Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2014

Pea Nieto y Uribe-Santos son idnticos

Dairo Ruiz
Rebelin


No es un secreto para nuestros pueblos la cercana ideolgica y poltica de las dos clases dominantes, que las hace actuar simultneamente con estrategias guerreristas contra los hijos de Zapata y de Bolvar.

Las oligarquas cercadas y aisladas socialmente buscan alguna legitimidad utilizando como pretexto la guerra contra el narcotrfico, o la pacificacin de sus pases, pero pasando por encima de las soberanas nacionales, y arremetiendo contra los derechos histricos de sus pueblos, que rebeldes no cesarn sus luchas que amenazadas por el militarismo, los gendarmes, o el para-militarismo, que amedrentan, criminalizan, o desaparecen a [email protected] [email protected] sociales acusados de terroristas, narcoterroristas o vndalos, desde las corruptas, y ( penetradas por el narcotrfico) , instituciones de los dos pases.

Los gobiernos en su desesperacin por mantener el sistema, utilizan sus guerras, para conservar el poder, y disuadir, las expresiones de descontento popular.

Las herramientas predilectas que han usado estos regmenes siameses son los medios de comunicacin hegemnicos, los monopolios y supra-poderes, que estn por encima de las instituciones, y de la sociedad, cercenando la libertad de expresin de los individuos, que como Televisa, TV Azteca, Caracol o RCN , entre otros, quienes aceitan los engranajes del poder ocultando a los verdaderos responsables de la miseria, la criminalidad, el exterminio, y el despojo contra los pueblos, sus riquezas y sus extensos territorios hoy en disputa entre las multinacionales, las burguesas , y las crecientes , diversas y plurales luchas sociales que se desarrollan en los dos pases.

Sin embargo, como parte de los instrumentos de sojuzgamiento, los estados comparten experiencias exitosas como el para-militarismo, el PLAN COLOMBIA o el PLAN PUEBLA PANAMA, los tratados de libre comercio, o su hipocresa diplomtica que recurre a reconocer el respeto a los derechos humanos, la no intervencin, y la soberana; - entre otras argucias jurdico-diplomticas-, que no modifican de fondo el poder criminal , ni la alianza perversa entre narcotrfico, imperio y fuerzas armadas, que actan desde los comandos imperiales, re-articulando a otras derechas, y asistindolas en el terreno concreto para legalizar sus capitales, o interactuar en terreno operacional de manera conjunta, por ejemplo en el caso del mejor polica del mundo, el general Naranjo, otrora consejero tctico de Pea Nieto.

Militarizar nuestros pases, despojarlos de sus recursos, dejar que la gobernabilidad quede en manos de los servicios de espionaje o de inteligencia nacionales o imperialistas con bases norteamericanas in situ, o no, atestiguan la servidumbre de unas fuerzas militares y policiales muy poderosas, corruptas, y profundamente penetradas por el narco; inter-dependientes, y dirigidas desde luego del pentgono, como aliadas a las clases dominantes, que siguen en el poder reivindicando el Estado de derecho, el patriotismo, o el uso legtimo de la violencia legtima por parte del Estado.

Vallas, grandes dispositivos militares y policiales, ejercicios militares y paramilitares conjuntos, readecuacin del aparato judicial, y de las procuraduras, femenicidios, fosas comunes, condecoraciones a criminales, asesoras israeles, Inglesas y gringas, han tenido como objetivo aplastar las intensas luchas sociales que van adquiriendo en Mxico y Colombia mayora de edad, y temor en los sectores minoritarios ms acomodados que ven en el pobrero una amenaza para el poder.

Las luchas contra la guerra, o el despojo por la locomotora minero energtica en Colombia, y en Mxico contra el clster energtico, o clster minero-petrolero, la concesin de territorios mineros a las empresas multinacionales, la reforma petrolera, educativa o financiera, o los agro-negocios, las crisis y el saqueo recurrente y privatizador en las instituciones pblicas de salud, IMSS, ISSSTE o ISS ,- entre otras- , son una realidad que nos hermana como pueblos, y que legitima nuestras luchas contra la recolonizacin, la exclusin y la discriminacin histrica de nuestras naciones, hoy es respondida con la resistencia, la organizacin y la unidad de las luchas de manera ms tangible.

Las rutas privatizadoras de los recursos naturales de Colombia y Mxico, tienen que ver con la defensa en la que estn comprometidos polticos, militares, y el sector privado con el modelo neoliberal, pues son precisamente las mafias del sector privado nacional y extranjero quienes prcticamente controlan la industria petrolera, unos con un discurso no privatizador, en Mxico, o abiertamente expoliador, y de refineras de mercado, en Colombia; mientras, los dueos del poder vienen haciendo hace muchos aos actividades directas en toda la cadena del petrleo, el gas y el resto de los hidrocarburos, con un ejrcito contratistas y proveedores, haciendo que no haya eslabn de la cadena petrolera , que no est invadida por particulares imperialistas fundamentalmente.

Son las cinco hermanas, y hoy Halliburton, Repsol, Schlumberger, Bergensen, Worlwide Limited, Lewis Energy, Baker Hughes, Bosnor, Keppel Offshore and Marine USA y China Petroleun, -entre otras-, que en Mxico y Colombia estn en todo, explotacin y produccin de gas, perforacin de pozos en el mar, provisin de barcos y unidades flotantes de produccin, almacenamiento y descarga de petrleo, generacin de electricidad, entre otras actividades.

Y claro, los dueos del poder como Carlos Slim, el Sindicato Antioqueo, o los grandes narco-empresarios, son quienes tambin se llevan la mayor parte del pastel.

Devastar a nuestros pases es la ruta del capitalismo, Santos-Uribe, y Pea Nieto entregan educacin, salud, telecomunicaciones, y/o los territorios por donde discurre la riqueza estratgica de nuestros pueblos, no les importarn los costos sociales, ni polticos; pero seguramente-, tendrn que enfrentarse a los nuevos constituyentes ,que no les pedirn permiso; ya avanzan en la autonoma y en el ejercicio de su democracia plebeya, o de usos y costumbres,(poder popular), al margen de los poderes instituidos, pero para construir nuevas sociedades por la rebelda de las masas y su determinacin para edificar la verdadera paz, ejercer el poder del pueblo, y en medio de cercos militares, paramilitares , policiales, o bases militares, ejercer su propia justicia, y su derecho a defenderse o construir su paz.

Luchar es emanciparnos, defendernos, pues hemos padecido la represin del sistema, el uso de las mismas armas, letales y no letales, gases paralizantes, escudos, toletes, balas de goma, tanquetas lanza agua, policas y soldados asesinos, brigadas para la desaparicin forzada o los falsos positivos, las torturas, y la guerra de exterminio contra [email protected] luchadores sociales y [email protected] revolucionarios hecha por los servicios de inteligencia del DAS, ESMAD (Escuadrn antidisturbios), SIJIN (Colombia), DFS, el CICEN o los Zetas, (Mxico), cobijados por los corruptos sistemas de justicia penal, que es su mayora son los responsables de la impunidad, pues son ineficaces, ocultan la verdad, y no garantizan la justicia y la reparacin a las vctimas .

Los funcionarios de dos oligarquas tienen identidades en su manera de operar escondiendo las pruebas de la delincuencia organizada, de la que son fieles protectores encubriendo a las estructuras para-militares o Zetas, inmersos en la Polica Nacional (Colombia), la Polica Federal (Mxico ), o la SIEDO, donde sus componentes han brincado por las diferentes dependencias de seguridad del Estado, hasta convertirse en funcionarios de alto nivel dentro de las estructuras gubernamentales, o en embajadores, gobernadores, alcaldes, presidentes municipales, controlando la movilidad de los carteles, con los que han compartido las inmensas riquezas, y el poder, pues adems del trfico de drogas o de armas, se han dedicado a la extorsin, a forzar el desplazamiento del pueblo , el secuestro, o a la venta de seguridad en general desde las autoridades migratorias.

As, avanza la impunidad, y como siempre la violacin a los derechos humanos principalmente de los ms pobres de nuestras naciones, los gobiernos no representan los intereses de los pueblos, no son los enunciados de las leyes, ni las adecuaciones legislativas, ni las paces del poder quienes resolvern nuestras luchas, sern entonces la democracia verdadera, la justicia social y la libertad el camino que hemos de transitar como pueblos, como [email protected]

Est claro entonces que nuestros opresores no tienen descanso, estarn siempre trabajando para mantenernos [email protected], para enajenarnos, para hambrearnos, para mantenernos divididos, controlados, confrontados, fanatizados, desalentados. Tan enajenados que algunos piensan que el enemigo est dentro del pueblo y prefieren dirigir todas sus fuerzas a la lucha interna, como si eso fuera lo ms importante hoy.

En realidad, quieren hacernos pensar que no hay esperanza para el pueblo; pero nuestros pueblos estn luchando, no estn ciegos, nuestros pueblos saben quin est con el pueblo, quien trabaja con l, y quin trabaja con el opresor, generando terror, produciendo la violencia uniforme del capital, saqueando nuestros territorios de maz o caf, y promoviendo nuevas lites criollas o extranjeras para asumir a sangre y fuego el control y la propiedad de nuestros territorios, ya sea con latifundio o con la privatizacin, enajenando de ellos el agua, destruyendo las formas asociativas campesinas, su cultura milenaria, saqueando y destruyendo el ambiente apostando exprimir el subsuelo planetario para extraer la ltima gota de hidrocarburos que sostienen una sociedad capitalista petrleo-dependiente, en lugar de cuestionar el brutal consumo de energa de los poderosos, avanzando desde el punto de vista insustentable, al uso de tecnologas ms riesgosas y contaminantes, para seguir avanzando hacia el abismo.

Quemarlo todo, destruirlo todo, devastar y asesinar todo, pareceran las consignas de las oligarquas, no les importarn los impactos en la salud humana, exigen ocupar nuestros territorios de vida, los oligopolios internacionales de extraccin, especulacin y comercio, son su causa, su inters, pues ven un escenario propicio para aplicar un sistema devastador ,para explotar la naturaleza y al ser humano, apoderndose de los recursos energticos, de la minera y las fuentes de agua, adems de las tierras sometidas ya al agro-negocio , al monocultivo de soja, maz, o de palma africana en Manos de terratenientes y multinacionales que prometen nuevas variedades desde su bio-tecnologa, que aumentan la produccin y abaten los costos, sin decir que en realidad de lo que se trata para nuestros pueblos , es que los innumerables mega-proyectos desplazan a los campesinos y a los pueblos originarios, pues mega-represas e hidroelctricas sumergen a las poblaciones, inundndolas de semillas transgnicas, y terminando con la biodiversidad regional.

As, estos estados lacayos y siameses, continan con sus tratados de libre comercio, estimulando con la guerra, la expulsin y el exterminio, un modelo econmico y social que sirve a los intereses de acaudaladas y minoritarias lites, que con sus gobiernos promueven el acaparamiento de tierras por parte de las grandes corporaciones que son las mismas -, (Mnica, Semillas de Brasil, Cargill de EUA, Merhav, Israel), con el fin de impulsar los agro-negocios orientados a la exportacin a expensas de los cultivos familiares.

Puestos contra la pared unos, organizados otros, como decididos a la rebelin las mayoras, hombres y mujeres, indgenas, mineros, campesinos, obreros, petroleros, [email protected], artistas, profesionales, estudiantes, intelectuales y [email protected], continuaremos como pueblos hermanos en la lucha.

Del Mixteco:

Koon ditixxi vixixikoo, ditxii nraaxikon, ditixii yutukuan, doodi tu kida saa toonxiixooxikon

Cortaron nuestras hojas, cortaron nuestras ramas, cortaron nuestro tronco, pero jams pudieron cortar nuestras races



 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter