Portada :: Economa :: Textos y documentos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-07-2005

Los errores del monetarismo

Santiago Gmez Crespo
Revista Laberinto


1.- El Pensamiento Marxista.
La ecuacin diferencial o de Irving Fisher es la base del monetarismo y en general de las ideas econmicas ms conservadoras. Para analizarla desde una perspectiva marxista, vamos a utilizar fundamentalmente tres principios bsicos del marxismo: el materialismo dialctico, el materialismo histrico y la explotacin del hombre por el hombre. El materialismo dialctico constituye la filosofa marxista, que entre otras cosas, nos aporta el mtodo cientfico de anlisis. El materialismo histrico es la base de la sociologa y la economa marxistas. Aplicando este, se descubre la explotacin del hombre por el hombre, desde el inicio de la historia, hasta nuestros das.
1.1.- El Materialismo Dialctico.
El materialismo dialctico es la base del pensamiento marxista. El marxismo no se asienta en concepciones econmicas o sociales, sino que todo su edificio ideolgico est cimentado sobre la filosofa. Como su nombre indica, el materialismo dialctico se basa en el materialismo como substrato de todo lo existente y en la dialctica como el sistema de cambio de la materia.
Dialctica es una palabra de raz griega, que tiene el mismo origen etimolgico que dilogo. Las personas al hablar entre ellas, se influyen mutuamente unas a otras. Incluso las que no se hablan entre s, tambin se influyen por medio de terceros. De esta forma, por medio de la palabra, todos influyen sobre todos, en unos casos de forma directa y en otros de forma indirecta, en unos casos ms y en otros casos menos.
La dialctica entiende el universo como un cambio continuo en el que todo interacta sobre todo, a veces de forma intensa y directa, a veces de forma indirecta y casi imperceptible. El universo es un cambio continuo en el que nada permanece estable. Todos los cuerpos celestes, estn en continua evolucin y movimiento. Las montaas no son permanentes, sino que el entorno geolgico est evolucionando continuamente. La fsica y la qumica nos ensean que la materia no se encuentra nunca esttica, sino en continuo movimiento. La evolucin de las especies nos demuestra que la vida es un continuo discurrir, que nosotros mismos somos una continua evolucin. La vida es un continuo cambio, desde la infancia hasta la vejez. Todo a nuestro alrededor nos demuestra que el mundo est en un permanente deambular, en el que todo influye sobre todo, de forma directa o indirecta.
La dialctica no es una invencin del marxismo, sino que ya la mayora de los primeros filsofos griegos fueron dialcticos. En el siglo IV antes de Cristo, Erclito de Efeso afirmaba que todo cambia y nada permanece, que el universo es un continuo devenir, que nadie se baa dos veces en el mismo ro, ni ve dos veces a la misma persona. Si el ro es una corriente de agua, el agua del ro siempre es distinta, por lo que el ro nunca es igual a s mismo. La dialctica concibe el mundo como un continuo devenir, en el que el cambio de unas cosas afecta a todas las dems en diversos grados, a unas mucho y a otras poco.
Slo queda por definir, que es aquello que se mueve continuamente en una relacin dialctica. El marxismo es un materialismo dialctico, porque considera que la materia es la base de todo lo real. Todo est compuesto por materia, entendiendo por tal, todo aquello que no es idea. Engels en La Dialctica de la Naturaleza escribe: Pero el movimiento de la materia no es nicamente tosco movimiento mecnico, mero cambio de lugar; es calor y luz, tensin elctrica y magntica, combinacin qumica y disociacin, vida y, finalmente, conciencia.. La ciencia moderna le ha dado la razn a Engels y al materialismo dialctico. El calor no es ms que el aumento de la vibracin de las partculas que constituyen la materia, debido a un aumento de energa. La luz es una forma de movimiento de la materia, al estar constituida por una onda asociada a un corpsculo, llamado fotn. La electricidad y el magnetismo se originan por el movimiento de los electrones. La qumica, tanto orgnica como inorgnica, es la unin y disociacin de las molculas de materia. La conciencia y las ideas que origina la vida orgnica, son fruto de la organizacin de la materia de las neuronas.
El materialismo separa las ideas de todo lo dems, a lo que llama materia. Las ideas slo existen, en cuanto que existe materia capaz de concebirlas. Pensemos en la idea de dos. Esta idea no exista, hasta que hubo un primer cerebro capaz de pensarla. Antes existan parejas de cosas, como por ejemplo las estrellas dobles, pero la idea de dos se origina, cuando la materia se estructura en cerebros y sus neuronas son capaces de generar la idea de dos.
Todas las ideas tienen que ser contrastadas con la realidad material, para asegurarnos de que son ciertas. Incluso las matemticas no son descubiertas, sino inventadas por los hombres. Durante mucho tiempo se pens, que no poda existir la raz cuadrada de un nmero negativo. Se crea que era imposible que dos nmeros multiplicados entre s, pudieran dar como resultado un nmero negativo. Pero la experiencia demostr que estas matemticas no se ajustaban a la realidad, pues en los circuitos elctricos, con frecuencia el resultado de los clculos era la raz cuadrada de un nmero negativo. Para resolver este problema, se inventaron los nmeros complejos, que tienen solucin para las races cuadradas de los nmeros negativos. Incluso las ideas matemticas deben ser constatadas con la realidad material, para asegurarnos de su veracidad.
En la actualidad hay diversos desarrollos matemticos, que no sabemos si son correctos o incorrectos, porque no se pueden contrastar con la realidad. Por ejemplo, actualmente no tenemos ningn problema para disear sistemas matemticos que representan espacios de cinco o ms dimensiones. Para ello, suponemos que estos espacios se comportan como el espacio de tres dimensiones en el que vivimos, pero como no conocemos ningn espacio de este tipo, no podemos saber como se comportan. Si estos espacios se comportan como el nuestro, sus matemticas ya estn diseadas, pero si descubrimos que existen y que se comportan de forma distinta, habr que inventarse unas matemticas nuevas, que cumplan las leyes de estos espacios. Cualquier teora matemtica, econmica o de cualquier otro tipo, debe ser contrastada con la realidad, para poder validarla.
1.1.1.- Las leyes de la dialctica.
De la mera explicacin de la dialctica, se pueden deducir algunas de las muchas leyes generales que cumple el universo en su totalidad.
1.- La primera que se deduce de forma emprica, es que la naturaleza en su movimiento dialctico, se mueve a cierta velocidad, pero llegado un momento, este cambio se modifica en s mismo. Engels dio a esta ley de la dialctica, el nombre de transformacin de la cantidad en cualidad.
Gracias a la accin de agentes externos, la temperatura de un trozo de hilo aumenta continuamente, pero cuando alcanza los cero grados, se desencadena de forma instantnea un acontecimiento especial, consistente en la transformacin de hielo en agua. Si seguimos calentando el agua, se producir un cambio moderado durante algn tiempo, pero al llegar a los cien grados, se producir otro cambio sbito, al convertirse el agua en vapor.
Si nos fijamos, toda la naturaleza cumple esta ley. En geologa se produce un movimiento imperceptible de la corteza terrestre, hasta que de pronto estalla una erupcin volcnica o un terremoto. La historia de la vida evoluciona lentamente, hasta que de repente, se salta a una nueva era geolgica, en la que cambian de manera abrupta las formas de vida. El conocimiento de la fsica evolucion lentamente, hasta que se produce la revolucin niutoniana, posteriormente hay otro periodo de lenta evolucin, hasta que se produce la revolucin de la teora de la relatividad. Si nos fijamos en nuestro entorno, observaremos que todo, desde el pensamiento hasta la materia, se mueve de forma moderada, hasta que llegan ciertos momentos, en que se producen unas transformaciones sbitas.
Todo el universo se transforma dialcticamente, mediante el principio muy abstracto, de la gota que colma el vaso. El vaso se va llenado lentamente, pero llegado un momento, el fenmeno cambia de forma sbita, pues el vaso se deja de llenar y empieza a rebosar.
2.- Si el universo se encuentra en continuo movimiento y todo interacta sobre todo, para comprender la naturaleza, es necesario entenderla en su totalidad. El reduccionismo es un error cientfico, consistente en analizar las partes de la realidad de forma aislada, sin relacionarlas posteriormente entre s, para constituir el todo.
Si un naturalista intenta investigar un ecosistema mediante el anlisis aislado de cada uno de sus seres vivos, jams entender dicho ecosistema. El reduccionismo consiste en analizar un problema en sus partes, y no atender a las relaciones entre ellas. En un ecosistema hay que analizar cada ser vivo de este por separado, pero a su vez, hay que investigar todas las interacciones entre todos los seres vivos de esa biocenosis. Slo habremos comprendido el ecosistema, cuando comprendamos las consecuencias en todos sus seres vivos, que acarrea una alteracin de dicha biocenosis.
El analizar un problema en partes no es un error cientfico. El reduccionismo consiste el no ensamblar todas las partes estudiadas, observando posteriormente como interactan entre ellas. Marx en el prlogo de su Contribucin a la Critica de la Economa Poltica, nos indica su mtodo de trabajo en una investigacin econmica: ...el lector que quiera realmente seguirme, deber estar dispuesto a remontarse de lo particular a lo general.. Marx en su investigacin econmica, primero analiza las partes simples y despus las ensambla en el todo general, observando sus interacciones.
En el eplogo a la segunda edicin de El Capital, Marx se ratifica en el mtodo que debe utilizar cualquier investigador, sea economista o investigue en cualquier otra rea del saber: La investigacin ha de tender a asimilarse en detalle a la materia investigada, a analizar sus diversas normas de desarrollo y a descubrir sus nexos internos. Slo despus de coronada esta labor, puede el investigador proceder a exponer adecuadamente el movimiento real.. Marx utiliza el mtodo dialctico, y primero analiza las variaciones de cada parte, sus diversas normas de desarrollo, y despus las interacciones y conexiones que resultan de las variaciones en las partes sus nexos internos. Este estudio de los nexos entre las partes, es lo que evita el reduccionismo.
La dialctica nos ensea que todo interacta sobre todo, y que no se puede estudiar la realidad, considerndola como partes autrquicas e independientes.
3.- Entre las muchas leyes por las que se rige un universo continuamente cambiante, otra es la de la relatividad de los conceptos. Cuando tenemos un concepto o idea, por ejemplo el concepto de rbol, este significa la parte de la realidad material que nosotros queremos que signifique. Hay arbustos grandes, hay palmeras, hay helechos arborescentes, etc. El concepto de rbol, como el de montaa, el de alto o el de mamfero, ser lo que nosotros queramos que sea, pero adems hemos de tener en cuenta, que los rboles, las montaas, las alturas y los mamferos, estn en continuo movimiento y evolucin.
Debido al movimiento dialctico de todo lo existente, aunque definamos muy exactamente nuestros conceptos, estos slo se corresponden de forma aproximada con la realidad material, pues esta se encuentra en continuo movimiento y en continua evolucin. En una carta enviada a Konrad Schmidt, Engels relata en 1895, poco antes de su muerte: Desde el momento en que aceptamos la teora evolucionista, todos nuestros conceptos sobre la vida orgnica corresponden slo aproximadamente a la realidad. De lo contrario no habra cambio: el da que los conceptos coincidan por completo con la realidad en el mundo orgnico, termina el desarrollo. El concepto de pez incluye vida en el agua y respiracin por branquias; cmo hara usted para pasar del pez al anfibio sin quebrar este concepto? y ste ha sido quebrado y conocemos toda una serie de peces cuyas vejigas natatorias se han transformado en pulmones, pudiendo respirar en el aire. Cmo, si no es poniendo en conflicto con la realidad uno o ambos conceptos, podr usted pasar del reptil ovparo al mamfero, que pare sus hijos ya en vida? Y en realidad, en los monotremas tenemos toda una subespecie de mamferos ovparos. En 1843 yo vi en Manchester los huevos del ornitorrinco, y con arrogante limitacin mental me burl de tal estupidez, Como si un mamfero pudiese poner huevos! Y ahora ha sido comprobado.. El error de Engels consisti en no darse cuenta de que el concepto de mamfero es subjetivo, mientras que los mamferos son una realidad material y objetiva. La realidad no se atiene a nuestros conceptos, sino que son nuestros conceptos son los que tienen que atenerse a una realidad material cambiante.
Al analizar la realidad, no debemos partir de nuestros conceptos, sino que nuestros conceptos tienen que irse adaptando a una realidad material cambiante. En La Dialctica de la Naturaleza, Engels expone: Por induccin se descubri, hace unos cien aos, que los cangrejos y las araas eran insectos y todos los animales inferiores gusanos. Por induccin tambin se descubre ahora que esto es absurdo y que existen x clases. Dnde estn, pues, las ventajas del llamado razonamiento por induccin, que puede ser tan falso como el llamado razonamiento por deduccin y que no descansa sobre otro fundamento que la clasificacin?
La induccin no podr demostrar jams que no llegue a existir algn da un mamfero sin glndulas lcteas. Las mamas eran antes signos del mamfero. Pero los ornitorrincos carecen de... [ellas]. No tiene sentido definir los insectos, y pretender que la realidad material se adapte a nuestra definicin de insecto. Nuestra idea de insecto, es la que tiene que adaptarse a la realidad biolgica de insecto.
1.2.- El Materialismo Histrico.
Las ideas son posteriores a la materia, pues estas no empezaron a existir, hasta que los primeros cerebros fueron capaces de pesarlas. Nuestros conceptos o ideas, se pueden dividir en dos grupos, las materiales como caballo, oloroso o dolor, y las sociales o ideolgicas, como justo, noble, vergonzoso, u obsceno. Las ideas sociales o ideolgicas, constituyen el sistema ideolgico de una sociedad, con su pensamiento jurdico, social, poltico o econmico.
Marx y Engels al analizar las ideologas de las sociedades y civilizaciones a lo largo de la historia, se dieron cuenta de que estas dependen principalmente de su economa, de sus sistemas de produccin y de la forma que en estas, revista la explotacin del hombre por el hombre; por lo que le dieron el nombre de materialismo histrico. Las ideas jurdicas, econmicas, filosficas, religiosas, estticas o polticas, as como los conceptos de justicia, dignidad, propiedad, honradez, decencia o bondad, dependen de las relaciones materiales de la sociedad. Son la consecuencia de su economa, de sus sistemas de produccin y de sus sistemas de explotacin de unos hombres por otros.
Marx en el prlogo de la Contribucin a la Critica de la Economa Poltica, nos expone que la ideologa de los hombres depende fundamentalmente de la estructura econmica en la que viven y de su posicin en dicha estructura: El conjunto de estas relaciones de produccin forma la estructura econmica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurdica y poltica y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de produccin de la vida material condiciona el proceso de la vida social, poltica y espiritual en general. Es el modo de produccin, el que condiciona las ideas sociales, polticas, e ideolgicas en general de una sociedad.
El materialismo histrico es un subconjunto del materialismo dialctico. Este ltimo abarca la explicacin de toda la realidad, y por ello tambin de la biologa. Las llamadas ciencias sociales, como el derecho, la economa, la sociologa, la sicologa o la teologa, no son ms que un subconjunto de la biologa y se rigen por las mismas leyes dialcticas generales. Engels en La Dialctica de la Naturaleza, nos indica: En esta obra se concibe la dialctica como la ciencia de las leyes ms generales de todo movimiento. Esto significa que sus leyes deben regir tanto para el movimiento en la naturaleza y en la historia humana, como para el que se da en el campo del pensamiento.. La economa, como las dems ciencias sociales, se rige por las leyes generales de la dialctica, y en consecuencia, por las tres que hemos enunciado anteriormente.
1.- La ley de la transformacin de la cantidad en cualidad o de la gota que colma el vaso, que hace que las magnitudes econmicas varen constantemente de forma moderada, pero llegado un momento, los mecanismos econmicos de disparan, producindose cambios sbitos y repentinos.
2.- Cualquier cambio en una magnitud econmica, incide en todas las dems magnitudes econmicas, por lo que no se debe caer en el error del reduccionismo. La economa hay que estudiarla como una globalidad, en la que hay una relacin dialctica entre todos sus componentes.
3.- La realidad econmica vara continuamente. Nuestros conceptos econmicos intentan clasificarla, pero continuamente esta se sale de nuestras estructuras mentales, teniendo que rehacer nuestros pensamientos, para que se adapten a una realidad econmica en continua evolucin.
1.3.- La Explotacin del Hombre por el Hombre.
De la misma forma que un esclavista compra a un esclavo y lo mantiene para sacar un beneficio de su trabajo, un capitalista contrata a un trabajador y le paga su salario para sacar un beneficio de su trabajo. Los trabajadores en nuestra sociedad, son explotados de forma muy parecida a como lo eran los esclavos en otras pocas. Si el capitalista no va a obtener un beneficio del trabajo de un proletario, entonces simplemente no le contrata, quedndose este en el paro. Para que un obrero sea contratado, es necesario que se le pueda explotar. En sus Principios del Comunismo, Engels nos indica las escasas diferencias entre la explotacin del obrero y la del esclavo: Qu diferencia hay entre el proletario y el esclavo?
El esclavo se vende de una vez y para siempre, en cambio, el proletario tiene que venderse l mismo cada da y cada hora. Todo esclavo individual, propiedad de un seor determinado, tiene ya asegurada su existencia por miserable que sea, por inters de ste. En cambio el proletario individual es, valga la expresin, propiedad de toda la clase de la burguesa. Su trabajo no se compra ms que cuando alguien lo necesita, por cuya razn no tiene la existencia asegurada....
2.- Las Teoras Monetaristas.
El monetarismo o economicismo, es la teora econmica en la que se suelen apoyar los gobiernos ms conservadores y retrgrados. Esta ideologa econmica no es monoltica, sino que tiene diversas ramas y escuelas. Para poder criticarla posteriormente desde el materialismo dialctico y el materialismo histrico, antes vamos a exponer las ideas fundamentales del monetarismo en general, sin atender a sus diversas corrientes.
2.1.- La Produccin desde las Ventas.
Resulta evidente que toda poltica econmica debe intentar aumentar la produccin. Si aumenta la produccin, disminuye el paro, y aumenta la renta y el bienestar de la poblacin.
Para poder trabajar necesitamos conceptos. Los conceptos son formas de representar la realidad, que abarcan aquello que queremos que representen. Vamos a definir la produccin (Q), como: el valor monetario a precios de mercado de todos los bienes y servicios finales vendidos en una economa durante un ao. No debemos confundir las producciones reales de las diversas economas, con este concepto de produccin (Q), de la misma forma que no debemos confundir las rosas, con el concepto de rosa. Esto puede parecer evidente, pero vasta con ver la deplorable informacin econmica televisiva, para comprobar que muchos periodistas y economistas burgueses, confunden los conceptos econmicos con la realidad material. No distinguen la inflacin de precios, del concepto de ndice de precios al consumo. No distinguen la produccin, de los conceptos de producto interior bruto (PIB) o de producto nacional bruto (PNB). No distinguen el paro obrero, del concepto de tasa de paro de la encuesta de poblacin activa, ni del nmero de demandantes de empleo inscritos en las oficinas de empleo.
Al definir el concepto de produccin (Q), como: el valor monetario a precios de mercado de todos los bienes y servicios finales vendidos en una economa durante un ao, lo hacemos de una forma arbitraria. Podramos haberlo definido como las ventas de un mes, en vez de mediante las ventas de un ao. Podramos haberlo definido a precios de coste, en vez de a precios de mercado. Podramos haberlo definido mediante la produccin producida, en vez de mediante la produccin vendida. Etctera. El concepto de produccin (Q), define lo que queremos que defina, abarcando una parte de la realidad econmica.
Para medir esta produccin (Q), podemos anotar todas las ventas que se realizan durante un ao en una economa y despus sumarlas. Anotaramos el precio por el que se ha vendido cada bien o servicio final, y la suma de todos sera la produccin (Q). Este mtodo resulta en la prctica imposible, por lo que nos vemos obligados a realizar el clculo mediante un sistema estadstico. Para ello tendramos que calcular estadsticamente, por una parte el nivel de precios o inflacin (P), y por otra las ventas en esa economa (Q), y una vez que tuviramos ambos valores, tendramos que multiplicarlos (PQ).
El nivel de precios (P), es la unidad de medida de la produccin (Q). Imaginemos que tenemos que medir una distancia entre dos puntos, y que para ello utilizamos el metro. Si realizamos la medicin en pies o en toesas, nos dar un valor numrico distinto, pero la distancia ser la misma. Si realizamos una medicin de una produccin (Q) en euros, nos dar un valor numrico distinto que si la realizamos en dlares, libras o yenes, pero la produccin es la misma. Si medimos entre dos puntos con un metro de goma que se estira y se encoge, cuando se alarga el resultado numrico es menor, y cuando se encoge es mayor, pero la distancia es siempre la misma.
Cuando calculamos la produccin (Q), lo hacemos en una moneda que nos sirve de unidad de medida, pero el valor de las monedas no es estable, sino que unas veces se aprecian y otras se deprecian. Cuando se aprecian se produce el mismo efecto que cuando se estira un metro de goma, disminuyendo el valor numrico de la produccin (Q), y cuando se deprecian, aumenta el valor numrico de esta (Q), pero el valor real de la produccin (Q) sigue siendo el mismo, pese a las variaciones en la unidad de medida. El que la moneda se aprecie o se deprecie, afecta al valor numrico de la produccin (Q), pero no a su valor real. El nivel de precios o inflacin (P), es el valor que nos indica cuanto ha cambiado el valor la moneda que se utiliza como unidad de medida. Q representa el valor real de la produccin (Q), y P representa las variaciones numricas en la produccin (Q), debido a las variaciones en la unidad de medida de esta.
2.2.- La Produccin desde las Compras.
Hemos visto anteriormente, que la produccin (Q), se puede calcular agregando el precio de mercado de todos los bienes y servicios finales vendidos en una economa durante un ao, que es la definicin de la produccin (Q). Pero de la misma forma que podemos calcular la produccin (Q), sumando el precio de todos los bienes y servicios finales vendidos, tambin la podemos calcular sumando las cantidades de dinero que se han pagado por esos bienes y servicios. Si todo el mundo pagara en monedas y billetes, para calcular la produccin (Q), podramos poner en todas las tiendas unas mquinas que hicieran una marca en cada moneda o billete, cada vez que se utilizan para comprar un bien o servicio final. Al final del ao retiraramos todas las monedas y billetes, y multiplicaramos el valor de cada una de ellas, por el nmero de marcas que tiene. Sumando el resultado de todas estas multiplicaciones, obtendramos el valor de mercado de todos los bienes y servicios finales vendidos en una economa durante un ao, que es la definicin de la produccin (Q).
Este procedimiento de clculo no es prctico ni viable, por lo que es necesario hacerlo de forma estadstica. Para ello, tendramos que calcular cuantas veces se utiliza normalmente de media un billete o moneda para comprar bienes o servicios finales durante un ao (V), y multiplicar este valor por la cantidad de moneda en la economa (M). Si en una economa hay diez millones de euros en moneda (M), que de media se utilizan cinco veces al ao para comprar bienes y servicios finales (V), el valor de la produccin (Q), ser de 50 millones de euros. La produccin (Q) ser el resultado de multiplicar la cantidad de moneda (M), por el nmero medio de veces que se utiliza en la compras de bienes y servicios finales (V). V es la cantidad media de veces, que una moneda o billete se utiliza para comprar bienes y servicios finales. M es la cantidad de moneda que hay en la economa. La de veces que de media se utiliza la moneda para comprar bienes y servicios finales (V), por la cantidad de moneda que hay en la economa (M), nos da el valor de la produccin (P).
En consecuencia, se cumple la ecuacin PQ = MV, conocida como ecuacin cuantitativa o de Irving Fisher. El primer trmino (PQ) es el valor monetario a precios de mercado de todos los bienes y servicios finales vendidos en una economa durante un ao. El segundo (MV), son las cantidades pagadas por todos los bienes y servicios finales vendidos en una economa durante un ao. Resulta evidente que el valor a precios de mercado de todo lo vendido, es igual a la cantidad de dinero pagado por todas las compras.
V recibe el nombre de velocidad de circulacin del dinero, pues representa el nmero medio de veces que el dinero se utiliza para comprar bienes o servicios finales. M se conoce como masa monetaria, pues es la cantidad de dinero que hay en una economa.
2.3- La Masa Monetaria (M).
El concepto de masa monetaria (M), es distinto del que pudiera pensarse en una primera impresin. La masa monetaria, no es igual a la cantidad de monedas y billetes que hay en circulacin. Si preguntamos a alguien cuanto dinero tiene, nos indicar una cantidad. Si le pedimos que nos lo ensee en monedas y billetes, nos dir que no lo tiene todo de esta forma, sino que la mayor parte lo tiene depositado en una entidad de crdito. Por ello, deducimos que la cantidad de dinero que la poblacin tiene, es superior a la cantidad de monedas y billetes que hay en circulacin.
Si alguien deposita un euro en un banco, considerar que tiene dinero por valor de un euro. Los bancos, por ejemplo, de cada euro que les ingresan prestan 90 cntimos y se quedan con 10 cntimos en caja. Prestan el 90% de sus depsitos y se quedan en caja con un 10%, para hacer frente a sus posibles pagos. De esta forma, de cada euro depositado, 90 cntimos acaban prestados en manos de un tercero, y diez se dejan en la caja del banco, para atender a sus necesidades. El dinero prestado, lo utilizar el deudor para lo que tenga a bien, pero al final acabar depositado en otra sucursal bancaria. Esta sucursal prestar el 90% de lo ingresado, lo que supone 81 cntimos, y dejar en caja el 10%, lo que supone 9 cntimos. Estos 81 cntimos prestados, al final acabarn depositados en otra entidad de crdito, y se repetir la misma operacin. La siguiente tabla, no detalla el resultado de estos continuos reingresos de la misma moneda.

Al principio tenemos un euro, pero debido al crdito bancario, en la segunda lnea, este se ha convertido en 1,90 euros. En la tercera, en 2,71. En la cuarta, en 3,43. Al final del proceso, observamos que pese a que slo hay un euro fsico, este se ha transformado en 10 euros. Debido al crdito, la masa monetaria (M), concebida como la cantidad de moneda o dinero que hay en una economa, es muy superior a la cantidad de monedas y billetes que hay en esa economa. Por eso es posible comprender, porqu la gente dice tener mucho ms dinero del que tiene en monedas y billetes. Los depsitos bancarios incrementan la cantidad de dinero que hay en una economa, sin necesidad de acuar moneda o imprimir billetes.
No podemos pararnos a disertar ampliamente sobre la masa monetaria (M) y sus mecanismos de control. Vlganos para nuestro propsito, el saber que la mayor parte del dinero no tiene forma fsica, sino que se genera por el crdito, mediante el mecanismo expuesto anteriormente.
El dinero es un bien muy especial, totalmente distinto del aceite de oliva o de una entrada para un festejo taurino. Si un panadero hace cien veces ms pan, hay cien veces ms pan, pero si hacemos cien veces ms billetes, no hay cien veces ms dinero, sino el mismo.
Las monedas actuales son meros vales que sirven para comprar cosas, y que slo estn respaldadas por la confianza de la poblacin, que sabe que con esas monedas y esos billetes, se pueden comprar bienes y servicios. Imaginemos que cuando se cre el euro, se hubiesen acuado las mismas monedas y los mismos billetes, pero dando al euro el valor de un cntimo. De esta forma, las monedas de 5 cntimos, habran sido de 5 euros; las de 1 euro, de 100 euros; y los billetes de 200 euros, de 20.000 euros. Se habran emitido los mismos billetes y monedas, pero con un valor facial 100 veces superior. Si un panadero hace 100 veces ms pan, hay 100 veces ms pan. Si hacemos 100 veces ms euros, hay 100 veces ms euros, pero la cantidad de moneda es la misma. No hay ms dinero por hacer 100 veces ms euros, lo que suceder, es que los euros valdrn una centsima parte, y los precios expresados en euros, sern 100 veces mayores. De la misma forma que si hacemos los kilmetros de slo un metro, no aumentamos por ello las distancias por mil, al disminuir o aumentar el valor de la moneda, la masa monetaria (M), slo vara numricamente, permaneciendo en realidad invariable. Si medimos una distancia en metros, esta numricamente ser mil veces mayor que si la medimos en kilmetros, pero la distancia es la misma, slo ha variado la unidad de medida. Si imprimimos mucha moneda, aumentamos la masa monetaria (M) de forma numrica, pero no de forma real, pues la moneda pierde valor. Si medimos la produccin de una economa (Q) en cntimos de euro, esta ser numricamente cien veces mayor, que si la medimos en euros, pero la produccin es la misma. Si medimos la masa monetaria de una economa (M), en cntimos de euro, esta ser numricamente cien veces mayor, que si la medimos en euros, pero la masa monetaria (M) real ser la misma.
Al aumentar la cantidad de dinero en una economa, generamos inflacin y se produce un aumento numrico de la produccin (Q) y de la masa monetaria (M), aunque en realidad ambas permanecen estables. Sus magnitudes reales permanecen inalterables pese a la inflacin monetaria, originada por un aumento del dinero en circulacin, pues slo han variado sus magnitudes numricas, al modificarse la unidad de medida. La moneda es la unidad de medida de muchas variables econmicas, y si esta se deprecia, estas magnitudes aumentan numricamente.
El dinero es un bien especialsimo, distinto de todos los dems bienes, que por s mismo no vale para nada, pues no se puede consumir. Su valor estriba en que se puede cambiar por otros bienes y servicios que s que se pueden consumir. Como el dinero actual slo est respaldado por la confianza de la poblacin, que sabe que con l se pueden comprar cosas, su valor es relativo. Cuando las monedas eran de oro, si se acuaban ms monedas de oro, haba ms moneda. Como las monedas y billetes actuales son meros vales sin respaldo material alguno, si hacemos ms monedas y billetes, estos bajan de valor en proporcin a la cantidad de moneda en circulacin, pero por ello no hay ms dinero.
El dinero es una unidad de medida, pero como el valor del dinero vara constantemente, al medir el valor de las cosas en dinero, las estamos midiendo con un patrn de medida que aumenta y disminuye continuamente. Adems el dinero tiene la peculiaridad de ser adems una forma de atesorar riqueza, pues podemos tener nuestros ahorros guardados en forma de dinero.
2.4.- Consecuencias.
Por todo lo indicado anteriormente, los monetaristas llegan a la conclusin de que la inflacin debida al aumento de la cantidad de moneda en circulacin, no influye en la produccin (Q). El aumento de la produccin es muy beneficioso para una economa, pues disminuye el paro, y aumenta la renta y el bienestar de la poblacin. Desgraciadamente, el aumento de la cantidad de moneda en una economa, slo produce un aumento del nivel de precios (P) y del valor numrico de la masa monetaria (M), pero no provoca ms alteracin en la produccin (Q), que el aumento de su valor numrico, pero no el real. Con la inflacin, lo nico que se consigue es desposeer a los ahorradores de su dinero, pues el dinero pierde poder de compra, sin que se incremente la produccin, y sin que el nivel empleo o el nivel de vida mejoren. Mediante la inflacin (P) conseguiremos un aumento numrico de la produccin (Q), pero su valor real permanecer inalterable.
La ecuacin diferencial o de Irving Fisher, es la base de este razonamiento, pues PQ = MV. La inflacin provoca el aumento del nivel de precios (P), pero el valor real de la produccin (Q), permanece estable aunque esta aumente nominalmente, pues el nivel de precios (P), es slo su unidad de medida. En el otro miembro de la igualdad, tenemos un aumento numrico de la masa monetaria (M), proporcionalmente igual al del ndice de precios (P), pero la velocidad de circulacin del dinero (V), no vara.
El estudio de la velocidad de circulacin media del dinero (V), nos demuestra empricamente que esta es muy estable en una economa capitalista avanzada. Por ello consideran los economicistas, que la poltica fiscal es ineficiente. Los impuestos quitan el consumo del sector privado y lo llevan al sector pblico, pero esto ni aumenta la produccin (Q), ni aumenta la velocidad de circulacin del dinero (V). Que el gasto lo haga el estado a travs de los impuestos, o que lo hagan los particulares directamente, es intrascendente para el nivel de produccin (Q) y para la velocidad de circulacin del dinero (V). El que el estado te cobre impuestos para pagar el colegio de los nios, o el que sean los particulares los que paguen directamente la educacin de sus hijos, no influye para nada en la produccin (Q) ni en la velocidad de circulacin del dinero (V), que siguen siendo las mismas
Por ello consideran los monetarias, que la mejor poltica econmica posible consiste en disminuir los impuestos y el gasto pblico al mximo, reducir el tamao de las administraciones pblicas al mnimo posible y mantener una estabilidad de precios bastante rgida. Las administraciones pblicas deberan quedar reducidas al ejrcito, la polica, la administracin de justicia, la poltica exterior y poco ms, desmontando casi todo el estado actual. El nico cometido econmico del estado, debe ser mantener la estabilidad de precios (P), mediante el control de la masa monetaria (M).
3.- Crtica del Monetarismo.
La ecuacin diferencial o de Irving Fisher, que es la base del monetarismo y en general de las ideas econmicas ms conservadoras, nos dice que PQ = MV. Todos los bienes y servicios finales que se han vendido (Q) multiplicados por su precio (P), es igual a la cantidad de dinero que hay en la economa (M), por el nmero de veces medio, que este se ha utilizado para comprar bienes y servicios finales (V). Dicho de forma resumida, el valor de todo lo vendido, es igual a lo que se ha pagado al comprarlo. Resulta evidente, que la ecuacin diferencial es una verdad de perogrullo, aparentemente irrebatible.
En un discurso sobre la accin poltica de la clase obrera, Engels expuso: La abstencin absoluta en poltica es imposible; todos los peridicos abstencionistas tambin hacen poltica. El quid de la cuestin consiste nicamente en cmo la hacen y qu poltica hacen.. Si la abstencin absoluta en poltica es imposible, la simple abstencin poltica en economa es an ms imposible, si cabe. Todo en economa tiene un trasfondo poltico. Cuando se nos presentan teoras econmicas cientficas, investigaciones econmicas imparciales o geniales tecncratas econmicos totalmente apolticos, debemos deducir inmediatamente, que estamos ante una clara maniobra poltica.
3.1.- Errores de Concepto.
El primer error que cometen los economicistas, es un error de concepto. Todos los conceptos e ideas, tienen que adaptarse al mundo material. Ya hemos visto como Engels deca: ...vi en Manchester los huevos del ornitorrinco, y con arrogante limitacin mental me burl de tal estupidez, Como si un mamfero pudiese poner huevos! El concepto de mamfero es lo que nosotros queramos que sea un mamfero, pero si la idea de mamfero, no se adapta a la realidad material de mamfero, este concepto no sirve para nada. Son nuestros conceptos, los que tienen que adaptarse a la realidad material.
Los economicistas definen la produccin (Q), como el valor monetario a precios de mercado de todos los bienes y servicios finales vendidos en una economa durante un ao. Ya hemos sugerido anteriormente, que este concepto de produccin no es correcto, pues no se adapta a la realidad material.
En una economa con un impuesto sobre el valor aadido, si consideramos la produccin a precios de mercado, cuando se incrementen los tipos del iva, segn esta definicin de produccin (Q), tambin aumentar la produccin, lo que es estpido. Si las empresas venden a altos precios por tener un margen elevado, hay ms produccin. Si venden a precio de coste, aunque producen exactamente lo mismo, debido a esta errnea definicin de la produccin, esta disminuye.
Esta definicin de produccin, slo considera produccin, aquello que se vende. No considera produccin el autoconsumo. No considera produccin los productos que se destruyen por incendios, inundaciones o caducidades. No considera produccin, los productos intencionadamente destruidos para evitar los excedentes agrcolas. No considera produccin los servicios que nadie compra, pero que se producen. En una sala de cine, la produccin es la misma, si est llena o vaca, pero no lo consideran as los monetaristas. Resulta evidente, que una cosa es la produccin y otra lo que se vende (Q).
Parafraseando a Keynes podemos decir, que cuando alguien se casa con su ama de llaves, realiza un acto antipatritico, pues disminuye la produccin (Q) de la nacin, dado que despus de la boda, deja de pagarle su sueldo, aunque el trabajo que esta realiza, es exactamente el mismo. Luego Q no es la produccin, sino el valor monetario de los productos vendidos.
Tampoco considera esta definicin de la produccin (Q), la posibilidad de que haya exportaciones e importaciones. Es posible que se est vendiendo ms de lo que se produce, debido a unas fuertes importaciones, o que se est vendiendo menos de lo producido, debido a unas grandes exportaciones.
Por mucho que se empeen los monetaristas en decir que Q es la produccin, Q no es la produccin, sino el valor monetario de la parte de la produccin, propia o ajena, que se vende dentro del pas (Q), cosa muy distinta de la produccin.
La produccin (Q), ni siquiera es igual al producto interior bruto (PIB), que se define como: el valor a precios de mercado de todos los bienes y servicios finales producidos en una economa durante un ao. Ya hemos indicado anteriormente, que el producto interior bruto (PIB), es un concepto, y que la produccin, es una realidad material. El problema reside en que el concepto de producto interior bruto (PIB), es muy distinto de la realidad econmica de produccin, como ya se habr dado cuenta el lector. La produccin (Q), difiere del producto interior bruto (PIB), en que el producto interior bruto (PIB) es el valor a precios de mercado de la produccin producida dentro de una economa, y destinada a la venta, mientras que la produccin (Q), es el valor monetario de todo lo vendido en una economa. No es lo mismo lo que se vende en una economa (Q), que lo que se produce con la intencin de venderlo (PIB), en esa misma economa; y ambas cosas son distintas, de la produccin material de esa economa.
El principal problema econmico actual, son las crisis econmicas. Las crisis se originan porque la produccin destinada a la venta (PIB), es mayor que las ventas de esa produccin. Al inicio de una crisis, las empresas que fabrican bienes se encuentran con que su produccin es superior a sus ventas, por lo que se les llenan los almacenes de productos terminados, que no tienen salida en el mercado. Las empresas que venden servicios, se encuentran al principio de las crisis, conque sus productos no se venden, por lo que sus teatros, sus autobuses y sus cursos de idiomas, estn casi vacos. Las crisis se originan, porque las empresas producen ms de lo que pueden vender. Una cosa es lo que se produce en una economa con la intencin de venderlo posteriormente (PIB), y otra lo que se vende en esa economa (Q).
Para resolver este problema de falta de ventas, las empresas disminuyen su produccin, por lo que necesitan menos mano de obra. Pero al haber menos trabajo, la gente en general gana menos dinero, por lo que consume menos, aumentando el problema de la falta de consumo. Para resolverlo, las empresas aumentan los despidos para disminuir su produccin, y esto origina an una menor demanda de bienes y servicios. Las crisis se originan, porque se produce ms de lo que se consigue vender. Una cosa es vender y otra producir.
El mayor error en la definicin de la produccin (Q), estriba en que los economicistas no se dan cuenta de que una cosa es producir, y otra distinta conseguir vender lo producido. Precisamente las crisis se producen, porque se produce ms de lo que se vende, quedando los productos sin salida en el mercado.
Es ridculo pensar que la realidad est mal hecha, porque no se adapta a nuestros conceptos y a nuestras ideas. La produccin material es la verdadera produccin, y por mucho que se empeen los economicistas en decirnos que el concepto de Q es la produccin, la idea de Q no coincide con la produccin real. Por ello, muchas de las conclusiones que sacan los monetaristas sobre la produccin son falsas, porque la produccin no es el valor monetario de las ventas (Q).
3.2.- Errores en el Principio de la Transformacin de la Cantidad en Cualidad.
Slo puede existir agua lquida, entre cero y cien grados. Entre estos valores, el agua cambia lentamente, pero cuando llega a los cien o a los cero grados, sbitamente, una pequea modificacin de la temperatura (cantidad), provoca una modificacin en su cualidad de lquido (cualidad). La absoluta totalidad de lo existente, est en permanente y moderado cambio, hasta que una pequea modificacin en una cantidad, provoca un sbito cambio, en una o varias cualidades.
Los monetaristas tienen una percepcin errnea y muy esttica de la realidad, fruto de sus intereses polticos y econmicos. Conciben la ecuacin diferencial o de Irving Fisher (PQ = MV), como una forma de variacin muy lenta de la realidad econmica, casi esttica, en la que los valores apenas se modifican, pero tambin la ecuacin de Irving Fisher, est sujeta a ley de la transformacin de la cantidad en cualidad.
Fijmonos en los niveles mximos y mnimos que pueden tomar los precios reales. Aunque los economicistas se empean en demostrarnos tericamente que los precios son totalmente flexibles, esto est en contradiccin con la realidad material. El nivel mximo de los precios de una economa, se produce cuando los precios son tan elevados, que un trabajador no puede mantenerse y subsistir, ni siquiera l mismo, con su salario. Con unos precios tan elevados, la poblacin morira de hambre y necesidades, antes de que los precios pudieran subir an ms. Pero lo que verdaderamente nos interesa, es el nivel mnimo de precios (N), al que vamos a llamar N. En una economa capitalista avanzada actual, con estabilidad de precios, los precios de los bienes y servicios, nunca pueden bajar del precio de coste (N). Si se vende por debajo del precio de coste (N) se pierde dinero, por lo que los capitalistas preferirn antes paralizar la produccin, que producir teniendo prdidas. Aunque los economicistas nos demuestren tericamente que los precios son totalmente flexibles, la realidad econmica nos demuestra que tienen un mximo y un mnimo (N). Cuando llegan a su mnimo (N), que es su precio de coste, ya no pueden bajar ms, pues las empresas antes dejarn de producir, que vender sus productos y servicios perdiendo dinero.
Los precios nominales o inflacin (P), pueden tomar cualquier valor numrico. Los precios reales de los productos, tienen que estar entre el nivel de subsistencia, y el precio de coste (N). El precio mnimo real (N), se encuentra en el precio de coste, sea cual sea su valor numrico.
Cuando los precios descienden hasta el precio de coste (N), ya no pueden bajar ms. En una economa capitalista avanzada, cada vez es mayor el nmero de productos que se venden (Q), pero la capacidad de consumo de la poblacin no es infinita. Por muy barato que se vendan el pan o los libros, la cantidad de pan que se puede comer o la cantidad de libros que se pueden leer, es limitada. En una economa capitalista avanzada, la economa crece y crece, produciendo cada vez ms, pero la capacidad de consumo de la poblacin (Q) no es infinita. Debido a la gran riqueza de la sociedad, la inversin y la capacidad de produccin, crecen a un ritmo ms rpido que el deseo de consumo, lo que hace caer los precios reales. Cuando la economa se encuentra en su mejor momento econmico, se producen tal cantidad de bienes y servicios, que los precios caen hasta el precio de coste (N), debido a un exceso de oferta, generado por el alto nivel industrial y tecnolgico de la economa. El nivel tecnolgico de la produccin es tan elevado, que la poblacin no necesita comprar y consumir todo el pan y todos los libros que se producen. Al haber ms oferta que demanda, los precios caen hasta su mnimo posible (N), que con estabilidad de precios, es el precio de coste, y entonces, cuando la economa se encuentra en su mejor momento, estalla una crisis econmica.
Las empresas que producen pan, libros o cualquier otra cosa, se ven obligadas a disminuir su produccin, pues a precio de coste (N), la poblacin no desea comprar todo lo que producen, y no estn dispuestas a bajar an ms el precio. No hay demanda de bienes y servicios a esos niveles de precios reales, y los precios no pueden bajar del precio de coste (N). Para disminuir la produccin, tiene que disminuir la cantidad de mano de obra que contratan las empresas. Los trabajadores despedidos, ya no cobran sus salarios, lo que disminuye el consumo. La cada del consumo, hace que las empresas tengan que reducir an ms su produccin, despidiendo a ms trabajadores, con lo que disminuye an ms el consumo, obligando a reducir an ms la produccin. El crculo vicioso de la crisis consiste, en que como no hay demanda suficiente de bienes y servicios, las empresas despiden trabajadores para disminuir la produccin, pero al disminuir las rentas del trabajo, cae an ms el consumo y la demanda de bienes y servicios. Cuando el nivel de precios baja hasta el precio de coste (N) (cantidad), la economa deja de estar en expansin y entra en un ciclo de recesin (cualidad), con disminucin de la produccin y aumento del paro. Tal como nos dice Engels en sus Principios del Comunismo, el esclavo tiene asegurada su msera subsistencia, pues su amo se encarga de darle de comer todos los das, pues si se muere, pierde dinero. El obrero no tiene la existencia asegurada, pues slo obtendr un trabajo con el que poder mantenerse, si encuentra a alguien que le pueda y quiera explotar, de lo contrario, se quedar en el paro. Cuando un proletario se muere, no hay ningn capitalista que pierda dinero por ello.
Observemos como se modificara la ecuacin diferencial (PQ = MV), en una economa en crisis con estabilidad de precios. El nivel de precios (P) permanece estable, pues suponemos que hay estabilidad numrica de precios, y la velocidad de circulacin media del dinero (V), podemos verificar empricamente que casi siempre permanece estable, en cualquier situacin econmica. Dado que nos encontramos en una crisis, las ventas (Q) disminuyen, acarreando la disminucin de la produccin y el aumento del paro obrero. Dado que se tiene que cumplir la ecuacin diferencial, es necesario que la masa monetaria (M) disminuya.
Al vender a precios de coste (N), las empresas no obtienen ni beneficios, ni perdidas. En una crisis, el tipo de inters que ofrecen los bancos por el dinero es tan bajo, que da casi igual depositarlo en entidades de crdito, que tenerlo en efectivo. Como debido a la mala situacin econmica, las empresas estn vendiendo a precio de coste (N), la rentabilidad media de las inversiones se encuentra en el 0%, y los tipos de inters reales tambin se encuentran en el 0%. Ni hay, ni se encuentran inversiones, de las que se obtenga rentabilidad para el dinero. Incluso el invertir o prestar dinero es peligroso, dada la muy mala situacin econmica, por lo que hay quienes prefieren guardar su riqueza en efectivo.
Hemos visto anteriormente, que la mayor parte del dinero que hay en una economa (M), no es dinero fsico, sino que se genera debido al crdito. Mediante el prstamo sucesivo del mismo dinero, las entidades de crdito generan muchas veces ms dinero, del que hay en monedas y billetes. Cada vez que alguien atesora dinero en efectivo, retira de la circulacin mucho ms dinero, del que retira en monedas y billetes. Por cada euro que se retira de circulacin y se destina a atesorar riqueza en forma de monedas y billetes, se retiran del mercado muchos ms euros inmateriales creados por el crdito bancario. Por ello, en la crisis parece como si el dinero (M) se hubiese esfumado. Nadie tiene dinero para pagar sus deudas, por lo que este parece haber desaparecido.
Atendiendo de nuevo a la ecuacin diferencial o de Irving Fisher, (PQ = MV), en una situacin de estabilidad de precios y de crisis econmica, el nivel de precios (P) y la velocidad de circulacin del dinero (V), permanecen estables. Cuando los precios disminuyen hasta el nivel de coste (N), las empresas prefieren vender (Q) menos, que vender perdiendo dinero. Como el dinero invertido no da rentabilidad alguna, aumenta la cantidad de dinero atesorado en forma de monedas y billetes, que no se mueven, quedando este fuera de la circulacin, y provocando una diminucin de la masa monetaria (M), mucho mayor que la cantidad de monedas y billetes que permanecen paralizados. Al haber menos dinero (M) y permanecer la velocidad de circulacin del dinero (V) estable, disminuye la cantidad de dinero empleado en compras finales (MV). La disminucin de las ventas de productos y servicios finales (Q), hace que no se encuentre rentabilidad para las inversiones, por lo que aumenta la cantidad de dinero que se tiene esttica en efectivo, lo que hace disminuir la masa monetaria (M). Como el nmero de veces que se utiliza el dinero de media para comprar bienes y servicios finales (V), permanece muy estable, al disminuir la cantidad de dinero (M), disminuyen las compras. La disminucin de las ventas (Q) hace diminuir la cantidad de dinero (M). Entonces, la escasez cada vez mayor de dinero (M), hace disminuir las ventas de bienes y servicios (Q). As se entra en el crculo vicioso de las crisis, en el que la economa cada vez va peor, diminuyendo constantemente las ventas (Q) y la cantidad de dinero en circulacin (M).
3.3.- El Reduccionismo y los Errores en el Mtodo Dialctico.
La realidad material nos demuestra, que el agua lquida slo puede existir, entre los ceros y los cien grados. Aunque los monetaristas pretenden demostrar tericamente, que los precios reales son totalmente flexibles, la realidad material nos demuestra, que en una economa capitalista avanzada con estabilidad de precios, estos slo pueden oscilar, entre el nivel de supervivencia y el precio de coste (N). El nivel de precios nominal (P) puede alcanzar cualquier nivel, pero los precios reales de los bienes y servicios, no pueden bajar del precio de coste (N).
La dialctica nos ensea, que todo en el universo est en continuo movimiento, a la vez que todo interacta sobre todo. El reduccionismo consiste en analizar los problemas de forma sectorial, sin despus integrarlos en la totalidad. Despus de analizar como interactan unos pocos elementos entre s, es necesario observa como interactan con el resto de la realidad.
Puedo pensar que el agua se evapora al llegar a los cien grados, pero en verdad, esto es un error reduccionista. El agua hierve a los cien grados, slo cuando se encuentra a presin ambiente. Si la presin es mayor, el agua se evapora a ms de 100 grados. Si la presin es menor, el agua se evapora a menos de 100 grados.
Aunque los monetaristas nos intenten demostrar tericamente, que el nivel de inflacin (P) no influye en la produccin, ni por ello en el empleo, la experiencia nos demuestra, que la inflacin y el paro son dos platillos de la misma balanza. Si todas las dems magnitudes econmicas permanecen constantes, cuando aumenta la inflacin disminuye el paro, y cuando disminuye la inflacin, el paro aumenta. Toda teora, hiptesis, concepto o idea, para ser verificada, tiene que ser contrastada con la realidad material, y esta nos demuestra, que los economicistas no tienen razn. El error se produce por analizar la ecuacin de Irving Fisher (PQ =MV) de una forma aislada y reduccionista, sin atender a su interrelacin con el resto de la realidad econmica.
De la misma forma que aumentando la presin, puedo conseguir agua lquida a ms de cien grados, puedo encontrar una forma de conseguir que los precios mnimos de venta (N), puedan bajar por debajo del precio de coste, evitando as las crisis econmicas y el paro obrero.
La causa por la que la economa entra en crisis, cayendo la produccin y aumentado el paro, reside en que al venderse a precios de coste (N), la rentabilidad de los negocios est al 0%, por lo que da igual invertir o guardar el dinero. Pero la causa por la que da igual invertir el dinero al 0% o guardarlo en efectivo, es porque hay estabilidad de precios. De la misma forma, que la presin atmosfrica determina el punto de mxima temperatura al que puede haber agua lquida, la inflacin o nivel de precios numrico (P), determina cual es el mnimo nivel de precios real (N), que puede darse en una economa.
Supongamos una economa, en la que el nivel de precios est en el precio de coste. Si hay una inflacin del 10% anual (P), eso quiere decir, que el nivel de precios (P) sube todos los aos en un 10%, aunque los precios reales permanezcan estables. Por su parte, la masa monetaria (M) crecer numricamente un 10% anual, aunque por ello no experimentar ninguna variacin real. Dada la interpretacin de los economicistas de la ecuacin diferencial (PQ = MV), la inflacin provoca aumentos en el valor numrico de los precios (P) y en el valor numrico de la masa monetaria (M), pero no altera el valor real de las ventas (Q). Pero si hay una inflacin del 10% (P) y los precios de venta se encuentran a precio de coste, los inversores tendrn que escoger entre invertir en negocios que dan una rentabilidad del 0%, o guardar su dinero en efectivo, perdiendo un 10% anual, debido a la inflacin (P). Con una inflacin del 10% (P), los precios tendrn su mnimo real posible (N), por debajo del precio de coste, hasta que la rentabilidad del capital invertido en las empresas, sea de un 10% negativo. Si la inflacin es del 10 %, el lmite mnimo de los precios del que ya no pueden bajar ms (N), quedar fijado en cada sector econmico, en un nivel tal, que la rentabilidad del capital, sea del 10% negativo. Los precios bajarn, hasta que se pierda un dcimo de la inversin por ao, y en ese punto se estabilizarn y empezar la crisis.
De la misma forma que el punto de ebullicin del agua es de cien grados, pero este se puede modificar gracias a la presin, haciendo que el agua hierva a menos de cien grados, tambin es posible bajar el nivel mnimo de precios real (N), gracias al aumento constante del nivel de precios nominal (P). Cuanto mayor es la inflacin (P), ms baja el nivel mnimo de precios posible (N). Si hay estabilidad numrica de precios (P), el nivel mnimos de los precios (N), ser el precio de coste. Pero si la inflacin es del 5% (P), el nivel mnimo de los precios (N), ya no ser el precio de coste, sino inferior. Y si la inflacin es del 10% (P), los precios reales podrn bajar an ms. De la misma forma que reduciendo la presin, consigo bajar el punto de ebullicin del agua, subiendo la inflacin (P), conseguimos disminuir el nivel mnimo posible de precios reales (N), quedando este por debajo del precio de coste.
En la ecuacin de Irving Fisher (PQ = MV), el aumentar la inflacin (P), no afecta directamente a la produccin (Q), sino que provoca un aumento del valor numrico de la masa monetaria (M). Esto es cierto, pero se est cometiendo un error de reduccionismo, al no considerar que hay otras relaciones que influyen en la ecuacin diferencial (PQ = MV). El aumento de la inflacin (P), hace que disminuya el nivel mnimo que pueden alcanzar los precios (N), que sin inflacin, se encontrara en el precio de coste. La produccin (Q) aumenta, hasta que gracias a una enorme oferta de bienes y servicios, debida al elevado nivel tecnolgico de la economa, los precios reales caen hasta el precio de coste, que si no hay inflacin (P), es el nivel mnimo de precios (N). La mxima cantidad de productos que se pueden vender (Q) en una economa capitalista avanzada sin inflacin, es aquella que hace que los precios debido a la gran oferta de bienes y servicios, sean iguales al precio de coste (N). Si no hay inflacin, el volumen general de ventas (Q), slo puede crecer hasta un nivel tal, que los precios caigan hasta el precio de coste. La produccin (Q), slo podr seguir creciendo, si conseguimos que el nivel mnimo de precios (N), est por debajo del precio de coste.
La inflacin (P), no afecta directamente a la produccin (Q), sino que provoca directamente un aumento nominal de la masa monetaria (M). Pero la inflacin (P), s que provoca un aumento indirecto de la produccin (Q). El aumentar la inflacin (P), el nivel mnimo de precios (N), se sita por debajo del precio de coste. La produccin (Q) slo puede aumentar, hasta que su nivel es tan elevado, que los precios llegan a su mnimo posible (N), entonces la produccin (Q) no slo no puede crece ms, sino que empieza a disminuir, y estalla la crisis. Pero si gracias a la inflacin (P), el nivel mnimo de precios (N), est ms bajo que el precio de coste, la produccin (Q) puede seguir creciendo, hasta niveles de otra forma inalcanzables. Luego el nivel de precios (P), s que influye sobre la produccin (Q), hacindola subir hasta niveles antes inalcanzables, gracias a la disminucin del nivel mnimo de precios (N), que se sita por debajo del precio de coste.
Si queremos aumentar la produccin (Q), para disminuir el paro, y aumentar la renta y el bienestar de la poblacin; es necesario tener un nivel adecuado de inflacin (P). Si la inflacin (P) es suficientemente elevada, como para permitir que los precios de mercado de los bienes y servicios, siempre estn por encima del nivel mnimo de precios (N), la produccin (Q) aumentar continuamente, sin que se inicie una crisis. Cuando los precios de los bienes y servicios, llegan al mismo nivel que su mnimo real posible (N), entonces es indiferente tener el dinero guardado que invertirlo, y la produccin (Q) no slo no puede crecer ms, sino que empieza a disminuir continuamente, provocando una crisis. Para evitar las crisis y as reducir el paro obrero, es necesario que el guardar el dinero en forma de monedas y billetes, sea siempre ms oneroso que el invertirlo, y eso se consigue con la inflacin (P).
3.4.- La Poltica Monetarista.
Si la abstencin en poltica es imposible, la abstencin en economa es an ms imposible, si cabe. Cuando nos encontramos con economistas que dicen ser apolticos, lo nico que nos queda por saber, es qu poltica hacen y cmo la hacen. Las ideologas nunca son neutrales o apolticas, sino que estn determinadas por la economa, por las relaciones de produccin y por los intereses de las clases dominantes. Marx y Engels nos explican en La Ideologa Alemana: Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada poca; o, dicho en otros trminos, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante. La clase que tiene a su disposicin los medios para la produccin material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la produccin espiritual, lo que hace que se le sometan, al propio tiempo, por trmino medio, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente. Las ideas dominantes no son otra cosa que la expresin ideal [en ideas] de las relaciones materiales dominantes, las mismas relaciones materiales dominantes concebidas como ideas; por tanto, las relaciones que hacen de una determinada clase, la clase dominante, o sea, las ideas de su dominacin..
En una sociedad desarrollada contempornea, las clases dominantes ejercen el poder material, mediante la posesin del capital, con el que explotan a los trabajadores proletarios. El proletariado no es propietario de sus medios de produccin, por lo que tiene que vender su fuerza de trabajo a quien le quiera explotar, y si no lo consigue, se quedar en el paro. La emancipacin de los trabajadores slo se producir, cuando el proletariado rompa con la ideologa oficial, con el pensamiento nico y con la verdad oficial burguesa. Slo cuando los trabajadores se den cuanta de que la ideologa oficial actual, est asentada sobre el poder material de la clase dominante, podrn sacudirse el yugo de la explotacin capitalista.
Engels nos indica en su obra, El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado: ...en la mayor parte de los estados histricos, los derechos concedidos a los ciudadanos se gradan con arreglo a su fortuna, y con ello se declara expresamente que el estado es un organismo para proteger a la clase que posee contra la desposeda ... Mientras la clase oprimida - en nuestro caso el proletariado - no est madura para libertarse ella misma, en su mayora reconoce el orden social de hoy como el nico posible, y polticamente forma la cola de la clase capitalista, su extrema izquierda. Mientras la clase obrera no rompa con la constitucin burguesa, los derechos humanos burgueses, la tolerancia burguesa con el lumpen, el estado de derecho burgus, el pensamiento econmico burgus y en general con toda la ideologa burguesa, desarrollar un socialismo a veces utpico y a veces estpido, pero no pasar de ser la cola de la clase capitalista, su extrema izquierda.
Marx llam capitalismo al rgimen poltico y econmico de la burguesa, pues el capital es la base de su clase poseedora. La clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad, lo ejerce por el control y posesin del capital. En pocas histricas, ha habido clases dominantes que han basado su poder material en la tenencia de esclavos o tierras, pero la base del capitalismo, es la posesin del capital. La posesin de grandes fortunas, supone la acumulacin de una gran cantidad de dinero, a la que se le saca una rentabilidad, mediante la explotacin del proletariado.
El dinero, como ya hemos visto anteriormente, es un bien especialsimo. Si invertimos un euro, obteniendo una rentabilidad de siete cntimos tras un ao, la inversin de dicho euro, nos ha reportado un inters del 7%. La rentabilidad media del dinero, que es lo mismo que decir el tipo de inters del mercado, depende de la oferta y de la demanda. Si mucha gente tiene grandes cantidades de dinero para invertir, pero no hay casi posibilidades de inversin, los tipos de inters sern bajos, pero si habiendo una gran falta de capital, hay grandes posibilidades de inversin, los tipos de inters sern muy altos.
Al hablar de los tipos de inters medios del mercado, debemos distinguir entre el tipo de inters nominal y el tipo de inters real. Si invierto un euro, y al ao tengo un euro y cinco cntimos, la rentabilidad nominal del dinero es del 5%, pero la rentabilidad real depende de la inflacin. Si hay estabilidad de precios, el tipo de inters real, ser del 5%; si la inflacin es del 5%, el tipo de inters real ser del 0%, y si la inflacin es del 10%, el tipo de inters real, ser del 5% negativo. Por cada euro invertido, pierdo cinco cntimos reales, aunque numricamente, tenga cinco cntimos ms.
Entre las particularidades del dinero entendido como capital, como riqueza para invertir, est la de su tipo de inters, que le hace un bien especialsimo. En una economa con libre competencia en el mercado de capitales y una moneda fiduciaria, si el capital disponible para invertir, es mayor que las posibilidades de inversin, el tipo de inters real medio del dinero, ser positivo. Si ambos son iguales, ser cero. Y si el capital destinado a la inversin, es mayor que las posibilidades de inversin, el tipo de inters real ser negativo.
Pero esto slo sucede, si hay libre competencia en el mercado de capitales. El mercado tiende a ajustar y regular, la oferta de capital y las posibilidades de inversin, mediante el tipo de inters. Pero el tipo de inters mnimo real, depende de la inflacin. Si la inflacin no es suficientemente elevada, puede llegar un momento, en que el tipo de inters real ya no pueda bajar ms, y el mercado de capitales dejar de estar en equilibrio, producindose una crisis. La produccin (Q) en una economa con libre competencia en el mercado de capitales, seguira creciendo, pero como la inflacin (P) no es suficientemente elevada, los tipos de inters real no pueden bajar hasta su punto de equilibrio, y se destruye la libre competencia en el mercado de capitales. La inflacin (P) determina el nivel mnimo al que puede bajar el tipo de inters real de la economa. Cuando el tipo de inters real baja hasta ese nivel, la economa deja de estar en equilibrio, y se origina una crisis, con disminucin de la produccin y aumento del paro.
Marx y Engels nos indican en El Manifiesto Comunista: Las ideas imperantes en una poca, han sido siempre las ideas propias de su clase dominante.. Si la idea dominante, es una idea antiinflacionista, hemos de deducir, que esta es la expresin ideolgica, que conviene a las clases dominantes, para mantener su dominacin material. Si la burguesa obtiene sus rentas del beneficio que obtiene de la explotacin del proletariado, no puede permitir que las rentas del capital, puedan ser negativas. Esto lo consigue, destruyendo la libre competencia en el mercado de capitales, impidiendo mediante la estabilidad de precios, que los tipos de inters reales, puedan bajar del 0%.
El trabajador para subsistir, necesita un puesto de trabajo, pero nadie le comprar su fuerza de trabajo, si no obtiene un beneficio por ello. Mientras los tipos de inters se encuentren por encima del 0%, el obrero tendr trabajo. Mediante la manipulacin del nivel de precios (P), las clases dominantes destruyen la libre competencia en el mercado de capitales, asegurndose una rentabilidad mnima para su capital, del 0%. Cuando el tipo de inters llega a su mnimo posible, determinado mediante manipulaciones insidiosas en la valor numrico de la masa monetaria (M), entonces las clases dominantes despiden a los trabajadores ante la imposibilidad de seguirles explotando, y as pueden salvaguardar su capital. Las crisis y el paro obrero se producen, porque mediante su ideologa oficial antiinflacionista, las clases dominares destruyen la libre competencia en el mercado de capitales. Mediante maquinaciones econmicas insidiosas, el capital consigue a largo plazo, rentabilidades muy superiores a la que habra conseguido en una economa con libre competencia en el mercado de capitales, a costa de originar la crisis y el paro obrero.
Tras una crisis econmica, la produccin, el empleo y las ventas (Q) aumentan, pero antes de que se haya conseguido el pleno empleo, la produccin ha crecido tanto, que los precios de venta bajan hasta el coste de produccin. Antes de llegar al pleno empleo, debido a la falta de inflacin, se deja de crear empleo, disminuye la produccin y se origina una nueva crisis. Al nivel de desempleo de una economa, justo antes de empezar la crisis, cuando los precios de los bienes y servicios estn en su coste de produccin, los economicistas le dan el eufemstico nombre de tasa natural de paro. En una economa capitalista avanzada, propia de un pas desarrollado, si hay libre competencia en todos los mercados, no puede existir ningn nivel irreducible de paro. Si gracias a la falta de inflacin destruimos la libre competencia para favorecer a las clases explotadoras, poniendo un lmite mnimo a los precios reales (N) e impidiendo que los tipos de inters puedan descender de un cierto nivel, antes de alcanzar el pleno empleo, la economa se colapsar entrando en crisis, provocando una situacin de disminucin de la produccin y aumento del paro. La llamada tasa natural de paro, se provoca de forma artificial, debido a la falta de inflacin (P).
En economa no hay nada apoltico. Slo hace falta analizarlo, para averiguar qu poltica hace y cmo la hace. El anlisis de la historia de la humanidad, no ensea que las ideas dominantes de una sociedad, las que determinan su verdad oficial y su pensamiento nico, son siempre fruto de los intereses materiales de sus clases dominantes. Las monarquas absolutas se crearon unos sistemas ideolgicos, que pretendan demostrar con diversos argumentos, que los reyes haban alcanzado sus tronos, debido a la voluntad de dios. Evidentemente, los reyes no haban alcanzado sus tronos por causa de la voluntad divina, sino porque la nobleza dominante, se haba montado divinamente su ideologa. Todas los principios de la verdad oficial y el pensamiento nico burgus, que continuamente nos cacarean por la televisin, no son otra cosa que la expresin ideal [en ideas] de las relaciones materiales dominantes, las mismas relaciones materiales dominantes concebidas como ideas; por tanto, las relaciones que hacen de una determinada clase, la clase dominante, o sea, las ideas de su dominacin. Las ideas dominantes antiinflacionarias, como cualquier otra idea oficial, se sustentan en los intereses materiales de las clases dominantes, y son las ideas que hacen posible su dominacin de clase. Si debido a la inflacin, los tipos de inters se hicieran permanentemente negativos, desaparecera la rentabilidad de sus capitales, que es la base de su dominacin material, basada en la explotacin del hombre por el hombre.
4.0.- Resumen.
La ideologa oficial de una sociedad, es siempre la ideologa de sus clases dominantes. Cuando la verdad oficial nos insiste continuamente en lo mala que es la inflacin, debemos sospechar que esta es un factor importante del sistema de explotacin capitalista.
Aunque los monetaristas nos insistan en que la inflacin no tiene ninguna repercusin en la produccin y el empleo, la verdad material nos demuestra que esto no es cierto. La falta de inflacin destruye la libre competencia en el mercado de capitales, pues impide que el nivel mnimo de los precios reales (N) pueda bajar del precio de coste, y que los tipos de inters del mercado, puedan bajar del 0% real.
En una economa con libre competencia en todos sus mercados, no se produciran crisis econmicas ni habra paro obrero. Si estos fenmenos se producen, es porque las clases dominantes salvaguardan su capital, mediante la falta de inflacin.
Si desea obtener un estudio mucho ms extenso y detallado de los temas aqu tratados, pero desde la perspectiva de la macroeconoma clsica, o si simplemente desea contactar con el autor, puede dirigirse a la siguiente direccin: [email protected]


http://laberinto.uma.es




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter