Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-04-2014

En defensa de Mara Fernanda Cabal

Camilo de los Milagros
Rebelin


 No voy a participar del linchamiento colectivo cometido con Mara Fernanda Cabal por sus malos deseos, ni a escribir una carta con falsa inocencia, de poses para quedar bien y de respetuosas recomendaciones, como la que escribi Salcedo Ramos, toda una nota de colegial indignado. Demasiado fcil rezar a los santos y orinar sobre los demonios. Demasiado fcil el oficio de camalen. Lo difcil es tomar posturas firmes cuando imperan las conveniencias, que cambian segn los vientos del que manda.

El gesto de Mara Fernanda Cabal me parece valiente y osado, digno de admiracin. Adems es un gesto valioso por su sinceridad y su alcance. Pocos polticos dicen lo que piensan y hacen lo que dicen. No es justo eso lo que se les reprocha, que encubran su esencia, que acudan al engao, a la falsedad, que mientan y oculten su pensamiento? Si la insinuacin del infierno fuera para cualquier otro personaje de izquierda ajeno a un Nobel que hoy deviene en santo, probablemente la mitad del pas aplaudira ebrio, borracho de venganza y de violencia. Esa opinin pblica que ahora se indigna por un infierno que no existe, jams se tragar que Garca Mrquez efectivamente financi y colabor con organizaciones guerrilleras. As somos: hipcritas y ladinos, cobardes y mentirosos, dueos de una odiosa doble moral. Que comedia de buenos absolutos y malos hasta el infinito.

Muchos le desean y desearon el infierno a Garca Mrquez, empezando por aquellos que ahora homenajean. Ojal tuvieran el arrojo y la decencia de decirlo en pblico, como esa Congresista. Ojal su jefe Uribe lo hubiera tenido. Agradezco las palabras de Mara Fernanda Cabal -que no comparto- puesto que me ponen en la orilla opuesta, me ayudan a situarme y me hablan sin amaes. Siempre se agradece la sinceridad, venga de donde venga.

El gesto es valioso, aunque el mensaje sea tan vil como idiota. Tonto entre otras cosas porque el infierno no existe, y eso no lo digo yo sino un sumo pontfice. El odio impide acercarse al otro para juzgarlo en toda su dimensin, ese sentimiento ciego con que acudieron al linchamiento meditico de la seora Cabal, sin ponerse a pensar que ella est en todo su derecho de creer en el infierno, de desearlo, de invocar al diablo y de opinar desde su ignorancia. Esa Congresista va ciega de odio pero lo terrible es que consigue enceguecernos a nosotros. En vez de pensar preferimos lincharla. En lugar de entenderla, nos convertimos en ella.

Yo espero y aplaudir otros gestos semejantes de Mara Fernanda Cabal. Lo har sinceramente porque el nuestro es un pas que necesita la verdad, con todas sus heridas. Una verdad que duele mucho y no los discursos amaados, a conveniencia de los polticos y los intelectuales de pasarela.

Aplaudir cuando Mara Fernanda Cabal nos diga de frente y con el mismo desparpajo, qu piensa de los campesinos reclamantes de tierras, aunque estoy seguro de no compartir su perspectiva. Aplaudir cuando nos cuente cmo su marido Jos Flix Lafaurie hizo arder el infierno verdadero en la costa, armando grupos paramilitares con la venia de los gobiernos de turno. Aplaudir cuando nos relate, ojal con la misma franqueza, la trama del despojo y los cuerpos desmembrados que flotan bajo el ro Sin. Siempre se agradece la sinceridad, de donde sea que venga.

Hasta ah el gesto valioso. Sobre la vileza de sus palabras, son comprensibles. Contrario a lo que se ha dicho, creo que Mara Fernanda Cabal ley a Gabo. Lo ley muy bien. Ella sabe que un personaje frecuente en Macondo, el alcalde de La mala hora, ese que redacta las amenazas y ordena los asesinatos, est inspirado en sujetos semejantes a su propio esposo.

Mara Fernanda tiene pues el derecho completo a desear el infierno para los muertos. Esto no pasa de ser una opinin. Lo impermisible es que lo quieran imponer y administrar para los vivos.

@camilagroso


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter