Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2014

Chvez, tras los pasos de la paz en Colombia

Hernando Calvo Ospina
hcalvospina.free.fr


Palabras de Hernando Calvo Ospina durante el homenaje al presidente Hugo Chvez Fras, a un ao de su desaparicin fsica, Sobre los pasos de Chvez, organizado por la embajada de la Repblica Bolivariana de Venezuela. Paris, 5 de marzo 2014.

A fines de 1812 el venezolano Simn Bolvar lleg a Cartagena, en el Caribe colombiano. Las tropas espaolas aun no haban sido expulsadas, despus de dos aos de haberse proclamado la independencia, pero haba empezado la primera guerra civil entre los clanes de la aristocracia criolla. Afortunadamente, las tropas dirigidas por Bolvar se pusieron por encima de los intereses de casta y expulsaron a los espaoles, dando as la independencia a Colombia en agosto de 1819.

Despus de haber dado la independencia a Bolivia, Per y Ecuador, el libertador regres a Bogot. Su sueo era la unidad, por ello su ambicin era crear una gran Patria con esas naciones, ms Venezuela y Colombia. Pero los que estaban al frente del poder en Bogot pensaban lo contrario. Por ello realizaron varios atentados contra su vida. El principal tuvo lugar el 25 de septiembre de 1828. Su gran amor y coronela de sus tropas, la ecuatoriana Manuelita Saenz, le salv la vida. Al da siguiente, cuando la noticia del atentado circul, el pueblo sali a las calles aclamando a Bolvar y reclamando la muerte de los responsables del atentado. En especial de Francisco de Paula Santander, el principal instigador. Un tribunal los conden. Algunos fueron fusilados y otros encarcelados. Santander fue condenado a muerte, pero Bolvar conmut su pena por el exilio.

Con la muerte de Bolvar, Santader, que muy poco haba combatido por la libertad de Colombia, regres cubierto de honores. Se le devolvieron sus ttulos y hasta se le nombr presidente. Entonces empez a destruir los sueos de unidad latinoamericana de Bolvar.

Mi generosidad lo defiende, haba declarado Bolvar cuando Santander iba al paredn por traidor.

Generoso. Como Bolvar, extremadamente generoso fue Hugo Chvez Fras, otro venezolano. No he conocido otro.

Y como a Bolvar, la mayora de atentados contra su vida y la revolucin bolivariana, que concibi y lider, fueron preparados en el pas vecino, Colombia. Con sus particularidades, la historia casi se repiti unos 200 aos despus.

Chvez trabaj como pocos por la paz en Colombia. Ustedes ni se imaginan. Le decan que facilitara el acercamiento y las conversaciones entre las partes enfrentadas. El se ocupaba de la llegada de las dirigencias de la guerrilla a Venezuela. Luego le estallaba el escndalo de que l las protega y financiaba. A veces Chvez se pona furioso. Y con razn. Pero unos instantes despus volva a creer que se poda detener la guerra civil en el pas hermano que tanto amaba.

Al presidente Chvez Bogot, y otras capitales que se decan amigas, le entregaron telfonos y otros artefactos de comunicacin para que l los hiciera llegar a la dirigencia guerrillera, con el pretexto de tener contactos directos. Eso s, generoso era, pero tonto no. Ah iban camuflados medios de localizacin para bombardear a los mandos de las FARC que los tuvieran. Se imaginan ustedes? Y puedo decir que esto fue un "detallito" para lo que trataron de hacer e involucrarlo.

Las calumnias y traiciones nunca se detuvieron. Pero l insista e insista. Calvo, hay que confiar en que la oligarqua colombiana un da entienda lo urgente de la paz, me dijo una vez cuando las tensiones con Bogot eran extremas.

Mientras esto suceda, l volva ciudadanos a miles y miles de colombianos indocumentados, emigrados por cuestiones econmicas o por la guerra civil. Al fin podan caminar, divertirse, trabajar sin miedos, enviar sus hijos a la escuela y con la posibilidad de reclamar sus derechos y hasta sus salarios. En contrapartida le enviaron unos centenares de paramilitares a los campos y ciudades. Unos para atentar contra su vida. Otros para entrenar a contrarrevolucionarios.

Quin no recuerda a Ingrid Betancourt? Chvez se la jug toda para lograr que las FARC la entregaran. Y esta guerrilla se la iba a entregar a Chvez. Esa es la verdad. Pero, cuntas trampas de los enemigos de la paz! Cuntas jugadas sucias le hicieron a l! Recuerdo al entonces Ministro de Relaciones Exteriores, hoy presidente Maduro, insistiendo para que se le hiciera llegar con prontitud unos medicamentos porque ya dizque mora. Y ella, all, en su cautiverio, sana. Mientras todos los medios de prensa presionando, inventando estupideces para poner a las gentes en contra de Chvez. Qu no hacan Bogot y Washington para que todo le saliera mal! Ah, si ustedes supieran todo lo que hubo atrs de este caso Ingrid... Algn da se tendr que contar.

Y Chvez insistiendo por Ingrid, y Chvez insistiendo por la paz en Colombia. Chvez insistiendo con esa fe, con esa tenacidad. Jugndosela toda, incluida su seguridad y hasta la de su pas.

Sali Ingrid y ni siquiera un saludo a Chvez

Pero Chvez siempre volva a creer que se poda empezar. Volva a perdonar las traiciones, y los planes para asesinarlo y desestabilizar su proyecto bolivariano. Planes concebidos por los herederos de Santander. Daba la espalda feliz porque crea que ahora s apareca una lucecita para la paz en Colombia. Pero el cuchillo de los vecinos traidores, guiados por los prfidos del Norte, se levantaba presto a clavarse. En ese hombre, humano como pocos.

An as Chvez insista, como la gota que cae sobre la roca; como la hormiguita que abre camino.

En septiembre 2012 se iniciaron conversaciones entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC en La Habana. Bogot como que entendi que la paz es una urgencia para los colombianos y la regin. Chvez no fue el nico responsable de que ello se lograra, pero insisti e insisti, y entreg todo lo que su pas, su Revolucin Bolivariana, poda aportar. Y as lo sigui haciendo el presidente Maduro. Y qu decir de Cuba!

De todo corazn, gracias!

Chvez, tu mencionabas a Jesucristo constantemente. Te encomendabas a l como a Marx. Yo aqu acomodo una de las frases de Cristo cuando estaba en la cruz, y que quizs tu repetiste en aquellos momentos de traiciones y calumnias: perdnalos, aunque s saben lo que hacen.

Fuente: http://hcalvospina.free.fr/spip.php?article499




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter