Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-04-2014

Incendios y ampliacin de Celulosa Arauco
El gran negocio que destruye la regin

Resumen
Rebelin


El verano se inici con intensos incendios forestales que, segn CONAF, aumentaron en un 70% respecto a la temporada anterior, concentrndose desde la Regin Metropolitana a Nueva Imperial (al sur de Temuco), pasando por Constitucin, Punta de Parra, Concepcin, Florida, Angol y otras localidades. Exceptuando lo ocurrido en la capital, el resto de casos tiene como escenario las plantaciones forestales

Incendios forestales, escasez hdrica y negligencia

Los causantes de un incendio forestal pueden ser mltiples, no obstante la peligrosidad que alcancen depende de las condiciones ambientales existentes. Las ltimas dcadas han estado marcadas por un alarmante deterioro de stas. Una expresin de ello ha sido la prdida del bosque en la sustitucin por plantaciones forestales. En la regin del Bo Bo se ha desmontado un 80% del bosque nativo y en otras regiones ha habido un fenmeno similar. Una de sus repercusiones es la prdida de humedad y la escasez de agua.

El agua, adems de provocar humedad en el ambiente, regula su temperatura. Por ello en los bosques es mucho ms difcil que ocurran incendios. Aqu, la lluvia cae y es interceptada por las ramas de los rboles, conducindose lentamente por su tronco hasta llegar al suelo, tambin lo puede impactar directamente. El ingreso del agua al subsuelo es producto de la accin de lombrices e insectos, que contribuyen en la formacin del suelo, cumpliendo la funcin de una esponja. El agua tiende a drenarse hacia lo que se conoce como la capa fretica, donde sta sigue su trnsito hacia los cursos de agua, como arroyos y ros. Este ciclo es lento y constante, permitiendo el aprovisionamiento hdrico contnuo, incluso en periodos en que no hay lluvia.

En un monocultivo forestal, esto no ocurre, principalmente por que todos los rboles han sido plantados simultneamente, en razn de 1600 por hectrea, y operan como verdaderas bombas que extraen agua para su crecimiento, a diferencia de un bosque dnde se encuentran rboles de distinta especie y edad. Por otra parte, para aumentar la rentabilidad, un manejo forestal debe eliminar toda vegetacin que represente una competencia de nutrientes y agua a los rboles del monocultivo, perdindose el sotobosque y los seres vivos que podran aportar en la formacin de suelo. El agua de la lluvia, se encuentra con un terreno duro y no se absorbe, escurriendo y evaporndose.

Adems de la sequedad, debe reconocerse la combustionabilidad, particularmente de las plantaciones de pino, contenedores de trementina, compuesto inflamable y propagador del fuego.

La escasez hdrica se ha agravado, llegando a presionar a los habitantes de zonas rurales a abandonar sus terrenos y/o plantarlos con los rboles de rpido crecimiento, aumentando la masa de arbrea que provoca los efectos mencionados.

La profundizacin de la pobreza de las comunidades, posterior a un incendio, est marcada por la estrategia del empresariado forestal y el Estado, consistente en convertir los terrenos de pequeos propietarios en plantaciones forestales y as liberar a las empresas de los riesgos que implica el monocultivo forestal. Cuando el fuego abraza estas plantaciones, todas las expectativas econmicas, generadas por instituciones como CONAF o INDAP, terminan en cenizas.

Los incendios tambin develaron la nula regulacin sobre las plantaciones, en diversos aspectos:

-La inexistencia de cortafuegos que en pases como Canad son de 1.6 kilmetros de ancho y aqu los confunden con las vas de saca (caminos para sacar los troncos talados en camiones).

-Las plantaciones han cubierto tambin los cursos de agua. Luego del gran incendio de Llico, Rumena y Punta Lavapi a fin de ao, los habitantes de la ltima localidad estuvieron sin suministro de agua potable por un mes y medio, a causa de la inutilizacin de la toma de agua que los aprovisionaba, instalada en una quebrada. En todo ese tiempo, recibieron agua por camiones aljibe, costeados con recursos municipales.

-No hay un margen de distancia entre las plantaciones y las viviendas. esto lleg a poner en riesgo un barrio completo en caleta Llico, donde algunos vecinos damnificados por el maremoto haban recibido viviendas al pie de un cerro cubierto de pinos que se quemaron. En nuestra regin y en otras, cientos de barrios colindan con estos monocultivos sin que haya ningn control sobre ello.

Ampliacin de Celulosa Arauco: Ms consumo de agua y contaminacin.

En este escenario, la industria forestal avanz en su expansin mediante la aprobacin del proyecto de Modernizacin y Ampliacin de Planta de Celulosa Arauco (MAPA). Este proyecto contempla la construccin de nuevas instalaciones que aumentarn la produccin de las actuales 790.000 toneladas anuales, hasta las 2.100.000 a partir del 2015, cuando estiman iniciar su funcionamiento.

La renovada planta ser una de las mayores fbricas de celulosa de Amrica Latina y la mayor en Chile. Este aumento en la produccin repercutir en el rea que la circunda, generando las consecuencias propias de sus procesos.

Aumentar el consumo de agua. Segn el informe que Celulosa Arauco present al Servicio de Evaluacin Ambiental, continuar captando agua del ro Carampangue. Cuando la ampliacin est funcionando tendr un consumo promedio de 2.2m3/segundo, o sea de 2.200 litros por segundo equivalentes a 190.080.000 de litros al da. Si se considera que la Superintendencia de Servicios Sanitarios reporta un consumo medio de 117 litros de agua por habitante, en el territorio correspondiente a la distribucin de Essbio, se puede establecer que el consumo diario de agua de esta industria, ser mayor que la de los habitantes de la provincia de Arauco y Concepcin juntas.

Otro efecto lo constituyen las emanaciones de dioxinas y otras sustancias txicas. Las dioxinas, por ejemplo, son compuestos qumicos surgidos a partir de la combustin del cloro junto materia orgnica, son bioacumulables y persistentes, absorbidos en los tejidos grasos de los seres vivos y transfirindose a travs de la cadena alimenticia, llegando en muchas ocasiones al ser humano. Esta contaminacin ser constante y sus resultados podrn apreciarse cuando los seres vivos que viven a su alrededor presenten altas concentraciones de dioxinas en sus organismos.

Hasta el momento, en Chile y el mundo han ocurrido severos desastres ligados a la emisin de desechos propios de estas plantas. Particularmente en la Celulosa Arauco, han ocurrido derrames de trementina y otros compuestos, ocasionando manchas en el mar, intoxicaciones por inhalacin en los habitantes, incluso de Lota, como fue en agosto de 2004. Tambin ha habido otros menos difundidos, pues slo han afectado a pescadores y mariscadores de Laraquete (caleta contigua a la planta), provocando la muerte los mariscos y el despoblamiento ctico de las zonas receptoras de las descargas.

La empresa promete una menor contaminacin debido al no uso de cloro elemental, no obstante usar dixido de cloro y otras sustancias como soda custica. Sus procesos y su rentabilidad lo exigen.

Falso desarrollo y falsas necesidades

En su presentacin, Celulosa Arauco afirma la provisin, en promedio, de 4500 puestos de trabajo en su construccin y de 1000 durante su operacin y que "espera que el Proyecto sea un aporte al desarrollo econmico y sustentable de la comuna".

Parece extrao, en realidad mentiroso. La experiencia de la comunidad aledaa a la celulosa Nueva Aldea, en Rnquil, Coelemu y Cobquecura, ha sido ms compleja que lo expuesto en su propaganda. En primer lugar, los trabajadores locales que intervinieron en su construccin, slo lo hicieron por ese periodo, pues desde su entrada en marcha se ha requerido mano de obra, momentnea, reducida y con una especializacin no presentada por stos. Por otra parte, la comunidad ha visto como la agricultura de subsistencia, la recoleccin de mariscos y la pesca antes practicadas, ahora constituyen un riesgo sanitario, a causa de la contaminacin.

Desde hace mucho tiempo, la zona del valle del Itata se postulaba como un polo de atraccin turstica. Sin embargo, el 2007, a un ao de su inauguracin, el alcalde cobquecurano declaraba a la prensa que "ya estamos viendo que hay gente que no est comprando tierra. Antes, el metro cuadrado se lleg a vender a 20 mil pesos, hoy cuesta 10 12 mil... Creo que est ntimamente relacionado con el impacto de la planta.

El Estado no monitorea. En el momento en que se permiti su instalacin, las autoridades saban qu estaban aprobando, pero las prioridades fueron claras. Pero la empresa se ha dormido en los laureles, constantemente buscan revertir la negativa percepcin de la comunidad, aprovechndose de la pobreza material y cultural imperante. Este es un relato de lo ocurrido luego de un derrame de residuos lquidos en la boca del ro Itata el 14 de noviembre de 2013 de parte del encargado del programa Vigilante Costero, Rodrigo de la O.

"Al menos dos hectreas completamente anegadas fueron afectadas con los RILES de la planta de celulosa Nueva Aldea que emanaban a borbotones como un geiser... al costado de una de las cmaras del ducto sobre terrenos recientemente labrados para la siembra agrcola. Bomberos declaraba emergencia qumica, cambiando al rato y sealando que por mail se les haba informado que los lquidos eran inocuos. No alcanzaba a terminar de hablar el comandante cuando una vecina hace notar que ste figuraba con una chaqueta muy bonita con la imagen corporativa de la empresa responsable del dao ambiental (Arauco). Luego, un ejecutivo de la empresa, de hablar montono y alertagador, sealaba a modo de defensa, que los vnculos con la comunidad eran permanentes para contribuir y bomberos siempre reciba ayuda con el ya clsico discurso de la responsabilidad social empresarial..."

El lquido amarillo que emanaba del ducto era tan pestilente que oblig a los lugareos a colocarse mascarillas y el municipio debi proveerles el agua potable, previniendo los efectos del derrame en las napas subterrneas.

Los desastres ambientales y la pauperizacin provocada por la industria forestal deja antecedentes para elaborar un extenso prontuario criminal. La gravedad de ello es que permanece impune y el Estado otorga garantas para seguir abultndolo.

El llamado primer mundo no est dispuesto a soportar los efectos de la industria de celulosa, pues ello implica tener plantaciones forestales que secan y erosionan los suelos, adems de los efectos que hemos visto. La deslocalizacin de la industria forestal ha sido abrupta, en 20 aos, la fabricacin de celulosa se ha concentrado en los pases del sur. Entre los aos 1990 y 2000, Chile cuadruplic el volumen de exportacin de celulosa y en la ltima dcada se ha seguido aumentando la capacidad de elaboracin. Sus condiciones son paradisacas para este empresariado. La inexistencia de controles ambientales, mnimas garantas laborales y la entrega de subsidios a la plantacin forestal, por parte del Estado, son la base la riqueza de compaas como CMPC y Arauco, permitindoles ampliar sus negocios a Uruguay, Argentina, Per y Brasil.

Quienes usufructan de este negocio, argumentan que la produccin de celulosa es absolutamente necesaria. Mientras ms, mejor, pues su fin es la fabricacin de papel, identificada inmediatamente con la educacin y la cultura. La publicidad de estas compaas oculta los usos que recibe el papel. El investigador Ricardo Carrere afirm que "en 1991, ms del 40% de la produccin de papel fue utilizado para embalaje y envoltura, 13% para papel de peridico y menos del 30% para impresin y escritura". Podemos agregar que una importante proporcin de estos usos estn destinados a publicidad, es decir, material desechable, complemente prescindible y que slo tiene justificacin en una cultura donde predomina el valor asignado por el mercado a las cosas, antes que el valor otorgado por las personas en funcin de sus necesidades.

No existen argumentos para negar el empobrecimiento dejado por el negocio forestal, pero si lacayos dispuestos a defenderlo desde sus instituciones. La reciente aprobacin del proyecto MAPA es nuevo golpe para la comunidad local, su salud y su economa. Esta situacin que pereciera un destino ineluctable, se muestra blindada slo en medio del silencio y la inaccin de la comunidad, est en sus manos decir y hacer lo contrario.

Publicado en Resumen n53. Disponible en Kioscos.

 

Foto 1: Camila Lasalle

Foto 2 y 3: Esteban Ignacio Paredes Drake

http://resumen.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=8992:incendios-y-ampliacion-de-celulosa-arauco-el-gran-negocio-de-destruye-la-region&catid=16:ecologia&Itemid=60 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter