Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-03-2014

Uruguay se ofrece a acoger a prisioneros de Guantnamo
Un paso hacia la justicia en la larga Guerra contra el Terror

Benjamin Dangl
Toward Freedom

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Bajo la presidencia de Jos Pepe Mujica, Uruguay ha llegado frecuentemente a los titulares en todo el mundo en los ltimos aos por medidas progresistas como la legalizacin de matrimonios del mismo sexo, el aborto y el cultivo y venta de marihuana, as como el retiro de sus tropas de Hait. Esta semana, Mujica ofreci recibir a prisioneros del campo de detencin estadounidense en su base en la Baha de Guantnamo, Cuba.

El presidente uruguayo acept una propuesta del gobierno de Obama de recibir a los detenidos. "Vienen como refugiados y el Uruguay les da un lugar si quieren traer a la familia y todo lo dems", explic Mujica. "Si quieren hacer sus nidos y trabajar en el pas, que se queden en el pas".

Mujica dijo que la decisin ya est tomada y agreg: "El presidente del pas estuvo un montn de aos en cana, sabe lo que es la cana y la cana dura, me imagino lo que debe ser Guantnamo. Todos hablan de derechos humanos. Hablando perfectamente en serio, esto es una cuestin de dignidad, ac pods tener una cama y revolverte para laburar y portarte bien", sentenci.

El presidente de tendencias de izquierda es un antiguo guerrillero revolucionario quien estuvo encarcelado durante 14 aos antes y durante la dictadura de 1973-1985 en Uruguay. Despus de su liberacin, termin sus actividades en la guerrilla y entr a la poltica. Fue Ministro de Agricultura en 2005 en el gobierno de Tabar Vzquez, y fue elegido a la presidencia en 2010.

Mujica, quien ha sido apodado el presidente ms pobre del mundo, debido a su estilo de vida frugal y el hecho de que dona cerca de un 90% de su salario presidencial a obras de beneficencia y programas sociales, todava vive en una granja con su mujer en las afueras de la capital, y conduce un viejo Escarabajo Volkswagen para ir al trabajo. A principios de este ao, fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz por su programa progresista de legalizacin de la marihuana y sus puntos de vista contra el consumismo excesivo. Su ltima accin contra los abusos de los derechos humanos de la guerra contra el terror volvi a atraer la atencin mundial.

Un smbolo de la Guerra contra el terror

El centro de detencin en la base de EE.UU. en Guantnamo ha sido desde hace tiempo un smbolo de los derechos humanos que han llegado a definir la as llamada guerra contra el terror. Despus del 11-S, el gobierno de George W. Bush comenz a utilizar la instalacin para detener a presuntos terroristas. Se hizo tristemente clebre rpidamente como un sitio de tratamiento inhumano, tortura, e ilegalidad; una dcada despus, muchos de los prisioneros han sido retenidos sin ser acusados o procesados.

Aproximadamente 800 hombres y muchachos han sido retenidos en Guantnamo como parte de las redadas estadounidenses de presuntos terroristas. Ahora solo quedan 154, y el gobierno de Obama, con apoyo del Congreso, trata de cumplir su promesa de cerrar el centro de detencin. Como parte de esta accin, Washington busca nuevos pases que reciban a los detenidos liberados.

Uruguay es la primera nacin latinoamericana en aceptar la oferta de Obama de recibir antiguos prisioneros sobre su suelo. Desde la eleccin de Obama, 38 detenidos de Guantnamo han sido liberados hacia sus pases, y 43 han sido enviados a otros 17 pases. Segn Human Rights Watch, EE.UU. quiere enviar detenidos a pases que puedan proveer la seguridad que EE.UU. busca bajo los trminos de la transferencia. La prensa uruguaya informa que la transferencia involucrara probablemente a cinco detenidos que tendran que permanecer en Uruguay por lo menos durante cinco aos.

Aunque Mujica y el embajador de EE.UU. dejan claro que los planes relacionados con la transferencia no han sido finalizados, los motivos de Mujica para recibir a los hombres son una seal de que Uruguay toma importantes pasos hacia la justicia ante la larga guerra contra el terror de Washington.

Durante aos, innumerables activistas, gobiernos y grupos de derechos humanos han pedido el cierre del centro de detencin de EE.UU. en la Baha de Guantnamo. En julio pasado, el activista Andrs Conteris, quien ha trabajado durante dcadas en temas de derechos humanos en Latinoamrica, hizo una huelga de hambre durante tres meses en solidaridad con la huelga de hambre de prisioneros en Guantnamo.

La huelga denunci el tratamiento inhumano e ilegal dado a los detenidos; numerosos casos de tortura fsica, psicolgica, religiosa y mdica contra los prisioneros han sido ampliamente descritos durante aos. Es el tratamiento al que se opone el presidente Mujica al recibir a los detenidos.

En vista de la experiencia de Pepe Mujica con la tortura a largo plazo, me explic Conteris, refirindose al propio encarcelamiento de Mujica, este gesto ofreciendo recibir a prisioneros de Guantnamo en Uruguay no solo expresa el compromiso de su pas con los derechos humanos, sino muestra una conexin personal de este presidente con los que sufren tratamiento inhumano perpetrado por parte de las fuerzas militares.

Benjamin Dangl ha trabajado como periodista en toda Latinoamrica, cubriendo movimientos sociales y la poltica en la regin durante ms de una dcada. Es autor de los libros Dancing with Dynamite: Social Movements and States in Latin America y The Price of Fire: Resource Wars and Social Movements in Bolivia. Actualmente es estudiante de doctorado de Historia Latinoamericana en la Universidad McGill y edita UpsideDownWorld.org, una web sobre activismo y poltica en Latinoamrica y TowardFreedom.com, una perspectiva progresista sobre eventos mundiales. Correo electrnico: [email protected].

 Fuente: http://towardfreedom.com/31-archives/americas/3480-a-step-toward-justice-in-the-long-war-on-terror-uruguay-offers-to-welcome-guantanamo-detainees



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter