Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-03-2014

El rescate a la banca privada es una malversacin de caudales pblicos

Julio Anguita
elEconomista.es


Un reciente, prolijo y documentado trabajo realizado por Miguel ngel Lorente y Juan Ramn Capella, denuncia la gigantesca malversacin de caudales pblicos que est significando el rescate pblico de la banca privatizada. Los autores cuantifican el importe en una cantidad que superar los 130.000 millones de euros.

Cinco son los mecanismos que conducen a esa cifra y que estn totalmente mantenidos en la opacidad por parte de la autoridad econmica y financiera competente: ingresos netos de dinero a travs, fundamentalmente, del FROB; garantas sobre la evolucin futura de la de crditos; las prdidas que acarrearn las futuras privatizaciones; el coste pblico del llamado banco malo y la merma de ingresos para la Hacienda Pblica como consecuencia de la desgravacin fiscal a los bancos compradores de entidades privatizadas y vendidas.

Tena razn Trasmaco

Estos datos evocan el dilogo entre Scrates y Trasmaco que aparece en el libro primero de La Repblica de Platn, en torno a la mitad del siglo IV antes de nuestra era. Plantea Trasmaco que el poder legisla, hace legislar o gobierna en el exclusivo inters propio. Sin embargo ese poder tiene la capacidad y los medios de hacer creer a la mayora que la ley es en beneficio de ella.

Cuando el discurso oficial justifica esa gigantesca malversacin de caudales pblicos lo plantea como una necesidad para salir de una situacin difcil para la mayora; es decir que las deudas, pufos y falta de tica de la banca deben ser asumidas por todos. Comparen los lectores la cifra arriba indicada con los recortes en Educacin, Sanidad. Cultura, etc. y sacarn la conclusin de que Trasmaco ya haba comprendido algo que hoy se quiere ocultar o ignorar: la autntica relacin entre Poder y Gobierno. No debe extraar por ello que el que da la cara, el Gobierno, se vea avocado a usar del cinismo como instrumento fundamental de su discurso y de su accin poltica.

Fuente: http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/5659815/03/14/La-malversacion.html#.Kku8nZpIijleEnZ



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter