Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2014

Apuestas sucias

Camilo de los Milagros
Rebelin


Pasadas las elecciones legislativas que definen parte del panorama poltico de los prximos cuatro aos en Colombia, una serie de sucesos precipitados parecen cambiar radicalmente el rumbo de los acontecimientos. El bloque encabezado por lvaro Uribe vuelve al Congreso con 19 senadores, lo que no otorga mucha posibilidad de maniobra ms sin lugar a dudas, sirve como caja de resonancia para ampliar una oposicin tajante al proceso de paz. Un 6% no es mayora en ningn lado, aunque tanto medios nacionales como extranjeros insistan en demostrarnos lo contrario.

La destitucin de Gustavo Petro, Alcalde de Bogot, tras enconada persecucin judicial y meditica, fue aprobada finalmente por el Presidente. Esta medida a todas luces injusta, ilegal y antidemocrtica, ha sido interpretada por muchos analistas como un atentado frontal al proceso de paz y un guio de Santos a la extrema derecha, que en teora, resquebraja su reeleccin quitndole el poco apoyo popular que la izquierda poda darle, confiada en la paz como bandera. Algn opinador dijo que el Presidente ya no juega pker, sino tejo, ese deporte de plvora y totazos.

Columnistas tan prestigiosos como William Ospina o Ramiro Bejarano aseguran que Juan Manuel Santos se suicid barriendo a Petro de la contienda poltica. No estoy seguro que dicho anlisis sea certero, simplemente porque nace del deseo, no de la objetividad.

Es deseo pensar que Colombia vive una apertura democrtica y que cualquier retroceso ser castigado en las urnas. Es deseo creer que la oposicin al establecimiento ser respetada, tolerada y permitida, aun tan centrista como la de Gustavo Petro. Es deseo fantasear con paz estable cuando ni el 10% de los homicidios pertenecen a los actores que conversan en La Habana.

A Santos nadie le va a castigar lo de Petro en las urnas, como desea la izquierda, entre otras cosas porque esa izquierda demostr ser la rotunda perdedora de las elecciones pasadas. Yo sugiero que es al contrario: van a premiarlo. Buen calculador, el Presidente usurpa votos a la derecha y para eso mand un mensaje fuerte, no al electorado, sino a los dueos de las maquinarias: la oligarqua est dispuesta a violar la ley si es preciso, en aras de mantener el control sobre los nodos cruciales del poder, a favor de los de siempre. Nada que no se sepa en ltimas. Ese mensaje con la destitucin de Gustavo Petro, que algunos consideran tan negativo para las negociaciones de La Habana, en realidad busca tranquilizar la derecha sobre un posible escenario post-conflicto: en Colombia no va a pasar nada, nunca vamos a tener un ex-guerrillero gobernando.

Con esa jugada artera y sucia, Santos le saca ventaja a los tres alfiles del uribismo, tres mediocres que slo aparecen en la arena pblica inflando encuestas con fraudes como los de Enrique Pealosa. El Presidente es astuto. Adems, sabe quines son los verdaderos dueos de los votos.

La destitucin de Petro tiene visos estratgicos claros, decapitando un personaje que si bien no tiene el talante caudillista de Gaitn o Chvez, como suean o creen algunos, si ha demostrado capacidad de aglutinar amplios sectores ciudadanos, incluso con su soberbia arrogante. Petro es hoy un monstruo poltico, aun a pesar de s mismo.

Eso que llaman burrada, chambonada o suicidio, adictos como son los columnistas a la exageracin, segn mi criterio es una jugada muy sucia, pero a la vez muy hbil: en vsperas de elecciones o incluso antes, el Presidente tendr un avance fundamental en las negociaciones de La Habana, bloqueando a la ultraderecha. As habr opacado todo el escndalo de estos das. Sin oponentes fuertes en la contienda, hasta parece probable la reeleccin en primera vuelta.

A estas alturas lo nico que podra quemar a Santos sera el segundo paro agrario que comienza a cocinarse, ms incluso ac hay una posible jugada desactivando esta amenaza coyuntural, al negociar por lo alto. Lo fundamental ahora es la chiva que se espera desde La Habana y que lo nico que conseguira sera consolidar la gobernabilidad.

A quienes hablan de suicidio poltico, deseando intilmente que un hijo destacado de nuestra oligarqua defienda la democracia, me gustara aclararles que hasta ahora, lo nico positivo en la trayectoria de Juan Manuel Santos fueron unos muchachos de Soacha. Si consigue la paz espuria que busca, ser a cambio de no arriesgar ni uno slo de los privilegios de los eternamente privilegiados.


 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter