Portada :: Amrica Latina y Caribe :: La esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2014

Entrevista a scar Rivas, ex ministro de Medio Ambiente del Gobierno de Paraguay
El negocio de la soja se vio favorecido tras el golpe de Estado

Sara Plaza
Diagonal

Los intereses de la agroindustria han tenido un peso importante en el pasado reciente de Paraguay


El Estado de Paraguay es el cuarto pas en exportacin de soja a escala mundial. Al mismo tiempo, es la nacin de Amrica Latina con una distribucin de tierras ms desigual. Cuando se le pregunta a scar Rivas, ex ministro de Medio Ambiente del pas, cmo se relacionan ambos datos no tiene dudas en contestar. Est claro. Esto se da porque el productor no es el campesino, es el agroexportador. Los propietarios son grandes empresarios de Paraguay y Brasil que arriendan, irrumpen e interrumpen la agricultura tradicional, sentencia.

En la actualidad, casi el 80% de la superficie de cultivo se destina a la produccin sojera, con ms de tres millones de hectreas, segn las cifras recopiladas por Intermn xfam en su informe El espejismo de la soja. Sin embargo, su contribucin al erario pblico deja bastante que desear. En Paraguay no hay una industria asociada al cultivo de la soja, explica Rivas, quien indica que, tras su recoleccin, la multinacional Monsanto se encarga de acopiar el producto en grandes silos y lo exporta en forma de grano. El fenmeno es absolutamente de extraccin y adems sin pago de impuestos, explica el ex titular de Medio Ambiente a DIAGONAL.

Paraguay, un pas de tradicin conservadora, vivi una pequea etapa de cambio tras las elecciones de 2008, en las que Fernando Lugo se alz con la victoria de la mano de la coalicin de izquierdas Alianza Patritica para el Cambio. Fue entonces cuando el Ejecutivo se puso manos a la obra para ponerle coto a la expansin sojera a travs de tributos. Se propuso una ley de impuestos a la exportacin que introdujera un tributo del 10%, explica Rivas, quien form parte del gabinete de Lugo. El golpe parlamentario se aceler por la resistencia que ofrecimos al crecimiento del cultivo, asegura. Y es que, en junio de 2012, Lugo se enfrent a una mocin de censura que le retir del poder. El presidente fue acusado de responsabilidad poltica en la masacre de Curugaity, donde los enfrentamientos entre campesinos y policas dejaron tras de si 17 muertos. Fue todo un teatro para destituir al presidente, asegura Rivas.

Tras el golpe, los sectores conservadores retomaron el poder en el pas. El nuevo Ejecutivo vet la ley de impuestos a la exportacin. Cuando se le pregunta a Rivas si Monsanto y el agronegocio estuvieron detrs del golpe de Estado, se muestra prudente. Eso s, no duda en afirmar que, el negocio de la soja se vio favorecido tras el golpe de Estado.

El glifosato o matatodo

Pero, por qu esta oposicin al cultivo de la soja? Este agrocombustible, ms que una alternativa al petrleo y, por ende, un revulsivo para luchar contra el calentamiento global, est desplazando las tierras productivas de alimentos y est expulsando a los campesinos mediante procesos coercitivos, denuncia el portavoz de Amigos de la Tierra Paraguay. Los campesinos se estn marchando de sus tierras por la fumigacin con productos qumicos cerca de comunidades, escuelas y caminos comunales. El cultivo de la soja necesita la utilizacin de una serie de herbicidas como el glifosato. Los campesinos llaman al glifosato el matatodo. Con su presencia mueren plantas, cultivos y las personas enferman explica Rivas. Tras esto, los productores, con la ayuda de la polica, se apoderan de las tierras. Algunos campesinos resisten. Y luego pasan a criminalizar su resistencia.

Durante su presencia al frente de Medio Ambiente, Rivas intent que los cultivos de soja atendieran a leyes ambientales. Propusimos que en cada cultivo se restaurara un 25% del rea boscosa, que llevaran a cabo una restauracin de los bosques de rivera y que se crearan franjas de proteccin en reas pblicas. Las empresas se oponan a todo ya que supona un descenso del rea cultivada.

El exministro es consciente de que algunos sectores de la poblacin demandaron ms firmeza en sus actuaciones. Buscbamos cambios graduales mediante el dilogo con las empresas. Pensbamos en avanzar lento pero seguro. Pero las exigencias populares eran la inmediata cancelacin de las licencias. Ellos queran ms contundencia. Mientras tanto, los sectores conservadores vean su gestin como una amenaza. Una amenaza que se centraron en combatir. Recibamos presiones de todo tipo. Sufrimos numerosas campaas de desprestigio. Rivas lleg a ser acusado de corrupcin en algunos medios de comunicacin. Todo son mentiras. Mentiras impulsadas por los sectores conservadores vinculados con el agronegocio, asegura. Es entonces cuando la multinacional Monsanto vuelve a salir a la palestra, qu influencia tuvo en estas campaas de desprestigio? Est claro que las cuestiones no son endgenas, hay grandes intereses trasnacionales de por medio. No obstante, su lucha no cesar, ahora como activista. La soja es absolutamente ilegal y nos seguiremos oponiendo a su expansin.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/global/22081-negocio-la-soja-se-vio-favorecido-tras-golpe-estado.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter