Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-03-2014

Comunicado de la Coordinacin Estatal de las Marchas de la Dignidad
22 M. La dignidad del pueblo

Rebelin


El pasado sbado en las calles de Madrid se congregaron dos millones de personas, colectivos y pueblos de todo el Estado, en una manifestacin que cualquier persona con un mnimo de humanidad debera secundar. Reclamamos una vida digna, trabajo, casa, servicios sociales para todos y todas y el no pago de la deuda.

Con un amplsimo apoyo popular, las Marchas de la Dignidad avanzaron durante ms de 5 horas desde Atocha hasta Coln, en un ambiente de lucha y solidaridad entre pueblos, que no se recuerda en dcadas. Una accin construida durante meses, a base de trabajo militante.

Desde que partieron, las Marchas de la Dignidad han recorrido todo el estado haciendo asambleas en cada lugar por el que pasaban, llevando una autntica democracia a cada pueblo y recibiendo la solidaridad de las gentes.

Frente a esta demostracin de dignidad y democracia, el sistema no tiene ningn discurso que enfrentar, y su nica respuesta es la represin:

La represin meditica, con el silencio absoluto desde todos los medios del rgimen, hasta que la realidad se ha impuesto y se han visito obligados recoger nuestra lucha.

La represin poltica, con declaraciones absurdas como las comparaciones con grupos de extrema derecha, con Ayuntamientos prohibindonos pasar o pecnoctar en sus municipios o autoridades locales increpado a compaeras y compaeros.

La represin policial, sufrida durante todo el camino, cuando la guardia civil desviaba a caminantes por caminos paralelos de tierra y piedras para dificultar su marcha, o cuando la polica impeda que las asambleas transcurriesen con normalidad. Los controles injustificados en carreteras que retuvieron a ms de 100 autobuses que originaron retrasos entre una y tres horas. Pero especialmente cuando, una vez en Madrid, un despliegue policial desproporcionado, formado por 1.700 agentes de la UIP trados de varios lugares del Estado, fue utilizado para amedrentar y reprimir al pueblo.

Antes de que la manifestacin terminase, un ejrcito policial atac sin miramientos a poblacin civil indefensa.

Desde la propia megafona del acto que se estaba celebrando en Coln, se pidi a los agentes que parasen su ataque, pero persistieron en la agresin. Una accin as no se improvisa, era un plan premeditado para disolver la manifestacin y conseguir abrir los noticiarios televisivos con imgenes de violencia.

Hubo un ejercito policial que us porras, escopetas y gases lacrimgenos para vulnerar el legtimo ejercicio del derecho de reunin. Fue un montaje policial urdido desde el Gobierno que vulner derechos fundamentales como el de reunin y manifestacin.

Las personas detenidas fueron objeto de maltrato. Se les mantuvo ocho horas de pie contra la pared, con las manos en alto, no se les di agua, no se les di alimento en 24 horas. A las mujeres ni se les permiti cambiar de tampax. Se les mantuvo 37 horas en dependencias policiales antes de pasar a disposicin judicial.

Exigimos al rgimen que retire los cargos de todos los acusados y la libertad inmediata del compaero Miguel. Exigimos adems la destitucin de la delegada del gobierno y del jefe de polica de Madrid, a los que consideramos responsables directos del ataque, as como la dimisin de ministro del interior.

La dignidad est de parte del pueblo. No terminamos aqu. Seguiremos organizndonos, luchando y trabajando a partir de la movilizacin popular ya construida.

No es tiempo de lamentos, es tiempo de lucha!


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter