Portada :: Europa :: Las bombas de Oriente Medio explotan en Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-07-2005

Supongamos, slo supongamos, que el asesinato de Londres se debi a una decisin poltica

Iaki Errazkin
Rebelin


Es una hiptesis de trabajo, no una afirmacin. Sin embargo, partiendo del escenario que propongo, los sucesos de Londres se machihembran con precisin de ebanista. Porque, supongamos, slo supongamos, que a alguien de las alturas poltico-militares del Reino Unido se le pas por la cabeza, tras los atentados fallidos del 21-J, escarmentar con una advertencia urbi et orbi a presentes y futuros dinamiteros. Supongamos tambin, slo supongamos, que el pensamiento se expres en voz alta y lleg a odos de algn esotrico sumo sanedrn de esos que nadie conoce pero que rigen los destinos, las vidas y las haciendas de los rebaos ciudadanos, circulen estos por la derecha o por la izquierda de la caada real. Supongamos, por fin, que la perversa idea fue valorada, aceptada y practicada.

Porque no es creble que a alguien verdaderamente sospechoso de haber participado en la comisin de una masacre como la del 7-J (o en el posterior intento del 21-J), se le abata de un disparo que no le produce heridas de gravedad pudiendo, por lo tanto, haber sido capturado vivo- y que se le ejecute in situ sin someterle a uno de esos hbiles interrogatorios que tan bien se les dan a los servicios de informacin, cualesquiera que sean los colores de la bandera con la que se embocen.

Sin embargo, lo sucedido en Londres adquiere pleno sentido si se considera la posibilidad de que la orden de tirar a matar recorriese todo el escalafn, desde la cpula de la jerarqua policial hasta la mano de los verdugos asalariados que, en ltima instancia, asesinaron al obrero Jean Charles de Meneses. Nada personal, of course. Se trataba sigamos suponiendo- de liquidar a cualquiera que respondiera al tipo humano descrito en la orden del da, hombre o mujer, con ms melanina de la recomendable. Un juego de rol.

Si las cosas hubiesen sido as Manit me libre de afirmar tal extremo, pero si hubiesen sido as-, los resultados ocuparan hoy los titulares de Falsimedia. Tony Blair se rene con la oposicin para negociar la nueva legislacin antiterrorista, que comenzar su tramitacin en otoo. Un sospechoso de terrorismo podr ser detenido, sin pruebas, durante tres meses. Segn una encuesta de The Times, la popularidad de Tony Blair se ha disparado tras la accin policial que acab con la vida de un electricista brasileo. Segn un sondeo de The Guardian, dos tercios de los musulmanes afincados en el Reino Unido han sopesado abandonarlo ante el temor a ser agredidos o discriminados. Les suena?  

 

Iaki Errazkin es periodista y presidente de la Asociacin Pensamiento Libre, editora del diario digital inSurGente.
[email protected]

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter