Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2014

El 22 de Marzo, la unidad de los pueblos es un mundo recin hecho

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


Asturianos de braveza, / vascos de piedra blindada, / valencianos de alegra / y castellanos de alma, / labrados como la tierra / y airosos como las alas; / andaluces de relmpago, / nacidos entre guitarras / y forjados en los yunques / torrenciales de las lgrimas; extremeos de centeno, / gallegos de lluvia y calma, / catalanes de firmeza, / aragoneses de casta, / murcianos de dinamita / frutalmente propagada, / leoneses, navarros dueos / del hambre, el sudor y el hacha / ...

Vientos del pueblo. Miguel Hernndez

 

De todas las tierras de Espaa o del estado espaol, el 22 M vienen las manos trabajadoras para cambiar la realidad. Los enemigos del pueblo trabajador se callan, quieren que no se hable del da 22, de las causas de la mayor movilizacin que se ha conocido en muchos aos, que no se diga quienes son los culpables de tanta desgracia social, que no se aire que adems de haber incumplido sistemticamente la Constitucin han cambiado con nocturnidad y alevosa el artculo 135, por el que han dispuesto la entrega de la soberana a los banqueros del mundo. La legalidad, tambin se han hecho ricos en leyes, son suyas, la han convertido en un escudo antisocial, y con el arremeten contra el pueblo descuartizndolo. Ellos son las fuerzas de la injusticia, ellos son las fuerzas de la violencia. La existencia de la injusticia es la vida misma de la violencia. Al resto nos queda denunciar, frenar y encerrar a quienes promueven la violencia enriquecindose con la injusticia.

Son centenares, miles las organizaciones de carcter social y de clase las que se disponen en unidad y organizadamente a la tarea de cambiar el mundo que nos han creado los ppsoe y sus colaboradores.

Todo lo que hacemos, aunque no veamos su incidencia en lo inmediato, todo repercute; la ms pequea muestra de movilizacin social es una seal de rebelda contra la imposicin dictatorial correspondiente. El 22 M ya no es una movilizacin aislada de un sector aislado, el 22 M es el resultado de la mayor unidad popular que se ha dado en muchos muchos aos, lleva en su interior la conciencia de cambio. El 22 M va a ser el paso a un mundo recin hecho, como una casa recin hecha, como un hospital donde nos cuidan, como un colegio en el que nos ensean, todo recin hecho, hasta el negarnos a pagar la deuda de los banqueros. Eso nos lo ofrecer la unidad conseguida si la hacemos perdurar. Entonces los del pueblo ser del pueblo antes, y recin hecho.

La unidad del 22 M es el certificado de denominacin de origen del cambio, el principio de esa revolucin que redistribuya, que de trabajo, techo, comida, derechos y libertad. As puede ser el mundo si lo hacemos nacer del 22 M, que nace a su vez en la raz de las preocupaciones causadas por la intolerable injusticia social. El 22 M tendr su proceso, pero ha nacido para detener a quienes con las protestas aisladas no se les ha detenido.

Ahora vivimos en un tiempo sin tiempo, vivimos en el vaco del abismo, vivimos para ser consumidos, y vivimos para ser deshechados.

El 22 M es el 22 de Masas. Masas que vienen andando, en autocares, en tren, en moto, a Madrid. Ahora, todos los medios de comunicacin del rgimen, incomunican a la poblacin con sus muros coronados por concertinas, para que no salte una sola noticia sobre lo que se esta haciendo: no quieren que se conozca la gran oportunidad de los pueblos, que se propague, pero circula bajo la superficie de sus noticias, saben ellos, sabemos todos que la Marcha de la Dignidad, que los pueblos unidos vienen a Madrid. Callan, deseando que el 22 M no resulte el motor del cambio. Calla el ppsoe, y calla pensando que si llega a Madrid la Marcha de la Dignidad, ojal surja algo que en el ltimo momento impida su xito, o lo rebaje, o desde el mismo interior del 22 M surja algn acto que lo desvirte. Y es que los enemigos de que cambie el curso econmico, social y poltico, los enemigos de la justicia social, estn al acecho, se les ve en su parlisis de palabras.

Ese mundo a punto de nacer tendra que ser rico en resistencia a los agresores.

Si la unidad del 22 M cambia a las personas explotadas, a las desahuciadas, a las que no tienen trabajo, si el 22 M es poder popular, es que apunta en la buena direccin. El pode popular cambia, frena y empieza lo nuestro, entonces es que ha prendido la revolucin democrtica y social. En ese caso, oiremos, leeremos por todas partes el por qu han tenido los bienes de la sociedad en sus manos por generaciones, incluidos los derechos y libertades, el por qu siempre han luchado contra la gran mayora. Ser el momento para preguntarles por nuestros derechos, que son Derechos Humanos, y libertades; debemos haber aprendido que no hay medio derecho ni media libertad, as estaremos en disposicin de entender su bajeza moral y tica.

Los creadores del caos, los nefastos administradores, los que desafiantes mandan legislar y legislan contra la mayora, tienen que ver que el 22 M no se acaba en si mismo, tienen que ver que lo que se acaba es la pasividad, la resignacin y el silencio, que se terminan las pequeas rebeliones separadas unas de otras.

Un proyecto transformador en marcha tiene como punto de partida la unidad de los pueblos de Espaa o del estado espaol, sobre reivindicaciones sociales de la mayora; habr empezado con la Marcha de la Dignidad?.

Vente a Madrid con la Marcha de la Dignidad el 22 de Marzo.

Ramn Pedregal Casanova es autor de Dietario de crisis, lo encuentras en Libros libres de rebelion.org, y es autor de Siete Novelas de la Memoria Histrica. Posfacios, edita Fundacin Domingo Malagn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter