Portada :: Cultura :: En la muerte de Garca Mrquez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-04-2014

Gabriel Garca Mrquez (1927-2014)
Entre el ro de aguas claras y la isla de las salamandras azules

Len Arled Flrez
Rebelin


La palabra ms linda del castellano pudo haber sido Aracataca, la cual al descomponerse en Ara, significa ro en chimila, y cataca agua clara [1]. La vida literaria de Gabriel Garca Mrquez fu un Aracataca, un ro de aguas claras. No en vano naci en ese pueblo costeo, pueblo que inspir en l el universo imaginario llamado Macondo. l ahora se fu para all, no para dejarnos, sino para encontrarse con los personajes de sus relatos, acabando as con los cien aos de soledad.

Esos aos no fueron ms que una metafora del abandono, ese que padeci siendo pequeito, cuando sus padres, Luisa Santiaga y Gabriel Eligio, a los pocos meses de nacido, lo abandonaron en casa de sus abuelos. Gabo, como lo apodaron desde nio, fue criado por ellos, por el coronel Nicolas Mrquez y su esposa Tranquilina Iguaran, y en compaa de su hermana Margarita, que se le uni cuando tena tres aos y medio.

Sus padres volvieron por l dfinitivamente, cuando tena siete aos. No obstante, sera el abuelo quien dejara los recuerdos ms indelebles de su vida. En sus obras ms destacadas : Los funerales de la Mam grande, El coronel no tiene quien le escriba, Cien aos de soledad, El otoo del patriarca, El amor en los tiempos del clera, etc., est la impronta de sus aos de infancia.

Su gran mrito, creo yo, fue utilizar los fantasmas y las fantasas de la infancia, como recurso explicativo de la realidad. De esta forma, Gabo descubri en la tragedia en que se debata su entorno social, magia. Una magia asociada a la perseverancia y arraigada al debate de la existencia humana; de ah construy ese mundo llamado Macondo. Este ltimo, no es sino una metfora ordenada y maravillosa de nuestro pas; una repblica endmicamente descuadernada y polticamente espantosa.

En mi opinin, es el recurso a la visin precoz del mundo como instrumento explicativo de la debacle humana, su verdadero aporte y su novedosa invencin. Es eso mismo que los especialistas en literatura y en la obra de Garca Mrquez llaman, realismo mgico, sin explicar a cabalidad sus orgenes.

No resulta raro, que esa pluma de magia y subversin generara las suspicacias de unas lits acostumbradas a sus propios relatos hegemnicos. La rebelon semntica de ste costeo de agua dulce, pronto se vio amenazada por el estado alterno e invisible, que en la Colombia de Macondo denominan fuerzas oscuras. Desde entonces, Mxico se convirti en refugio y morada de Gabo, y ahora, en su destino final.

Hace un par de aos, sin que la coincidencia quepa en el relato, se escogi la palabra ms linda del castellano; fue una palabra mejicana: Quertaro, que significa: isla de las salamandras azules.

La vida de Gabo parece haberse desarrollado entonces, en espacios que no parecen de este mundo, sino del mundo simblico de las connotaciones semnticas. Su existencia marca una constante de ires y venires, entre el viejo y el nuevo continente, entre los Andes y el Caribe, entre los ros de aguas claras y las islas de las salamandras azules.

Esos ires y venires parecen la constante de los hombres grandes, as como Bolvar, que un da se fue, para quedarse siempre.

Nota:

[1] Los datos biogrficos , as como la definicin de Aracataca, son tomados de: Gerald Martin (2009). Gabriel Garca Mrquez. Una vida. Traduccion de Eugenia Vsquez Nacarino, Buenos Aires: Debate.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter