Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2014

La reforma de salud entre los latinos

Arturo Balderas Rodrguez
La Jornada


La campaa en contra de la reforma al sistema de salud en Estados Unidos, conocida como ObamaCare, no cesa. Sus enemigos ms conspicuos ya hacen cuentas sobre el costo que en las prximas elecciones tendr para los candidatos que la han apoyado, la mayora de ellos pertenecientes al Partido Demcrata. La complejidad de la reforma, la deficiente informacin sobre sus beneficios y, sobre todo, las maquinaciones y las falsedades que sobre ella se han propagado han tenido como consecuencia una incorporacin menor de lo esperado a los planes de seguridad que ofrece.

Como es sabido, uno de sus principales objetivos es beneficiar a millones de personas que han carecido de atencin mdica por falta de recursos. Por cierto, entre estos ltimos est la mayora de la poblacin de origen latino que, de acuerdo con un informe de la organizacin Gallup, es el grupo con menor porcentaje de incorporacin a las diferentes categoras de seguros que ofrece dicha reforma. Las causas principales de la abstencin entre los latinos son la limitada informacin que sobre la reforma se ha ofrecido en espaol y el temor de que entre las familias que solicitan un seguro para integrarse al sistema de salud haya algn miembro que carece de documentos, se le identifique como tal y sea deportado.

El otro grupo que ha sido parco en la inscripcin al plan de salud son los jvenes. Resulta normal, coment un especialista en temas de salud en esa misma cadena, que entre los jvenes la idea de sufrir algn padecimiento sea remota, por ello su escepticismo en contratar un seguro que por el momento no les ofrece beneficio alguno pero que de todas formas tienen que pagar.

Quienes han tratado de frenar la reforma por todos los medios, aunque parcialmente, han logrado su objetivo, y ya hacen cuentas alegres sobre su posible fracaso. De ser as, para variar, los ms perjudicados sern precisamente quienes ms necesitan de un seguro que les garantice atencin mdica y los que menos tienen recursos para adquirir uno.

Es difcil entender una sociedad, o al menos una parte de ella, que se niega a seguir el ejemplo de otras naciones en los que la salud y la prevencin de enfermedades es una cuestin, no slo de derechos humanos sino inclusive de seguridad nacional.

Por lo pronto, los desarraigados de siempre continuarn a la puerta de los hospitales a la espera, no de justicia, sino de caridad... deducible de impuestos, desde luego.

[email protected]

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/03/17/opinion/011o1pol


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter