Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2014

Asociaciones y vecinos promueven la iniciativa "Orriols Con-Ve" para mejorar la vida en la barriada obrera
El barrio de Orriols (Valencia) planta cara a la ultraderecha

Enric Llopis
Rebelin


Orriols es un barrio ubicado en la zona norte de Valencia, pegado a la huerta, con un fuerte tejido asociativo que viene de lejos, de los ltimos aos del franquismo. De hecho, cuenta con una de las asociaciones de vecinos ms antiguas de la ciudad. Fuentes municipales cifran su poblacin en unas 20.000 personas, pero el colectivo vecinal lo eleva a unas 25.000, de los que cerca del 30% son personas inmigrantes (sobre todo procedentes de Amrica Latina y el frica Susahariana, aunque ltimamente tambin de Marruecos, Argelia, India o Pakistn; en menor medida, de la Europa del Este).

La historia de la barriada est muy vinculada a la inmigracin. Al terminar la guerra civil, el Monasterio de San Miguel de los Reyes se convirti en crcel de republicanos, y familiares de los presos llegaron a vivir a Orriols para permanecer cerca del penal. Ya en la dcada de los 60, en pleno "desarrollismo" franquista, trabajadores llegados sobre todo de Andaluca, y tambin de Castilla-La Mancha, pusieron su lugar de residencia en Orriols.

Hoy, la crisis econmica golpea con saa a esta barriada perifrica. Tasas de paro del 40% entre la poblacin adulta y cercana al 60% entre los jvenes, componen la postal de este barrio, donde el empleo, cuando se encuentra, es en precario, lo que lleva a gente con trabajo a asistir a los puntos de recogida de alimentos. Como en muchos de los barrios de las afueras de Valencia, los vecinos afirman que se sienten abandonados y critican la falta de inversiones municipales. El secretario de la asociacin de vecinos de Orriols-Rascanya, Toni Terrones, seala que los recortes en personal han afectado a la limpieza de las calles del barrio; adems, las reducciones presupuestarias hacen ms difcil la rehabilitacin de viviendas o combatir la aluminosis en los edificios.

A ello se agregan carencias histricas, como la de un centro cultural o un centro social (como los que existen en muchos pueblos), donde las asociaciones puedan reunirse y mantener sus actividades. En materia educativa, el problema reside en la escasa inversin para la mejora de centros escolares e institutos. En 2013 el movimiento popular obtuvo una importante victoria al lograr que se terminara de construir el centro de salud. Fue tras aos de movilizaciones. Sin embargo, hoy los vecinos denuncian que el centro no dispone de las dotaciones adecuadas, ni del personal y especialistas suficientes. Orriols: un barrio perifrico, obrero y de inmigracin, uno de los ms afectados de la ciudad por el fenmeno de los desahucios (aunque muchos casos se desconozcan, por la vergenza a denunciar y pedir ayuda). Problemas de convivencia? "Nunca ha habido problemas de xenofobia en el barrio, salvo alguna excepcin muy concreta", responde Toni Terrones.

Asociaciones y vecinos de la barriada han impulsado la iniciativa "Orriols Con-Vive", que ha celebrado ya tres asambleas. Puesto en marcha en un principio por la ONG Valencia Acoge, en el proyecto confluyen el veterano movimiento vecinal con las organizaciones que trabajan con inmigrantes, y nuevas formas de lucha como el 15-M, la Red de Solidaridad Popular, la Asamblea de Parados de Orriols-Torrefiel, pero tambin el Centro Cultural Islmico, la Asociacin Evanglica o las asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPA). "Es un movimiento de amplio espectro", resume Esther Izquierdo, de "Valencia Acoge", quien seala adems de los problemas de paro, recortes y vivienda, el cierre de pequeos comercios y "cierto sentimiento de falta de identidad de barrio". Los grupos de trabajo de de "Orriols Con-Vive" ya han empezado a constituirse.

Un nubarrn asom en este barrio proletario y multicultural el sbado 29 de marzo. Pescar en ro revuelto. La organizacin de extrema derecha Espaa 2000 organiz una jornada de reparto de alimentos para familias espaolas, bajo la invocacin "Ayudas sociales para los nacionales", en la que se deba acreditar DNI espaol y un documento que atestiguara la situacin de desempleo. Un mero vistazo a la pgina Web de este partido aproxima a reclamos como "El Islam es incompatible con Europa" (al que se adjunta una mezquita inserta en una seal de prohibicin); "Ni uno ms: con 6 millones de parados, sobran 6 millones de inmigrantes" o "Afliate al nico partido que defiende a los espaoles".

A juicio de Toni Terrones, "fue un acto poltico, no de solidaridad, para dividir al barrio y crear conflictos". Critica duramente que la Delegacin del Gobierno y el Ayuntamiento concedan los permisos para actos de estas caractersticas, cuando a las asociaciones del barrio se les ponen trabas para cualquier autorizacin ("Aqu todos los proyectos los impulsamos los vecinos, pues la Administracin no invierte un euro"). "No entendemos cmo a una organizacin poltica se le permite un acto xenfobo contra nuestro barrio". Sin embargo, "no entraremos en su juego de confrontacin, ya que nosotros estamos por la convivencia y la vida digna de las personas". Recuerda el secretario de la asociacin vecinal que en el barrio hay organizaciones "que s reparten comida de manera objetiva, sin discriminacin y durante campaas peridicas, no en un solo da como ha hecho Espaa 2000".

Por ejemplo, la Asociacin Evangelista, que ha repartido casi 16 toneladas de alimentos en Orriols sin discriminacin por razones de etnia, religin o nacionalidad. "Como marca la ley", zanja uno de sus portavoces, Luis Vargas. "Al permitirse este acto de Espaa 2000 se ha cometido un delito, por vulneracin del artculo 510 del Cdigo Penal, en el que se castiga la incitacin al odio por razones de raza o etnia". Adems, "los derechos humanos son iguales para todos, no hay personas diferentes, ni siquiera el seor Botn o la gente que se est llevando el dinero".

El Centro Cultural Islmico lleva seis aos colaborando con Cruz Roja en el reparto de comida en barrios de la zona norte (incluido Orriols). Organizan las entregas tres veces al ao, segn los criterios muy estrictos que marca la Unin Europea, y sin ningn tipo de distingo ni discriminacin entre las personas receptoras. En el primer reparto de 2014 se entregaron 19 toneladas de alimentos a 250 familias (un total de 900 personas). Rosa Mas, del Centro Cultural Islmico, considera que no hay que darle ms importancia de la debida al acto de Espaa 2000, aunque "ciertamente fue una incitacin al odio; la gente que asisti lo hizo nicamente por la necesidad de alimentos". Considera que no existen problemas de convivencia en Orriols. Pone un ejemplo: El Centro Cultural Islmico organizar este verano la tercera edicin de la Escuela Intercultural, en el que participan 70 menores de toda procedencia, y sin que se d ningn tipo de conflicto.

En una de las asambleas de "Orriols Con-Vive" se ha decidido que prximamente (finales de abril o principios de mayo) tenga lugar una manifestacin por la integracin y la convivencia, en un sentido ldico y, sobre todo, "en positivo", a la que se invitar a todas las organizaciones antirracistas y antifascistas.

Mientras, la barriada contina desarrollando, poco a poco, msculo asociativo. De origen boliviano, Juan Villarroel participa en el colectivo "Jvenes por Orriols", y critica la inexistencia de lugares de ocio. Mara Jos Martn, de la AMPA del Instituto Rascanya, se extiende en los efectos perniciosos que tiene para el barrio la consideracin de la ciudad como "distrito nico educativo", lo que implica el trasvase de nios y nias de Orriols a colegios de otras zonas de Valencia. Ello se agrega a la supresin de unidades escolares pblicos (con la secular apuesta del PP por los privados-concertados) y la eliminacin de lneas de enseanza en valenciano. Juan Villarroel y Mara Jos Martn han participado, junto a representantes de otras asociaciones del barrio, en una rueda de prensa para presentar el proyecto "Orriols Con-Vive" y criticar la presencia de Espaa 2000.

Quien pone de manifiesto una visin ms global es Mor Diagne, senegals de 22 aos, con ocho de residencia en el barrio, y voluntario de la ONG Valencia Acoge. Relaciona lo que sucede en Orriols con la realidad de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE), las permanentes identificaciones y redadas policiales en la calle, o las detenciones y agresiones en Ceuta y Melilla por parte de las policas espaola y marroqu. "La Unin Europea es quien ms nos discrimina". "La nica ayuda que recibimos es por parte de las ONG", destaca.

Ante la amenaza de la extrema derecha, asociaciones y vecinos de Orriols se dirigieron a la Delegacin del Gobierno para solicitar que se impidiera el reparto de alimentos el sbado 29 de marzo, y esgrimieron argumentos como que el acto supona una "provocacin", tena una componente "electoralista", "jugaba con las necesidades de las personas", y tendra lugar en una zona donde el porcentaje de poblacin inmigrante alcanzaba el 50%. Se trataba, por lo dems, de un reparto "irrisorio" de alimentos. Se sumaron al rechazo entidades como la Mesa de Entidades de Solidaridad con los Inmigrantes, el Foro Alternativo de la Inmigracin, Accin Popular contra la Impunitat, Plataforma Valenciana por la Interculturalidad y la Campaa CIEs No, entre otras. Pero la respuesta de la Delegacin del Gobierno se limit a que Espaa 2000 es un partido legalmente constituido y, en consecuencia, con derecho a reunirse y manifestarse. Por eso, "entendemos que gran parte de la responsabilidad en lo ocurrido recae en la Delegacin del Gobierno", afirma Esther Izquierdo.

Valencia Acoge y el Movimiento contra la Intolerancia han puesto los hechos en conocimiento de la Fiscala para la igualdad de trato. Durante el reparto impulsado por la formacin ultraderechista, se pudo comprobar cmo se sacaba de la "cola" a personas con DNI espaol pero que, por sus rasgos, poda observarse el origen extranjero, afirman las asociaciones del barrio. Tampoco dispona Espaa 2000 de los permisos del Ayuntamiento necesarios para colocar mesas en la calle, hacer uso de la megafona o realizar los repartos, denuncian los colectivos.

Espaa 2000 ha enunciado los "10 puntos para ser una gran nacin y salir de la crisis", entre los que propone la reforma de la Ley de Extranjera: "Repatriacin de los excedentes de inmigracin. Hay siete millones de inmigrantes, de los que la mitad nunca podrn ser absorbidos por el mercado de trabajo. Sus pases deben hacerse cargo de ellos lo antes posible. Nuestra economa no puede mantenerlos". Adems, en el programa sobre inmigracin propone medidas como exigir un examen mdico para ingresar "en territorio nacional" y "excluir a aquellos inmigrantes que no estn en condiciones fsicas", adems de solicitar a quienes pretendan regularizar su situacin "un conocimiento mnimo de la lengua espaola y un juramento de fidelidad a las leyes, constitucin y respeto de nuestras tradiciones".

Vinculadas a Espaa 2000, desarrollan una labor supuestamente altruista y exclusivamente con nacionales ONG como el Hogar Social Patriota Mara Luisa Navarro, que el pasado 8 de marzo organiz una recogida de alimentos en Valencia y cuenta con delegaciones en la capital, y municipios de la provincia como Alaqus, Sollana y Torrent; "Alimentos para un pueblo", que funciona en Silla, donde Espaa 2000 suma dos concejales; y "Espaoles en Accin".

Las organizaciones del barrio actan de modo radicalmente distinto. La Red de Solidaridad Popular desarrolla su actividad en la zona norte de Valencia (Benicalap, Zaida, Torrefiel y Orriols), donde efecta un reparto semanal de una bolsa de comida sin distingos entre nacionales e inmigrantes. A cambio de la comida se pide nicamente la participacin del receptor en los movimientos sociales. La Red atiende las necesidades de 55 familias a la semana (175 personas, entre adultos y menores). Acta asimismo un grupo de reparto de ropa, otro de educacin (que imparte clases de repaso y recoge material escolar), el de sanidad (que participa en los Consejos de Salud de Distrito) y la iniciativa de Huertos Urbanos, que ha puesto en cultivo una parcela de 2.000 metros cuadrados de la que se obtienen verduras incluidas en la bolsa de reparto.

Hace algo ms de un ao empez a caminar la Asociacin de Parados y Paradas de Orriols-Torrefiel, donde espaoles e inmigrantes trabajan en comn. "Aqu no excluimos a nadie", comenta Arturo Peir, quien tambin forma parte de la PAH-zona Norte. Han organizado un taller de limpieza industrial, que ha proporcionado una salida laboral a 10 personas. Y otro de manualidades, que ha permitido a un grupo de mujeres vender sus artesanas en ferias y mercadillos. En proyecto, un taller de reparacin de muebles (actualmente a la espera de local), de fontanera y electricidad, y de limpieza de fincas.

Con 25 aos de arraigo en Orriols, la ONG Valencia Acoge se implica en la lucha por los derechos de los inmigrantes, los derechos humanos y contra el racismo. Trabaja con personas extranjeras de toda la ciudad, pero principalmente del barrio. Valencia Acoge, entidad seera en el tejido asociativo de Orriols, dispone de un programa de atencin jurdica y de acogida para inmigrantes, clases de castellano, sensibilizacin, insercin sociolaboral y vivienda, entre otros servicios.

Como ocurre habitualmente en las zonas de numerosa poblacin inmigrante, las "redadas" policiales (basadas en identificaciones y, si no se presenta a los agentes la documentacin en regla, detenciones) estn a la orden del da en este barrio valenciano. "La presencia de la Polica Nacional, a las rdenes de la Subdelegacin del Gobierno y el Ministerio del Interior, es desmesurada", comenta Sara Verd, de Valencia Acoge y la Campaa por el Cierre de los CIE. En los aledaos del Centro Cultural Islmico se produce una presencia policial "masiva", sobre todo los viernes, da de culto para las personas musulmanas, segn han denunciado el Centro Islmico y fuentes de la Plataforma Estatal contra la Islamofobia. El objetivo es producir un efecto intimidatorio.

Desde la ltima "redada" junto a la sede de Valencia Acoge (noviembre de 2013), se han producido continuas identificaciones en la calle, en las puertas del metro o dentro de los locutorios, donde la polica ha entrado sin orden judicial e identificado a personas inmigrantes, afirma Sara Verd. Denuncia asimismo que las identificaciones se producen por el aspecto fsico, es decir, se establece una presuncin de delincuencia por el color de la piel. Se produce un ciclo que comienza con las "redadas", contina con el ingreso en el Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de la calle Zapadores (si previamente se ha producido una detencin) y culmina con vuelos de deportacin, para lo que el estado espaol ha suscrito un convenio con la compaa Air Europa. El estudio "Identificacin policial por perfil tnico en Espaa", de la Universitat de Valncia, apunta en el mismo sentido, al subrayar que las minoras tnicas tienen tres veces ms posibilidades de ser "parados" por la polica que un Europeo (perfil caucsico); 10 veces ms en el caso de la poblacin gitana; 7,5 veces los magrebes y 6,5 los afro-latinos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter