Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2014

Una nueva guerra fra ha comenzado, aceptmosla con alivio!

The Saker
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Considerando la relativa calma que parece reinar en Ucrania, podra parecer que es un buen momento para considerar el impacto que los dramticos sucesos del pas han tenido en la escena poltica interior de Rusia y lo que eso, por su parte, podra significar en el (des)orden internacional. A fin de hacerlo, quisiera comenzar con un breve resumen de una tesis que ya mencion en el pasado.

La parte rusa de la escena

Primero, algunos puntos sobre tpicos previamente cubiertos en este blog:

No existe verdadera oposicin parlamentaria en Rusia. Oh!, de ninguna manera porque Putin sea un dictador o porque Rusia no sea una democracia, sino simplemente porque Putin ha logrado brillantemente cooptar o desdentar a cualquier oposicin. Cmo? Utilizando su autoridad personal y su carisma para impulsar una agenda a la cual los otros partidos no podan oponerse abiertamente. Formalmente todava existen partidos de oposicin, por supuesto, pero carecen completamente de credibilidad. Esto podra llegar a cambiar con la nueva Ley de Partidos Polticos.

La nica oposicin dura a Putin en la Rusia moderna son los diversos individuos abiertamente pro estadounidenses (Nemtov, Novodvorskaia, etc.) y sus movimientos y partidos asociados. En el mejor de los casos representan (como mximo) el 55% de la poblacin.

Putin hizo un movimiento de judo contra sus verdaderos oponentes (hablaremos de esto ms adelante) utilizando la Constitucin fuertemente presidencial adoptada en 1993 para concentrar bsicamente todo el poder en sus manos.

La *verdadera* oposicin a Putin y su proyecto solo se puede encontrar *dentro* del Kremlin, el partido Rusia Unida y algunas personalidades influyentes. Me refiero a esta verdadera oposicin como los Integracionistas Atlnticos (IA) porque su objetivo principal es integrar a Rusia en la estructura mundial de poder anglo-sionista.

La base *real* del poder de Putin es el propio pueblo ruso que lo apoya personalmente, el Frente Popular Pan-ruso, y el grupo que llamo los soberanistas eurasiticos (SE) cuyos objetivos primordiales son desarrollar un nuevo orden mundial multipolar para liberarse del actual sistema internacional controlado por los anglo-sionistas, para reorientar lo ms posible de la antigua URSS hacia una integracin con Oriente y desarrollar el norte de Rusia.

Si quisiera simplificar an ms las cosas, dira que en 1999 los IA y los SE hicieron un esfuerzo conjunto para colocar a Putin en el poder en sustitucin de Yeltsin. Los IA (que representan, grosso modo, los intereses del gran dinero y de los grandes negocios) queran que un burcrata algo gris y aburrido como Putin (es lo que pensaban!) garantizase la continuidad y no agitara demasiado las cosas despus de la partida de Yeltsin. Los SE (que representan, aproximadamente,los intereses de una cierta elite de la antigua KGB, especialmente su primera direccin principal) y el propio Putin, utilizando brillantemente el poder conferido por la constitucin de 1993 (adoptada bajo Yeltsin y los IA!) para cambiar lenta pero seguramente el curso de Rusia de una sumisin total a EE.UU. y la colonizacin de este a un proceso que Putin y sus seguidores llaman soberanizacin es decir liberacin nacional. Luego tuvo lugar una larga competencia de fuerzas, sobre todo entre bastidores, pero con visibles puntos lgidos regulares, como el choque abierto entre Putin y Medvedev sobre Irn y Libia o el despido de Kudrin por parteMedvedev (los dos haban sido colocados en un camino de enfrentamiento por Putin, por supuesto). Como ltima "supersimplificacin" yo dira que Medvedev representa a los IA y Putin a los SE.

Preparando la parte ucrania de la escena

Hasta este invierno la mayor diferencia entre Rusia y Ucrania era que en Rusia Putin haba destruido bsicamente la antigua oligarqua, que estaba controlada por EE.UU. e Israel, y la reemplaz por una nueva que apoyaba al Kremlin o era neutral. El mensaje de Putin a la oligarqua rusa era simple: Podis ser ricos, pero no comprometis el bienestar de la nacin rusa o tratis de entrar en la lucha poltica. Para los que puedan preguntarse por qu Putin no elimin a la oligarqua rusa como clase, volvera a mencionar aqu que todo lo que Putin hizo desde 1999 hasta ahora fue siempre un compromiso entre sus SE y los todava muy poderosos IA. Putin simplemente no poda desafiar directamente a ese grupo muy poderoso y muy bien conectado, de modo que tuvo que proceder lentamente y con cuidado, paso a paso.

En contraste con Rusia, en Ucrania los oligarcas realizaron lo que yo llamara el Sueo de Khodorkovsky bsicamente compraron todo: toda la economa, la totalidad de los medios de comunicacin masivos, el Parlamento y, por supuesto, la presidencia. Durante los ltimos 22 aos Ucrania, bsicamente, ha estado esclavizada por una serie de oligarcas que llegaron a un simple trato con Occidente: vosotros nos apoyis, y nosotros os apoyaremos. Como resultado, los dirigentes occidentales y los medios corporativos no se dieron cuenta de que todos los polticos ucranios eran corruptos hasta la mdula, incluyendo a Yanukovich y Tymoshenko, que a diferencia de Rusia, y al contrario de lo que dice la propaganda anglo-sionista los desacuerdos polticos en Ucrania con frecuencia se resolvan mediante asesinatos, que la plutocracia ucraniana estaba despojando literalmente al pas de su riqueza. Finalmente, incluso a la sorprendentemente rica Ucrania se le acabaron los recursos y la riqueza debido al pillaje y la crisis fue evidente para todos.

Aparte del pillaje de recursos y riqueza, otro importante logro de los oligarcas ucranianos fue la total subordinacin del Estado y sus instrumentos a sus necesidades: para ellos el Estado en s se convirti en un instrumento de poder e influencia. Por ejemplo, el servicio de seguridad ucraniano SBU (ex-KGB) gast todo su tiempo y recursos involucrado en luchas internas por el poder entre los diversos oligarcas y las bases de su poder y, como resultado, el SBU no ha capturado un solo espa extranjero en 22 aos! Para empeorar las cosas, el SBU fue dirigido bsicamente desde la estacin local de la CIA estadounidense. La destruccin generalizada del aparato estatal jug de por s un papel clave en los eventos de este invierno y sigue siendo un factor central en la situacin en el terreno: para todos los propsitos prcticos, no existe ningn Estado ucraniano.

Los euroburcratas y el to Sam se inmiscuyen

Ante el trasfondo de este colapso total de Ucrania como Estado y como nacin la UE decidi entrar en accin: ofreci a Ucrania una asociacin con la UE. Al To Sam le encant la idea, especialmente ya que inclua un captulo poltico para conducir la poltica exterior y de seguridad de Ucrania de acuerdo con la UE. Esta nocin de una Ucrania dirigida por la UE tambin atrajo a EE.UU. que bsicamente crea que Ucrania era la clave de las ambiciones imperiales putativas de Rusia. Adems, la Casa Blanca saba que si Ucrania era dirigida por la UE, y la UE dirigida por EE.UU. (que siempre lo ha sido), Ucrania sera dirigida desde EE.UU. Por lo tanto Occidente comenz a agitar una gran zanahoria frente al pueblo ucraniano: tomar una decisin civilizacional,unirse a la UE y convertirse en rica, acaudalada, feliz y saludable; en cuanto a Rusia, no tiene nada que decir en todo esto, Ucrania es un Estado soberano. Para millones de ucranianos empobrecidos y explotados, era un sueo hecho realidad: no solo seran ricos y felices como supuestamente son los europeos (solo en la propaganda, pero no importa), terminaran por liberarse de la camarilla corrupta del poder. En cuanto a los oligarcas ucranianos tambin les encant: seguiran explotando Ucrania y su pueblo mientras mantuvieran una posicin antirusa (lo que era bastante fcil, los oligarcas ucranianos estaban literalmente aterrorizados por Putin y, an ms, por la nocin de un Putin ucraniano).

La gran explosin

Hay un dicho que dice que si tu cabeza est en la arena, tu trasero est al aire y, por cierto, la realidad volvi para morder a los ucranianos en el trasero con una venganza exquisita: el pas estaba en bancarrota, arruinado, a solo semanas de la bancarrota y el nico sitio donde se poda encontrar dinero para impedir el colapso final era Rusia. Los rusos, sin embargo, pusieron una condicin para dar su ayuda: ningn acuerdo de asociacin con la UE porque Rusia no tendra un mercado abierto con Ucrania mientras sta abra su su mercado a bienes y servicios de la UE (no fue ningn ardid maquiavlico de Putin, sino una necesidad bsica y obvia comprendida por cualquiera que haya seguido un curso elemental de economa). En ese momento, Yanukovich se volvi hacia Mosc pidiendo ayuda y se arm la de San Quintn: los ucranianos indignados salieron a las calles y queran saber por qu les negaban sus sueos de prosperidad. EE.UU. tambin entr en pnico, si se permita que Rusia rescatara aUcrania sera inevitable que la controlara el que paga manda dice la lgica estadounidense. Por lo tanto EE.UU. utiliz su mayor arma: los talibanes ucranianos o sea el Sector Derecho, el Partido Libertad (ex Partido Social-Nacionalista) y sus diversos matones neonazis. La repentina aparicin de "banderistas bona fide" y otros neonazis aterrorizaron a los rusfonos tan terriblemente que mientras los fenmenos del nuevo rgimen revolucionario de Kiev estaban ocupados prohibiendo el ruso como lengua oficial o legitimando la propaganda nazi, Crimea se independiz y la mayor parte de Ucrania entr en un perodo de completo caos e ilegalidad.

La perspectiva desde Mosc

Lo primero que hay que decir aqu es que la popularidad de Putin entre el pblico ruso ha crecido a nuevas alturas: actualmente es del 71,6% y eso a pesar de que ha habido poco progreso en el frente contra la corrupcin, ningn progreso en absoluto en la necesaria reforma del sistema judicial y con una economa rusa que pasa por algunos tiempos difciles. A pesar de los numerosos problemas no resueltos que enfrenta Rusia, en la actualidad es simplemente imposible atacar a Putin ya que se ha posicionado como el hombre que salv Crimea y, posiblemente, incluso Rusia (ms al respecto a continuacin).

El segundo efecto dramtico de los sucesos de Ucrania es que ha polarizado an ms la sociedad rusa. No digo que esto sea justo, pero el hecho es que los polticos rusos tienen ahora dos alternativas. Se pueden posicionar como:

1) Los verdaderos patriotas rusos que apoyan a Putin apoyan la reintegracin de Crimea, apoyan la poltica rusa de resistir a Occidente, o

2) Los liberales rusos, rusfobos, comprados y pagados por EE.UU., quienes no son nada ms que una quinta columna (Putin utiliz este trmino), pro capitalistas, pro OTAN e incluso pro nazis (hay que recordar que Occidente ahora apoya abiertamente a los nazis en Ucrania!).

Sobra decir que todos los polticos rusos se apresuraron a mostrar que pertenecen firmemente al primer grupo. Incluso Sergei Mironov, jefe del partido Rusia Justa y ltimo verdadero lder de la oposicin dentro de la Duma [Parlamento], tom la delantera en la ayuda a Crimea (lo que llev a que lo pusieran en la lista de sanciones de EE.UU. y la UE). Los que no lo hicieron no tienen posibilidad alguna.

El ms creble de todos ellos, Alexei Navalnyi, el nico lder de la oposicin no asociado al rgimen de Yeltsin de los aos 90, escribi un artculo en el New York Times titulado Cmo castigar a Putin en el cual lleg a presentar una lista de nombres que deberan ser castigados por EE.UU. En el actual ambiente poltico en Rusia, algo semejante representa un suicidio poltico y la carrera poltica de Navalnyi ha terminado. Sera ms conveniente que emigrara a Londres o a EE.UU.

Pero el mayor resultado de la crisis en Ucrania fue que coloc a Rusia y a EE.UU. en un rumbo de colisin. Visto desde Rusia, lo que ha hecho Occidente es:

1) organiz una insurgencia armada ilegal

2) derroc a un gobierno legtimo (aunque corrupto)

3) apoy a los neonazis

4) coloc polticas antirusas por sobre los valores democrticos

5) estableci polticas antirusas por sobre el derecho de autodeterminacin

6) se neg a reconocer la voluntad del pueblo ruso en Crimea

7) se neg a reconocer la voluntad de los rusfonos en Ucrania

8) sancion a Rusia simblicamente solo porque no poda hacer ms

9) no intervino con fuerzas militares solo porque tema la potencia militar de Rusia

10) presion al mundo en las Naciones Unidas para que condenara a Rusia

Ante este trasfondo, qu probabilidad tienen los Integracionistas atlnticos de obtener algn apoyo a sus polticas? Ninguna, por cierto. No solo eso, pero las sanciones de Occidente han posibilitado que Putin haga lo que no podra haber hecho antes: ahuyentar a los rusos de los bancos occidentales (sea hacia bancos extranjeros o hacia bancos rusos), crear un sistema ruso de pago interbancario parecido a SWIFT, aumentar los esfuerzos para exportar gas a China y al resto de Asia, reducir la participacin rusa en organismos dirigidos por EE.UU. como el G8 o la OTAN, obligar a Rusia a desplegar capacidades militares ms poderosas en sus fronteras occidentales (Iskanders en Kaliningrado, Tu-22M3s en Crimea), reducir el turismo ruso en el extranjero y enviarlo a las regiones rusas y ltimo pero no menos importante, reducir an ms el uso ruso del dlar estadounidense. Todo esto es un sueo hecho realidad para economistas como Glazyev o polticos como Rogozin que han hecho lobby enrgicamente por semejantes medidas desde hace muchos aos, pero cuyos consejos Putin tuvo que ignorar para que los Integracionistas Atlnticos no devuelvan el golpe. Pero ahora incluso se habla seriamente en Rusia del retiro de muchos tratados militares clave (nucleares estratgicos, convencionales, verificacin nuclear, etc.,) o incluso de la OMC (poco probable).

Ahora se ha hecho extremadamente fcil que Putin despida a cualquier persona sobre la base de que no implementa efectivamente las decisiones del Presidente. Ahora todos saben eso y cada Integracionista Atlntico corre riesgo ahora de ser sumariamente despedido. En realidad, hay que decir que Barack Obama ha ayudado inmensamente a Putin y que gracias a la poltica verdaderamente demencial de EE.UU. respecto a Ucrania la posicin de los Integracionistas Atlnticos (generalmente pro EE.UU.) ha sido debilitada ahora por muchos aos por venir.

Un chiste contado primero en la televisin rusa por, precisamente l, el portavoz del Comit Investigativo Ruso (un FBI ruso se podra decir), no exactamente conocido por su humor, se ha hecho particularmente popular estos das. Dice lo siguiente:

Barack Obama boicote los Juegos Olmpicos y no asisti a los juegos en Sochi y ganamos brillantemente los Juegos Olmpicos y los Para-Olmpicos. Gracias, camarada Obama!

Obama entonces apoy fuertemente a la junta de extremistas en Kiev y milagrosamente recuperamos Crimea. Gracias, camarada Obama!

Obama impuso sanciones a nuestros oligarcas y ahora su dinero no est en Occidente sino en Rusia. Gracias, camarada Obama!

Ahora, si nos lo permits, tenemos un deseo ms: quisiramos ganar la Copa del Mundo

Dejando a un lado los chistes, ste contiene mucha verdad mientras ms trata EE.UU. de maximizar las apuestas y de repeler a Rusia, ms fuerte se vuelve Rusia y ms fuerte se vuelve Putin en Rusia.

En cuanto a los pocos pobres activistas pro EE.UU. que quedan en Rusia, se encuentran verdaderamente en una situacin desesperada: durante aos se han tenido que defender contra acusaciones de estar asociados con los horrores del rgimen de Yeltsin en los aos noventa y ahora, con ese terrible legado, pueden aadir el nuevo peso de tener que defenderse contra acusaciones de ser pro Banderastn. Francamente, sera preferible que hicieran sus maletas y partieran a Occidente, ya que en Rusia estn acabados.

Qu significa esto para el resto del mundo?

A menudo he descrito la lucha encubierta entre los Integracionistas Atlnticos y los Soberanicionistas Eurasiticos como interna o entre bastidores, lo que vala sobre todo hasta ahora. Ahora los eventos en Ucrania han cambiado esto y el tipo de temas a los que los Soberanicionistas Eurasiticos han estado aludiendo en trminos ms o menos sesgados son ahora discutidos abiertamente en la televisin rusa: cmo coexistir con un Occidente histricamente rusfobo y abiertamente pro nazi, cmo disminuir la participacin rusa en, y su dependencia de, el sistema financiero internacional bajo control anglo-sionista, qu tipo de medidas tomar para asegurarse de que EE.UU. y la OTAN nunca tengan una opcin militar viable, cmo encarar la quinta columna interna dentro de Rusia para evitar un Maidan en Mosc, cmo encarar el tipo de organizaciones subversivas patrocinadas por EE.UU. (como NED, Carnegie, etc.) que todava operan en Rusia, cmo asegurar que no se permita que cualquier gobierno rabiosamente anti-ruso en Kiev sobreviva econmica y socialmente, etc. Lo llamara la posicin Nuland pero aplicada no a la UE, sino a EE.UU. Significa esto una nueva Guerra Fra?

S, indudablemente, lo significa!

Pero subrayara de inmediato que esta nueva Guerra Fra es enteramente, 100%, la creacin de EE.UU. y que todo lo que Rusia ha hecho ahora es aceptar la nueva realidad en la que est operando. Ni Putin ni nadie ms en Rusia quera esta nueva Guerra Fra, pero les ha sido impuesta unilateralmente por EE.UU. y sus colonias en la UE durante los ltimos 20 aos o ms. Pensad en lo siguiente: la verdadera razn principal por la cual EE.UU. y la UE no estn imponiendo ninguna sancin significativa a Rusia es que ya lo han hecho en el pasado y que no queda nada que imponer fuera de sanciones que afectarn de la misma manera, o incluso ms, a Occidente que a Rusia. Lo mismo vale para la as llamada imagen internacional de Rusia. Hay alguien que haya olvidado todas las estpidas patraas promovidas sistemtica y repetidamente por los medios corporativos occidentales sobre Rusia antes de la crisis en Ucrania? Menciono un rpido recuerdo tomado de mi anterior artculo sobre este tpico:

Berezovsky como hombre de negocios perseguido

Politkovskaya asesinada por matones del KGB

Khodorkovsky encarcelado por su amor a la libertad

La agresin de Rusia contra Georgia

Las guerras genocidas rusas contra el pueblo checheno

Pussy Riot como prisioneros de conciencia

Litvineko asesinado por Putin, homosexuales rusos perseguidos y maltratados por el Estado.

Magnitsky y la subsiguiente Ley Magnitsky

Snowden como traidor oculto en Rusia

Las elecciones robadas a la Duma y a la Presidencia

La Revolucin Blanca en la plaza Bolotnaya

El nuevo Sakharov Alexei Navalnyi

El apoyo de Rusia a Asad, el Carnicero (Qumico) de Damasco

La constante intervencin rusa en los asuntos de Ucrania

El control total del Kremlin sobre los medios rusos

Yo dira que esta lista ya es suficientemente larga y que nadie en Rusia tiene que preocuparse de que algo que el Kremlin haga desde ahora la empeore. A falta de librar una guerra contra Rusia como lo hizo contra Iraq, Afganistn, Pakistn, Bosnia, Croacia, Kosovo, Libia o Siria EE.UU. ha agotado bastante sus polticas anti-rusas, y en realidad no llegan muy lejos.

Cmo entonces llamarais un poco de algo malo, pero no lo suficiente como para daaros. Nietzsche lo llamara una vacuna de poder. La medicina moderna lo llama una inmunizacin. La eleccin de palabras no importa, solo un fenmeno real lo hace: EE.UU. y la UE infligieron una cantidad considerable de dolor a Rusia, pero no lo suficiente para quebrantarla y, como consecuencia directa de ese hecho, Rusia ha recibido una poderosa inmunizacin anti-anglo-sionista que la har ms fuerte de lo que era.

Y eso es una buena noticia para todos.

Para bien o para mal, Rusia es objetivamente el lder indisputable de la resistencia mundial contra el Imperio Anglo-sionista. S, la economa china es mucho ms grande, pero sus fuerzas armadas no lo son, y China depende fuertemente de Rusia para energa, armas y alta tecnologa. Pienso que China ser inevitablemente el lder en la lucha contra el Imperio Anglo-sionista, pero ese no es el caso todava: China necesita ms tiempo. Irn es sin duda alguna el ms antiguo y primer pas en atreverse a desafiar abiertamente a los anglo-sionistas (junto a Cuba y Corea del Norte, pero estos son realmente dbiles), pero las ambiciones de Irn son primordialmente regionales (lo que, a propsito, es una seal de sabidura por parte de la dirigencia iran). Hizbul es, a mi juicio, el lder moral de la Resistencia mundial, no solo por sus logros militares verdaderamente fenomenales, sino primordialmente por su voluntad de resistir completamente solos, si es necesario. Pero ser un modelo moral no significa poder desafiar globalmente al Imperio. Rusia, China, Irn y Hizbul forman lo que llamara, para parafrasear a Bush hijo, el Eje de Resistencia al Imperio y Rusia juega el papel crucial dentro de esta alianza informal pero fuerte.

El otro sitio en el que eso est sucediendo es, por supuesto, Latinoamrica, pero la reciente votacin en las Naciones Unidas ha mostrado claramente que Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Cuba son los nicos que ya se atreven a desafiar abiertamente la hegemona de EE.UU. (y el rgimen en Venezuela lucha actualmente por su supervivencia). Por lo tanto, mientras Latinoamrica tiene un inmenso potencial, est lejos de realizarlo, por lo menos por el momento.

Conclusin

Una Nueva Guerra Fra se ha estado preparando desde el da mismo del fin oficial de la anterior Guerra Fra. Por lo tanto, solo podemos saludar la nueva realidad introducida por la crisis en Ucrania: ahora Rusia ha aceptado abiertamente el desafo estadounidense y han desaparecido hace tiempo todas las pretensiones de alguna cooperacin estratgica de EE.UU. y Rusia. En cuanto a la UE, su papel ha sido tan vergonzoso e ignominioso que Rusia la tratar exactamente como merece ser tratada: un protectorado totalmente sumiso de EE.UU. sin una poltica u opinin propia. Ahora cuando la pretensin de una cooperacin est siendo finalmente abandonada, podemos esperar una Rusia mucho ms afirmativa, si no contenciosa, en la escena internacional. Por cierto, no quiero decir que Putin comenzar a golpear ruidosamente su zapato en la ONU como hizo (supuestamente) Jruschov; tampoco amenazar Putin con enterrar a Occidente Putin, Lavrov y Churkin son verdaderos estadistas y diplomticos, y seguirn siendo impecablemente corteses pero se puede esperar muchos ms votos de no en la ONU y muchos lo lamentamos en numerosos temas bilaterales.

El gran beneficiario de este nueva Guerra Fra ser Irn, por supuesto, y tambin China. No solo es probable que Irn y China obtengan las armas que han estado deseando tan intensamente (S-300 y Su-35 respectivamente), China recibir algunos tratos muy beneficiosos en precios rusos de energa (los chinos son definitivamente suficientemente listos para utilizar esta nueva situacin sin exagerar lo harn a la perfeccin). Siria y Hizbul obtendrn ms dinero, ms armas y ms apoyo poltico. Pases que aspiran a llegar a ser miembros del Eje de Resistencia al Imperio obtendrn ms ayuda financiera y poltica (Cuba, Nicaragua, Bolivia y, especialmente, Venezuela, necesitan toda la ayuda que puedan obtener) as como pases ms o menos pragmticos que no se rindieron ante EE.UU. (los BRICS, por supuesto, pero tambin pases ms pequeos como Argentina, Iraq, Afganistn, Pakistn y todos los dems que se abstuvieron recientemente en la infame votacin en las Naciones Unidas). No hay que subestimar la ayuda que China puede prestar a estos pases o todos los beneficios que estos pases pueden conseguir al cooperar con los dems pases del BRICS.

En cuanto a la UE, obtendr el gas por el que paga, y tendr que encarar las rplicas econmicas de su participacin en la crisis urania: tendr que mantener a flote la economa ucrania, en el mejor caso apenas por sobre la lnea de flotacin, tendr que encarar la inevitable inundacin de refugiados econmicos y tendr el dudoso placer de tener que enfrentar el espinudo problema de los talibanes ucranianos que ahora se desatan en su autoproclamado Banderastn. La UE tendr que encarar todo esto bajo los altos auspicios de un EE.UU. que apenas oculta su desdn hacia Europa o, como fue el caso con Nuland, ya ni siquiera se preocupan de ocultarlo. En cuanto al To Sam lo que no puede conseguir lo quema y es lo que terminar por hacer con el resto de Ucrania tambin conocido como Banderastn: lo convertir en un Kosovo ms grande un gran problema para todos sus vecinos, pero un sitio que la maquinaria militar estadounidense puede utilizar a su gusto. A diferencia de Kosovo, sin embargo, lo que queda de Ucrania terminar por desintegrarse, de una u otra manera, pero la ficcin de un Estado en funcionamiento puede ser mantenida por mucho tiempo, especialmente si existe un consenso en las plutocracias que dirigen Occidente en que la forma es mucho ms importante que la sustancia y que mientras exista la apariencia de un Estado ucraniano unitario, todo est bien. Francamente, y sin intencin de ofender a ningn nacionalista ucranianos que lea esto, el To Sam tiene pescados mucho ms grandes que frer que encarar los problemas de un Kosovo v2 en Europa Central.

Las tendencias que he esbozado anteriormente son, por cierto, solo tendencias generales. Habr algunos zig y algunos zag en este proceso, pero salvo que haya algn evento importante e imprevisto, pienso que es hacia donde nos dirigimos. Seguro, habr una eleccin presidencial realizada en condiciones grotescas; un oligarca totalmente corrupto como Poroshenko se comprar una victoria, mientras el rgimen respaldado por EE.UU. en Kiev y los Talibanes Ucranios ajustan cuentas y se asesinan los unos a los otros. Es muy probable que Rusia no intervenga con fuerzas militares; a menos que la situacin se vuelva realmente demencial, es ms probable algn tipo de acuerdo entre EE.UU. y Rusia, y Ucrania oriental tratar encontrar un camino para ganar algo de dinero con Rusia. Crimea ver un boom econmico sin precedentes que atraer mucha atencin en el resto de Ucrania que estar desesperada por conseguir alguna pequea porcin del golpe de fortuna del que gozar Crimea. Como dicen el dinero habla.

En cuanto a Obama, pasar a la historia como el peor presidente de EE.UU. de todos los tiempos. Con la excepcin del prximo, por supuesto.


The Saker es un bloguero annimo y colaborador ocasional de Asia Times Online quien escribe en The Vineyard of the Saker.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Central_Asia/CEN-02-040414.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter