin Dereitos humanos e principios no mbito dixital e en internet. Toma como base esta declaracin de la ONU y los principios expresados por la Dynamic Coalition on internet Rights and Principles, asociacin que defiende los derechos en el entorno online.

Aqu estos son algunos de los primeros pasos de un derecho que en pases como Finlandia ya estn reconocidos. Desde el 1 de julio de 2010 cada finlands tiene derecho a una conexin de banda ancha de 1 megabyte por segundo. Las previsiones para el prximo ao son de 100 Mb por segundo gracias a la fibra ptica. Adems, esta conexin ser a un precio accesible. Pases como Francia ya han dado al acceso a internet el estatus de derecho bsico fundamental, aunque el pas nrdico es pionero en incluir el factor velocidad. Suiza hizo algo similar en el 2008 incluyendo la conexin rpida a la red como servicio universal.

Recientemente, en Espaa se ha anunciado una medida legislativa para garantizar que todos los hogares tengan derecho a una conexin de al menos 10Mb/s en 2017, que tres aos ms tarde debera alcanzar los 30Mb/s. Sin embargo, para qu? A la vez, la nueva Ley de Seguridad Ciudadana criminaliza a quienes apoyen en la red actos de protesta que puedan acabar con disturbios.

Adems, segn el informe de la OCDE de 2012 la conexin de alta velocidad en Espaa est entre las ms caras, solo superada por Grecia en la UE. Los espaoles pagan de media 4,15 euros por Mb/segundo mientras nuestros vecinos de Francia pagan 1,56 y en Portugal 1,25.

Hay pases, organismos y corporaciones econmicas, polticas y mediticas que quieren un internet controlado, asegurado como una fuente de datos infinita. Hay movimientos, colectivos y ciudadanos que ven la red como la herramienta de la liberacin de ese control perpetuo. La clave del progreso depender de qu visin acabe triunfando.

Los medios de comunicacin fueron impulsados por las revoluciones de los burgueses del siglo XVIII. Ponan en contacto la informacin con los ciudadanos, siempre a travs de las lites. As ha sido hasta hace pocos aos. Ahora, internet es el medio que nos pone en contacto a travs del mundo, el medio donde todo es posible y con mayor accesibilidad de la historia (ya se acab la edad en que solo los curas saban leer y escribir; ya pas la etapa en que solo los dueos de la imprenta decidan qu se poda publicar). Nos toca a nosotros decidir qu queremos hacer con ese medio. El principio es claro: democracia.


Muchos lo han entendido as y estn ejerciendo desde hace tiempo este derecho, creando y encontrando nuevas vas de expresin, amplindolo, expandindolo. Nosotros apostaremos por esa va en la que el poder ms all de polticos, jueces y medios de comunicacin se levanta para pensar, debatir y actuar en comn, en una red que nos une a todos. Nosotros tambin somos ese cuarto poder en red.

Kay Levin y Virginia Uzal son integrantes de la Comunidad del Mster en Comunicacin, Cultura y Ciudadana Digitales

Fuente: http://blogs.publico.es/el-cuarto-poder-en-red/2014/03/03/internet-una-cuestion-de-derechos-humanos/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter