Portada :: Europa :: Elecciones europeas 2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-04-2014

Junkers y Schulz, favoritos a presidir la Comisin Europea, de acuerdo en lo sustancial en su primer debate televisado
El debate fantasma

Beatriz Gimeno
elplural.com


El mircoles da 9 de abril, los dos principales candidatos a presidir la Comisin Europea, Junkers y Schulz se enfrentaron, al parecer, en un debate en Bruselas. Digo al parecer porque al da siguiente la prensa no recoga nada de ese debate. Me cost encontrar alguna resea y los principales diarios ni lo mencionaban. Despus de decir que las elecciones europeas son muy importantes, se celebra un debate con los dos principales candidatos a presidir la Comisin (es decir, el gobierno europeo) y ste no merece ni una pequea nota.

No vi el debate, pero consegu leer un par de crnicas sobre el mismo; con esfuerzo, ya digo, slo porque me ocup mucho en buscarlas. Las dos reseas que encontr, slo dos, ponan como lo ms destacable del debate que los dos candidatos estaban de acuerdo en casi todo. Era tan difcil encontrar verdaderos desacuerdos como el debate en s. Y llegados a este punto podemos preguntarnos si el debate ha sido ignorado porque de puro aburrido no tiene inters o porque se trata, precisamente, de ocultar que los dos candidatos principales (de derechas Junkers y supuestamente de izquierdas Schulz) son tan parecidos que es lo mismo que gobierne uno u otro. La falsa polaridad izquierda-derecha que alimentan los principales partidos se vuelve muy importante cuando se acercan las elecciones, y sirve, entre otras cosas, para que la gente vote y siga creyendo en el sistema.

Quienes somos de izquierdas y queremos polticas de izquierdas en la Unin Europea hace tiempo que venimos diciendo que stas son imposibles en el actual marco poltico, simplemente porque lo cierto es que el neoliberalismo se ha constitucionalizado, tanto en muchas constituciones nacionales (caso de la constitucin espaola) como en el Tratado de Lisboa. El marco europeo ha fijado la poltica econmica neoliberal como obligatoria. Para poder hacer eso ha sacado la decisin sobre estas polticas del mbito democrtico y lo ha situado en instituciones no democrticas, falsamente tcnicas.

Puestas as las cosas, tenemos dos problemas (aunque pueden reducirse a uno). El primero es que si no se produce una ruptura poltica que nos lleve a un periodo constituyente no es posible hacer polticas de izquierdas. En esta situacin los partidos que se siguen llamando de izquierdas, pero no cuestionan en absoluto el marco institucional, no pueden sino ir perdiendo votos progresivamente, puesto que aunque quisieran no podran hacer una poltica econmica de izquierdas y estn condenados a desilusionar a sus votantes. Si bien con cada campaa electoral parece renovarse la fe en la ideologa fundacional y las promesas se renuevan con fervor, como si nunca se hubieran incumplido, como si no hubiera pasado nada, este incumplimiento sostenido en el tiempo tiene un lmite. Aun as, los partidos institucionales que se llaman de izquierdas pretenden renovar su compromiso con los votantes en cada eleccin. Lo intentan, asumen culpas del pasado y prometen enmendarse.

Lo que no prometen y ni siquiera mencionan es ese otro asunto sobre el que la ciudadana expresa claramente su preocupacin. Y es que en un contexto en el que es imposible cambiar radicalmente la poltica econmica, aunque ese cambio sea mayoritariamente deseado por la ciudadana, no es posible seguir hablando de democracia. No vivimos en una verdadera democracia, sino en una democracia tutelada por los poderes econmicos. Por eso todos los movimientos de indignados, desde el 15M hasta ahora, han tenido en la reivindicacin de ms democracia una de sus principales exigencias. Sin embargo, esta reivindicacin es ignorada completamente por la mayora de los partidos presentes en las instituciones. Para empezar porque sus propias estructuras no tienen nada de democrtico y resulta difcil exigir ms democracia cuando tu propia organizacin funciona sin ninguna. Pero sin una democracia real que venga a trastocar todo el marco poltico e institucional no se podrn hacer otras polticas econmicas, porque stas estn vetadas. Solo los partidos que proponen una ruptura real tienen algn sentido en este momento. Junkers y Schulz no slo no son los nicos e indistinguibles candidatos a presidir la Comisin. La izquierda presenta a Alexis Tsipras que es el nico candidato con un discurso lo suficientemente radical como para permitirnos imaginar un cambio real. El debate inexistente e invisible del da 9 es una metfora de la poltica que nos prepara cualquiera de los otros dos candidatos mencionados.

Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federacin Espaola de Lesbianas, Gays y Transexuales) http://beatrizgimeno.es
En Twitter es
 @BeatrizGimeno1

Fuente: http://www.elplural.com/opinion/el-debate-fantasma/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter