Portada :: Europa :: Europa lucha contra la revolucin neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-04-2014

La izquierda sindical se organiza

Andrea Martini
Viento Sur


Los das 6, 7 y 8 de mayo tendr lugar en Rimini el XVII Congreso nacional de la Confederazione Generale Italiana del Lavoro (CGIL), el ms grande de los sindicatos italianos. Heredero del sindicalismo de clase anterior al fascismo, del sindicalismo de la resistencia antifascista; sin duda, es el que tiene mayor arraigo en la historia de la clase obrera italiana. Es el sindicato que tras la Segunda Guerra Mundial reuni en su seno el trabajo sindical del Partido Comunista y del Partido Socialista y que, despus, sigui todas las involuciones neoliberales de los ltimos decenios. La aceptacin del capitalismo como sistema de referencia, la involucin reformista y la adhesin al modelo de la concertacin, es decir, al sistema de cogestin de la poltica econmica burguesa en la fase del cambio neoliberal, constituyen los pilares de esta involucin.

Estos ltimos aos, la CGIL ha asistido , sin oponer ninguna oposicin sustancial, a la brutal agresin desencadenada por la patronal y los sucesivos gobiernos italianos contra las condiciones de vida de las trabajadoras y los trabajadores: la congelacin de los salarios, el extraordinario crecimiento del paro, la exaverbacin de la explotacin, la generalizacin de los contratos precarios, sobre todo entre los jvenes, el cercenamiento de los derechos sindicales e individuales, el incremento de la edad de jubilacin hasta los 70 aos... Durante todo este tiempo, la CGIL opt por no oponerse a esta poltica econmica y social, abandonando una orientacin un poco ms radical (que por otra parte haba seguido en los aos 2002 y 2003 logrando bloquear hasta cierto punto la poltica patronal), a fin de volver a la unidad sindical con los sindicatos sumisos a la patronal, la CISL y la UIL.

En el seno de este sindicato, que cuenta con 5.700.000 afiliados (repartidos a partes casi iguales entre activos −es decir, ocupados− y pensionistas), desde la dcada de 1970 se ha ido formando una izquierda influida por la radicalizacin juvenil y obrera de 1968-1969. Esta izquierda sindical ha desempeado un papel importante, sobre todo en algunos sectores, en particular en la FIOM, la federacin metalrgica, donde a diferencia de la confederacin se ha adopt una poltica sindical antiliberal, que culmin en la participacin de la FIOM en el movimiento antiglobalizacin de principios de la dcada de 2000 e, incluso, en las jornadas de Gnova de 2001. Otro hito en la lucha de esta izquierda de la CGIL y de la FIOM fue la batalla contra el proyecto autoritario de la FIAT, que en 2010 impuso a las trabajadoras y trabajadores de la multinacional del automvil un convenio que empeoraba sus condiciones laborales.

Sin embargo, en los ltimos aos el radicalismo de esta izquierda sindical se ha ido debilitando parcialmente, adoptando una poltica en sentido contrario, de repacificacin, con la mayora de la confederacin. Esta reaproximacin a la direcin de Susanna Camusso se ha concretado en la adhesin (aunque crtica) de Maurizio Landini, el mximo dirigente de la FIOM (adems de gran parte de los dems dirigentes de la izquierda sindical de la CGIL) al documento de la mayora para el XVII congreso. Sin embargo, un pequeo grupo de dirigentes (para ser exactos, seis en una direccin nacional de ms de 150 componentes) no se ha rendido y ha decidido no adherirse a este pacto, presentando de cara al congreso un documento alternativo al de la mayora, titulado significativamente El sindicato es otra cosa.

Se trata de un documento que propone una profunda reinterpretacin del sindicato y la adopcin de una plataforma de lucha radical tanto con respecto a los objetivos reivindicativos (lucha contra la precariedad y contra el desempleo mediante la reduccin de la jornada de trabajo, defensa de los salarios con una nueva escala mvil de las retribuciones, recuperacin de los derechos cercenados por las contrarreformas neoliberales, defensa de la salud y del medio ambiente en los puestos de trabajo y en el territorio, lucha contra las privatizaciones de servicios pblicos, sobre todo en la sanidad y la educacin, por una poltica fiscal que grave a las grandes fortunas, plenos derechos para los inmigrantes) como en la reforma del propio sindicato mediante una profunda transformacin democrtica de un sindicato fuertemente marcado por una pesada estructura burocrtica (12.000 cargos).

En los preparativos del congreso, ante los golpes del grupo dirigente, el pacto entre Camusso y la (ex)izquierda sindical se ha roto en gran medida. Landini y los suyos se han visto obligados a romper (al menos parcialmente) con el grupo dirigente central. Al mismo tiempo, sus decisiones en este sentido han sido contradictorias y poco claras. Por consiguiente, los resultados del congreso nacional de mayo estn en gran medida por escribir. La batalla librada en los preparativos del congreso por los firmantes del documento ha puesto de manifiesto una gran capacidad militante. Cerca de un millar de compaeras y compaeros, apoyados por no ms de 20 cargos (de los 12.000 con que cuenta la confederacin), han explicado las razones del documento alternativo en ms de 10.000 asambleas de afiliadas y afiliados en los lugares de trabajo, consguiendo que alrededor de 42.000 voten a favor de dicho documento.

Es cierto que estos 42.000 votos son una parte muy pequea de los 1.800.000 declarados (pero no demostrados) por los dirigentes del documento de la mayora; sin embargo, hay que tener en cuenta la grave crisis de participacin en la base de la CGIL, de modo que el nmero de votantes a favor del documento de la mayora no merece absolutamente ningn crdito, no ms que los que obtiene Putin en sus referendos. La burocracia se defiende falsificando los datos y los carnets, pero la fuerza de un sindicato se basa en su capacidad para tutelar y mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las clases populares y no puede vivir a la larga sobre la base de la falsedad. El cualquier caso, los 42.000 votos ponen de manifiesto la persistencia en los lugares de trabajo de una importante red de compaeras y compaeros que no se prestan al colaboracionismo con la patronal y los gobiernos filopatronales, a pesar de la masiva propaganda a favor de la resignacin que han desarrollado los aparatos burocrticos. Se trata de un pequeo pero fundamental patrimonio de clase que podr contribuir decisivamente a la reanudacin de una verdadera lucha de clase.

 


"El sindicalismo es otra cosa"

Este documento ha recogido la adhesin de alrededor del 20% de los votos de los militantes de la CGIL. Este dato es significativo: muestra el peso real de la oposicin a la lnea y las prcticas de la direccin. Indica qu habra podido pasar si el Congreso se hubiera celebrado de forma democrtica, es decir garantizando condiciones realmente iguales a la direccin y a la corriente Un sindicato es otra cosa.

Esta corriente reunida durante la Asamblea de Bolonia el 29 de marzo de 2014, expresa una gran satisfaccin por el compromiso de sus militantes voluntarios que permitieron dar a conocer y sostuvieron nuestras posiciones a casi una cuarte parte de los participantes inscritos en el congreso de base en el seno de la CGIL/1.

Los militantes, que con pasin y compromiso participaron en este congreso, tuvieron que soportar a menudo actitudes indignas de la cultura poltica de la CGIL. Todas y todos tuvieron que hacer frente a una acusada hostilidad y al boicot por parte del aparato burocrtico en lugar de ser reconocidos por su compromiso y su fervor democrtico. Casi siempre se ignoraron las reglas del pluralismo democrtico en las asambleas en las que participamos. As el vergonzoso fenmeno del aumento artificial de los votos modific en gran medida el desarrollo de los trabajos.

Por esta razn, rechazamos considerar este Congreso y su resultado final, como legtimos. Denunciamos en varias ocasiones que los votos registrados sobre las orientaciones votadas no eran crebles y que revelaban la falsificacin, incluso sin mencionar los fraudes electorales masivos. Pedimos comprobaciones que se habran podido realizar tranquilamente. Sin embargo, al haber decidido la mayora que solo se aplicaran sus reglas, los rganos de vigilancia y el secretariado confederal rechazaron cualquier acto de transparencia. As que, los dirigentes de la CGIL son directamente y polticamente los responsables de la falsificacin de los resultados.

Podemos considerar que todos los resultados son falsos porque incluso el ltimo requerimiento fue rechazado. Se limitaba a solicitar la comprobacin mediante un muestreo de 100 miembros de las asambleas confederales . El resultado oficial que anunci una adhesin del 97% al documento de Susanna Camusso es, por tanto, polticamente y cuantitativamente, falso. Es la imagen de la crisis democrtica de la CGIL, ms grave an porque disimula el descenso de participacin de sus miembros en las asambleas. Es lo que pudimos constatar efectivamente en las asambleas en las que pudimos participar.

Se trata del primer Congreso en la historia de la CGIL en el que la mitad de los votos (computados) puede ser considerada como inexistente. Por esta razn, nuestra asamblea del 29 de junio confirmar la decisin de no reconocer los resultados del Congreso y de seguir luchando por la democracia en el seno de la CGIL en el marco de una campaa sindical hasta el prximo Congreso.

La degeneracin de la vida democrtica de la CGIL an es ms grave porque va acompaada de la firma, el 10 de febrero de 2014 del Texto nico sobre la representacin sindical (Texto firmado entre la organizacin patronal -la Confindustria- y las direcciones de las tres Confederaciones, la CGIL, la CISL y la UIL que permite la extensin del acuerdo Fiat de Pomigliano al conjunto de los trabajadores y trabajadoras en Italia./2

Vamos a oponernos en todos los lugares de trabajo y en todas las asambleas de base a la legitimidad de la firma del acuerdo sobre la representacin sindical firmado por la CGIL. No nos sentimos en absoluto vinculados a los resultados de una consulta que tiene una transparencia ms que reducida y que no dispone de garantas democrticas del Congreso concluyente (en mayo de 2014)

Nos comprometemos a impedir su aplicacin y hacerlo no operativo. Tambin pedimos al grupo dirigente de la CGIL-FIOM (metalrgica) que sean coherentes con sus principios y rechacen la aplicacin de este acuerdo (el secretario de la FIOM, Landini, se distanci del acuerdo final sobre la representatividad firmado el 10 de febrero de 2014). Juzgamos necesario que todas las fuerzas sindicales contrarias a este acuerdo, sean miembros o no de las estructuras de la Confederacin, es decir, los otros sindicatos f, como la Unin Sindical de Base, por ejemplo, se comprometan a una lucha unitaria contra el Texto nico. Solamente con la retirada de este acuerdo podremos abrir el camino para una ley sobre la representacin sindical que sea verdaderamente democrtica.

Por todas estas razones, nuestra asamblea ha decidido oponerse a este acuerdo (del 10 de febrero de 2014) en el terreno jurdico porque viola la Constitucin.

El Congreso iba a ser unitario con la finalidad de superar las diferencias gracias a la negociacin entre los dirigentes de las diversas federaciones del CGIL. Ahora bien, este objetivo fracas despus de la firma del 10 de febrero. De hecho, a partir de ese momento, comenz un segundo Congreso de la CGIL. A continuacin, con la llegada del gobierno de Matteo Renzi (miembro del Partido Democrtico, salido del centro izquierda cristiano), desde el 22 de febrero de 2014, ha arrancado un tercer Congreso marcado por una autonoma muy limitada de la CGIl frente al gobierno.

A lo largo de estos tres congresos, se puede comprobar la quiebra del proyecto poltico llamado de las enmiendas, consistente en negociar una lnea de sntesis mediante la adopcin de diversas enmiendas. Pero las opciones de la mayora, bajo la batuta de Susanna Camusso, no han podido ser modificadas, al contrario, se confirmaron. En consecuencia, la eleccin que habamos hecho de presentar un documento alternativo, se mostr como la nica va posible de responder a la realidad. Si desde el inicio, los desacuerdos con la deriva del grupo dirigente hubieran podido encontrar una expresin clara, nos podemos imaginar qu diferente habra sido hoy la situacin.

En cualquier caso, nuestro documento est dirigido a todas las posiciones crticas y contestatarias en el seno de la CGILL con el objetivo de construir iniciativas alternativas y unitarias.

La Asamblea del 29 de marzo decidi comprometerse desde ese momento como como oposicin interna en la CGIL en torno a la plataforma denominada El sindicato es otra cosa. La estructura de base de la organizacin de esta oposicin est hecha con camaradas comprometidos en colectivos de base que estuvieron presentes en las asambleas de base as como de delegadas y delegados elegidos en diferentes niveles. Estos colectivos regionales van a definir un plan de trabajo, de organizacin y de intensos contactos con diferentes sectores del mundo del trabajo y con las personas afiliadas a la CGIL.

Una nueva Asamblea, que se celebrar despus del Congreso nacional de la CGIl (a primeros de mayo) definir las modalidades y el campo de estructuracin de nuestra oposicin. En todo caso, se har sobre bases totalmente democrticas a todos los niveles.

El contenido de esta iniciativa tendr como referencia el documento que presentamos como alternativa en el Congreso nacional de la CGIL, puesto que sigue teniendo toda su actualidad./3

Seguidamente, nos comprometemos a luchar contra el Texto nico y por la democracia sindical, lo que se traduce de entrada, en iniciar una campaa con puestos de informacin y una recogida de fondos para financiar el coste de la denuncia presentada en los Tribunales.

Nuestra iniciativa se inscribe en la movilizacin contra las polticas de austeridad, la reforma laboral, las privatizaciones, los recortes presupuestarios en sectores sociales y las polticas autoritarias del gobierno Renzi. La subordinacin de la CGIL en relacin a este gobierno (nuestro adversario) plantea otra vez el problema de la independencia sindical. Hay que denunciar con fuerza los nefastos lazos que mantienen la CGIL y el Partido democrtico (PD). Hay que organizar una gran movilizacin unitaria con los sectores afectados.

Participaremos en todas las manifestaciones de los movimientos sociales contra las polticas de la Troika europea (BCE, FMI, UE) empezando por la manifestacin de Por una casa, un sueldo y un trabajo que se celebrar el 12 de abril de 2014 en Roma. Nos comprometemos al lado de los movimientos que se oponen a las grandes obras pblicas (el NO TAV, movimiento del valle de Suse contra la lnea de alta velocidad; el NoMuos,: el Muos,acrnimo de Mobile User Objetive Sistem, es un proyecto encaminado a crear una red de comunicacin del ejrcito estadounidense una de cuyas cuatro terminales tiene que establecerse en Sicilia, en Niscemi, y nos movilizaremos contra la brutal represin que los golpea.

Nos implicaremos para construir sectores en lucha , sobre el terreno, para dar a entender a quienes luchan por el empleo y rechazan la explotacin que no estn solos.

Nuestra lucha iniciada con ocasin de la preparacin del Congreso de la CGIL, contina!

Notas

1/ La CGIL actual reivindica 5,7 millones de personas afiliadas, de las cuales 3 millonse estn jubiladas. Entre las federaciones se encuentran: la FIOM (Federazione Impiegati Operai Metallurgici); el SPI (Sindacato Pensionati Italiani); la FILT (Federazione Italiana Lavoratori Trasporti); la FILCTEM (Federazione Italiana dei Lavoratori della Chimica, Tessili, dellEnergia e delle Manifatture); la FILLEA (Federazione Italiana del Legno, dellEdilizia, Industria affini ed Estrative); le SLC (Sindacato Lavoratori Communicazione); la FP (Funzione Publica), etc. (Rdaction A lEncontre)

2/ Ver sobre este tema nuestro artculo publicado el 19 de enero de 2011: http://alencontre.org/europe/quand-...

3/ Una sntesis, en italiano, del documento El sindicato es otra cosa se puede encontrar en la siguiente direccin del sitio de Rete del 28 de abril: https://dl.dropboxusercontent.com/u/108218989/sintesi%20documento%20congressuale.pdf

Fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article8945



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter