Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-04-2014

Un rcor difcil de alcanzar

Luis E. Sabini Fernndez
Rebelin


Ya sabemos que la sociedad argentina tiene, como todo tejido humano, fuertes paradojas. Muchos tendemos a pensar que la Argentina en particular las tiene exacerbadas. Por su fundacin colonial y por lo tanto esquizoide como toda sociedad, convertida en nacin libre y soberana tras su pasado colonial.

El destino buscado por sus lites (algunas de ellas, al menos) de construir unos EE.UU. del Sur con el hegemonismo consecuente en tanto otros acentuaron la lucha por verdaderas y definitivas liberaciones, el mismsimo peronismo encarnando ambos proyectos; el miniimperial y autoritario y el emancipador e inclusivo todos esos rasgos perfilan una serie de paradojas. La cuestin de las Malvinas, tambin; despiertan los mejores sentimientos de dignidad ante el ultraje y a la vez una obsesin tan emparentada con el chovinismo que muchos entendemos resulta ms peligrosa que saludable

Menem fue el pcaro Viejo Vizcacha que le dio a la sociedad lo que sta tena en su imaginario y entreg hasta los tutanos de la patria invocndola como lo ms sagrado

Pero siempre hay un plus. Humberto Tumini, el dueo de una empresa poltica, que se suele designar Movimiento Libres del Sur y de la cual suele figurar como secretario general, advirti a travs de los medios de incomunicacin de masas, que siempre lo atienden que "'no es que estuvo todo mal con el menemismo' y destac que la 'explosin productiva' del campo se inici durante ese perodo." (Ag. Tlam, 23 abr 2014).

Veamos la frase, el pensamiento, lo que subyace en los comentarios de Tumini. Destaca la explosin productiva que decidiera entonces el Ministerio de Agricultura de EE.UU. en su plan de dominio mundial a travs de la teora de las ventajas comparativas. Con ese armazn la craneoteca del gobierno estadounidense entonces (lo que se suele llamar en neocastellano bsico actual los think tanks), siguiendo la lnea del Hudson Institute y tantas otras ONGs diseaban un mundo provisto de alimentos bsicos por las praderas norteamericanas y las pampas argentinas (ese plan se mostrar pronto insuficiente y la misma direccin estadounidense incorporar como bases de apoyo agroindustrial a Australia y a Canad; Brasil jugaba entonces en otra cancha).

El papel privilegiado, pero absolutamente dependiente que quienes aspiraban a la gobernanza global le asignaron a Argentina es una de las grandes vergenzas nacionales del menemato. Pero que ha regado de dlares al pas. A mi modo de ver, envilecindolo. Pero para muchos, enalteciendo esta sociedad que crece a tasas chinas, que se inunda de autos importados (y de helicpteros y de aviones para los sojeros y no slo para ellos, sino para algn otro gremio).

Estamos cobrando todo lo que nos brinda la explosin productiva que pregona su sacerdote mayor, Hctor Huergo, y tambin pagando, con una contaminacin generalizada, con un estado sanitario absolutamente escamoteado, con nios nacidos con malformaciones congnitas por toda el rea sojera, con una crisis de la biodiversidad tan esplndida en este pas

Pero, bueno, a Humberto Tumini le interesa la explosin productiva, no la concentracin territorial como bestial contrarreforma agraria, ni la explosin ambiental, sanitaria, social que vienen todas ellos con efecto algo diferido es su eleccin.

Pero lo que establece una marca difcil de superar es que Tumini haya bautizado su tenderete poltico de Libres del Sur. Los del Ministerio de Agricultura de EE.UU., el tristemente conocido USDA y sus aterrizadores en el pas durante el reinado de Menem, es decir la empresa que configur el sistema agroindustrial argentino entonces, Monsanto, deben estar todava carcajendose.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter