Portada :: Cultura :: En la muerte de Garca Mrquez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-04-2014

Garca Mrquez: el periodismo y la poltica

Juan Manuel Karg
Rebelin


Mucho se habla y escribe, en estos tiempos, sobre la vinculacin entre el periodismo y el mundo de la poltica. Se intenta, desde grandes monopolios informativos, desvincular ambas esferas, intentando mostrar una supuesta perspectiva apoltica de las noticias. Es que, segn advierten estos medios, los periodistas de afinidad ideolgica progresista o de izquierda tien el carcter de las noticias, que segn el manual de procedimientos de estos medios deberan tener una neutralidad valorativa. Detrs de esta operacin, claro, hay una profunda intencionalidad poltica: tras la idea de que ellos, los periodistas militantes, dan cuenta de una realidad distorsionada y por tanto, no pasible de salir a la luz-, se esconde la pretensin de mostrar slo una parte de lo que sucede, lo que naturalmente hacen estos medios, generalmente afines a grupos empresarios del poder econmico concentrado.

Con Gabriel Garca Mrquez y su muerte ha ocurrido un fenmeno interesante: desde todo el espectro poltico e ideolgico del continente se ha lamentado su partida, valorando asimismo su extensa obra literaria y periodstica. Desde Enrique Pea Nieto y Juan Manuel Santos hasta Nicols Maduro y Ral Castro, en cuanto a los presidentes de nuestro continente, y desde Clarn hasta La Jornada, en cuanto a los medios de comunicacin: todos se han sorprendido y han lamentado la muerte de uno de los latinoamericanos ms importantes del Siglo XX. Esto, claro, slo ocurre con personalidades de esta ndole, reconocidas a nivel mundial: hay que aclarar aqu que tambin manifestaron su pesar por la noticia el presidente ruso Vladimir Putin y el ex presidente norteamericano Bill Clinton.

Sin embargo, hay un hecho que las fuerzas conservadoras de la regin han ocultado o tratado de minimizar en los diversos obituarios: la pertenencia ideolgica de Gabo al mundo de las izquierdas o del progresismo, dicho esto en trminos amplios. Garca Mrquez fue siempre tras la bsqueda de un horizonte de justicia social, lo que lo hizo, entre otros, amigo de Fidel Castro y Hugo Chvez, dos contemporneos con los cuales comparti un anlisis del momento poltico de la regin. Desde esa perspectiva poltica es que tambin colabor en la fundacin del diario mexicano La Jornada, en septiembre de 1984. En una reciente editorial, tras su muerte, La Jornada record que adems de acompaar con visitas frecuentes al peridico naciente, y de alentar personalmente a sus directivos en aquellos momentos inciertos y en muchos posteriores-, ofreci colaborar con artculos y textos especiales escritos y entregados ad honorem en prenda de amistad, solidaridad y fe en este proyecto informativos.

La fundacin de La Jornada se inscriba detrs de una profesin de la cual se senta parte, al decir que soy un periodista, fundamentalmente. Toda la vida he sido un periodista. Mis libros son libros de periodista, aunque se vea poco, tal como manifestara alguna vez a Radio Caracol de Colombia. Hubiera sido tildado de periodista militante por estos hechos Gabriel Garca Mrquez, como ha acontecido recientemente con muchos cronistas, desdeados slo por haber emitido opiniones afines a los gobiernos posneoliberales en la regin? Seguramente no, por su magnfica pluma y su influencia periodstica y literaria, lo que sola blindarlo de ataques y operaciones que, lamentablemente, se han extendido contra quienes han opinado desde la izquierda y/o el progresismo. Y porque Garca Mrquez era, en definitiva, un Premio Nobel de Literatura, tal como lo atestigua la condecoracin recibida en 1982, y una personalidad reconocida a lo largo y a lo ancho del continente.

Sin embargo, y mal que le pese a algunos sectores polticos y periodsticos que hoy quieren edulcorar su trayectoria, e intentar construir una trayectoria supuestamente equidistante respecto a la poltica o un Garca Mrquez light- fue un periodista y escritor con una ideologa clara, determinada y contundente: la bsqueda de construir un orden social diferente, ms justo, ms humano, despojado de las desigualdades, donde la cultura pueda constituir un elemento indispensable para amplias capas de la sociedad y no solamente para una elite. Garca Mrquez, el del Nobel de Literatura y la amistad con Chvez y Castro, siempre con un optimismo de la voluntad envidiable, deca que yo creo que todava no es demasiado tarde para construir una utopa que nos permita compartir la tierra y tambin que "sigo creyendo que el socialismo es una posibilidad real, que es la buena solucin para Amrica Latina" .

A ese Garca Mrquez, periodista y escritor comprometido con su tiempo y su historia como dira Walsh-, tambin despedimos en estos das.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter