Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2014

La lepenizacin de la poltica francesa

Miguel Urbn
Cuartopoder.es


En 1956 Pierre Poujade, conocido como el Robin Hood de la revuelta contra los impuestos, obtuvo con la Unin de Defensa de los Comerciantes y Artesanos (UDCA) 2.600.000 votos (11,6%) y 51 diputados, entre los que se encontraba Jean Marie Le Pen, convertido a sus 28 aos en el diputado ms joven de Francia. Su fuerza electoral se basaba, adems de en una revuelta anti-fiscal, en un nacionalismo exacerbado por la crisis econmica del momento y una crtica populista al sistema de partidos y a los polticos profesionales.

El advenimiento del general De Gaulle, nombrado presidente de la Repblica en 1958, puso fin a este experimento poltico populista, aunque no al poujadismo, que fue desde entonces una herencia poltica en disputa.

Desde la experiencia del poujadsmo, la primera organizacin del espectro ultraderechista en volver a asaltar la escena electoral con cierto xito fue el Frente Nacional que en las elecciones europeas de 1984 obtuvo el 10,95% de los votos, liderado por el ya entonces veterano poltico ultraderechista, Jean Marie Le Pen. A partir de este momento, el FN consigui afianzar un nicho electoral que en las sucesivas contiendas le permiti no bajar del 9% de los votos y que alcanz su mayor xito en las presidenciales del 2002, consiguiendo pasar a la segunda vuelta con el 20% de los votos.

Las elecciones presidenciales fueron el cenit de la carrera de Le Pen, que consigui, ante la sorpresa de la clase poltica francesa, colarse en la segunda vuelta de las presidenciales, lo que permiti que sus principales temticas se trasladaran al centro de la arena poltica y condicionaran el debate pblico. Un proceso que fue titulado como la lepenizacin de los espritus y que como el mismo Le Pen afirm durante los comicios del 2002: Todo el mundo habla como yo, me he normalizado

Su campaa electoral se bas en la problematizacin de la inmigracin, considerada la causa de la inseguridad ciudadana, agitando la bandera del populismo punitivo; el aumento del paro y la competicin por servicios sociales escasos en una especie de chauvinismo del bienestar. De acuerdo con estos presupuestos, el FN enarbola la idea central del partido: la preferencia nacional, es decir, los franceses primero. Esta poltica aboga porque los franceses deben tener siempre preferencia en todos los mbitos frente a los inmigrantes: Algunos dicen querer a Francia para todos. Yo lo que quiero es la Francia para todos los franceses. Entended bien la diferencia (Jean Mari Lepen )

El problema es que quienes parecen haber entendido bien la diferencia son los principales partidos, tanto los conservadores como los social-liberales que, a partir del xito del FN en las presidenciales del 2002, parecen haber entrado en una competicin por ver quin endurece ms su discurso contra la inmigracin en una escalada del populismo punitivo dentro de la poltica francesa.

De esta forma, los partidos del rgimen de la V Repblica francesa en lugar de plantear propuestas, medidas o polticas que pudieran combatir el discurso xenfobo del FN, estn actuando como autnticos aprendices de brujos, aceptando el terreno de confrontacin que propone la extrema derecha, asumiendo buena parte de las temticas lepenistas y, en ltima instancia, legitimando este espacio poltico.

As pues, la verdadera victoria de la extrema derecha del FN ha sido la normalizacin de su discurso y la introduccin de sus principales contenidos tanto en el debate general como en las polticas pblicas oficiales.

En este sentido, tenemos que juzgar la actuacin de Sarkozy con mano de hierro, en tanto que Ministro de Interior, durante la revuelta de las banlieues de 2005, que le permiti granjearse una importantsima popularidad social, que a pesar de las reticencias de la mayora de su partido, le permitieron acceder a la presidencia francesa. Desde donde incentiv un populismo punitivo, mediante la generacin de una sensacin de emergencia y de gran inseguridad a partir de algn hecho concreto, para convencer a la opinin publica que se necesitan medidas excepcionales y no ordinarias para combatir la situacin que gnero la alarma.

De esta forma, cre un Ministerio de Inmigracin, ofreci subsidios a los imanes musulmanes para que ensearan los valores franceses, se opuso a la entrada de Turqua en la UE, test de integracin o de valores cvicos a la poblacin migrante. Aunque su ltima actuacin fue la persecucin, desmantelamiento y expulsin de comunidades gitanas o roms del este de Europa, asentadas en las periferias de ciudades francesas, a las que acusaban del aumento de la delincuencia y la mendicidad.

Con la derrota de Sarkozy y el ascenso del PSF al poder de la mano de Holllande pareca que las derivas autoritarias y punitivas de la poltica francesa hacia los migrantes y las minoras tnicas se suavizaran. Pero la lepenizacin de los espritus tambin ha calado en el tutano del PSF que, de la mano del hasta hace una semana ministro del interior, Manuel Valls, continu con la expulsin de roms, (unos 5.000 segn sus propios datos) y subray que desde entonces han disminuido los actos de delincuencia que se les atribuye. En este sentido, la precampaa de las elecciones municipales ha estado marcada por las expulsiones de roms que se han convertido ya en el asunto principal y en el chivo expiatorio del fracaso de las polticas sociales del gobierno de Hollande.

Como en las presidenciales del 2002 el PSF ha sufrido una importante derrota, y el FN ha conseguido los mejores resultados municipales de su historia con ms de 1000 electos y con perspectivas de convertirse en una de las principales fuerzas en las prximas elecciones europeas. El gobierno de Hollande en vez de reconocer el fracaso de la inexistencia de sus polticas sociales y su giro social liberal de adaptacin a la lgica econmica austericida, ha preferido caminar por el sendero de la adaptacin a la lepenizacion de los espritus. Premiando el populismo punitivo de Manuel Valls y ascendindole a primer ministro ha quedado demostrado que al final Le Pen ya no solo es el FN sino que como predijo en el 2002: ya todo el mundo habla como yo. Y es que, al ms puro estilo Thatcher, hoy a Marine Le Pen le podran preguntar: cul es el mayor logro del FN? Y su respuesta, con una media sonrisa, sera: Manuel Valls, naturalmente.

(*) Miguel Urbn es responsable de Organizacin de Podemos.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/tribuna/la-lepenizacion-de-la-politica-francesa/5654



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter